domingo, 31 de marzo de 2013

Inés Rivadeneira

Inés Rivadeneyra

Inés Rivadeneyra nació en Lugo el día 2 de Noviembre de 1928.

BIOGRAFIA. Mezzosoprano. Cuando tan sólo contaba unos pocos meses, su padre, interventor militar, fue trasladado a Valladolid. En esta ciudad pasó su niñez y parte de su juventud. Su padre mantuvo el amor hacia la patria chica enseñándola canciones populares gallegas que ella repetía con dulzura y luego repetía en el colegio de religiosas donde recibía su educación primaria. De ahí nació su afición por el canto. Formó parte del coro que existía en las Dominicas de San Pablo, y fue su director quien descubrió su buena disposición hacia la música. De él recibió las primeras lecciones. La familia no la prestó el necesario apoyo. Que la hija de un militar se dedicara al teatro les parecía poco decoroso y algo denigrante. Quien la apoyó fue su hermano. La animó para que no perdiera el entusiasmo y siguiera su vocación. En 1946, a los dieciocho años, se trasladó a Madrid pensionada por la Diputación de Valladolid. Comenzó los estudios de canto en el Conservatorio. Fueron sus maestras las eminentes Angeles Ottein y Lola Rodríguez de Aragón. Fue una alumna aventajada por haber culminado los cursos con el “Premio Fin de Carrera” y codiciado “Lucrecia Arana”. Y con ellos el reconocimiento del director del centro, el maestro Jesús Guridi, que la animó a que solicitara una beca de la Fundación Juan March, la cual le fue concedida para perfeccionar su formación en Milán y Viena. Su debut como amateur tuvo lugar en Valladolid, en 1951, cantando páginas de Verdi, Giordano, Bizet, Donizetti y Toldrál. Profesionalmente lo hizo ese mismo año en París, en el Teatro de los Campos Elíseos, con el estreno de la ópera Don Perlimplín, basada en una obra de García Lorca, con música de Vittorio Rietti, que luego interpretaría en los festivales operísticos de distintas ciudades. En 1952 estrenó en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona la ópera Soledad, del violinista y compositor catalán Juan Manén y a ese teatro volvió de nuevo en 1966 para cantar Carmen, obra que siempre ha sido su preferida. Llegó a interpretarla más de cien veces y supo dar al atractivo personaje el ardor, la pasión y color que pide sin caer nunca en la españolada. Fue una Carmen notable por todos los conceptos y que reunió a varios nombres famosos de la lírica española de aquellos años: Ana María Olaria y Pedro Lavirgen. En 1956 debutó en el Teatro Campoamor de Oviedo en el papel de “Magdalena” de Rigoletto. Su lanzamiento artístico en 1956 en el teatro de la Zarzuela, cuando se llevó a cabo la reapertura. Aurora la Beltrana en Doña Francisquita de Amadeo Vives fue el papel interpretado por la cantante gallega en la inolvidable producción de José Tamayo con la que alcanzaron también la gloria Alfredo Kraus, Ana María Olaria y algunos otros cantantes. Inés fue catalogada desde entonces como una de las mejores mezzosopranos españolas y buena prueba de ello ha sido su carrera internacional en la que, escénicamente, predomina la ópera sobre la zarzuela, si bien de ésta ha realizado grabaciones de muchas de las obras del mejor repertorio. En 1957 se le concedió el premio Nacional Lírico del Ministerio de Información y Turismo. 
Estrenó en 1965 en el teatro de la Zarzuela El Hijo Fingido de Rodrigo. Aparte de haberse prodigado en conciertos como los Requiem de Verdi y de Mozart; El Mesias de Häendel; La pasión según San Mateo de Bach; los Stabat Mater de Pergolessi y Rossini y el Gloria de Vivaldi, su repertorio de óperas no fue muy amplio, pero sí atractivo, porque en él figuraron, aparte de Carmen y Rigoletto, La forza del destino, Aida, Il Trovatore, Un ballo in maschera, Orfeo, La favorita y Faust. 
Hallándose en el apogeo de su carrera y en plenitud de facultades, decidió retirarse en 1973, cuando a sus cuarenta y cinco años podía haber seguido pisando los escenarios. Su última actuación fue en el Albert Hall de Londres, cantando el personaje de la “Abuela” en La vida breve con Victoria de los Angeles. Por entonces se abrió la Escuela Superior de Canto que creara su maestra Lola Rodríguez de Aragón y optó por la enseñanza. En 1979 obtuvo en ella, por oposición, la cátedra de canto en la que se mantuvo hasta su jubilación en 1994. . 

DISCOGRAFIA.  


Información obtenida del Diccionario de la Zarzuela de Emilio Casares.

2 comentarios:

  1. Inés grabó La Vida Breve y El Amor Brujo de Falla; esta última en tres ocasiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Inés Rivadeneira grabó La Vida Breve y así consta aquí entre su discografía. En cuanto a El Amor Brujo, originalmente música para ballet, efectivamente buscando por la red veo que efectuó tres grabaciones, aunque no constan los años.
      Lo añado a su discografía.

      Eliminar