miércoles, 10 de abril de 2013

Serafín Alvarez Quintero



Serafín Alvarez Quintero nació en Utrera (Sevilla) el día 26 de Marzo de 1871, y falleció en Madrid el día 12 de Abril de 1938 (67 años). Libretista. Junto a su hermano Joaquín fueron sin duda dos de los mejores saineteros del teatro lírico español.

BIOGRAFIA. Desde 1899, fecha del estreno de Gilito, hasta 1938, año de su muerte, estrenaron más de doscientas piezas teatrales de muy diversos géneros, juguetes, entremeses, sainetes, zarzuelas cómicas, apropósitos, pasos de comedia, pasillos, poemas dramáticos, comedias y algún drama.
Cuando contaba tan solo 18 años, se trasladaron con su familia a Madrid, y ya entonces poseían una clara vocación teatral. Su primer intento en este sentido fue visitar al actor José Mesejo, que estaba trabajando en el teatro Apolo. No solo lograron leerle una pieza que tenía por título Gilito, sino que consiguieron que se estrenara a beneficio del propio actor. La música era de otro novel, José Osuna. Entre tanto, para poder subsistir, Joaquín aprovechó sus dotes para la pintura y Serafín trabajó como lector de las obras de Ramos Carrión. Durante este período de cinco años escribieron alrededor de de veinte obras. La oportunidad de volver a estrenar llegó con el sainete La buena sombra, 1898, y supuso el primer éxito reseñable. Con motivo del primer aniversario de la fundación de la Sociedad de Autores Españoles, y dedicada a ella el 19 de julio de 1900 se representó la zarzuela El estreno, con música de Chapí. El éxito fue colosal. Al éxito de esta zarzuela le siguieron otros muchos, que a partir de entonces tuvieron lugar siempre en el escenario del Apolo. El estreno en 1903 de La Reina Mora supuso uno de los éxitos más rotundos en la vida del teatro Apolo.
Después de la muerte de Serafín, Joaquín escribió en solitario tres obras más - aunque salieron a la luz con la firma de ambos-, dos de las cuales se estrenaron después de la muerte de Joaquín; Los burladores y Las de Caín.
  
 Obras: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario