martes, 17 de diciembre de 2013

La Tempranica (Cantables)



LA TEMPRANICA



Zarzuela en un acto, dividido en tres cuadros en  prosa.

Libreto: Julián Romea.

Música: Gerónimo Jiménez.

Estrenada en el Teatro de La Zarzuela de Madrid, el 19 de septiembre de 1900.


ARGUMENTO


Primera parte

La acción transcurre hacia el año 1890, en las cercanías de la sierra granadina. Los personajes, con su expresivo lenguaje popular, dan una gracia especial a la acción, que transcurre sencilla, incluso en los momentos más dramáticos de la obra. El marco en el que los personajes viven y se mueven encaja perfectamente con la acción y época de la obra, y los sentimientos que juegan un papel principal en ella: amor, celos, desengaño, están tratados desde un punto de vista perfectamente humano.
Don Luis, el protagonista, llega al cortijo después de una partida de caza, rodeado de sus amigos; todos comentan y hacen planes para el ojeo del día siguiente. Entre ellos, mister James, un inglés, pone la nota graciosa entremezclando su idioma con el andaluz. Su deseo de oír canciones típicas hace que otro de los personajes, Curro, vaya en busca de Grabié, un chiquillo que habita en una herrería próxima a las tierras en las que está enclavado el cortijo y que, casualmente, pasaba canturreando por allí. Don Luis reconoce al muchacho, que, ingenuamente, habla delante de sus amigos del cariño que él, su familia y en especial su hermana María, llamada da Tempranica, sienten por el señorito. Aunque don Luis quiere evitar que el muchacho siga hablando, éste con expresivo lenguaje relata el sufrimiento de su hermana, tiempos atrás, ante la partida de don Luis. Esta conversación despierta la curiosidad del grupo, que pide entre bromas y  risas que la aventura sea relatada.
Nuestro protagonista trata de desviar la conversación, pidiendo a Grabié que cante. El chiquillo, animado por todos, entona con inigualable gracia: “La tarántula é un bicho mu malo, no se mata con piedra ni palo…
Dos Luis, después de encargar a Grabié que no diga a su hermana nada de su presencia en el cortijo, no tiene más remedio que contar su aventura ante la expectación general.
Habla don Luis de su caída del caballo al atravesar un barranco en plena sierra y de cómo, cuando despertó ligeramente herido, se encontró en una pobre choza rodeado de personas extrañas, que solícitas le atendían. Sigue explicando cómo María la Tempranica, joven gitanilla de dieciocho años, le cuidó y ayudó durante su convalecencia. Al cabo de los días que permaneció allí, fue naciendo en ella un amor y una veneración únicos. Aquello halagaba la vanidad de don Luis, pero lo que para él fue sólo un pasatiempo fue algo más para aquella chiquilla, que quedó triste, llorando sin consuelo y pidiendo que la llevara con él cuando partió.
Entretanto, Gabrié, olvidando su promesa, habla a su hermana del encuentro que ha tenido; ésta, que había conseguido mitigar en parte su dolor ante el amor firme y sincero de otro gitano, Miguel, siente renacer su antigua pasión y trata de ver a Luis: “Yo no zé al verte que m’ha pazao que toíta el arma zé m’ha alegrao.”
Luis, casado ya, y curado totalmente, trata de convencerla de la inutilidad de su insistencia: “Calma, calma, Tempranita y escucha, por favor, los consejos leales que voy a darte yo.”

Segunda parte

Transcurre en un campo de gitanos, en lo alto de la sierra y encuadra más de cerca la figura de Miguel, joven trabajador y serio que quiere casarse con María.
Una gran fiesta va acelerarse para festejar la próxima boda, cuando aparecen en escena don Luis y su grupo, que tratan de enseñar a mister James la belleza y aspecto del campo andaluz. Miguel, feliz e ignorante a todo, los invita a participar de su alegría: María cree ver en la presencia de Luis un deseo de acercarse a ella: “¡Ese hombre me quiere! ¡Por verme ha venío!”
Y algo se rebela en su interior, hasta el punto de pensar en cometer una locura y abandonar a Miguel… Gabrié, su hermano, deshace el enredo; escondido tras unas piedras ha oído reírse y comentar a los amigos; don Luis es conde y está casado… Y María sufre de nuevo el tormento del engaño y los celos.
Desesperada, arrastra a su hermano a Granada, donde vive don Luis y donde se desarrolla el tercer cuadro de la obra. Allí, a la vista de la mujer del conde y de su hijo de corta edad que duerme confiado, vuelve a ella la tranquilidad, piensa en Miguel, bueno, honrado, de su misma clase, y regresa a su casa dolida, pero resuelta a ser feliz: “¡Tempranica me yaman, quizá lo sea; no pa las alegrías, sí pa las penas.”


______________



Personajes:

María la Tempranita: Gitana apasionada enamorada de Don Luís.

Don Luís: Señorito andaluz “objeto del deseo” de María, que él trata de desviar.
 
Grabié: Hermano de María.

Salú: Gitana.

Pastora: Gitana.

Gitano:

D. Mariano: Amigo de Don Luis.

D. Ramón: Amigo de Don Luis.

Mr. James: Inglés en funciones cómicas.

Zalea: Gitano.

Juan: Gitano.

Miguel el lobito: joven gitano pretendiente de María.


_______________



Números musicales:

Coro de cazadores “La caza ya se esconde”: (Coro, Mariano, Ramón, Luis, James)
Zapateado “la tarántula é un bicho mu malo”: (Grabié)
Dúo de la Tempranita y Don Luis “Yo no se al verte que me ha pazao”: (María, Luis)
Coro de Gitanos “A trabajá con fatiga”: (Gitanos, Chano, Gabrié, María, Pilín, Salú, Pastora, Viejo, Zalea, Juan)
Coro “Ea ea vayan peniya afuera“ y canción de la Tempranita “Sierras de Granada”: (Gitanos, María)
Romanza de la Tempranica “Tempranita me yaman”: (María)


_________________



Coro de cazadores “La caza ya se esconde”: (Coro, Mariano, Ramón, Luis, James)

CORO
(Dentro)
La caza ya se esconde,
la luz del día huyó,
espera al nuevo día,
descansa, cazador.
La cena nos aguarda
y el lecho pronto está.
El cuerpo fatigado
reposo pide ya.
La caza ya se esconde,
la luz del día huyó,
espera al nuevo día,
descansa, cazador.
La cena nos aguarda
y el lecho pronto está.
El cuerpo fatigado
reposo pide ya...

MARIANO
(En escena)
Gran jornada.

RAMON
Buenos tiros.

LUIS
No sé ha dado el día mal.

JAMES
Mocho soerte. Mochos piezas.

TODOS
No hay placer como el cazar.
Salir de mañana,
marchar hacia el monte
las armas al hombro,
los perros detrás.
Pisando malezas
y arroyos saltando
buscar el abrigo
de algún matorral.
Llegar a un buen puesto
montar el gatillo;
si el perro se pone,
prestar atención;
hacer puntería
con pulso seguro.
¡Ya sale la pieza!
¡La pieza cayó!
Y siguiendo la jornada.
dando ojeos sin cesar,
caza buena y abundante,
no cansarse de cobrar.
Buen almuerzo a medio día,
rico vino, agua mejor.
Ya las fuerzas se reponen.
Ya está listo el cazador.
La caza ya se esconde,
la luz del día huyó,
espera al nuevo día,
descansa, cazador.
La cena nos aguarda
y el lecho pronto está.
El cuerpo fatigado
reposo pide ya.


_______________



Zapateado “la tarántula é un bicho mu malo”: (Grabié)

GRABIE
La tarántula e un bicho mu malo,
no se mata con piera ni palo;
que juye y ze mete
por tós los rincones
y zon mu malinas
zus picazones.
¡Ay mare! no zé que tengo,
que ayé pazé po la era
y ha prencipiaíto a entrame
er má de la temblaera.
Zerá que a mí me ha picao
la tarántula dañina,
y estoy toitico enfermo
por zu zangre tan endina.
¡Ze coman los mengues,
mardita la araña
que tié en la barriga
pintá una guitarra!
Bailando ze cura
tan jondo doló...
¡Mardita la araña
que a mi me picó!
No le temo a los rayos ni bala,
ni le temo a otra cosa más mala.
Que me hizo mi pare
más guapo que er gayo,
pero a ese bichito
lo parta un rayo.
¡Ay, mare! Yo estoy malito,
me está entrando unos suores
que m'han dejaito zeco
y comio de picores.
Zerá q'a mí ma picao
la tarántula dañina,
y por eso m'ha quedado
más dergao que una zardina.
¡Ze coman los mengues,
mardita la araña
que tié en la barriga
pintá una guitarra!
Bailando ze cura
tan jondo doló...
¡Mardita la araña
que a mi me picó!


_______________



Dúo de la Tempranita y Don Luis “Yo no se al verte que me ha pazao”: (María, Luis)

MARIA
Yo no ze al verte
qué m'ha pazao,
que toita el arma
ze m'ha alegrao.
Ya güervo a hablarte,
ya estoy loquita.
Ya no m'ha aparto
de tu verita.
Y no me digas, Luis,
no me digas que no,
porque entonces, chiquiyo.
me muero de dolor.

LUIS
Calma, calma, Temprana,
y escucha por favor,
los consejos leales
que voy a darte yo.

MARIA
Si es pa decirme
que no te quiera,
ya pues jecharte
pa otra verea.
Tú m'has querío,
me lo has jurao,
y en tus palabras
me he confiao.
Na más con una lisión
me enseñastes a querer
no me enseñes a orvidá,
que no lo quiero aprendé.

LUIS
Pero criatura,
¿tú por qué me quieres
si al dejarte dije
que era para siempre?
Yo no te he mentido;
¿qué es lo que deseas?

MARIA
¿Que por qué te quiero?
¿Que por qué te quiero?
¡Ni lo sé siquiera!
Te quiero… porque eres güeno;
porque tienes noble el alma;
te quiero... porque a quererte
me yevaron tus palabras.
Ni sé lo qué siento,
ni sé qué me pasa.
ni yo se er motivo,
ni yo sé la causa.
Te quiero por lo que dice
esa copla que se canta.
¡Te quiero porque me sale
de los rincones del alma!
¡Te quiero porque me sale
der jondo de mis entrañas!

LUIS
¡Tempranica, Tempranica,
niña de mi corazón!
echa un poco de agua al fuego
de esa indómita pasión.
Vé que tienes pocos años
y aún no empiezas a vivir,
tiempo tienes, Tempranica,
de querer y de sufrir.

MARIA
¡Várgame un debé der sielo;
yo que me llegué a pensá
que na má que con queré
toito se puede lográ!
Han llenao tus palabrica
de peniya er corasón,
de peniya er corasón.
¡Ya robaste mi alegría!
¡Ya mataste mi ilusión!

LUIS
No llores muchacha,
por Dios te lo pido;
te juro que siempre
seremos amigos

MARIA
Eso que tu píes
no lo armito yo.
Aguantarme... sí.
¡Conformarme... no!

LUIS
Vete, María,
no vuelvas más;
piensa que pronto
te has de casar.

MARIA
Yo voy a dirme;
no güervo má;
y aunque muy pronto
me he de casar,

LUIS
Y que ese mozo
que aguarda allí,
con su cariño
te hará feliz.

MARIA
Solita quedo,
porque sin ti,
naide en er mundo
me hará feliz.
Ya se acaba en este mundo
la alegría para mí!

LUIS
¡Ya se acaba en este mundo
tus penas y tu sufrir!
Vete, María,
no vuelvas más.

MARIA
Ya voy a dirme,
no güervo más.
Solita queo,
porque sin tí,
naide en er mundo
me hará feliz...


_______________



Coro de Gitanos “A trabajá con fatiga”: (Gitanos, Chano, Gabrié, María, Pilín, Salú, Pastora, Viejo, Zalea, Juan)

GITANOS
A trabajá con fatigas
ar mundo habemos venío:
pa sufrir ducas tan grandes
más valía no habé nasío.
Duro, duro trabajando
la vida se ha de ganá.
¡Regaíco con suores,
qué amarguico sabe er pan!
Es la vía perra
un estarivé,
ande to er que cuela
rabiando se ve.
Un divé lo manda
y azín tié que zé;
es la vía perra
un estarivé

CHANO
En cuantico er día azoma
junto ar yunque estoy de pie,
ablandando el duro jierro
y jechando hasta la jié.

MARIA
Tempranica me yaman,
quizá lo sea;
no pa las alegrías,
sí pa las penas.

CHANO
Venga ese jierro,
¿Qué hace, Grabié?...

GRABIE
Zopla, Temprana...
Ya voy con é...

CHANO
Y osté, so piyo,
trabaje osté.

PILIN
Zoi chiquetico,
¿qué ví a jacé?

MARIA
Zuzpiros de mi pecho
la fragua encienden,
que pueden mi zuzpiros
má que los fueye.
¡Qué fatiguitas, pare,
qué fatiguitas!
¡Cuando una quiere tanto
no ser quería!
Tempranica me yaman,
quizá lo sea,
quizá lo sea:
no pa las alegrías,
sí pa las penas,
sí pa las penas.

SALU
Quince oviyo grande
yevo gastao ya;
y no he conseguío
ar talón yegá,
eztas zon fregatas
de ezas de la mar.
¡Vaya unos pinreles.
que tié Sebastián!

PASTORA
¡Canasto, con er canasto!
¡Canasto! ¡Que hase sudá!
¡Canasto! ¡Vaya a los mengues!
¡Canastos! ¡Yo no puó má!

VIEJO
A la nana, nanita,
mi niño duerme
con los ojito abierto
como las liebres.
Este niño chiquito
no tiene cuna;
su pare es carpintero,
que le haga una.

ZALEA y JUAN
Triqui-trí
triqui-trá…

ZALEA
Vaya un borriquiyo,
no lo hay ma juncá;
picos por alante,
flores por atrá;
y un «Viva mi amo»
que le vi a pintá..
¿Ande le ponemos
er letrero, Juan? ..

PILIN
En er triqui-triqui,
triqui-triqui-tra.

GITANOS
A trabajá con fatigas
ar mundo habemos venío:
pa sufrir ducas tan grandes
más valía no habé nasío.
Duro, duro trabajando
la vida se ha de ganá.
¡Regaíco con suores,
qué amarguico sabe er pan!
Es la vía perra
un estarivé,
ande to er que cuela
rabiando se ve.
Un divé lo manda
y azín tié que zé;
es la vía perra
un estarivé
Ya sale la luna,
ya ze pone er zó,
deja ya er trabajo
pol'amor de Dió.
Ya la lu se juye,
ya er día acabó,
ya zale la luna,
ya ze pone er zó.


_______________



Coro “Ea ea vayan peniya afuera“ y canción de la Tempranita “Sierras de Granada”: (Gitanos, María)

GITANOS
¡Ea! ¡Ea!...
Vayan peniya afuera
que hoy es er día
de matá las penas.
Se romandiña
una niña morena
con un mosito
d'asúca y canela.
Hoy va a sé día
de buya y de fiesta.
¡Ea, ea!
¡Vayan peniya afuera!

Salí, chiquiya, salí,
salí, chiquiya, a cantá,
que ya viene
esa mosita juncá.
¡Ole ya!
Salí, chiquiya, salí,
que ya viene
esa rosita de Abril.
¡Ea, ea!

MARIA
(Sale por la segunda izquierda y se dirige a donde está Miguel)
Sierras de Granada,
llanos de la vega:
hoy me parese
que hay más alegría,
que hay más alegría
en llanos y sierra;
porque un moso güeno,
flamenco y honrao
su corasonsito
a mí me ha entregao.
¡Ay!
¡No creía que tan pronto
este día hubiea yegao!
¡No creía que tan pronto
este día hubiea yegao!

(Al volverse hacia la, izquierda ve de pronto a don Luis y canta aparte)

¡Várgame la Vinge!
¿Qué es lo que yo he visto?
¡Ese hombre me quiere!
¡Por verme ha venío!
¡Ay, amante, amantito;
amante, amante!
¡Las pestañas me estorban
para mirarte!
Al compás de tus ojos
yevo los míos
si los abres, los abro;
si miras, miro.

(Vanse los cazadores)

A la mar, por ser honda,
se van los ríos,
y detrás de tus ojos
se van los míos.

(María se sienta en la silla que ocupó don Luis y queda pensativa)

GITANOS
Venga un tanguito nuevo,
venga, chiquiyas;
vengan parmas y vino,
venga alegría.
Que me gustan las mosas
le re le
que mueven con gracia
sintura y pinreles.
¡Ay, le rele!
Yo traigo jazmines,
mosqueta y claveles.
Vale mi niña má,
ta-ra rán.
por ser del Albaicín,
ti-ri-rín,
que toas las señoritas
que se pasean
por el Zacatín.
Zacatín, Zacatín. Zacatín,
Zacatín embustero,
que aunque yevan la coba en la cara,
van las cursilonas
yenitas de viento.
¡Arsa y toma!
¡Toma y dale!
que están en la sierra
las güenas buñales.
¡Arsa y dale!
¡Dale y toma
que tienes la cara
yenita de aroma.


_________



Romanza de la Tempranica “Tempranita me yaman”: (María)

MARIA
Tempranica me yaman
quizás lo sea,
quizás lo sea,
no pa las alegrías,
sí pa las penas,
sí pa las penas.





FIN


Información obtenida en la Página Web http://lazarzuela.webcindario.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario