sábado, 27 de julio de 2013

El ama (Cantables)



EL AMA



Zarzuela en tres actos.

Libreto: Luis Fernández Ardavín.

Música: Jacinto Guerrero.

Estrenada en el Teatro Apolo de Madrid, el 24 de Marzo de 1933.


ARGUMENTO

La acción se inicia en la sala rectoral de un pueblo en la que Esteban, mozo adinerado y trabajador, comunica a Don Ventura, el cura, que está enamorado de Rafaela su sobrina mayor y le pide que interceda para que ella le de el ansiado sí. Al parecer, el Cristo de la Agonía, cuya fiesta se celebra, ha dado a entender a Esteban que Rafaela sería su mujer. El cura acepta el encargo, no sin antes advertir a Esteban que Rafaela es pobre. A Rufina hermana de Rafaela la pretende Simón el sacristán, pero ella le rechaza porque gana poco dinero. Rafaela recibe con desagrado la noticia y todos tratan de convencerla, pero ella insiste en que no lo quiere por marido, aunque se calla el verdadero motivo: ama a Clemente. Sofía pide confesión al cura y le informa de que Clemente la ha dejado embarazada, lo que no le impide cortejar a Rafaela. Don Ventura habla con Rafaela y le reprocha que le haya engañado al no decirle que si se ha negado a admitir a Esteban es porque quiere a Clemente. Ella confiesa que así es, que son novios y Don Ventura le responde que eso no es posible, pues Clemente ha burlado a Sofía y debe pagar por ello. Rafaela no quiere creerlo pero acaba por admitirlo. Clemente huye muy lejos y Rafaela se casa con Esteban. Pasados unos años llegan al pueblo Clemente y unos forasteros de mala pinta que andan soliviantando a los mozos. Es la fiesta del Cristo de la Agonía y todos se preparan para la procesión. Rafaela se queda un momento sola y aparece Clemente que le dice que viene por ella. Pero Rafaela le habla de Sofía y de su hijo y le pide que se vaya. Cuando Clemente sale de la casa se cruza con Esteban, se oye un disparo y Rafaela cae levemente herida. Todo el pueblo está contento porque Rafaela se ha salvado y se organiza una fiesta, en el transcurso de la cual ésta hace pública la noticia de que está encinta y Clemente regresa, arrepentido, para casarse con Sofía. Todos atribuyen el milagro a Rafaela y, con un canto a Castilla, termina la obra.

Personajes:

Rafaela: Sobrina del cura que quiere a Clemente y es pretendida por Esteban.

Rufina: Hermana de Rafaela y novia de Simón.

Esteban: Rico del pueblo enamorado de Rafaela.

Clemente: Cortejador de Rafaela que termina casándose con Sofía.

Simón: Sacristán que pretende a Rufina.

Seismujeres: Coplero y multirreincidente en el matrimonio.

Don Ventura: Cura.


___________



Números musicales:

Toda la vida a tu lado……Cuando me parió mi madre: (Simón y Rufina)
Al Cristo de las cosechas le venimos a ofrecer: (Rafaela, Rufina y molineras)
El que de robarme trate…..Cuando cruzo la llanura: (Clemente y Coro)
Dila que puesto a querer: (Esteban)
Tanto le quieres….Buen renombre o mala fama: (Rafaela y Clemente)
Dicen que es un desatino: (Esteban y Mozos)
¿Qué tienes Esteban? dilo sin temor": (Rafaela, Esteban)
Detrás de una zarzamora…..Como no tiene visillos la casa del señor juez: (Simón, Rufina y Coro)
Mala estrella la mía: (Clemente)
Señorama, señorama: (Esteban y Coro)
Un momento de atención…..Venimos de la pradera…..De Salamanca a Toledo: (“Seismujeres”, Rufina y Coro)


___________



1.- PRELUDIO

Sala rectoral de un curato de pueblo. Limpia, ordenada, casi femenina. Es media tarde de un caluroso día de verano. Simón el sacristanillo está guardando algunos objetos del culto en un armario.

Por la puerta del huerto entran Esteban y Don Ventura.

El primero, mozo adinerado y trabajador, dice a Don Ventura, el cura, que está enamorado de Rafaela, su sobrina mayor, y le pide que interceda ante ésta, para que ella le de el ansiado sí, ya que parece que el Cristo de la Agonía, cuya fiesta se celebra, ha dado a entender a Esteban que Rafaela sería su mujer.

El clérigo queda en el encargo, después de advertirle que Rafaela es pobre, y se marcha Esteban prometiendo volver al anochecer.

Vienen Rufina y Simón con un cesto, en el que traen más objetos del culto para guardar en el armario. Rufina, hermana menor de Rafaela, es pretendida por Simón, el sacristán, a quien rechaza por el poco dinero que gana.

Toda la vida a tu lado……Cuando me parió mi madre: (Simón y Rufina)

SIMON
Toda la vida a tu lado
me querría yo pasar,
tumbadito a la bartola
sin tener que repicar.

RUFINA
Bueno, si el casarse fuera
una semanita o dos,
pero todita la vida
eso no lo aguanto yo.

SIMON
Cuando me parió mi madre,
me parió en un campanario.
Cuando vino la comadre
ya estaba yo repicando.
Cásate, niña a gusto
ya nada temas

RUFINA
Si soltera me quedo
no tendré penas.

SIMON
Pero cásate conmigo
y verás que bien te tengo.

RUFINA
Por el día sin un cuarto,
y de noche, sin dinero.

SIMON
Cuando levanto la cama
preguntarme suelo así:
¿por qué es tan ancho mi catre
si no hay nadie junto a mí?

RUFINA
Al levantarme yo digo,
llena de satisfacción:
que gusto que no haya un pelma
que me arrugue el almohadón.

SIMON
Di yo un beso a una beata,
por tener algo de santo,
y a poco si me lleva
en una escoba el diablo.
Cásate, niña, a gusto
ya nada temas.

RUFINA
Si soltera me quedo
no tendré penas.

SIMON
Si en invierno nos casamos,
ya verás que divertidos.

RUFINA
Por el día congelados,
y de noche derretidos.


El coplero “Seismujeres”, llamado así por haber enviudado otras tantas veces, supone a Rufina y a Simón en coloquio amoroso y expresivo. Se une a ellos para explicarles que espera a Clemente y a los otros mozos que allí le han citado, pues piensan rondar a Rafaela. Rufina le dice al coplero que comprende porque está allí, y le pregunta si es él autor de ciertas coplas retadoras para su hermana. “Seismujeres” se hace el tonto y dice que en cuestiones de amores no se mete. A este punto ven llegar a Melchora, madre de Rafaela y Rufina. Sale Melchora y “Seismujeres” la dice que aún está de buen ver para volverse a casar, lo que Melchora rechaza diciéndole que es seis veces viudo. El coplero asegura que nada más que cuatro legales y dos “pa” entre tanto del duelo.

”Seismujeres” explica las características de cada una de las difuntas, hasta que Simón y Rufina, que vuelven de la iglesia, le dicen que los mozos han pasado ya, y “Seismujeres va a buscarlos.

Vuelve Don Ventura del huerto y dice a Melchora que Esteban, el rico, quiere a Rafaela. En ese momento se sienten las voces y risas de las molineras que llegan; son Rafaela y ocho molineras, trayendo cada una su saquito de cereal apoyado en la cadera.


___________



Al Cristo de las cosechas le venimos a ofrecer: (Rafaela, Rufina y molineras)

TODOS
Al Cristo de las cosechas
le venimos a ofrecer.

MOLINERAS 1 y 5
Yo, la cuartilla de trigo;

MOLINERAS 2 y 6
Yo, el saquito de maíz.

MOLINERAS 5 y 7
Yo, el medio almud de centeno;

MOLINERAS 4 y 8
Yo, de avena el celemín.

RAFAELA
Yo, la flor de la campiña,

RUFINA
Yo, el tiesto de perejil.

RAFAELA
Es el rito del amor;
la que lo cumple, se casa;

RUFINA
La que no lo cumple, no.

TODOS
Es el rito del amor;
la que lo cumple, se casa;
la que no lo cumple, no.

RAFAELA
¡Amor! ¡Amor!
Que palabra tan bella.
¡Señor! ¡Señor!
¡No nos dejes solteras!
¡Por Dios! ¡Por Dios!,
Nos queremos casar.
Que produce una pena muy grande
ver la flor en la rama secarse
sin que nadie la venga a cortar.

RUFINA
Sin que nadie la venga a cortar.

TODOS
Al Cristo de las cosechas
le venimos a pedir.

MOLINERAS 1 y 5
Yo, un novio que me convenga;

MOLINERAS 2 y 6
Yo, un mocito de buen ver.

MOLINERAS 5 y 7
Yo, uno que venga a casarse;

MOLINERAS 4 y 8
Yo, hasta un viudo que esté bien;

RAFAELA
Y a la flor de la campiña,
Yo, quiero lo que me den.

TODOS
¡Amor! ¡Amor!
Que palabra tan bella.
¡Señor! ¡Señor!
¡No nos dejes solteras!
¡Por Dios! ¡Por Dios!
Nos queremos casar.
Que produce una pena muy grande
ver la flor en la rama secarse
sin que nadie la venga a cortar,
sin que nadie la venga a cortar.

TODOS
¡Por Dios! ¡Por Dios!,
Nos queremos casar.
Que produce una pena muy grande
ver la flor en la rama secarse
sin que nadie la venga a cortar.
Sin que nadie la venga a cortar

Marchan lentamente las molineras. Pregunta Rufina a Don Ventura si es cierto que el Cristo hará en este día milagros. Su tío le explica que a veces ocurren porque es el patrón y es fama que sangra cuando alguien ha faltado a un juramento hecho al Cristo de las cosechas. Rufina dice que Rafaela ha visto sangrar a la imagen; lo dudan, pero Rafaela confirma que vio sangrar y derramar lágrimas al Cristo.

El sacerdote dice que el Cristo les ha puesto en un aprieto con la pretensión de Esteban, noticia que Rafaela recibe con desagrado.

Todos tratan de convencerla que con Esteban no será así, pero ella insiste en no quererle por marido.

Se oye la ronda de mozos que cantan y ríen. Clemente, cantando: El que de robarme trate tu cariño por dinero, buscando está que le mate, si no me mata primero.

Rafaela se estremece al escucharlo.


___________



El que de robarme trate…..Cuando cruzo la llanura: (Clemente y Coro)

CLEMENTE
Cuando cruzo la llanura,
bajo el sol de la mañana,
que reluce y que fulgura,
reflejado en la montura
de mi yegua trujillana;
cuando adornan los barbechos
el penacho de sus crines;
cuando subo los repechos,
mientras ladran satisfechos
y retozan los mastines;
cuando bajo a la hondonada,
cuando voy de romería,
cuando cruzo la llanada,
y tendiendo la mirada
todo en torno es alegría,
me detengo en una altura,
embriagado de placer,
y bendigo la hermosura
de esta tierra seca y dura
donde tuve la aventura,
la aventura de nacer.
Cuando cruzo tu calleja
y la luna es una brasa
que se copia y se refleja
en los hierros de tu reja
o en los muros de tu casa;
cuando espero enamorado
el momento de la cita;
cuando escucho emocionado,
bajo el aire sosegado,
las campanas de la ermita;
cuando siento tu mirada,
cuando vienes o te alejas,
cuando sólo una tonada
deja oírse en la manada
donde duermen las ovejas,
embriagado de ventura
sin poderme contener,
me deleito en la hermosura
de esta tierra seca y dura
donde tuve la ventura,
la ventura de nacer.

TODOS
Esta tierra en que tú eres
sol que ciega y luz que brilla;
esta tierra en que tú eres
lo mejor de las mujeres de Castilla.

CLEMENTE y CORO
Esta tierra en que tú eres
sol que ciega y luz que brilla;
sol que quema y luz que brilla
esta tierra en que tú eres...

CLEMENTE
Salve y gloria
a las mujeres de Castilla.

TODOS
de Castilla.

Todos entran en la cocina y Clemente llama a Rafaela que va a por vino; él la encarga que vuelva pronto.

Todos se van menos Don Ventura que se dispone a rezar.

Entra Sofía, quien pide confesión al cura.

Entran los dos en la iglesia y salen Rafaela y Clemente, ella de la bodega y él que venía en su busca; ambos se dicen que se quieren y que él piensa en formalizar sus relaciones y pregunta si es verdad que Estaban la corteja.

La muchacha le contesta que a él sólo quiere y que todo el oro de Esteban no será suficiente para decidirla, aunque cree que venga con buen fin y entran en la cocina.

Aparece Esteban que duda antes de entrar. Al ver que no hay nadie pasa a tiempo de escuchar la risa de Rafaela dentro y al reconocerla, celoso, canta a su corazón.


___________



Dila que puesto a querer: (Esteban)

ESTEBAN
Dila que puesto a querer
nadie te puede igualar.
Que eres joven para amar,
que eres rico en ofrecer.
Corre a contarla mi amor;
quiero que sepa por ti
que a matarme va el dolor
si ella no dice que sí.
Si en las noches de luna los surcos
un azul resplandor ilumina,
me parece que avanza por ellos
a ver las espigas, a ver las espigas.
En las horas de sol, cuando el fuego
de los cielos la tierra aniquila,
en el chorro del agua parece
que escucho su risa,
que escucho su risa.
Pero basta de soñar.
Ten decisión. Pasa y dila
todo el bien que ha de gozar
junto a ti, si es que vacila,
más no cuando esté tranquila
para poderte escuchar,
para poderte escuchar.
Cuando elevo los ojos y veo
de mi madre la imagen querida,
me parece también que en los cielos
como ella me mira,
como ella me mira.

Al sentir que viene alguien se esconde y aparecen Sofía y Don Ventura; éste promete cumplir los deseos de aquella que se ve agradecida. Una vez solo el cura, que parece impaciente, llama a Rafaela y la dice que le ha engañado y que si se ha negado a admitir a Esteban es porque quiere a Clemente.

Ella confiesa que así es y que son novios y el clérigo le dice que Clemente está comprometido con la mujer a quien burlo. La moza no quiere creerlo y al asegurárselo cae llorando en una silla.

Melchora, que ha salido con todos, advierte que Estaban llega; Rafaela dice que muy a propósito y ruega a Clemente que cante que va a dar la respuesta a Esteban, y muy alto; para que todos se enteren, exclama: “Tío, dígale que sí”


___________



Tanto le quieres….Buen renombre o mala fama: (Rafaela y Clemente)

TODOS
A ver como entonas alegres canciones

RAFAELA
¡Voy a cantar!
Buen renombre o mala fama,
buen renombre o mala fama
pendiente del mundo están,
pues no tenemos más honra
que la que nos quieren dar,
que la que nos quieren dar;
buen renombre o mala fama.

CLEMENTE
¡Ah!
El que de robarme trate
tu cariño por dinero,
buscando está que le mate,
si no me mata primero.


___________



Dicen que es un desatino: (Esteban y Mozos)

MOZOS
Los mozos de Roble Alcores
van desde la madrugada
escuchando las campanas
y tocando la guitarra
Larala-la-la, larala-la-la


Larala-la-la, larala-la-la

ESTEBAN
Dicen que es un desatino
seguirte dando cortejo,
pero el que sigue un camino,
cuando va firme, va lejos.
Y pobre del que pretenda
con malos fines quererte,
pues quien te engañe o te ofenda
está sentenciado a muerte.
Pues quien te engañe o te ofenda
está sentenciado a muerte.



MOZOS
Los mozos de Roble Alcores
van desde la madrugada
escuchando las campanas
y tocando la guitarra.

Finales de mayo o principios de junio. La sequía, que viene de largo, amenaza las cosechas. Rufina y Rafaela admiten en su casa a Sofía, burlada y abandonada por Clemente, que huyó muy lejos. Las tres mujeres se van mientras entran Melchora y “Seismujeres”, que le cuenta a aquélla como se arregló con Doña Sol, la sufragista, y que ésta quiere alcaldesa a Melchora, pero ella rechaza el ofrecimiento. Llegan Esteban y Donato, y un poco más tarde Rafaela. Ellos vienen cansados y sudorosos, quejándose de la pertinaz sequía. Donato dice que han llegado unos forasteros que andan soliviantando a los mozos. Sale Donato y quedan a solas Esteban y Rafaela; ella se queja de que la tiene abandonada y que tiene algún pesar oculto y pide que lo confiese.


___________



¿Qué tienes Esteban? dilo sin temor": (Rafaela, Esteban)

RAFAELA
¿Qué tienes, Estaban?
Dilo sin temor.
¿Porqué te atormentas y sufres así,
no ves en mis ojos bien claro el amor?
Pues ellos no engañan,
no dudes de mí.

ESTEBAN
Si de ellos no dudo;
si no es que te crea
capaz de robarme
con otro el honor.
Si no hay en el mundo
quien más puro sea;
si tú en mi cariño no tienes rival.

RAFAELA
Se me vería en la cara
si yo engañarte quisiera,
pues soy en todo más clara
que el agua que en la almenara
vaciando va a la ribera.
Y aunque motivos tuviera
no pienses que te engañara
que ofensa que yo te hiciera,
antes de hacértela fuera
se me vería en la cara.

ESTEBAN
Se me vería en la cara
al saber tu traición,
que al que tu amor me robara
ni un momento se pasara
sin partirle el corazón.

RAFAELA
Esteban...

ESTEBAN
mi vida...

RAFAELA
Yo el alma te di;
no sufras, bien mío,
no sufras por mí.

ESTEBAN
Me abrasan tus ojos,

RAFAELA
pues míralos bien
que siempre tu en ellos
su fuego te den.

ESTEBAN
Que nunca sin ellos, vivir puedo ya.

RAFAELA
¡Bien mío!

RAFAELA y ESTEBAN
Tus (mis) ojos la vida me (te) dan.
Se me vería en la cara
si yo engañarte quisiera,
pues soy (eres) en todo más clara
que el agua que en la almenara
cruzando va la ribera;
Y aunque motivo tuviera
no pienses (pienso) que te (me) engañara (s)
que ofensa que yo (tu) te (me) hiciera (s),
antes de hacértela (hacérmela) fuera
se me (te) vería en la cara.

Se marcha Rafaela, acongojada, a tiempo que entra Don Ventura, quien dice a Esteban que por qué ese desvío con su mujer. Don Ventura le contempla conmovido; entra Simón.

El sacristán dice al cura que la Hermandad del Santo Cristo quiere sacar en rogativa a la imagen; pero los mozos, soliviantados por los forasteros, han jurado que no dejarán salir la procesión.

Esteban se ofrece para acompañar con sus mozos a la imagen, dándole guardia de honor y que se celebrará la procesión, pese a quien pese.

El sacristán dice que no va porque habrá palos y porque quiere hablar con Rafaela, quien ha visto llegar al pueblo a Clemente con gente de mala pinta. Rafaela y su hermana dicen que tampoco irán a la procesión.

Mientras, Simón, explica a Rufina lo que ha visto con su catalejo, desde la torre de la iglesia.



___________



Detrás de una zarzamora…..Como no tiene visillos la casa del señor juez: (Simón, Rufina y Coro)

SIMON
Como no tiene visillos
la casa del señor juez,

TODOS
Señor juez.

SIMON
Me entero de lo que pasa
cuando miro sin querer.

TODOS
Sin querer.

SIMON
Aunque también veo cosas
que mejor fuera no ver.

RUFINA
Pues, ¿qué ves?

TODOS
Pues, ¿qué ves?

SIMON
Veo a la jueza en camisa
y en calzoncillos al juez.

RUFINA
A la una, a las dos y a las tres,
dinos pronto lo que ves.

TODOS
A la una, a las dos y a las tres,
dinos pronto lo que ves.

SIMON
Por saber como tenía
la Ruperta el interior.

TODOS
Interior.

SIMON
Me puse a mirar la ropa
que tendía en el balcón,

TODOS
El balcón.

SIMON
Vi una cosita amarilla
que no distinguía bien.

RUFINA
¿Y qué fue?

TODOS
¿Y qué fue?

SIMON
Los pañales de su rorro
que estaban como yo se.

RUFINA
A la una, a las dos y a las tres,
dinos pronto lo que ves.

TODOS
A la una, a las dos y a las tres,
dinos pronto lo que ves.

SIMON
Detrás de una zarzamora
veo un bulto; a lo mejor

TODOS
Lo mejor.

SIMON
Y yo, que soy malicioso,
pienso siempre lo peor.

TODOS
Lo peor

SIMON
Creo que son unos novios
que se han venido allí a ver.

RUFINA
¿Y qué es?

TODOS
¿Y qué es?

SIMON
Es una vieja en cuclillas
con un charquito a los pies.

RUFINA
A la una, a las dos y a las tres,
dinos pronto lo que ves.

TODOS
A la una, a las dos y a las tres,
dinos pronto lo que ves.

Simón cree que el cura le echará de menos y se van todos.

Sale Rafaela y aparece Clemente, que viene en su busca; le dice que, a pesar de la copla huyó cuando vio frente a él a un hombre. Él le expone sus intenciones y que cuenta con gente decidida a obedecerle. La moza le echa en cara el que sean los que incendian las mieses. Rafaela le enseña a Sofía y a su hijo y le pide que se vaya. El amenaza y se va, mientras a lo lejos se escucha la procesión que se acerca.

A Rafaela la hiere un disparo hecho por “el bizco”.


___________



Mala estrella la mía: (Clemente)

CLEMENTE
Mala estrella la mía.
Donde quiera que paso
voy sembrando el dolor;
mientras una sufría
de su amor no hice caso
y ultrajé su candor.
Y otra, en cambio, me amaba
con la misma pureza,
que nacía en mi ser.
Pero yo la engañaba
con la torpe bajeza
de quererla ofender.
Mala estrella la mía,
que dejaba lo bueno
por coger lo peor.
En mi torpe falsía
fui la pella de cieno
que envenena el amor.
Y ahora al fin, cuando quiero
remediar lo pasado,
pues la vida se va,
se va.
Lo que toco lo hiero.
Y es mi propio pecado
quien castigo me da.
Me da.
Mala estrella la mía;
si en la noche callada
se me viera llorar,
nadie ya pensaría
que era un alma cansada
de ofender de llorar.

Donato, que ha salido de la casa a tiempo de verle marchar, va tras él espiándole. Salen Don Ventura y Sofía y ésta dice al cura que tiene el propósito de marchar a servir a la ciudad, dejando a su hijo al cuidado de Rafaela.

Todos están alegres por que ésta se ha salvado del atentado y como es el cumpleaños del ama celebran una fiesta. Rufina dice a Simón que Rafaela está en cinta; llega Esteban y todos salen al encuentro de Rafaela que llega de la ermita.


___________



Señorama, señorama: (Esteban y Coro)

ESTEBAN
Señorama, señorama.
Tu cariño desvanece mis pesares;
de tu fama son el eco, mis cantares,
son el eco mis cantares.
Señorama.
Ah! Cuando alegre te adelantas
por los campos de la trilla,
hasta la mies, a tus plantas,
con humildad se arrodilla,
en los surcos de las tierras españolas.
Ah! Y son labios que te besan
las ardientes amapolas.

CORO
Señorama, señorama.
Flor alegre de cantuesos y jarales,

ESTEBAN
de tu fama

CORO
de tu fama

ESTEBAN
son el eco

CORO
son el eco

ESTEBAN y CORO
mis cantares,
son el eco mis cantares.

CORO
Señorama,

ESTEBAN
Señorama,

CORO
Todo el pueblo a la ventana
para verte se apresura,
se apresura,
se apresura
Señorama, señorama,
flor alegre de cantuesos y jarales,

ESTEBAN
de tu fama,

CORO
de tu fama,

ESTEBAN
son el eco

ESTEBAN y CORO
son el eco mis cantares,
son el eco

ESTEBAN
mis cantares.

Llegan todos. Rafaela viene contenta y Rufina le dice que se cuide, no vaya a malograrse el heredero. La reina de la fiesta se aproxima en sus andas.

Y cuando todos esperan la aparición de la muchacha, sale el coro de hombres, a cuyo frente va “Seismujeres”, conduciendo en unas angarillas, al parecer, improvisadas rústicamente, una descomunal jarra de vino, estilo de Talavera, en cuya gigantesca panza se lee: “La buena moza”. La jarra viene adornada con guirnaldas de flores, como en una fiesta pagana, y en torno suyo, sobre la plataforma, diez o doce jarritas pequeñas, que en momentos determinados del baile irán cogiendo los bebedores al pasar.


___________



Un momento de atención…..Venimos de la pradera…..De Salamanca a Toledo: (“Seismujeres”, Rufina y Coro)

“SEISMUJERES”
(Recitado)
Un momento de atención
que como es uso de antiguo
va explicaros el coplero
las cualidades del vino.
Las cualidades del vino
cuatro son, si bien se miran.
Que da valor,
que da fuerza,
que adormece
y que espabila.
Si tienes dentro del cuerpo
un pena “mu metía”,
venga trago y vaya trago;
verás que pronto se olvida.
Si a una moza no te atreves
que la quieres a decirla
échate un jarro al coleto
y antes que hable
de repilas
Y si en llegando la fiesta,
”quiés” lucirte en la “corría”,
“pa” arrimarte al toro...
¡Bebe!
Verás tú como él te arrima.
En fin... a buenas o a malas,
en penas o en alegrías,
el vino, mano de santo
que te las ve y te las quita.
Por eso, esta buena moza
tan gallarda y tan “garría”
que virtudes de “presona”
y tratamiento de usía.
Y por eso digo a todos,
tirando la monterilla...
¡Que viva la buena moza,
que es lo mejor de Castilla!

CORO
Venimos de la pradera,
venimos a la función,
traemos una jumera
de las de marca mayor.

“SEISMUJERES”
Verás, mi niña, verás,
que bien te sienta el pañuelo,
por delante con vuelo,
ceñido de atrás.

CORO
Verás, mi niña, verás,
que bien te sienta el pañuelo,
por delante con vuelo,
ceñido de atrás.

“SEISMUJERES” y CORO
De Salamanca a Toledo
de Ciudad Real a Zamora,
con mi trabuco y mi sable,
naide, naide, naide, naide,
naide me roba la moza,
naide, naide, naide, naide,

“SEISMUJERES”
Verás, mi niña verás,
así que lo hayas “catao”,
con un mozo a tu “lao”,
lo alegre que estás.

CORO
Verás, mi niña, verás
así que lo hayas catado,
con un mozo a tu lado,
lo alegre que estás.

“SEISMUJERES” y CORO
De Salamanca a Toledo
de Ciudad Real a Zamora,
con mi trabuco y mi sable,
naide, naide, naide, naide,
naide me roba la moza,
naide, naide, naide, naide,

Entran todos a merendar y quedan Esteban y Donato, y a poco Clemente, que viene arrepentido a casarse con Sofía.

Esta confesión la hace ante Don Ventura, que llama a todos, y achacan el milagro a Rafaela.





FIN


Información obtenida en la Página Web http://lazarzuela.webcindario.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario