miércoles, 16 de octubre de 2013

Chateau Margaux (Cantables)



CHATEAU MARGAUX



Zarzuela en un acto.

Libreto: José Jackson Veyán.

Música: Manuel Fernández Caballero.

Se estrenó en el Teatro Variedades, de Madrid, en 1887.

Su acción se desarrolla en una lujosa mansión madrileña de fines del siglo XIX.


ARGUMENTO


Al levantarse el telón la escena nos presenta la opulenta sala de una casa. José, un criado, ordena varios regalos de boda que han recibido sus señores. Mientras trabaja, el doméstico canta flamenco y doña Angelita, la dueña, envía a José a la cocina, porque un criado no debe tomarse tantas libertades. Doña Angelita acaba de regresar del extranjero, donde se ha casado con don Manuel. Éste entra en la sala y cubre a su esposa de mimos cursis, mientras ella se comporta como cree que lo haría una colegiala. En plenas caricias se presenta José, por si lo necesitan. La pareja lo fulmina con la mirada y le manda retirarse. Continúa la deliciosa escena amorosa y el matrimonio recuerda que se casaron hace un mes. Están besándose para celebrarlo cuando José vuelve a presentarse y afirma que no ha visto nada. El criado es despedido de la sala otra vez, con mayor acritud, y don Manuel y doña Angelita prosiguen sus tiernas efusiones. Pero la pareja recuerda que han invitado a unos tíos pesadísimos a los que don Manuel espera heredar. Éste llama a José para que se ocupe de preparar las cosas, pero el servidor no comparece hasta el tercer grito y tras pedir permiso para entrar.
La comida está a punto y también el vino: dos botellas de Chateau Margaux. Llegan los tíos de don Manuel, el barón de la Lombarda y su mujer, dos verdaderos adefesios, si bien él es muy varonil. Les atiende el señor de la casa, mientras doña Angelita termina de arreglarse. Los ancianos aristócratas están impacientes por conocer a la mujer de su querido sobrino. Este se ausenta por un rato y, tras hacerse esperar un poco, entra doña Angelita, con una botella de vino y una copa. Está algo bebida y se pone a bailar mientras canta las virtudes del Chateau Margaux. Profundamente escandalizados ante esta actitud descocada e indigna, los apergaminados barones se marchan de la mansión, no sin antes dejar una tarjeta para su sobrino. Cuando don Manuel regresa, la lee y pregunta a José qué ha sucedido. Como el criado no se atreve a decirle que su señora está borracha en otra habitación, Manuel termina por marcharse en busca de sus ofendidos tíos.
Doña Angelita, que sigue bebida, aparece con un mantón de Manila y con flores en la cabeza e imita a una cantaora de flamenco. José se pone a tocar la guitarra, y ama y criado se comportan como en un tablao. En plena juerga son sorprendidos por don Manuel y sus envarados parientes, a los que aquél venía diciendo que su esposa es un ángel. El joven señor intenta excusar a doña Angelita y afirma que la culpa de todo la tiene el Chateau Margaux, porque es un vino especial. Para demostrárselo, don Manuel da a probar esa bebida a los dos viejos, quienes pronto sienten sus efectos y acaban piropeándose mutuamente y comprendiendo que Angelita esté borracha. El vino, opinan, favorece el carácter de la joven.



_________



Personajes: 

Angelita: Andaluza recién casada con Manuel.
 
José: Criado de Angelita medio gallego y medio andaluz.


_________



Números musicales: 
           
Coplas de Angelita “Siempre lo decía nuestra directora”: (Angelita)
Viva Sevilla y Galicia “Ay ay serrana”: (José)
Vals de Angelita “No sé que siento aquí”: (Angelita)
Dúo de Angelita y José “Que a mi me ahogan las penas”: (Angelita, José)


_________



Coplas de Angelita “Siempre lo decía nuestra directora”: (Angelita)

ANGELITA
Siempre lo decía
nuestra directora,
porque lo sabía
la buena señora;
que la que no engaña
al hombre cruel,
merece por tonta,
quedarse sin él.

Hay que fingir y hay que engañar,
pues solitas en el mundo
no nos vamos a quedar,
no nos vamos a quedar,
no nos vamos a quedar.

Es el hombre nuestro escudo,
y un marido hay que buscar,
para disfrutar del mundo
con entera libertad.

Es muy dulce y muy hermosa
esta vida conyugal:
desde el día de la boda,
desde el día de la boda
cada vez me gusta más.

Como que le amo
y amor siempre es mío,
y amor siempre es mío
si él me llama rica,
le llamo yo rico,
le llamo yo rico;
él me llama gloria
y yo cielo a él,
y todo se vuelve
palabras de miel,
y todo se vuelve
palabras de miel.

De mi estado de casada
tan contenta vengo a estar,
que al mirar a una soltera
me dan ganas de llorar.

Aunque el hombre es el diablo
por lo malo y por lo truhán,
el demonio de mi esposo,
el demonio de mi esposo
cada vez me gusta más.

Como dos palomos
que juntan el pico,
que juntan el pico
yo me vuelvo loca
con tanto cariño,
con tanto cariño.

¡Qué dulce es casarse
como manda Dios
y locos loquitos
volvernos los dos,
y locos loquitos
volvernos los dos.

¡Ay qué placer,
es el tener
un maridito a quien querer!
¡Ay que placer
es el tener
un maridito a quien querer!
¡Ay qué placer!
¡Ay qué placer!
¡Ay qué placer,
es el tener
un maridito a quien querer!
¡Ay qué placer!
¡Ay qué placer!


_________



Viva Sevilla y Galicia “Ay ay serrana”: (José)

JOSE
¡Ay, Ay!

(Templándose para el canto)

Ay serrana,
que ya no te quiero más
porque no me da la gana
¡Ay, Ay!

Yo vi lo que nadie vió
en el barrio de Triana
vi un gitanillo moreno,
casao con una gitana
yo vi... yo vi lo que nadie vió.

Lairón, lairón, lairón, lairón
lairón, lairón, lairón, lairón.

(Pasando del flamenco a un aire de gallegada)

En cuanto junte
mil pesetiñas,
compro en la tierra
cuatro vaquiñas;
compro una burra
y una mujer,
y con esos animales
que más puedo apetecer.

Lairón, lairón, lairón, lairón
lairón, lairón, lairón, lairón.

(Pasa con la última nota a una sevillana o zapateado)

Luego otra sangre
pronto me chilla,
pronto me chilla,
pronto me chilla,
¡Y olé con olé,
viva Sevilla,
viva Sevilla,
viva Sevilla!

¡Viva la gracia,
viva la sal,
viva la sal.
viva la sal
y los gallegos
de caliá!
y los gallegos
de caliá!
luego otra sangre
pronto me chilla,
pronto me chilla.

¡Y olé con olé,
viva Sevilla,
viva Sevilla!

¡Viva la gracia,
viva la sal,
viva la sal
viva la sal
y los gallegos
de caliá!
¡Viva la gracia,
viva la sal,
y los gallegos
de caliá!

Lairón, lairón, lairón, lairón
lairón, lairón, lairón, lairón.


_________



Vals de Angelita “No sé que siento aquí”: (Angelita)

ANGELITA
Es este Burdeos
un vino hasta allí
no sé porque siento
ganas de reír.
Es particular
es particular
estos muebles me parecen
que se mueven a compás.
es particular
es particular

No sé que siento aquí
que el alma se encendió
no hay vino para mí
no, como el Chateau Margaux

Chispea sin cesar
alegre y juguetón;
parece que es del vals
la dulce invitación,
la dulce inspiración.

Quiero bailar,
quiero reír.
de la botella
voy a dar fín.
Quiero bailar,
quiero reír.
de la botella
voy a dar fín.

Moviéndose a compás
palpita el corazón,
haciendo Ti, Pi, Ta ¡Ta, Ta!
¡Ta, Ta!, ¡Ta, Ta!, Ti, Pi, Tón.
Moviéndose a compás
palpita el corazón,
haciendo Ti, Pi, Ta ¡Ta, Ta!
¡Ta, Ta!, ¡Ta, Ta!, Ti, Pi, Tón.

De amores y placeres
el encendido amor,
el encendido amor,      
refleja en sus espumas
la copa de cristal,
la copa de cristal.

Su fuego centellea
aquí en el corazón.
No hay vino tan alegre
como el Chateau Margaux.
Quiero bailar
quiero reír
quiero bailar
¡Así, ¡Así!. (Valseando)
           
¡Ah, Ah, Ah! no sé qué
siento aquí
que el alma se encendió.
parece que es el vals,
la dulce invitación,
la dulce invitación.

Bebe, esposa mía,
me dijo Manuel,
y estoy tan alegre
como ustedes ven.

Ven esposo mío
ven mi dulce amor
y juntos bebamos
del Chateau Margaux

¡Ah, Ven!, ¡Ah, Ven!
ven mi amor,
ven mi amor,
ven mi amor
¡Ah! Ven, ¡Ah! Ven!,
¡Ah!
¡Ah, Ven!


_________



Dúo de Angelita y José “Que a mi me ahogan las penas”: (Angelita, José)

ANGELITA
Que a mí me ahogan las penas
y es la hiel del desengaño
la que corre por mis venas.

JOSE
¡Ay! una “jembra” es un regalo,
y como venga el marido,
me rompe el alma de un palo.

ANGELITA:
Sevilla de mis amores
Giralda de mi alegría
Guadalquivir de mi alma
¡Quién se sentara en tu orilla!
¡Sevilla Ah!,
¡Ay!, Sevilla de mis amores.

JOSE
Coruña del corazón;
Lugo de mis entretelas
¡Quién estuviera en Galicia
metido entre las gallegas!

JOSE
Siempre tras el cante
En el Imparcial,
cuatro pataditas
se suelen pegar.

ANGELITA
Pues toco las palmas
y cojo el compás
verás con que gracia
me las voy a dar,
verás con que gracia
me las voy a dar.

Yo tengo un torero
muy zaragatero
que es banderillero
con el Salvaor.
Si el bicho recela
no corre, que vuela
y en cuanto se cuela
el par le clavó.

JOSE
Aunque canta el ama
tengo mi escama,
y tengo jindama
con mucha razón..
Del lance reniego
que el amo está ciego;
si vuelve la entrego
sin más remisión,
si vuelve la entrego
sin más remisión,
sin más remisión.

JOSE
¡Olé mi niña!
¡Olé con olé!
que por ojitos
tiene dos soles
esto es salero
y estos son pies
¡Qué viva Coruña!
¡Qué viva Jerez!
¡Olé viva mi niña olé!
que por ojitos tiene
soles, olé, olé, chachipé
no hay quien baile
con usté, ¡Olé! chachipé
no hay quien baile con
usté que viva Sevilla
que viva Jerez.

ANGELITA
¡Olé mi niño!
¡Olé con olé!
que por ojitos
tiene dos soles
esto es salero
y estos son pies
¡Qué viva Sevilla!
¡Qué viva Jerez!
¡Olé! ¡Con olé! ¡Olé! ¡Ah!
¡Ah!
¡Ah!
¡Ay olé!
¡Ay olé!
chachipé
chachipé
que viva Sevilla
que viva Jerez.





FIN


Información obtenida en la Página Web http://lazarzuela.webcindario.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario