martes, 27 de agosto de 2013

La Bien Amada (Cantables)



LA BIEN AMADA



Zarzuela en dos actos.

Libreto: José Andrés de Prada.

Música: José Padilla.

La acción en Valencia y en su costa, entre los años 1915 y 1920.


ARGUMENTO


El amor de Pascual por Nela lo estorba Salvador que también la pretende, habiendo bautizado con su nombre a una barca nueva, incluso llega a propagar la infamia de que un hombre ha entrado furtivamente en su casa. Todo se aclara cuando Felisa, agradecida, dice que ese hombre era su novio, el señorito Juan a la que Nela avisó del peligro que corrían sus amores. Al final todos contentos con la boda de Nela y Pascual, hasta Salvador que felicita a su rival y cambia el nombre de la barca por el de "La bien amada".


___________



Personajes:

Nela: Enamorada de Pascual y pretendida por Salvador.
 
Felisa: Amiga de Nela que protege su noviazgo.
 
Madrina de Felisa:
 
Salvador: Patrón de barcos, pretendiente de Nela.
 
Pascual: Novio de Nela, haciendo la mili en Africa.
 
Tio Tono: Marinero, tío de Nela.
 
Torerillo:


___________



Números musicales:

Coro de hilanderas y pescadores "Dale que dale al martillo…..Te quiero porque tienes en los ojos la mirada traicionera": (Hilanderas, Tono, Marineros, Coro)
Dúo de Nela y Salvador "No es de hombres a una pobre mujer….Serás mía porque sueño en mis brazos tenerte…..El cariño no se compra": (Nela, Salvador)
Cuarteto de Nela, Felisa, Tono y Madrina "¿Va pasando, señorita?.....En un hombre que me quiso y que amores me ha jurado": (Nela, Felisa, Madrina, Tono)
La rondalla "Allá van los rondadores de la playa valenciana…..Valenciana, valenciana….Florecita tempranera de la tierra valenciana…No seas tan desdeñosa": (Nela, Madrina, Salvador, Tono, Rondadores, Coro)
Romanza de Pascual "Los ojos negros de mi morena…...Lagrimitas como perlas": (Pascual)
Copla de Salvador "Ay madre, no estoy contento…..Boga bien marinero": (Salvador, Coro)
El ramo de la flor de azahar "Esta es la mantellina…..¿Qué tienen tus labios?": (Nela, Huertanas, Pascual, Huertanos)
El torerillo "¿Pero torerillo de donde has salido?.....Vengo de Valencia, donde he toreao….Toro toma franela, toro toma percal": (Ellas, Torerillo)
Romanza del vino "Oro es el coló de este vino": (Salvador, Mujeres, Hombres, Coro)
Himno a Valencia "Valencia, jardines del amor….Valenciana repulida, la brisa de la mañana….Sol de la tierra, sol valenciano….Valencia la tierra del artista": (Coro)


___________



ACTO PRIMERO

Cuadro primero. Costa de Valencia. Al fondo el mar y los barcos de vela perfilándose en el horizonte. Sobre la arena, una barca en construcción, casi acabada. A la izquierda, una típica casa valenciana. A la derecha, en primer término, una casa de comidas con un letrero que dice: “El laurel de la playa” y debajo otro letrero que anuncia: “Paellas. Caragols. Pescaos asaos”.
En escena unos marineros dan los últimos toques de pintura a una barca.
Ante la casa de la izquierda, mujeres tejiendo redes con las clásicas agujas de madera.

Coro de hilanderas y pescadores "Dale que dale al martillo…..Te quiero porque tienes en los ojos la mirada traicionera": (Hilanderas, Tono, Marineros, Coro)

MARINEROS
Dale que dale,
que dale al martillo,
dale, dale a la sierra,
dale, dale al pincel.

HILANDERAS
Teje que teje,
anuda que anuda,
que ya está a punto,
de estar la red.

MARINEROS
Tiene la barca
forma y hechura,
ya pronto puede
darse a la mar.

HILANDERAS
Vaya unas redes
con más finura,
vaya una malla
para pescar.

MARINEROS
Esta barquilla va a ser
de todas la más velera,
la más graciosa y pulida,
la más firme y más ligera.

HILANDERAS
Teje que teje,
anuda que anuda,
que ya está
a punto la red.
Dale que dale,
dale al pincel.

MARINEROS
Teje que teje,
niña la red.

TONO
Salud, muchachos,
que Dios os guarde.

CORO
¡Salud, patrón!

TONO
Dejad la faena,
porque ya es tarde,
y ahí va el porrón.
Este vino de Pedralba,
que tiene el color del sol,
si cerca del mar se bebe
sabe mejor,
y si se apura con ganas
y puesto en alto el porrón,
más que a vino sabe a besos,
sabe a gloria, sabe a amor.

HILANDERAS
Si a los hombres el vino
calma la pena,
y lo aguardan con ansia
tras la faena,
vamos a ver
con qué el patrón obsequia
a la mujer.

TONO
Para vosotras las mozas
tengo un obsequio mejor.
Se ofrece un novio, muchachas,
que soy yo.
Si alguna quiere casarse,
ya sabe que aquí yo estoy.
Con que la que quiera un novio
que lo diga y allá voy.

MARINEROS
De seguro ninguna
quiere tal prenda,
aunque todas, sin duda,
novio desean;
pero ha de ser
rico, joven y guapo,
¿verdad, mujer?

HILANDERAS
Eso es un embuste,
eso no es verdad,
porque a ti yo te quiero, mi vida,
sin ser rico, ni guapo, ni ná.

MARINEROS
Pues ¿por qué será?

HILANDERAS
Escucha y verás.
Te quiero,
porque tienes en los ojos
la mirada traicionera.
Te quiero,
porque cuando miras dices:
¡Ay mi amor, si me muriera!
Te quiero,
porque pones en los labios
miel y rosas al decir:
“Te quiero”,
y al oírlo me estremezco.
¡Ay!, y me siento morir.

MARINEROS
¿Por eso me quieres?

HILANDERAS
Por eso, mi vida.

MARINEROS
¿Y por eso tan sólo?

HILANDERAS
Por eso no más.

MARINEROS
Pues oye, que ahora
sabrás, alma mía,
porque mi cariño
sólo tuyo es ya.
Me muero,
de pensar que has de besarme
con esos labios tan rojos.
Me muero,
al saber que han de mirarme
los cristales de tus ojos.
Me muero,
traspasao de alegría,
borrachito de dolor.
Me muero,
al oír que serás mía,
¡ay, chiquilla de mi amor!

HILANDERAS
¿Por eso me quieres?

MARINEROS
Por eso tan sólo.

HILANDERAS
Yo por más te quiero.

MARINEROS
Dímelo, por Dios.

HILANDERAS
Aquí no es el sitio.

MARINEROS
¿En dónde, mi vida?

HILANDERAS
Pues en donde estemos
solitos los dos.


___________



De la taberna sale el tío Tono, un viejo marinero, llevando en la mano un porrón con el dorado vino de Pedralba. Marineros e hilanderas dejan el trabajo y le rodean, formando parejas. Cuando todos se alejan, el tío Tono levanta el porrón y bebe. Aparece Salvador, un joven patrón y dueño de barcos. Bien plantado, de fuerte carácter, conversa con Tono acerca de Nela, muchacha a la que Salvador pretende sin éxito ya que ésta ama a otro joven, quien a la sazón se encuentra en África sirviendo como soldado en la legión.
Entra Nela, desafiante, afirmando que nunca se casará con Salvador, a lo que Tono responde que sí lo hará. Cuando Tono se marcha, quedan solos Salvador y Nena y en una apasionada escena ambos expresan sus opuestos sentimientos: amor por parte del hombre y desprecio por parte de la muchacha.

Dúo de Nela y Salvador "No es de hombres a una pobre mujer….Serás mía porque sueño en mis brazos tenerte…..El cariño no se compra": (Nela, Salvador)

NELA
No es de hombres
a una pobre mujer,
que defiende su querer,
obligarla a mentir un amor
que no siente,
y al suyo es traidor.
No es de hombres
el amor conquistar
por la fuerza
y lograr que le finja
por miedo un querer
la mujer que juró ser fiel.

SALVADOR
Es que yo te quiero,
es que yo te adoro.

NELA
Eso no lo dudo,
eso no lo niego,
pero no es buen querer
el que quiere
arrancar otro amor.

SALVADOR
Es que el otro, mujer,
¿sabes si ha de volver,
o murió?

NELA
¡Oh! ¡No! Eso no,
pues aunque así fuera,
aunque él se muriera
no habría quien pudiera
obligarme a entregarle mi amor,
a entregarle mi amor.

SALVADOR
Nadie más que yo.

NELA
¡Ja, ja, ja, ja, ja!

SALVADOR
No te rías, ¡no!
Serás mía,
porque sueño
en mis brazos tenerte,
porque quiero
en los labios besarte
hasta darte
la vida o la muerte.

NELA
¡Quite allá!
¡Cállese!

SALVADOR
Serás mía,
porque ciego de amores
te adoro,
porque loco de celos
te quiero,
y me muero
por ti, sufro
y lloro.

NELA
Váyase,
déjeme.

SALVADOR
Serás mía, mujer;
o poco he de poder
o al fin he de vencer
tu loca obstinación.

NELA
Ni arrancando
de aquí el corazón.
El cariño no se compra,
ni se roba, ni se ofrece.
El cariño hay que entregarlo
cuando el corazón lo quiere.
Nadie manda en mis amores,
que he de darlos a quien quiera
y no es más hombre
el que pretende destrozar
mi corazón.

SALVADOR
El cariño que se niega
por tesón o por capricho,
se conquista como sea,
por la fuerza o por cariño.

NELA
Antes muerta que ser suya,
que amenazas no soporto.
Yo no entrego mis amores
más que al dueño de mi amor.

SALVADOR
Eso habrá que verlo.

NELA
Eso lo verás.
¡Ah!
Nunca suya,
pues no puedo,
aunque quiera, quererle;
ni al amor
que he jurado, faltarle;
y he de darle
la vida o la muerte.
Nunca suya,
porque al otro
con ansia le adoro,
porque vivo
por él y le quiero,
y me muero
por él; sufro
y lloro.
Nunca suya he de ser.
Ni arrancando
de aquí el corazón.

SALVADOR
Serás mía,
porque sueño
en mis brazos tenerte,
porque quiero
en los labios besarte
hasta darte
la vida o la muerte.
Serás mía,
porque ciego
de amores te adoro,
porque loco
de celos te quiero
y me muero
por ti; sufro
y lloro.
Serás mía, mujer
y al fin he de vencer
tu loca obstinación.
Aunque destroce
tu corazón.


___________



Al término del dúo, Nela entra en la casa y aparecen en escena unos marineros, a quienes Salvador manda organizar una rondalla para cantarle esa noche a Nela.
Cuando han salido los hombres, entran en escena la señorita Felisa y su madrina, ambas vestidas con elegancia. La madrina advierte a Felisa que no consentirá su noviazgo con el joven que la viene rondando. Felisa, incapaz de ocultar su emoción, se desvanece y a los gritos de la madrina sale Nela de la casa. Acude también el tío Tono, que coge en brazos a Felisa y la sienta en una de las sillas que hay a la puerta de la casa. Felisa recobra el sentido y su madrina la abraza, acariciándole dulcemente el pelo.

Cuarteto de Nela, Felisa, Tono y Madrina "¿Va pasando, señorita?.....En un hombre que me quiso y que amores me ha jurado": (Nela, Felisa, Madrina, Tono)

NELA
¿Va pasando, señorita?

FELISA
Gracias, Nela, ya pasó.

NELA
Beba de esta agua fresquita
que del pozo traigo yo.

TONO
No se apure la señora
que aquí tengo un caso igual.

MADRINA
Esta juventud de ahora
sufrirá del mismo mal.

NELA
¿Se encuentra más aliviada?

FELISA
Sí, Nela, ya estoy mejor.

MADRINA
Como ve, no ha sido nada.

TONO
Cosas del amor.

MADRINA
¿Amor?

FELISA
¿Quieres oír de mi boca
la pena de mi amor?
En un hombre
que me quiso
y que amores
me ha jurado,
puse todo mi cariño
porque el suyo
me había dado.

NELA
En el hombre
que me adora
puse yo también
el mío, y por él,
que sufre y llora,
yo defiendo
su cariño.

MADRINA
Son chiquilladas.

TONO
Pero son para pensarlas.

FELISA
Por él tan sólo
vivo y aliento,
y sus quereres
son mis tormentos,
y toda el alma mía
le entrego gozosa,
y él es mi alegría,
y es mi vida toda,
y por su amor,
tan sólo sufro mi dolor,
y le quiero tanto
que muero de amor.

MADRINA
Es mi ahijada una chiquilla.

TONO
Y mi sobrina, que es
otra locuela sin picardía.

MADRINA
¡Son el mismo demonio...!

TONO
¡Cosas de los amoríos!

FELISA
Cuando sus ojos
en los míos
se clavan, su mirar
siento que se
me mete en el alma.

NELA
Yo a mi Pascual
no olvido
aunque ellos
lo pretendan,
que aunque
se empeñen
no he de ceder.

FELISA
Pues no dejes su cariño
aunque así te lo exigieran.

MADRINA
Mi ahijada está algo loca.

TONO
Y mi sobrina.

NELA
Yo defenderé mi amor
con mis amores, ¡amor!

FELISA
Triunfaré con mis amores,
que él por mis amores
ciega.

MADRINA y TONO
¡Ciegas!

TONO
Es mi sobrina sólo una chiquilla.

FELISA
En un hombre
que me quiso
y que amores
me ha jurado,
puse todo mi cariño
porque el suyo
me había dado.
Es inútil que pretendan
su querer de aquí
arrancarme,
porque sólo
he de ser suya
y mi sino
es adorarle.

NELA
En el hombre
que me adora
puse yo también
el mío y por él,
que sufre y llora,
yo defiendo
su cariño.

TONO
Son sus quereres
cosas de mujeres.

FELISA y NELA
Y es él mi vida
toda.

MADRINA y TONO
¡Locas!


___________



En un aparte, Tono confía a la madrina que el Salvador pretende a Nela, y que ésta lo rechaza debido a su amor por Pascual, de quien nada se sabe desde hace seis meses. En otro aparte, Felisa confiesa a Nela la causa de su mareo: a pesar de que su familia se lo ha prohibido, está comprometida con un muchacho. Felisa ruega a Nela que al día siguiente, durante la ceremonia que tendrá lugar con motivo del bautizo de la nueva barca de Salvador, le facilite una entrevista con su novio. Nela accede a hacerlo.
Empiezan a escucharse a lo lejos las guitarras de los rondadores, mezclándose con el acordeón de los marineros. Aparece Salvador e invita a Felisa y a su madrina al bautizo de su nueva barca. Al preguntarle la madrina cuál será el nombre de la barca, Salvador responde que se lo dirá con un cantar. Nela no quiere escucharlo y entra en la casa, mientras los demás se agrupan junto a Salvador. Empiezan todos a cantar y al poco Nela se asoma a la ventana.

La rondalla "Allá van los rondadores de la playa valenciana…..Valenciana, valenciana….Florecita tempranera de la tierra valenciana…No seas tan desdeñosa": (Nela, Madrina, Salvador, Tono, Rondadores, Coro)

RONDADORES
Allá van los rondadores,
allá van los rondadores
de la playa valenciana
dejando escuchar sus sones
de la noche a la mañana,
dejando escuchar sus sones
de la noche a la mañana.

CORO GENERAL
Ya viene la ronda,
¿a quién rondará?

UN RONDADOR
Por una rosa encarnada,
por una rosa encarnada
entré un día en tu rosal.
como era rosa de sangre
la besé y me hizo sangrar,
como era rosa de sangre
la besé y me hizo sangrar.

SALVADOR
Venga una guitarra
que voy yo a cantar.
Valenciana, valenciana,
la de la boca de grana,
la de los ojos de pena
y la carita morena.
Valenciana,
oye mi canción,
mujer,
que para ti pongo en ella la pena
de mi querer.
Florecita tempranera
de la huerta valenciana,
deja que amoroso
ponga un beso
en tu boca fresca
de rosa temprana.
Pues besar tus labios rojos
y mirarme así en tus ojos,
y de tu querer ser el dueño,
eso es lo que quiero,
y eso es lo que sueño.

CORO GENERAL
Florecita tempranera,
de la tierra valenciana,
deja que amoroso
ponga un beso
en tu boca fresca
de rosa temprana.
Pues besar tus labios rojos
y mirarme así en tus ojos,
y de tu querer ser el dueño...

SALVADOR
Eso es lo que quiero,
y eso es lo que sueño.

UN RONDADOR
Ahora vengan les albaes
y que una cante el patrón.

SALVADOR
Ya veremos si me sale
aquí la improvisación.

Cuatro letras tiene un nombre
para quien va este cantar,
para quien va este cantar.
Una “e” tras de una “ene”
y tras de una “ele” una “a”,
y tras de una “ele” una “a”.

CORO GENERAL
Es la Nela, viva la Nela,
la chiqueta por quien canto.

SALVADOR
No seas tan desdeñosa
porque nada has de lograr,
porque nada has de lograr,
que esa boca de rosa
tan sólo yo he de besar,
tan sólo yo he de besar.

NELA
Y debo a esa copla
también responder:
para besar esta boca
muy hombre
se tiene que ser.

(Hablado)

SALVADOR
Yo la besaré,
te lo juro delante de todos
y yo en falso en la vida juré.

MADRINA
Salvador, no seas así.

TONO
Tú, pa dentro.

SALVADOR
Y vosotros, la ronda seguir...
Lo he dicho cantando,
te lo repito riendo,
pa que lo escuches llorando.

(Cantando)

No seas tan desdeñosa
no seas tan desdeñosa
porque nada has de lograr,
que en esa boca de rosa
tan sólo yo he de besar,
que en esa boca de grana
tan sólo yo he de besar.

Al alejarse la ronda, Salvador se dirige a Nela con estas palabras: “lo que te he dicho cantando es lo que siento por ti”.


___________



CUADRO SEGUNDO.

Una plaza de Valencia. Al fondo, la torre del Miquelete.
Entra Pascual, vestido de legionario, y seguido de varios más. Los jóvenes de separan y Pascual, solo en escena, entona su romanza de amor en la que expresa su amor por Nela. Al término de la canción, Pascual abandona la escena.

Romanza de Pascual "Los ojos negros de mi morena…...Lagrimitas como perlas": (Pascual)

PASCUAL
Los ojos negros de mi morena
como una noche de pena son;
ojitos tristes siempre de luto,
tristes y oscuros como el dolor.
Cuando me miran no sé qué siento
que toda el alma tras ellos va,
y al entornarse sus ojos negros
penas y achares y celos dan.
Lagrimitas como perlas,
muy pronto os volvería a beber
cuando de alegría lloren sus ojos
al verme volver.
Pestañitas de alfileres,
que pronto se han de clavar
en mi pecho cuando vean sus ojos
los míos llorar.
Por mirarme de nuevo en sus ojos
si me piden la vida la doy,
porque fije ella en mí su mirada
donde vayan sus ojos yo voy,
por sentir en mi pecho clavarse
sus pestañas de agudo puñal,
donde quieran que miren sus ojos
tras los suyos los míos se van.
Los ojos negros de mi morena
como una noche de pena son,
cuando me miran no sé qué siento
que toda el alma tras ellos va,
y al entornar sus ojos negros
penas y achares y celos dan.


___________



CUADRO TERCERO.

La misma decoración del primer cuadro. Han desaparecido las sillas y algunas redes. En el centro de la escena, la barca que va a ser bautizada aparece engalanada con flores. Ondean en ella las banderas de España y de Valencia y en la popa, en grandes letras, puede leerse: “Nela”.
Contemplan la barca marineros, pescadores, hilanderas, huertanos y gentes del pueblo. Entre ellos, Tono. A la puerta de su casa, Nela. Al levantarse el telón, todos deben estar quietos. La luz, las figuras, deben tener la plasticidad de un cuadro de Sorolla.
Aprovechando la atención puesta en la barca, entra el señorito, que se acerca con sigilo a Nela. La muchacha le invita a entrar en casa. Entra en escena Salvador, vestido de fiesta, y se dirige al grupo en el que está el tío Tono. Este explica a Salvador que Nela accedió a asistir a la fiesta, pero ambos se asombran de que la joven permanezca en silencio, sin mezclarse con la alegría de todos. Envalentonado, Salvador canta una copla de aire popular, acompañado por el coro de marineros y de hilanderas.

Copla de Salvador "Ay madre, no estoy contento…..Boga bien marinero": (Salvador, Coro)

CORO
Ay, ay, ay, ay...

SALVADOR
Ay madre, no estoy contento
y eso que tengo en la playa
la mejor barca del puerto.
Ay madre, no estoy contento,
porque una novia
me falta que me espere
cuando vuelvo de la mar,
con los brazos abiertos
para cantar,
y los labios dispuestos
para besar.
Es la novia al marinero
lo que el viento es a la mar.
Por él se agitan las olas
y por ella alegre va,
y aquel que no tenga novia
que sufra y llore por él,
que no salga al mar si quiere
no tener pena al volver.
Ay, ay, ay, ay...
Boga bien, marinero,
que si sufres de amores
al bogar mar adentro
tus dolores lleva el viento.
Dale al remo ligero,
boga bien, marinero,
que es tu sino fatal,
que es tu sino fatal bogar.

CORO
Boga bien, marinero,
que si sufres de amores
al bogar mar adentro
tus dolores lleva el viento.
Dale al remo ligero

SALVADOR
Boga bien, marinero,
que es tu sino fatal,
que tu sino fatal bogar.

CORO
Ay, ay, ay, ay...

SALVADOR
Ay madre, no estoy contento
y eso que tengo en la playa
la mejor barca del puerto.

CORO
Ay, ay, ay, ay...

SALVADOR
Ay madre, no estoy contento,
porque una novia
que me falta que me espere
cuando vuelva
Ay, ay, ay, ay...
que me falta que me espere
cuando vuelva
de la mar.
.
Todos celebran la canción del patrón, pero éste se lamenta por no tener una novia que le espere cuando vuelva de la mar. Entra en escena una muchacha, que entrega una carta a Nela. Es de Felisa. En ella refiere cómo su padre se ha enterado de sus amoríos y ruega a Nela que advierta a su novio. Mientras Nela lee la carta ha entrado en escena el padre Capella.
Todos acuden a besarle la mano mientras él se va acercando a la barca. El cura le pregunta a Salvador si tiene pensada madrina para la barca. “Nela, tu nombre lleva la barca”, replica el patrón, a lo que Nela rehúsa con ardor.
Tono recrimina a su sobrina por esta muestra de orgullo y Salvador jura que domará a Nela. El cura se dispone a bendecir la barca mientras se escucha un acordeón que repite lejano la canción marinera, cuyos sones se pierden cuando ataca la orquesta en la escena de la bendición.
Al término de la música, vemos gorras que se tiran al aire, ondear de pañuelos, suelta de palomas y gritos de entusiasmo. Los marineros preparan la barca para su botadura y Salvador se encamina hacia la casa de Nela cuando advierte con estupor que un hombre acaba de saltar por la ventana. Tono ruega a Salvador que guarde silencio, ya que es mejor que la deshonra no salga de la casa. A los gritos de Tono, Nela abre la puerta sorprendida y a la vez tranquila. Tono quiere saber quién estaba con ella.
Nela comprende lo que ha ocurrido y viendo en ello una forma de huir de Salvador afirma, arrogante, y encarándose con el patrón: “Sí, había un hombre conmigo, pero eso a Vd. no le importa”. Tono y Salvador maldicen a Nela entre los gritos de los marineros que empujan la barca. De pronto se escucha dentro la voz de Pascual. Salvador se dirige a la barca, salta a ella y queda de pie, erguido, como desafiando a su desengaño. Todos lanzan gritos y vivas al tiempo que Pascual entra en escena y al ver a Nela se dirige a ella con los brazos abiertos. Tono contempla la escena con aire de espanto, mientras Nela y Pascual permanecen abrazados.


___________



ACTO SEGUNDO

Cuadro primero. Una gran casa en la huerta valenciana. Una clásica barraca a la derecha con un emparrado al frente. Bajo él, una mesa y unas sillas y unas cestas de mimbre cargadas de telas, cintas y encajes con todo el ajuar de una novia y el traje de boda. En escena Nela y Pascual rodeados de labradores. Ellas contemplando el ajuar de Nela, ellos hablando entre sí y bebiendo. Pascual declara enardecido su amor por la muchacha.

El ramo de la flor de azahar "Esta es la mantellina…..¿Qué tienen tus labios?": (Nela, Huertanas, Pascual, Huertanos)

NELA
Esta es la mantellina
toda de encaje,
y éste es el zagalejo
también bordao,
éstos son los adornos
que lleva el traje,
y éstas son las agujas
de oro labrao.
Aquí están los pendientes
de plata fina
que me trajo del moro
cuando volvió,
y aquí el lazo que lleva
la mantellina,
que la madre del novio
me regaló.
Este es mi ajuar,
y con él este ramo
de flor de azahar.

HUERTANAS
Ay, chiqueta, qué guapa
que vas a estar
con tu traje de novia
y con el azahar,
y al llevarte a la iglesia
todos dirán:
¡ay, qué suerte, qué suerte
la de Pascual!

HUERTANOS
¿Llevarás zaragüelles?

PASCUAL
¡No he de llevarlos!

HUERTANOS
¿Y la manta bordada?

PASCUAL
Pues claro está.

HUERTANOS
¿Pañuelo y espardeñas?

PASCUAL
Si soy huertano
el traje de la huerta
debo llevar:
zaragüelles y manta,
faja y pañuelo,
y un chaleco bordao
con flor de azahar,
pero lo más hermoso
que yo me llevo,
la prenda más bonita
que hay en mi ajuar,
es la mujer
que la vida me ha dado
con su querer.

NELA
Calla, Pascual.

PASCUAL
No callaré,
y delante de todos,
mi vida,
así te diré:
¿Qué tienen tus labios,
tus labios de grana,
labios encendidos
de flor valenciana,
que al decir “te quiero”
hay que responderles
“de amor por ti muero”
¿Qué tienen tus ojos
de oscuros colores,
que miran y clavan
puñales de amores,
y al mirar fascinan
y rasgando el pecho,
y rasgando el pecho
de amor asesinan?

NELA
Calla ya y no me digas,
Pascual, eso a mí
porque sabes que vivo
sólo por ti.

PASCUAL
No me mires, no,
que es cruel tu mirar,
y me ciegan y aturden tus ojos,
que me han de matar.
¿Qué tienen tus besos,
que saben a mieles?
¿Por qué de tu boca
los rojos claveles
al besar me matan,
y si besan locos,
y si besan locos
de placer me matan?


___________



Entra el tío Tono y despide a Pascual y los labradores, a fin de que la novia se quede un poco tranquila. Nela se queda recogiendo el ajuar y canta soñadora el tema que Pascual le ha cantado antes. Tono la contempla en silencio y cuando ella va a entrar en la casa, con uno de los cestos de mimbre, la llama deteniéndola. Tono desea que su sobrina le aclare lo sucedido en la casa del puerto, el día de la botadura de la barca de Salvador, ya que teme que Pascual se entere por el patrón de que un hombre saltó por la ventana de Nela. La muchacha responde que no puede explicárselo y entra en la casa. Al poco la sigue Tono.
Aparece un torero muy joven seguido por unas muchachas. El joven espada anuncia jactancioso que viene de torear en Valencia. Las chicas bailan y cantan a su alrededor.

El torerillo "¿Pero torerillo de donde has salido?.....Vengo de Valencia, donde he toreao….Toro toma franela, toro toma percal": (Ellas, Torerillo)

ELLAS
Pero torerillo,
pero torerillo,
¿de dónde has salido
que vienes así?
Tan retecompuesto
con la ropa nueva,
y tan repulido
con tanto postín.

TORERILLO
Vengo de Valencia,
donde he toreao
seis novillos de Miura
y Parladé,
y de cuatro las orejas
me he llevao,
y ya soy un novillero
de cartel.

ELLAS
Pues a festejarlo, chico.
Vente conmigo a bailar
una jota valenciana,
que ahora empiezan a tocar.

TORERILLO
Eso de bailar
la jota valenciana,
sólo se estila en los pueblos,
nada más,
porque en la siutat
se bailan la furlana,
el chismí, el fox y el tango,
y el jazbán.

ELLAS
Todo eso ¿qué es?

TORERILLO
Ahora lo sabréis.
Atención la que quiera
conmigo
aprender a bailar
el jazbán.

ELLAS
Claro está, torerillo,
que quiero.
Cuando quieras, torero,
¡a bailar!

TORERILLO
Se baila con rigor,
las piernas al compás
haciendo esta figura
de frente por detrás.
Te mueves luego así
igual
que un berbiquí
y a un pase
natural
das un salto y un parón
cerca del pitón.
Toro, toma franela.
Toro, toma percal.
Toro, embiste a tiempo,
porque así cerca,
y jugando
vamos a ir,
bailando
al compás.

ELLAS
Toro, toma franela.
Toro, toma percal.
Toro, embiste a tiempo,
porque así cerca,
y jugando
vamos a ir,
bailando
al compás.

TORERILLO
Es hoy el torear
igual como el bailar.
Es lo que hacen Belmonte
Chicuelo y otros más,
así es como bailan,
Granero y Rafael
y hasta de alguno sé yo
que en la plaza baila,
cimbrea
y se arrima.
Toro, toma franela.
Toro, toma percal.
Toro, embiste a tiempo,
porque así cerca,
y jugando
vamos a ir,
bailando
al compás.

TORERILLO y ELLAS
Toro, toma franela.
Toro, toma percal.
Toro, embiste a tiempo,
porque así cerca,
y jugando
vamos a ir,
bailando
al compás.


___________



Salen todos al mismo tiempo que por el lateral opuesto entran Nela y Salvador. Ella agradece al hombre su silencio y se siente obligada a referirle lo sucedido el día de la botadura de la barca. Le jura que nada tuvo que ver con el hombre que saltó por la ventana y que éste se encontraba en su casa por un favor que ella hizo a alguien cuyo nombre debe callar.
Salvador la coge por los brazos y apasionadamente le dice que ha estado mucho tiempo en la mar porque el amor que por ella sentía se ha tornado odio y desprecio. Nela se desprende rápidamente de los brazos de Salvador al mismo tiempo que sale Pascual con un vaso en una mano y un porrón de vino en la otra. El joven saluda al patrón y le invita a brindar por Nela.
Cuando Salvador alza su vaso, brinda “por la boda de mañana, si es que se celebra...”. Pascual mira extrañado a Salvador sin entender sus últimas palabras y al ver cómo éste bebe de un trago el vino de su vaso, coge el porrón y llenando de nuevo el vaso, brinda a su vez “por los patrones buenos”. Con tono sarcástico, Salvador refiere lo sucedido el día de la botadura de la barca, ante la desesperación de Nela y el aturdimiento de Pascual, quien no da crédito a lo escuchado. Nela jura por su madre que no es verdad que el hombre que saltó de su ventana fuera su amante, tal y como sostiene Salvador. Pascual le ruega que calle y, arrogante, se dirige a Salvador con estas palabras: “Vd. ni es un señor ni es un hombre, porque un hombre no habla así de una mujer”. Nela trata de abrazar a Pascual, pero éste la rechaza y dirigiéndose a Pascual dice: “Después nos veremos”. Nela y Pascual entran en la barraca. Los huertanos y huertanas han ido entrando poco a poco en escena. Salvador, a solas con ellos, entona su romanza del vino.


Romanza del vino "Oro es el coló de este vino": (Salvador, Mujeres, Hombres, Coro)

SALVADOR
Oro es el coló
de este vino,
vino que como el oro
es traidor,
¡oro!,
como el sol que dora el trigo,
vino con que se engaña
al amor,
que el dolor de querer
y saber que el amor
es traición de mujer,
con el vino se olvida mejor,
con el vino se ahoga el dolor.

CORO GENERAL
¡Oro!

HOMBRES
Es el coló de este vino.
Vino, que como el oro es traidor,
Oro, como el sol que dora el trigo.
Vino, con que se engaña al amor.

MUJERES
Vino de Pedralba,
que eres oro en el cristal.
Vino, dile que se acuerde
que le quiero de verdá.

SALVADOR
El cristal de la caña,
al mirarlo al través,
del color del engaño
y de la traición es,
y si ha puesto sus labios
aquí una mujer,
más traición y más dolor
se aprende al beber.

HOMBRES
El cristal de la caña,
al mirarlo al través,
del color del engaño
y de la traición es,
y si ha puesto sus labios
aquí una mujer,
más traición y más dolor
se aprende al beber.

SALVADOR
Oro y vino,
vino y oro;
es el vino lo mejor.
Es del hombre buen amigo
y las penas te ahogará.
Con un vaso de buen vino
siempre se olvida mejor.

Al terminar la canción, Pascual y Nela vuelven a salir seguidos del tío Tono. Salvador sostiene que Nela engañó a los dos, a él y a Pascual, y para confirmar sus palabras invita a hablar al tío Tono. Éste mira avergonzado al suelo y lentamente comienza a relatar lo ocurrido. Pero Pascual le interrumpe, noble y con aplomo, afirmando que cree en las palabras de Nela. Salvador le replica con sarcasmo y amargura, y mientras Pascual explica las razones de su confianza en Nela, entran, quedando a sus espaldas, la señorita Felisa y el señorito Juan cogidos de la mano. Ambos confirman la veracidad de las palabras de Nela, a quien agradecen públicamente su ayuda. Nela y Pascual se abrazan en medio de una gran algarabía. Salvador, avergonzado, abandona la escena mientras los presentes prorrumpen en gritos de “¡vivan los novios! ¡vivan los señoritos!”.


___________



CUADRO SEGUNDO

Paisaje de naranjos y flores, tal vez un clásico tapiz flora, con el mar y la ciudad al fondo. Como siempre, la buscada plasticidad en la luz, en el color, en los figurines, de los cuadros de Sorolla.
Al comienzo de la escena las parejas bailan acompañadas de la dulzaina y el tabalet. Al término del baile la orquesta ataca un himno a Valencia que cantan los coros.

Himno a Valencia "Valencia, jardines del amor….Valenciana repulida, la brisa de la mañana….Sol de la tierra, sol valenciano….Valencia la tierra del artista": (Coro)

CORO GENERAL
Valencia,
jardines del amor.
Valencia,
mujeres siempre en flor.
Valencia,
tu cielo tan azul
al sol robó la luz,
y al mar su resplandor.
Valencia,
bendita tierra del amor.
Valenciana repulida,
la brisa de la mañana
cae en tu boca de grana
como en las rosas en flor,
y el capullo tempranero
de tus labios de corales
se abre como los rosales
en cuanto los besa el sol,
en cuanto los besa el sol.
Sol de la tierra,
sol valenciano,
que a mi huertano
templas al fuego
de sus fulgores,
y a sus amores
les das calor,
les das calor.
Tú, que enciendes
en las almas
de valencianos amor
y en los besos de tus rayos
te mandan su corazón.
Tú, que alumbras de la huerta
los naranjales en flor
a ti, sol de Valencia,
a ti, a ti van
mis canciones de amor,
divino sol.
Valencia,
la tierra del artista.
Valencia,
jardines del amor.
Valencia,
en ti yo he de vivir
y en ti yo he de morir
pues te amo con ardor.
Valencia,
bendita tierra del amor.

Al término de la música entra en escena el tío Tono. Le siguen Nela y Pascual, vestidos ya con el traje de novios y de pie en un coche de caballos engalanado con flores de azahar. Vuelven a formarse parejas y a bailar acompañados por la rondalla. La alegría de la fiesta es rota por la entrada en escena de Salvador en su barca, de la que salta ágilmente mientras grita que ha de decirle dos palabras al novio. Paran el baile y la música. Salvador oculta algo que lleva en su mano derecha. Hay un movimiento de temor general. Todos retroceden mirando la mano que Salvador oculta bajo la manta. Pero el patrón, en prueba de que ya no anida en él ansia alguna de venganza, tiende a la novia su mano, en la que porta un ramo de flores de azahar. Hay un movimiento general de distensión y alegría. Pascual ayuda a Nela a bajar del coche y él mismo le prende las flores. Volviéndose hacia todos exclama: “¡viva el patrón!”. Pascual y Salvador se abrazan. El patrón, señalando la barca, declara que ha cambiado el nombre de la embarcación.
Los focos iluminan la barca, de forma que pueda verse en grandes letras:
“La bien amada”. Avanzando hacia el público, todos entonan el Himno a Valencia. Al término de la marcha empezarán a caer flores y pétalos sobre la escena y sobre el público, mientras con los últimos compases de Valencia Nela y Pascual se abrazan y se abren en la noche los fuegos artifiales.





FIN


Información obtenida en la Página Web http://lazarzuela.webcindario.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario