viernes, 20 de diciembre de 2013

La vida breve (Cantables)



LA VIDA BREVE



Opera en dos actos.

Libreto: Carlos Fernández Shaw.

Música: Manuel de Falla.

Se estreno el 1 de abril de 1913 en Niza, siendo cantada en francés.


ARGUMENTO


La acción se desarrolla en Granada a principios del siglo XX

ACTO I

Cuadro primero.

Patio de una casa de gitanos en el Albaicín. Al fondo, por un portalón, se ve una calle alegre. A la izquierda, una puerta por la que se vislumbra el negro interior de una fragua iluminada por rojizos resplandores de fuego. Es un hermoso día de sol. La Abuela avía unas jaulas con pájaros, colgadas en la pared, y canta hablando con las aves. En la fragua cantan también un coro de hombres. La canción de trabajo se contagia de ritmos vernáculos y de las profundidades temblorosas del “cante hondo”.
La esencia dramática de la obra nace de esta canción, que es como un hilo de sangre candente en el tejido polifónico que forman con ella el canto de la Abuela, los pregones de un vendedor de flores y los demás vendedores de higos y fresas, el campanil del Albaicín y las lejanas campanas de Granada. Salud, una gitana joven y bella, llega de la calle desolada y se queja a su Abuela de la tardanza de Paco, su amante, un señorito presumido y conquistador que le finge amor a pesar de estar a punto de casarse con Carmela, rica señorita granadina que es huérfana de padre y madre y vive con su hermano Manuel. La Abuela y el tío de Salud, Salvaor, sospechan la traición de Paco; pero callan, ocultándosela a la muchacha, por piedad. Después de un dúo entre la Abuela y Salud, demostrando ésta su inquietud amorosa y procurando la vieja animarla disimulando la triste verdad y yéndose a la azotea a vigilar la llegada de Paco, vuelve a oírse la voz de los hombres de la fragua cantando el coro inicial de la obra. Salud, sola, canta una «seguiriya» que ella misma comenta con un recitativo que tiene también ritmos de canción andaluza. Una voz de tenor, desde la fragua, repite sola la canción que al principio cantaba el coro de hombres.
Después continúan el canto el coro de tenores y bajos en una bella glosa polifónica, a la que une Salud su voz al final del concertante. Vuelve la Abuela anunciando a Salud la llegada de su novio. La muchacha muestra su alegría en un canto de desbordante entusiasmo. Entra Paco y entre él y Salud tiene lugar un dúo de vehemente pasión, en el que abundan los felices hallazgos musicales. Al terminarse el dúo, el coro de hombres reanuda su canto en la fragua. Llega el tío Salvaor, un viejo gitano, y sin que Paco ni Salud lo adviertan, habla con la Abuela confirmando sus sospechas sobre el próximo casamiento de Paco con Carmela. Indignado, el viejo quiere descubrirlo todo y llega incluso a decir a la Abuela que quiere matar a Paco, pero ésta le detiene y se lo lleva. El idilio continúa suavemente y el cuadro termina con la repetición del coro inicial de hombres desde la fragua.

Cuadro segundo.

Callejón solitario en lo alto de un montículo. Cae la tarde. Llegan Salud y Paco, muy amartelados, después de haber dado un largo paseo. Este cuadro es un intermedio sinfónico-coral de profunda emotividad. La evocación musical de la realidad plástica, representada en la escena, una vista panorámica de Granada desde el Sacro Monte, es intensamente sugestiva; pero no hay en esta música tan exquisitamente evocadora ningún propósito descriptivo. Las melodías de calidad popular constituyen con su rica vestidura armónica una bellísima trama polifónica. Se despiden los dos enamorados y aparece el tío Salvaor, que ha venido siguiendo a la pareja y acecha el momento en que Paco quede solo para castigar su infidelidad. Creyendo llegada la oportunidad de vengar a la infeliz Salud, se dispone a ejecutar su venganza, pero la oportuna intervención de la Abuela evita que se cometa el homicidio. La creciente oscuridad del anochecer desciende sobre la ciudad y envuelve en sombras aquel paraje solitario mientras los dos viejos debaten sus cuitas.

Cuadro tercero.

Una calle de Granada. Casi todo el telón corto está ocupado por la fachada lateral de una casa con amplias ventanas abiertas, desde las cuales se vislumbra el patio en que se celebra, con alegres fiestas, el matrimonio de Paco y Carmela. Es la casa de la rica heredera y de su hermano Manuel. Desde el interior llegan a la calle los rumores de la fiesta, la voz del cantaor flamenco, el son de las guitarras, los coros de hombres y mujeres que cantan en honor de los recién casados y los ritmos cadenciosos de la danza que se ha hecho célebre en todo el mundo filarmónico, por sus transcripciones para piano y violín. Antes de que acabe la danza aparece Salud y mira con ansiedad por una de las ventanas de la casa. Canta, después, tristemente, lamentando su desdicha, la traición de su amante y el engaño de su familia que quiso ocultárselo, y que ahora ve con sus propios ojos. Su desesperación es tan grande, que considera la muerte como única solución para sus penas. La voz del cantaor deja oír de nuevo frases alusivas a los novios, que aumentan su angustia. Llegan la Abuela y el tío Salvaor y se desarrolla una escena patética, en la que los dos viejos procuran, sin lograrlo, consolar a la desgraciada muchacha. En la casa sigue la fiesta y Salud reconoce entre las voces que cantan y hablan, la de Paco. Entonces, acercándose a una de las ventanas, canta.
Las voces interiores se han apagado como si escucharan la canción de la muchacha. Los dos viejos intentan hacerla callar y apartarla de aquel lugar; mas ella, desesperada, busca la puerta de la casa. La Abuela quiere impedir que entre, pero ante la obstinación de Salud, el tío Salvaor se decide a acompañarla y se va tras ella.

ACTO II

Cuadro cuarto.

Patio de la casa de Carmela y Manuel, en el que se está celebrando la fiesta, adornado con plantas y flores y profusamente iluminado. En el centro hay una fuente de mármol. Al fondo, una cancela. A la vista del espectador se ofrece un conjunto de gran animación: hombres, mujeres, tipos populares ricos de color, hablan y se mueven alegremente. A un lado están juntos Carmela, Paco y Manuel; al otro, el "cantaor" y varios "tocaores" con sendas guitarras. Bailan algunas parejas animadas ruidosamente por la concurrencia, que los "jalea". Paco procura fingir alegría, disimulando su preocupación. Carmela le observa atentamente, como con recelo. Después de la danza, los recién casados hablan brevemente. Manuel interviene en la conversación y manifiesta antes su satisfacción por el matrimonio de Paco con su hermana. El tío Salvaor y Salud entran por la cancela y avanzan entre los invitados. Paco, al verlos, se turba intensamente. Manuel pregunta al viejo gitano qué es lo que busca en su casa y éste le responde que como hay baile y canto, él y su chica vienen a bailar y a cantar. Entonces Salud, no pudiendo soportar más tiempo aquella violenta situación, descubre ante todos la traición de Paco, que después de engañarla fingiéndole amor, la ha abandonado sin decirle una palabra de justificación, para casarse con Carmela. Paco quiere defenderse y dice que Salud miente; pero ella va hacia él temblorosa y después de decir: "¡Paco!", con una ternura infinita, cae muerta a sus pies, finalizando así, por penas del querer, la "vida breve" de la enamorada gitana. Llega la Abuela en aquel momento y entre las voces de hombres y mujeres que rodean sobrecogidos el cadáver de Salud, se destaca la suya para maldecir al traidor.


______________



Personajes:

Salud: Una gitanilla.

La Abuela: Abuela de Salud.

Tío Sarvaor: Tío de Salud.

Paco: Señorito, amante de Salud.

Carmela: Prometida de Paco.

Manuel: Hermano de Carmela.


_______________



ACTO I

Escena Primera

(La escena representa el corral de una casa de gitanos en el Albaicín de Granada. Al fondo una puerta por la que se ve el negro interior de una Fragua, iluminado por los rojos resplandores del fuego)

OBREROS EN LA FRAGUA
¡Ande la tarea,
que hay que trabajar!

UNA VOZ EN LA FRAGUA
Mi querer es como el hierro,
se resiste con el frío
y se ablanda con el fuego

LA ABUELA
Esta pobre pajarilla
Se va a morir. ¡Qué dolor!
Debe estar la probecilla
iguá que mi Salucilla:
¡Con mal de amor!
¡Ay, amor!

UNA VOZ EN LA FRAGUA
¡Malhaya el hombre, malhaya,
que nace con negro sino!
¡Malhaya quien nace yunque,
en vez de nacer martillo!

OBREROS
¡Malhaya quien nace yunque,
en vez de nacer martillo!

VOCES LEJANAS
¡Ah!

UN VENDEDOR
¡Ramicos de claveles!

VENDEDORAS
¡Brevicas de Graná!
¡Cesticas de fresas! ¡Canastas!

(Cerca pasan unas muchachas riendo y conversando alegremente)

LA ABUELA
(Triste)
Reíd. ¡Que algún día
tendréis que llorar!

OBREROS
¡Ande la tarea,
que hay que trabajar!
¡Y pa que disfruten otros,
nosotros siempre nosotros,
lo tenemos que sudar!

SALUD
Abuela, ¡no viene!

LA ABUELA
¡Que tonta! ¡Vendrá!
¡Cuidao que eres niña!
¡Te apuras por na!
(Con convicción)
Tienes un novio que es guapo y bueno,
rico y formal;
que se derrite por tus pedazos;
que no se enciende
mas que en el fuego de tus ojazos,
aunque es un hombre mu prensipal
Estás segura de que te quiere
y estás llorando siempre por él.

SALUD
Es que por eso...

LA ABUELA
¡Mira, chavala,
que es mu dañino tanto querer!

SALUD
Sólo tengo dos cariños:
el de mi Paco y el tuyo.
¡Ay, abuelita del alma,
que no me falte ninguno!

LA ABUELA
Pero ¡qué chavala!

SALUD
Sube a la azotea.
Mira por la plaza...
Yo no tengo fuerzas.

LA ABUELA
¡Tú que has sido siempre
la propia alegría!

SALUD
¡Es que cuando tarda
me quedo sin vía!
Sube, abuela...

LA ABUELA
¡Qué dolor!
¡Ríe, nena!

SALUD
Cuando él venga.
¡Mientras, no!

OBREROS
¡Ah!...¡Ah!...¡Ah!...¡Ah!...
¡Ande la tarea,
que hay que trabajar!
¡Y pa que disfruten otros,
nosotros siempre nosotros,
lo tenemos que sudar!

SALUD
¡Vivan los que ríen!
¡Mueran los que lloran!...
La vía del pobre, que vive sufriendo,
debe ser mu corta.
Hasta las canciones
me salen hoy tristes.
Esta seguirilla, que era de mi mare,
sabe lo que dice.
Flor que nace con el alba
se muere al morir el día.
¡Qué felices son las flores,
que apenas pueden enterarse
de lo mala que es la vía!
Un pájaro, solo y triste,
vino a morir en mi huerto.
Cayó y se murió en seguía.
¡Pa vivir tan triste y solo,
mas le vale haberse muerto!
El la abandonó por otra
¡Y ella de angustia murió!
Pa desengaños de amores
no hay nada como la muerte,
que es el consuelo mayor.

OBREROS
¡Malhaya el hombre, malhaya,
que nace con negro sino!
¡Malhaya quien nace yunque
en vez de nacer martillo!

SALUD
¡Vivan los que ríen!
¡Mueran los que lloran!
La vía del pobre, que vive sufriendo
debe ser mu corta.

LA ABUELA
¡Salud!

SALUD
(Agitada)
¿Qué? ¿Qué pasa?
¿Es que viene?

LA ABUELA
¡Sí!

SALUD
¡Ay, bendita seas!

LA ABUELA
¡Ya le tienes ahí!

SALUD
¡Qué alegría,
Virgen mía!
¡Si yo soy una chavala!
¡Ya creía
que sin verlo me moría!
Y otra vez estoy mu mala...
¡de alegría!
¡Qué alegría!

SALUD
¡Paco! ¡Paco!

PACO
¡Mi Salud!

SALUD
¡Ay, mi Paco!

PACO
¡Qué preciosa!

SALUD
¿Quién? ¿Quién?

PACO
¡Qué hermosa!

SALUD
¡Dilo!

PACO
¡Tú!

SALUD
Tú no sabes qué susto me has dao
Yo creí que ya tú no venías.

PACO
Pero ¿es que he tardao?
son las seis como todos los días.

SALUD
¡Ay, qué gusto de verte a mi lao!
Con tus manos guardando las mías.
Con tus ojos hablándome así.
¡Quién pudiera tener muchas vías,
pa gastarlas mirándome en ti.

PACO
¡Mi Salud!

SALUD
Tú no sabes
la alegría que tengo
de mirarte a mi vera,
de escucharte la voz.
¡Yo, por mí, bailaría!
¡Yo, por mi, cantaría!

PACO
¡Mi Salud! ¡Alma mía!

SALUD
¡Sigue, sigue, por Dios!

PACO
¡Nena!

SALUD
¡Sigue!

PACO
¡Gloria!

SALUD
¡Sigue!
Dime, Paco: ¿no es verdad
que tú nunca, nunca, ¡nunca!
de Salud te olvidarás?

PACO
¿Yo? ¡Qué idea!

SALUD
¡Tú!

PACO
¡Jamás!
Por ti yo desprecio
las galas del mundo.
¡Lo sabes, chiquilla!
Te quiero a ti sola.
La luz de mis sueños
es luz de tus ojos.
La miel que yo busco
la guarda tu boca.

SALUD
Sin ti no respiro,
que el aire me falta.
Contigo me encuentro
mejor que en la gloria,
¡Pa ti son mis ojos,¡mi Paco!...
y el alma, ¡que sube, en un beso,
temblando, a mi boca!
¡Paco!¡Paco!
¡Siempre, siempre juntos!

PACO
¡Mi chavala!
¡Siempre, siempre tuyo!

LA ABUELA
(Saliendo de la casa)
Da gloria de verlos...

OBREROS
¡Ande la tarea,
Que hay que trabajar!
¡Ah! ¡Ah! ¡Ah!

(Entra el tío Sarvaor, se dirige violento contra Paco, la abuela le detiene)

LA ABUELA
¿Adónde vas?

EL TIO SARVAOR
¡A matarlo!

LA ABUELA
¿Luego es verdá?

EL TIO SARVAOR
¡Como que soy tu hermano!
Er domingo se casa
con una de su clase y de su casta.
¡Una niña bastante guapa y,
además mu rica!
¡Déjame que lo mate!

LA ABUELA
¡No, por Dios! ¡No más penas!
Hay bastantes
Vente conmigo, y calma;
¡que yo lo sepa to!...
¡Pobre chavala!

UNA VOZ EN LA FRAGUA
¡Malhaya la jembra pobre
que nace con negro sino!

PACO
¡Ven mañana! Te aguardo.
¡No pienses en morir
más que en mis brazos.
Mi chavala!

SALUD
¡Siempre, siempre juntos!

UNA VOZ EN LA FRAGUA
¡Ande la tarea,
Que hay que trabajar!
¡Ah! ¡Ah! ¡Ah!

(La noche cae poco a poco)

ACTO II

(Calle de Granada. Fachada de la casa de Carmela y su hermano Manuel con grandes ventanas  abiertas a través de las que se ve el patio donde se celebra una alegre fiesta)

Escena Primera

EL CANTAOR
Yo canto por soleares
a Carmeliya y a Paco
y al recuerdo de sus pares.

INVITADOS
¡Viva el nuevo marío!
¡Con su hermosa mujer!
¡Viva y viva Carmela!
¡Viva Paco también!
¡Olé y olé!
¡y olé ya!
¡Arsa niñas,
y a bailar!
¡Bueno Pepe!
¡Canta, niño!
¡Sigue, Pepe!

EL CANTAOR
¡Voy allá!
¡Vaya unos ojos serranos!
¡Entórnalos un poquito
pa que pueda yo mirarlos!
pa que pueda yo mirarlos!

INVITADOS
¡Olé y olé
y olé ya!
¡Arsa niñas,
y a bailar!
Danza

(Salud y su tío observan desde la calle a través de una ventana lo que ocurre en el patio)

SALUD
¡Allí está riyendo,
junto a esa mujé!
¡Separao para siempre de mí!
¡Ya es suya! ¡El es suyo!
¡Ay, Dios mío! ¡Ay, mi Virgen!
¡Yo me siento morir!

(Intenta gritar pero se contiene)

¡Paco! ¡Paco! ¡No! ¡No! ¡No!
¡Qué fatiga!
¡Qué doló!
Unas veces se me para
y otras veces se dispara
como loco el corazón.
¡Qué ingrato!
¡Qué ingrato!
¡Qué habré jecho yo
pa que así me muera,
pa que así me maten,
sin causa nenguna,
sin ley ni razón?
Toos me lo ocultaban:
él porque es infame,
¡por piedad los míos!
Piensan que me engañan,
que ignoro mi suerte...
¡Dios mío! ¡Dios mío!
¡Me siento morir!
¡Pa qué habré nacío!
¿pa morirme así?
como el pajarillo solo...
como la flor marchitá
cuando empezaba a vivir...
¡Mejor! pa vivir sufriendo
con este horrible penar,
¡es mejor, mejor morir!

EL CANTAOR
¡Ay qué mundo y ay qué cosas!
¡Y ay qué cara pone el novio
mirando la de la novia!

INVITADOS
¡Olé!

SALUD
¡No! ¡Necesito verle!
¡Basta ya de traición!
¡Que muera o que él me mate!
¡Que muramos los dos!
¡Qué infamia!

(La abuela y el tío Sarvaor miran por la ventana)

EL TIO SARVAOR
¿No te lo dije?
¿La ves?

LA ABUELA
¡Jesú!

SALUD
(Cayendo en brazos de la abuela)
¡Abuela!

LA ABUELA
¡Salú!
¡Llora tú en mis brazos!
¡Mi gloria!

EL TIO SARVAOR
¡Lo ha sabío!
¡Probe Salú!
¡Probe chavalilla!
¡Malhaya su vía!
¡Malhaya su sangre!
¡Malhaya su suerte!
¡Malhaya su mare!
¡Malhaya su vía!
¡Malhaya su vía y su sangre!
Su suerte... ¡Y su mare!

SALUD
Ya ves que lo supe.
¿Pa qué te callabas?
¿Tú has visto el ingrato?
¡Dejarme sin una palabra!
¡Tirarme al arroyo!
Pensó de seguro:
"la dejo, y se muere:
y así yo me quedo
sin penas y libre".
¡Y acierta el ingrato!
¡Y acierta el infame!
Sin él yo no vivo.
¡Me muero de pena!

LA ABUELA
Creyó por lo visto,
que ná se sabría,
¡que al fin con el oro
se zurcen las honras!
Su suerte... ¡Y su mare!

INVITADOS
¡Olé! ¡Arsa niñas!
¡Canta Pepe!
¡Vamos niñas!
¡Olé! ¡Olé! ¡A bailar!

SALUD
¡Oye, qué alegres!

LA ABUELA
¡Nena, por Dios!

EL TIO SARVAOR
¡Vamos adrento

LA ABUELA
¡No, Sarvaor!
¡Espera!

(Se oye la voz de Paco de entre el bullicio)

SALUD
¡Jesús! ¡Dios Santo!
¡Su voz! ¡Su voz!

LA ABUELA
(A Salud)
¡Vente!

SALUD
¡Su voz maldita!
¡Quiero que escuche
también la mía!

LA ABUELA
¡Chavala!

SALUD
¡Calla!...

(Canta desde la ventana)

¡Malhaya la jembra pobre
que nace con negro sino!
¡Malhaya quien nace yunque
en vez de nacer martillo!

(A su abuela con dulzura)

¡No llores, abuela !

LA ABUELA
(Al tío Sarvaor)
Yo no voy...

EL TIO SARVAOR
¡Yo, sí!

SALUD
¡Por toas las ventanas
me tiene que oír!
(En otra ventana)
¡No preguntes más por ella,
ni subas al Albaicín!
¡Se murió, y hasta las piedras
se tién que alzar contra ti!

CARMELA
¿Qué tienes, Paco?
¡Te has puesto blanco!

PACO
No es ná. ¡No es ná.!

MANUEL
¡No es ná te ha dicho!

(A los invitados)

¿Queréis bailar?

SALUD
¡Por ahí está la puerta!

EL TIO SARVAOR
¡Vamos! ¡Vamos adrentro!

LA ABUELA
¡Por piedad! ¡No. Salud!
¡Virgen de las Angustias!
¡Por Dios! ¡Sálvala tú!

ESCENA SEGUNDA

(Patio de la casa donde se celebra la boda de Paco y Carmela. Los invitados visten con lujo. Varias parejas bailan. Paco procura fingir alegría, disimulando su preocupación. Carmela le observa.)

PACO
¡Carmela mía!

CARMELA
¿Ya estás mejor?

MANUEL
¡No hay más que verle!

PACO
Fue que la bulla...

MANUEL
Con tantas voces...

PACO
(para sí)
¡Era su voz!

MANUEL
Feliz me siento
¿pa qué negarlo?
ya que el casorio
se celebró.
Ustedes gozan
con tanto amor,
y yo, el hermano,
más bien el padre
de mi Carmela...

(A Paco)

...también tu hermano
desde esta noche,
gracias a Dios.
¡Estoy gozando
de la alegría
de ustedes dos!

CARMELA
Gracias, Manolo.

MANUEL
¿Gracias de ti?

PACO
(Para sí)
¡Si hubiera sío
más precavido!
¡Yo no he debío
dejarla así!

(Observando un movimiento de gente)

¿Qué pasa?

MANUEL
¿Qué es eso?

CARMELA
No sé quién entró

PACO
(Viendo a Salud y al tío Sarvaor avanzar entre los invitados)
¡Ella aquí!

CARMELA
¿Qué tienes?

EL TIO SARVAOR
¡A la paz de Dios!

MANUEL
¡Qué gracia!
¿Qué buscan ustedes aquí?
¿Me quieres decir...?

INVITADOS
¡Mirad qué gitanos!
¡Mirad qué chavala!

EL TIO SARVAOR
¿No hay baile?
¿No hay novios?
Nosotros bailamos...
Nosotros cantamos...

PACO
(Para sí)
¿Qué buscan aquí?

MANUEL
¿Tú bailas, abuelo,
con esos andares?

EL TIO SARVAOR
Yo bailo:
Yo canto como un ruiseñor;
la niña se canta mejor que un jilguero.
¡Niña!

(Separándose de su tío)

SALUD
¡No!

TODOS
¿Qué dice?

PACO
(Para sí)
¡Dios santo!

SALUD
¡Yo no vengo a cantar!
¡Yo no vengo a bailar!

(Señalando a Paco)

Vengo a ver a ese hombre,
pa pedirle, ¡por Dios!
que me mate
¡que me acabe, por fin,
de matar!

PACO
(Dejando escapar el nombre)
¡Salud!

MANUEL, CARMELA
(Sorprendidos)
¡Paco!

EL TIO SARVAOR
¡Salud!

SALUD
¡Me perdió!
¡Me engañó!
¡Me dejó!
¡Debe haber entodavía
en mi casa algún eco
que guarde sus dulces
palabras de amor...!

PACO
¿Yo?

SALUD
¡Tú! ¡Tú!
¡Lo juro por la crú
donde Jesú murió!

PACO
¡Mientes! ¡Echadla!

EL TIO SARVAOR
¡Paco!

MANUEL y CARMELA
¡Paco! ¡Por Dios!

SALUD
¿A mí?... ¡Tú!
¡Me ahogo!... ¡Me muero!...
¡Paco!...

(Cae muerta)

EL TIO SARVAOR
¡Muerta!

TODOS
¡Muerta! ¡Jesús! ¡Jesús!

LA ABUELA
(Apareciendo y gritando como loca)
¡Salud! ¡Nena! ¡Mi gloria!
¡Alma mía!
¡Qué horror!

(A Paco)

¡Ah, Infame! ¡Falso! ¡Judas!

EL TIO SARVAOR
¡Judas!





FIN


Información obtenida en la Página Web http://lazarzuela.webcindario.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario