lunes, 18 de noviembre de 2013

La Marchenera (Cantables)



LA MARCHENERA



Zarzuela en tres actos, en prosa.

Libreto: Ricardo González del Toro y Fernando Luque.

Música: Maestro Moreno Torroba.

Estrenada en el Teatro de La Zarzuela, de Madrid, el día 7 de abril de 1928.


ARGUMENTO


ACTO I

La acción se desarrolla en el ventorrillo de Jeroma, en Marchena, en 1842. Un grupo variopinto, en el que destacan tres guitarristas grotescos -Sentimientos, Pituti y Mezquita- y un curtido contrabandista conocido como el Niño de Algeciras, prepara una fiesta de cumpleaños para Paloma, la ahijada de Jeroma, hija de una cantaora flamenca muerta muy joven. Mientras unos festejan, otros aprovechan para conspirar discretamente y otros se cortejan como es el caso de Taravilla -criada del ventorrillo- y Cárdenas, el mayoral del Conde de Hinojares a quien esperan los conspiradores porque va a organizar una partida de patriotas para contribuir al alzamiento revolucionario en Sevilla. Suenan fuera unos tiros: Don Félix, un donjuán madrileño que tiene a todas las mujeres enamoradas, ha tumbado a garrochazos a tres oficiales que molestaban a Amparo, Socorro y Don Miguel, y entra en la venta. Don Félix está sinceramente enamorado de Paloma, pero ella se resiste por la fama de mujeriego de aquél.
Precisamente, llega a la venta, tapada, Valentina, la hija del Conde de Hinojares, "alegre, decidora e ingenua", encaprichada también de Don Félix. Orentino, un cobarde que huye de las revueltas en Madrid y había dormido en la puerta de la venta, comienza a contar lo que vio por la noche hasta que un embozado le da una bolsa llena de monedas y un billete que dice "el silencio es oro". Don Félix, escamado, trata de sonsacarle emborrachándole en medio de la fiesta en la que, como Paloma no quiere cantar, canta Valentina vestida de flamenca. Reaparece el Conde de Hinojares y Valentina tiene que escapar aprovechando un descuido. Se descubre entonces que el embozado que entró en la venta la noche anterior fue el Conde y que estuvo con él Paloma. Don Félix, celoso, recrimina a Paloma su aparente recato.

ACTO II

En la feria de Mairena, una tarde de abril, Don Félix ha urdido un plan para vengarse a la vez de Paloma y del Conde de Hinojares. Piensa que ambos han traicionado su amor sincero por Paloma y, aprovechando el capricho de la hija del Conde, se dispone a pasear por toda la feria a Valentina en la grupa de su caballo y llevársela luego a la sierra. Taravilla, cortejada por Orentino y regalada con el dinero que éste recibió en la bolsa, anda en relaciones con él y Cárdenas, para asustarle, le reta a un duelo. Se revela entonces cuál es la verdadera relación del Conde con Paloma: él la ha protegido siempre como si fuera un padre y, sabiendo que ella está enamorada de Don Félix, se propone unirles hasta que se entera de que éste ha paseado a su hija por la feria y se la ha llevado a la sierra. Herido en su honor, pide entonces su caballo y se apresura a perseguirles.

ACTO III

CARDENAS vigila la puerta del palacio del Conde. Valentina y Paloma se ven en el patio que media entre el palacio y la venta: entre ellas las cosas están claras, nunca ha habido ninguna rivalidad y temen que el Conde quiera exigir a Don Félix que se case con Valentina como reparación de su afrenta. Se relata entonces el desenlace del acto anterior: el Conde alcanzó a Don Félix y le hirió con su espada, llegó Paloma y confesó a Don Félix su amor por él contándole que el Conde era su padrino y que sus visitas nocturnas a la venta eran sólo para conspirar. Valentina y Paloma preparan la fuga de Paloma con Don Félix. Repentinamente, aparece el Conde. La sublevación ha fracasado y, perseguido, tiene que huir a Gibraltar. Como va embozado, Don Miguelito, que está tramando la fuga de Paloma, confunde al Conde con Don Félix y le descubre los planes. Finalmente, todo se soluciona: Paloma y Don Félix se unen con el consentimiento del Conde; Orentino y Taravilla se van con ellos a Madrid, el uno como amanuense y la otra como doncella, y el Conde prosigue su huida a Gibraltar acompañado de Cárdenas.


___________



Personajes:

Paloma: Ahijada de la ventera y protegida del Conde.

Valentina: Hija del Conde.

Taravilla: Criada del ventorrillo.

El Conde Hinojares: Conspirador liberal.

Don Félix: Donjuán madrileño enamorado de Paloma.

Orentino: Amanuense que termina emparejado con Taravilla

Don Miguelito: Intrigante.


___________



Números musicales:

Escena “Ya está el patio adornao”: (Muchachas, Muchachos, Mocita, Mocito, Cardenas, Taravilla, El Niño, Sentimientos, Mezquita, Pituti)
Romanza del Conde “Caballero veinticuatro de Jerez de la Frontera”: (Conde)
Presentación de Don Félix “Yo soy un hombre, sencillamente, que de la vida quiere gozar”: (Taravilla, Don Félix)
Dúo de Paloma y Don Félix “Aún está aquí”: (Paloma, Don Félix, Don Miguel)
Escena “Bailaores, tocaores” y petenera “3 horas antes del día”: (Valentina)
Final del acto I “A qué presumir de brava”: (Don Félix, Paloma, Jeroma, Mujeres, Hombres)
Escena “Viva abril que es la alegría”:
(Paloma)
Dúo del columpio de Valentina y Don Félix “Frente al tenderete de la buñolera”: (Valentina, Don Félix)
Dúo cómico “Con mi falda escarolada”: (Taravilla, Orentino)
Dúo de Paloma y el Conde “Alza esa frente Paloma”: (Conde, Paloma)
Concertante y final “Aun siendo una villanía”: (Paloma, Conde, Valentina, Jeroma, Don Félix)


___________



Escena “Ya está el patio adornao”: (Muchachas, Muchachos, Mocita, Mocito, Cardenas, Taravilla, El Niño, Sentimientos, Mezquita, Pituti)

MUCHACHAS
¡Ya está el patio adornao!

MUCHACHOS
¡Ya acaba la faena!
¡Josú, cómo ha quedao!
¡Esto parece un jardín!
Del baile de esta tarde
se va a hablar en Marchena,
pues vienen tocaores
y bailaoras de lo más cañí.

MOCITA
¡Esto es un primor!

MOCITO
¡Se ha jechao el resto!

CARDENAS
¡Y habéis cumplido!

TARAVILLA
¡Yo en el adorno he puesto
mis sinco sentíos!

EL NIÑO
Así estáis ustedes
con esa color.

TARAVILLA
Pos vegasté aluego,
verá lo mejor.

TODOS
Porque hay alfajores,
y tortas d'asúcar,
y vino del Puerto,
Jerez y Sanlúcar.

EL NIÑO
¿Y no habrá quien baile?

TARAVILLA
Dos jembras de acá.

CARDENAS
¿Y habrá tocaores?

TARAVILLA
¡Pos claro que habrá!
Habiendo muchachas
no pueden faltar.

EL NIÑO
¿Y quién va a cantarnos?

TARAVILLA
Pues... ¿quién va a cantar?
Paloma, la marchenera
más guapa y más repulía
que pisa el suelo bravío
de toa la Andalucía.
Paloma, que, por ser blanca,
de hielo y mármol parece;
y como vuela tan alto
no hay gavilán que la aprese.

TODOS
Eso dice la canción
que la cantan por aquí.

TARAVILLA
¡Toas las marcheneras son así!

(En la puerta grande del foro izquierda aparecen Sentimientos, Mezquita y Pituti, que van avanzando  y presentándose cuando  dicen  su frase. Los que están en escena se vuelven hacia ellos al aparecer. Los tres traen colgadas al brazo sendas guitarras)

TODOS
(Unos a otros)
¡Fíjate!
¡Qué perfil!
¡Vaya un pie!
¡Qué nariz!

SENTIMIENTOS
(Sentándose en un taburete y colocándose en posición para tocar la guitarra. Mira a los otros, como invitándoles a demostrar sus habilidades)

¿Vamos allá?
¿Vamos allá?

MEZQUITA.
(Haciendo lo mismo)
¿Vamos allá?

TODOS
(Idem)
¡Vamos allá!

SENTIMIENTOS
Soy el amo punteando
en el bordón.

MEZQUITA.
Yo, trinando con la prima,
estoy de non.

PITUTI
Y yo tengo pa el rasgueo
perfección.

SENTIMIENTOS
Es la flor de la canela
nuestro toque pa cantar.

MEZQUITA.
¡Y pa bailar!

PITUTI
¡Y jalear!

TODOS
Y pa darle un susto al miedo
la carita de los tres.

SENTIMIENTOS, MEZQUITA y PITUTI
¿De chipé?

TARAVILLA
De chipé

TODOS
No lo dude más.


____________



Romanza del Conde “Caballero veinticuatro de Jerez de la Frontera”: (Conde)

CONDE.
Caballero veinticuatro
de Jerez de la Frontera,
la lealtad mi emblema ha sido,
la altivez es mi bandera.
Ni he burlado a las mujeres
ni es bastarda mi ambición,
que en amores y en la guerra
me he jugado el corazón.
¡Amores!
Son mis amores
mi patria y mi dama.
¡Honores!
Son mis honores
el nombre, y la fama.
Por los dos peleaba
y mi sangre vertí denodado,
que mi herida más tarde curaba
el beso sagrado
de alguna mujer.
¡Mujer!
¡Patria mía querida!
Yo mi vida
os consagré,
pues mi lema ha sido
mi amor y mi fe.
¡Ah…!
¡Mujer!
¡Por ellas,
sólo por ellas
es grato ser fuerte!
¡Por ellas,
sólo por ellas,
concibo la muerte!
Y para ellas
elevo en mi pecho
un altar, donde llevo,
de mi patria los santos deberes,
y de las mujeres
la loca pasión.


____________



Presentación de Don Félix “Yo soy un hombre, sencillamente, que de la vida quiere gozar”: (Taravilla, Don Félix)

TODOS
¡Bien por usía!

TARAVILLA
¡Es un valiente!

D. FELIX
Yo soy un hombre,
sencillamente,
que de la vida
quiero gozar
sin que me vengan
a molestar.
Es para mí, la vida,
jardín de ensueño,
lleno de luz radiante
y de armonía;
donde son mis caprichos
único dueño,
pues todo tiene el ritmo
de mi alegría.
Flor que da su perfume
debe ser mía.
Si un pajarillo canta,
canta por mi.
Odio el amor romántico
que adormece con su cántico.
Quiero amores agradables,
sin agravios y mudables.
Quiero querer,
sin celos y sin padecer.

TODOS
En la alegría de su juventud
vendiendo va fuerza y salud.
Porque el impulso de su voluntad
es su mayor temeridad.


____________



Dúo de Paloma y Don Félix “Aún está aquí”: (Paloma, Don Félix, Don Miguel)

PALOMA
(Aparece en la puerta del foro)
Aún está aquí.

D. FELIX
Ahí llega ya.

D. MIGUEL
No sé por dónde
voy a empezar.

D. FELIX
Calla, Miguel.

D. MIGUEL
Déjame hablar,
que otra ocasión
mejor no habrá.

(Dirigiéndose resueltamente a Paloma, que se ha quedado indecisa un momento en la puerta del foro)

Adelante, Paloma,
de este palomar,
y no tengas tú miedo
que si hay un galán
que al acecho está...
¡no es un gavilán!

PALOMA
(Avanzando resueltamente)
A mí los gavilanes,
en mi palomar,
jamás me dieron miedo;
aunque ese galán
que al acecho está...
sea un gavilán...

PALOMA, D. FELIX y D. MIGUEL
Gavilanes y palomas
juntos en un palomar,
ya sé quién saldrá perdiendo
si se llegan a enzarzar.

PALOMA
(Con mucha arrogancia)
Yo soy Paloma
marchenera bravía
que ha aprendido a volar
y hasta el cielo llegar
con audaz valentía.
Ni el sol lograría
que mi frente humillara,
porque pueden mis ojos
hoy día mirar cara a cara
la luz más brillante
que mire mujer.

D. FELIX
(Impetuoso)
Tu altivez
me enamora más
que la gracia que hay en ti.
Tú, la bravía,
que desafía,
sumisa, un día
vendrás a mí.

PALOMA
Ya veremos quien puede más.

D. FELIX
Jamás lances de amor perdí.
Pongo en el juego
mi corazón,
loco, ciego,
por esta ilusión.
Quiero humillar
esa altivez.
Quiero gozar
de la embriaguez
de tu mirar,
¡de tu querer!

PALOMA y D. FELIX
Veremos quien ha de vencer.

PALOMA
Ya sé que usía
cuando vino a Marchena
por su rumbo encontró
lo que quiso y pidió;
¡hasta amores de un día!
Pues siga su rumbo,
déjeme ya tranquila;
vuelva usía con esos quereres,
que no me encandila
el brillo que a muchas mujeres
cegó.

D. FELIX
Pues basta ya

PALOMA
Se terminó.
Y, además,
no olvidéis
el cantar
que sabéis.

D. FELIX
Ese cantar
que al pueblo oí
yo lo quiero entonar
cerca de ti
como un dulce arrullar...

(A media voz y dulcemente)

Paloma la Marchenera
La más guapa y repulía
que pisa el suelo bravío
de toda la Andalucía.
Paloma, que por ser blanca,
de hielo y mármol parece...

PALOMA
(Irguiéndose desafiadora)
¡Y como vuela tan alto
no hay gavilán que la aprese!


____________



Escena “Bailaores, tocaores” y petenera “3 horas antes del día”: (Valentina)

TODOS
Bailaores, tocaores
y la bebía,
son las tres cositas güenas
de Andalucía,
y la alegría
una jembra cantando
coplas sentías.
Venga, arma mía,
que va a durar la juerga
cuarenta días.

VALENTINA
Tres horas antes del día
la lunita buscaba al sol,
y va de estrella en estrella,
¡ay!, buscando su resplandor.
Tengo un querer forastero
que por los ojos entró;
voy de suspiro en suspiro,
¡ay!, buscando su corazón.
La primera rosa,
la más primorosa,
que den mis rosales,
al entregársela, diré...
Tómala.
Tómala, que es tempranera,
y tu corazón y el mío
dentro van uníos
en un solo ser.
Tómala;
tenla dentro de tu pecho
debajo e siete llaves,
pa que ya en la vía
se salga de él...
Tómala,
mi querer
te la da.
Pregonero, pregonero,
ve y publícame este pregón:
¿De quién es este cariño
que he encontrao en mi corazón?
Toíta la gente lo sabe
y el bien de mi vida, no.
Pregonero, pregonero,
ve y publícame este pregón.

TODOS
Olé la gachí
graciosa y juncal
que luce ese cuerpo
de paloma real.

VALENTINA
¡Asi hace quien sabe
querer de verdad!


____________



Final del acto I “A qué presumir de brava”: (Don Félix, Paloma, Jeroma, Mujeres, Hombres)

D. FELIX
¿A qué presumir de brava,
si hay paloma marchenera,
que cuando llega la noche
es paloma volandera?

PALOMA.
(Nerviosa)
¿Va esa copla con segunda?

D. FELIX
(Burlón)
Si la copla te picó
es señal que de la avispa
has sentido el aguijón.

PALOMA
(Avanzando, retadora)
¿Qué quiere decir usía?

D. FELIX
Lo que has entendido tú.

JEROMA
(Interviniendo)
¡Don Félix! Pero ¿qué es esto?

D. MIGUEL
¡Perdió el sentido común!

PALOMA
¡Eso no es una ofensa!

D. FELIX
¿Ofende lo que es verdad?

PALOMA
(Agresiva)
¡Don Félix!

TODOS
(Avanzando como para interponerse)
¡Paloma!

PALOMA
(Revolviéndose e imponiéndose con un ademán)
¡Quietos!
Que le voy a contestar.

(Con mucha entereza)

¡Si algún mal nacío
habló a tanto así!
Si, para ufanarse,
motivos le di,
¡que no sea cobarde!
Que diga ahora aquí,
delante de todos,
¡qué sabe de mí!

TODOS
(Tranquilizándola)
¡Paloma, ten calma!
¿Quién duda de ti?
¡Paloma, ten calma!
¿Quién duda de ti?

PALOMA
(Señalando a don Félix)
¡Ese hombre!

TODOS
¡Don Félix!

PALOMA
¡Don Félix!

D. FELIX
(Con arrogancia)
¡Yo, sí!
Y tengo motivos,
que voy a decir.

PALOMA
¿Y pruebas?

D. FELIX
(Con firmeza)
¡Y pruebas!
¡Yo no sé mentir!
Cuando en la noche callada
duerme Marchena tranquila,
tras esa puerta cerrada

(Señala la del foro)

una flamenca vigila.
Se oye llamar a la puerta
con cuidado.
y una vez esa puerta entreabierta,
pasa un galán embozado...
y... como fin el lance da
la Paloma lo dirá.

PALOMA.
(A la vez: aterrada y en voz baja)
¡Mare de mi arma!

MUJERES
¡Qué pálida está!

HOMBRES
Cuando ella se calla
debe ser verdad.

D. FELIX
¿Queréis ahora pruebas?

JEROMA
Bueno; basta ya.

PALOMA
(Casi desvanecida)
¡Virgen de los Reyes!
¡Ya no puedo más!

TODOS
Cuando en la noche callada
duerme Marchena tranquila,
tras esa puerta cerrada
una flamenca vigila.
Se oye llamar a la puerta
con cuidado.
y una vez esa puerta entreabierta,
pasa un galán embozado...
y... como fin el lance da
la Paloma lo dirá.


____________



Escena “Viva abril que es la alegría”: (Paloma)

TODOS
¡Alegría! ¡Alegría! ¡Alegría!

PALOMA
El columpio,
entrañas mías,
es igual al cariño
que viene el día.

TODOS
Anda, dale,
anda, dale, dale, más.
¡Zapatéate, alma mía!
¡Uy qué cuerpo más juncá!
Zapatéate, baila,
baila, baila ya.

PALOMA
Cuando te veo mové
a compás esos pies
pa bailá,
me entran cosquillas
y jormiguillas...
Muévete más,
que de Cádiz hasta Sevilla
no hay pantorriya mejor formá.
Es la flor de la maravilla
esta chiquilla tan resalá.


____________



Dúo del columpio de Valentina y Don Félix “Frente al tenderete de la buñolera”: (Valentina, Don Félix)

VALENTINA
(En el mismo hueco de la puerta)
Frente al tenderete
de la buñolera,
Félix, en su carta,
dice que me espera.
Es una locura
lo que voy a hacer;
pero aquí, en la feria,
¿qué puedo temer?

(Sube al columpio y se mece)

Del columpio el vaivén
semeja el dudar
de mi alma también.
Va del miedo al placer
con loca ansiedad
y no sé qué hacer...
Ya mi anhelo conseguí
de realizar aquel
capricho que sentí,
y por mí
muy pronto llegará
según me dice aquí.

(Saca la carta)

¡Ay, cuánto tarda ya!

(Lee)

“Sobre mi alazán,
fino y corredor,
esta tarde quiero
lucir una flor,
y esa flor será
la gentil mujer
por la que yo muero
con tierno querer.”

D. FELIX
(Que ha ido acercándose cautelosamente la dice al oído con mucha dulzura)
Ya me tienes aquí,
perfume de flor
en carne de hurí.
Nunca dudes de mí,
que el goce mayor
es vernos así.
Ven, que quiero
nuestro amor,
gozoso, publicar
del mundo en derredor.
Ven a mí,
que aguarda mi alazán
un trono para ti
te ofrece tu galán...
“Sobre mi alazán,
hay mi dulce amor,
esta tarde quiero
lucir una flor,
y esa flor será
la gentil mujer
por la que yo muero
con tierno querer.”

VALENTINA y D. FELIX
Y esa flor será
la gentil mujer
por la que yo muero
con tierno querer.


____________



Dúo cómico “Con mi falda escarolada”: (Taravilla, Orentino)

TARAVILLA
Con mi falda escarolada,
mi pañolón y mi chapín,
al mirarme ha dicho un majo:
“¡Vaya mujer!” “¡Eso es postín!”

ORENTINO
A mí, en cambio me dijo
con recia voz:
“¡A ese pollo le falta el arroz!”

TARAVILLA
La mujer, con su media naranja,
tropieza en seguida
si tiene tesón

ORENTINO
O da el resbalón
con medio limón.

TODOS
Mírame que voy de moda
vestida, como para una boda.
Mira, que sólo me falta
el novio y el cura para ir al altar.

TARAVILLA
En la feria de Mairena
voy a llamar hoy la atención,
porque me gasté ayer tarde
medio real en un jabón.

ORENTINO
Y dirán los que noten
tan buen olor:
“¡Va a arruinarse con el tocador!”

TARAVILLA
La mujer, con su media naranja,
tropieza enseguida
si tiene tesón.

ORENTINO
O da un resbalón
con medio limón.

TODOS
Mirarme, que voy de moda
vestida, como para una boda.
Mira, que sólo me falta
el novio y el cura para ir al altar.
Mira, que sólo me falta
el novio y el cura para ir al altar.


____________



Dúo de Paloma y el Conde “Alza esa frente Paloma”: (Conde, Paloma)


CONDE
(Con dulzura)
Alza esa frente, Paloma,
que el estar enamorada
cuando el cariño es sincero
no se avergüenza de nada.

PALOMA
Si sus ojos me miran
acariciantes,
de alegría, los míos,
brillan radiantes.
Pero ese hombre es tan falso,
tan engañoso,
que jamás le escuchaba
si cariñoso
me cortejaba,
porque siempre creía
que me engañaba.
Y, cuando no le veía,
ansias tenía de verle;
y, cuando estaba a mi vera,
rabia me daba quererle.
Me daba rabia quererle. ¡Ah!

CONDE
El pueblo tiene un cantar
de celos y de tristeza,
diciendo que cuando empieza
el querer viene el llorar.
Y dice bien la canción,
pues cuando el cariño es fuerte
el tránsito de la muerte
no tiene comparación.

PALOMA
Dice esa copla verdad,
aunque siempre me guié
de otra copla más cañí
que a una gitana escuché.
Considera, considera,
y siempre considerando
que hasta el mayor imposible
se llega a vencer callando.

CONDE
Te engañó la gitana,
que en asuntos de amores
cuanto más expansivos
menos son sus dolores.
Ya que hablas de coplas,
di conmigo un cantar,
que sabrás de seguro,
y es la pura verdad.

PALOMA y CONDE
El pueblo tiene un cantar
de celos y de tristeza,
diciendo que cuando empieza
el querer viene el llorar.
Y dice bien la canción,
pues cuando el cariño es fuerte
el tránsito de la muerte
no tiene comparación.

PALOMA
Es decir cariño
penas, celos.

CONDE
El amor es ciego

PALOMA y CONDE
El amor es niño
y lo pintan ciego.

CONDE
Y por eso a ciegas camina.

PALOMA y CONDE
Quien tiene penas de amor.
¡Amor!


____________



Concertante y final “Aun siendo una villanía”: (Paloma, Conde, Valentina, Jeroma, Don Félix)

PALOMA
Aun siendo una villanía
y siendo usía quien es
como una leona en celo
defenderé mi querer.

CONDE
(Avanzando)
Paloma, ¿tú contra mi?

PALOMA
¡Y en contra del mundo entero
si me quitan lo que quiero!
Yo soy Paloma
marchenera bravía
que ahora tengo un querer
y lo sé defender
pues sin él, moriría...
Y bien sabe usía
que si usía pidiera
toa mi sangre, mi sangre daría,
pero este cariño

(Casi llorando)

que es sol de mi vía
no vivo sin él...

VALENTINA
(Acercándose cariñosa al Conde y con mucha dulzura)
Tú que nunca diste
pesares a una mujer.
Tú que comprendiste
lo grande que es mi querer.
¿Por qué consuelo negar
a la palomita
mejor de tu palomar?
Fuera una locura
querer en ella vengar
de mi travesura
la necia temeridad.
Vas en perdonar
más placer a encontrar.

CONDE
(Conmovido y conteniendo su emoción)
¿Por qué huye ese hombre
arteramente
y no viene a buscarme
frente a frente
y con valentía
mi justa cólera no desafía
con esa fuerza y ese alentar
que sólo tiene quien sabe amar?
¿Por qué mi corazón es tan cobarde
que en vez de hacer aquí
de honor alarde,
está sufriendo
por esas lágrimas que van cayendo
como rocío de amanecer
en las mejillas de una mujer?
Mejor desearía
retar otra vez
a aquel que ha logrado
que lloren por él.

JEROMA
¡Señor!

VALENTINA
¿Frente a frente
los dos otra vez?

PALOMA
¡Jamás! No sabría
a quién defender.

D. FELIX
(Avanzando por el foro derecha y quedando en el centro de la escena)
Aquí, señor Conde,
aquí me tenéis;
aquí, señor Conde,
aquí me tenéis;
Sabed que ella es mía
y suyo soy yo;
falté a mi palabra
vengaos si queréis.
Sabéis que mi cuerpo
ni herido tembló.
Más nunca mi espada
volveré a cruzar
con el que ofendí
con ciega crueldad.

VALENTINA
¡Don Félix!

D. FELIX
Y vengo
mi deuda a saldar.

PALOMA
Mirad que es mi vida
la suya, señor.

VALENTINA
(Al Conde)
Ceded por favor.

PALOMA.
Que a vos os respeto
y él es mi ilusión.
No me hagáis padecer
¡compasión
pide una mujer!

D. FELIX
(A la vez al Conde)
Sin vacilar, pues,
debéis de resolver.

PALOMA y D. FELIX
Lo que su corazón
sepa conceder.

VALENTINA
(A la vez)
Su acción
es noble expresión
de que querer.

D. FELIX
A vuestro orgullo, señor Conde
humillo toda mi altivez,

(A la vez)

CONDE
De igual dolor
fui víctima también.

PALOMA y D. FELIX
Firme el cariño debe ser,
como la roca junto al amar
ni el huracán la ha de mover
ni el agua la ha de socavar.

(A la vez)

VALENTINA
Firme el querer para triunfar
ni el huracán lo ha de mover
ni el agua lo ha de socavar.

CONDE.
Firme el querer
ni el huracán lo ha de mover
ni el agua lo ha de socavar.

LOS CUATRO
Que de las luchas el fragor
son el contraste del amor.

PALOLA, VALENTINA y D. FELIX
Aquí, señor Conde
aquí me le tenéis;
faltó a su palabra /falté a mi palabra
vengaos si queréis;
más no olvidéis nunca
que en esta ocasión
ceder es más noble,
más grande el perdón.

CONDE
(A la vez)
Si mi emblema el amor siempre fué
y al amor un altar levanté,
ante ese altar aquí
rendí mi bravura, mi orgullo rendí.

LOS CUATRO
Ya en mi corazón
siento el arrullar
de palomas amantes, sonar.
Y es que mi ilusión
pregonando está
felicidad por donde va...
Aquí muy bajito...
aquí las oiréis...
cantar...





FIN


Información obtenida en la Página Web http://lazarzuela.webcindario.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario