jueves, 27 de diciembre de 2012

Amadeo Vives



Amadeo Vives Roig (Amadeu Vives i Roig en catalán) nació en Collbató en la provincia de Barcelona el día 18 de noviembre de 1871, en el seno de una familia de catorce hijos y falleció en Madrid el día 2 de diciembre de 1932 (61 años). Compositor español, autor de canciones y de más de un centenar de obras escénicas entre óperas, operetas y zarzuelas, que destacó especialmente por estas últimas, en particular con Maruxa, Bohemios y Doña Francisquita consideradas entre las obras cumbre del género. Persona de gran cultura, también dejó una estimable obra literaria, que comprende diversos ensayos sobre estética musical; un libro autobiográfico, Sofía (1923); y una exitosa comedia teatral, Jo no sabia que el món era així (Yo no sabía que el mundo era así), estrenada en Barcelona en 1929 y que recibió el título de Rosalía cuando en 1930 fue estrenada en Santander su versión en español.  
A los cinco años contrajo una poliomielitis que le dejó algunas secuelas, pero no le impidió llevar una vida normal. Trasladado de pequeño a Barcelona, a los once años entra a formar parte del coro del Gran Teatro del Liceo y estudia armonía y composición con José Ribera, organista de la capilla de música de la parroquia de Santa Ana de Barcelona, y más tarde actuó como maestro de capilla en un asilo de Málaga y en el convento de Loreto en Barcelona. Junto con Lluís Millet fundó el Orfeó Català en 1891, para el que compuso numerosas canciones originales, como L'emigrant o La Balanguera, y transcripciones de música popular. Su vida transcurrió entre Barcelona y Madrid, gozando de gran fama en ambas ciudades. También cultivó el periodismo y fue colaborador de La Tribuna; luego reunió esos artículos en el volumen ...Sofía (ensayos literarios) publicado en 1923 y reimpreso modernamente (Madrid: Espasa-Calpe, 1973).
Se traslada más tarde a Toledo, donde comienza a componer un poema sinfónico. Cuando regresa a Barcelona es maestro de capilla de la iglesia de San Juan de Gracia, da clases en centros religiosos de la capital catalana y compone música sacra.En 1895, en el Teatro Novedades de Barcelona, se estrena su primera ópera, Artús, de ambiente medieval, con libreto de Sebastián Trullol. Interesado sobre todo por el teatro musical y deseoso de triunfar en la capital de España, se traslada a Madrid, donde había una docena de teatros dedicados a las representaciones zarzuelísticas y donde estrena en 1899 su primera zarzuela «grande», Don Lucas del Cigarral, basada en la comedia de Rojas Zorrilla Entre bobos anda el juego. Al año siguiente estrena una zarzuela catalana en el Teatro Novedades de Barcelona, Eda d'Uriach, basada en una obra de Angel Guimerá, en quien también basará poco después otra obra del mismo corte, Les Monges de Sant Aimant. Les siguen La Balada de la Luz (1900) y Bohemios, con libreto de Guillermo Perrín y Miguel Palacios, y estrenada el 24 de marzo de 1904 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. Uno de sus puntos culminantes lo consigue en 1913 con Maruxa, con libreto de Luís Pascual Frutos. Entre 1915 y 1916 compone, para voz y piano, las Canciones epigramáticas, con textos entresacados de los clásicos españoles.
La actividad lírica de Vives es incesante y su fama no hace más que crecer, sobre todo a causa de la atención que concede en sus obras escénicas a la orquestación de grandes dimensiones. Llega a escribir más de cien zarzuelas, entre «grandes» y «chicas». Pone música a El abanico de Goldoni (con texto refundido por Eduardo Marquina) y a la Colomba de Mérimée, que se estrena en el Teatro Real de Madrid en 1910. Otros títulos son: La Generala (estrenada en el Gran Teatro de Madrid el 14 de junio de 1912), El Señor Pandolfo, El Tesoro, Los Flamencos, Balada de Carnaval (1919), Doña Francisquita, su obra más aplaudida, con libreto de Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw, y estrenada en el Teatro Apolo de Madrid el 17 de octubre de 1923; y La Villana (1927). Desde 1922 daba clases de composición en el Conservatorio de Madrid.
En 1924 regresa a Barcelona, donde vuelve a componer varias piezas para el Orfeo Cátala. Proseguirá la labor docente en Madrid, sin embargo, en cuyo Conservatorio dará clases de armonía desde 1928. La muerte le sobrevino el 1 de diciembre de 1932, cuando ya se estaba preparando la producción de su última zarzuela, El talismán, basada en Walter Scott, y que se estrenó el año siguiente. Entre la producción propia destaca: 
 
Como compositor de canciones: Canciones epigramáticas, sobre textos de clásicos del Siglo de Oro (1916) y obras corales como L'emigrant (1890, con texto de Jacinto Verdaguer) y Follies i paisatges (1928).

No hay comentarios:

Publicar un comentario