martes, 12 de marzo de 2013

Ernesto Lecuona



Ernesto Lecuona Casado nació en Guanabacoa (La Habana) el día 6 de Agosto de 1895, y falleció en Santa Cruz de Tenerife el día 29 de Noviembre de 1963 (68 años). Compositor, pianista y director de orquesta. Uno de los grandes autores de la época de oro de la zarzuela cubana, considerándosele su creador.


BIOGRAFIA. Su vínculo con el teatro musical comenzó a los trece años, componiendo algunas comedias musicales estrenadas en el teatro Martí, en colaboración con su hermano que escribía los libretos. En 1912 ingresó en la Compañía de Arqiímides Pous, en el teatro vodevil del Politeama, donde se mantuvo trabajando durante un año. Fue en 1919, cuando se inició como compositor de música escénica con el exitoso estreno de la revista Domingo de Piñata. Durante este periodo fue codirector musical de la compañía española de revistas de Eulogio Velasco. En 1922 organizó su propia compañía lírica con la que presentó operetas, revistas y zarzuelas, asumiendo además la labor de empresario teatral asociado al libretista Carlos Primelles, y director de orquesta. En 1923, y siguiendo la pauta trazada un poco antes por los también destacados músicos cubanos Eduardo Sánchez de Fuentes y Eusebio Delfín, llevó a cabo el proyecto cultural de los Conciertos Típicos Cubanos, importante espacio para la difusión de la música nacional. En 1924 inicia una gira por España, donde en Madrid estrenó sus revistas Levantate y anda y Radiomanía, y en Valencia al Caer la nieve. Dicha etapa provocó un evidente alejamiento del costumbrismo criollo para asumir el estilo revisteril.
En octubre de 1928 Lecuona inició una temporada presentándose en el teatro Martí con su compañía Espectáculos Lecuona, integrada fundamentalmente por números de variedades. Estrenó La Despalilladora, fue el primer intento de realizar una obra de ambiente social. Una segunda producción fue Alma de Raza, revista hispanoamericana, 1929.
Cabe mencionar entre las obras más importantes de éste periodo El Cafetal, 1928, María la O, 1930, Rosa la China, 1932 y Lola Cruz, 1935.
Después de residir tres años en Tampa, Estados Unidos, abandonó ese país, yendo a residir a España, donde falleció en Santa Cruz de Tenerife, tierra de la que era originario su padre. Pocas semanas después de su muerte, en diferentes ciudades del mundo, se realizaron homenajes póstumos en su memoria.
  
 Obras: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario