martes, 28 de enero de 2014

La Calesera (Libreto)



LA CALESERA



Zarzuela en tres actos, el segundo dividido en dos cuadros, en prosa y verso.

Libreto de Emilio González del Castillo y Luis Martínez Román.

Música de Francisco Alonso.

Estrenada en el Teatro de la Zarzuela de Madrid la noche del 12 de diciembre de 1925.


REPARTO (Estreno)

Maravillas - Cora Raga.

Pirulí - Enriqueta Soler.

Elena - Beatriz Cerrillo

Comedianta lª - Nazareth Caballero.

Comedianta 2ª - Carmen Caballero.

Rafael Sanabria - Marcos Redondo.

Calatrava - Eduardo Marcén.

Gangarilla - Antonio Palacios.

Luis Candelas - Vicente Carrasco.

Pedro García - Vicente Guillot.

Mendieta / Tomás - Eduardo Hernández.

Custodio - Julián Torrecilla.

Perico el ciego / El Bajo - Joaquín Torró.

Francisco Montes (Paquiro) / El Jefe de Policía – Emilio Moreno.

Romito / Juan. / Don Leandrito - José Bárcena.

Manolo / Eduardo / El Maestro / El Mayoral - Manuel Larrica.

Eusebio / Policía 1º - Rodríguez.

El posadero - Vicente Martínez.

La novia, La madrina, La moza, Una parroquiana, Guardias de Corps, Comediantas, Majas, Viajeras, Mujeres del pueblo, El cabo, El novio, Un parroquiano, Un lazarillo, Liberales, Chisperos, Comediantes, Soldados, Viajeros, Policías, Hombres del pueblo, Chicos, Bandurrias y guitarras.

La acción en el año 1832.

Los dos primeros actos en Madrid y el tercero, en un parador sobre la carretera de Francia.


ACTO PRIMERO

Interior del Café del Príncipe, que ha de tomarse de uno de los grabados de la época. Al foro puerta de entrada y una ventana a la Plaza Santa Ana. A derecha e izquierda una salida lateral en cada laco. En la escena, mesas, quinqués y todos los detalles preciso, a la copia de la realidad histórica.

Cuando el telón se levanta, están en una mesa de la izquierda Maravillas y Pirulí (comediantas) y García, Mendieta y Custodio (cómicos). En otra mesa próxima, a la derecha, Manolo y Eduardo jóvenes conspiradores de la causa de la Libertad. Romito, mozo de 6o años sirve a todas las mesas, Un Hombre Embozado en una mesa en segundo término derecha. Una Parroquiana y Un Parroquiano, en otra mesa. En la puerta de la calle canta sus sátiras políticas Perico el Ciego con su Lazarillo, rodeado de Chicos y Curiosos.

(Música)

PERICO
Tadeo y Doña Carlota
¡Ay!
Riñeron antes de ayer.
Pirulán Hale a la pelota
Pirulán Pirulírulé.
Y dicen que se le nota
¡Ay!
un bulto que es una nuez.
Pirulán ¡Ay que cabezota!
Pirulán Pirulírulé.
El dijo que nunca ofenden
manos blancas a un varón
pero han pasado los días
y aún le dura la hinchazón.
¡Dos cuartos, el arte
de echar a un Ministro
de echar a un Ministro
con un bofetón!

GARCIA
(Hablado sobre la música)

Bien fila Perico
el ciego.

MENDIETA
¡Y tiene idea para sacar coplillas de su caletre!.

MARAVILLAS
Pero padre ¿no recuerda usted que esta jícara la estrené yo en Illescas?.

CUSTODIO
¡Y que no se cansaban de oírtela!

MARAVILLAS
Ayer bajó con su niña
¡Ay!
al prado don Nicanor

TODOS
Pirulán vaya con la niña!.
Pirulán, de don Nicanor,

MARAVILLAS
La niña llevaba un traje
¡Ay!
con sus mangas de farol.

TODOS
¡Pirulán vaya unas manguitas
Pirulán Pirulírulón.

MARAVILLAS
Y en cuánto llegó su novio
a darle conversación
tal beso la dio en la cara
que se la apagó el farol.

TODOS
Esta es la tonada más linda
y más nueva
más linda y más nueva
que las otras no.

(Todos han escuchado esta segunda copla coreando el estribillo chicos y curiosos, pero al terminar, se mezcla el motivo, con el de un pasodoble de bandurrias y guitarras que se oye cada vez más cerca. Cuando suena éste dicen los de escena)

CUSTODIO
¿No oís? (Se levanta a ver)

GARCIA
Parece una rondalla.

CUSTODIO
(Desde la ventana) ¡Venid, venid corriendo!
¡Es una boda de rumbo! (Todos se asoman)

MANOLO
La boda del hijo de Pepa, la del Portillo de Embajadores.

MARAVILLAS
Mirad ¡y viene con ellos el señor Francisco Montes.

MANOLO
Si, Paquiro; como que es quién los apadrina Por la ventana y la puerta del foro se ve  pasar el cortejo. Van e?? la boda además de los novios, Paquiro, la Madrina y los Convidados tipos representativos de la clase popular de la época. Cruzan todos gritando ¡Vivan los novios! ¡Viva el padrino, etc. Los que oían al ciego Perico se van tras de la boda. Cuando han hecho mutis, se oye lejano el pasodoble.

GARCIA
¡Vaya boda de tronío!

MARAVILLAS
Han sacado el fundo del cofre.

MENDIETA
Paquiro hace las cosas bien.

PERICO
¡Una limosnita, por amor de Dios! Denme migo y les cantaré!...

MARAVILLAS
No rante más hermano, que ya se quedó sólo (A PIRULI) ¿No tienes nada tú?

PIRULI
Con estos cuatro cuartos llevo tres lunas.

MARAVILLAS
Dáselos.

PIRULI
Tome hermano.

CUSTODIO
¡Que pecho tan noble!

PERICO
¡Qué Dios se lo aumente!

PIRULI
¡Falta hace, hermano! (l)

MARAVILLAS
Espere un momento. (Al ver pasar a Romito con una bandeja en la que trae chocolates
y dos mojicones y toma los dos y se los da a Perico) Con permiso (A los parroquianos)
Tome hermano.

PERICO
Dios se lo premie. (Los parroquianos ríen y pagan al mozo)

GARCIA
¡Maravillas, que siempre has de ser la misma!

ROMITO
Ande Perico, váyase ¿No ve que molesta? ¿No ve que estorba?

MARAVILLAS
¡No ve nada! ¡Es ciego!

ROMITO
Ya dijo una agudeza. Como sandunga, vaya si la tiene. (Y como es un hombre bueno de
los que no protestan de los chistes, se va riendo hacia la izquierda por otros mojicones).
¡Qué jocosa!... (Mutis izquierda)

MENDIETA
Bueno, Sr. Pedro García, y ahora nosotros a lo nuestro.

(I) Si la actriz es de las exuberantes contestará Pirulí riendo intencionada: —No hermano, ya está bien así. En vez de la réplica anterior.

GARCIA
(Con gesto resignado). Vamos allá.

MENDIETA
Comprenderás que Custodio y yo, hemos venido a cobrar los bolos.

GARCIA
¿Qué bolos?

MENDIETA
¡Los bolos de Talavera y de Illescas!

GARCIA
Ya lo sé. Pero estoy sin linda.

MENDIETA
¿No íbamos a partido?

GARCIA
Sí.

MENDIETA
¿No se sacaron en Talavera ciento noventa reales de vellón?

GARCIA
Sí, pero, ¿quién pagó los músicos? Yo. ¿Quién pagó los locales? Yo ¿Quién pagó la posada?

PIRULI
Nadie. Por eso salimos por pies carretera arriba.

MENDIETA
De modo que venga ese dinero. (Con altanería).

MARAVILLAS
(Con gran energía, dispuesta a echar un capote al padre) ¡Ea! Ya me he cansado yo... ¡Ingratos! ¡Malos amigos! (Levantándose, seguida de Mendieta y Custodio).

MENDIETA
(Achicándose) Pero, Maravillas, considera...

MARAVILLAS ¡Así abusáis de mi padre, porque es un infeliz! ¡Así pagáis a este hombre la debilidad que siente por vosotros.

MENDIETA
Nosotros somos los que sentimos debilidad porque no nos paga.

MARAVILLAS
¿Le vais a abandonar sabiendo que, gracias a vosotros, se hizo notoria su compañía, que hoy es la gran compañía de Pedro García Escamilla y de Maravillas La Calesera, asombro de públicos provincianos?.

MENDIETA
No, Maravillas, eso no.

MARAVILLAS
¿Y vais a dejar que otros actores que no sirven para desraizaros ocupen vuestros puestos en la compañía ahora que están firmados para este año los negocios de Segovia y de Medina y las célebres ferias de Pancorbo, tres ríos de oro?

MENDIETA
Pero si no pensábamos irnos...

.MARAVILLAS
Págueles, padre, págueles; que no merecen estrenar la nueva obra de Ventura, ¡el gran Ventura! que va a ser un alboroto. (Desdeñosa y magnifica va a la puerta de la calle)

MENDIETA
[Azorado) ¡Diantre Maravillas, que tienes un pronto...

CUSTODIO
¿De modo que con esos negocios vamos a robar el dinero?

GARCIA
¡Claro que sí! Como en muchos sitios.

PIRULI
Por eso nos decían en Illescas que éramos una compañía de ladrones.

MENDIETA
No se hable mas es)...
(Salen del Café el Parroquiano y la Parroquiana)

MARAVILLAS
Mira Pirulí. Aquí llega tu novio.

PIRULI
¡Gangarilla! ¿Llegaste sin tropiezo?

GANGARILLA
(Que tropieza al entrar con los dos parroquianos que salen). ¡Sí! Ustedes perdonen (A todos). ¡Buenas tardes! (A la otra mesa). ¡Dios guarde a don Manuel y a los buenos patriotas de la libertad! (Corre a la otra mesa de los cómicos y tira al pasar una silla) (A los cómicos) ¡Hola amigos! (Se apoya en Pirulí aprovechándose).He tocado todos los resortes.

PIRULI
(Rechazándole). ¡Bueno! pues no sigas tocando.

GANGARILLA
¡Ay Pirulí, vengo muerto!...

PIRULI
No lo parece.

MARAVILLAS
¿Te dio la obra Ventura?

GANGARILLA
¡Aquí está! (Alegría de todos, les da un ejemplar manuscrito)

MARAVILLAS
¡Lo veis! ¿No os lo decía?' [La hojea)

GANGARILLA
(Yendo rápido a la otra mesa) ¡Ah se me olvidaba! ¡Grandes noticias!

MANOLO
¡Vengan!

GANGARILLA
Las camarillas de servilones palaciegos conspiran en la sombra para derribar el código sublime de la constitución.

EDUARDO
¡Eso es intolerable!

MANOLO
¡Eso es inícuo!

GANGARILLA
(Que ha vuelto junto a Pirulí) i Ay Pirulí de mi vida, dos días sin verte!.

PIRULI
¡Gangarilla!

GANGARILLA
¡Pirulí!

MANOLO
¡Gangarilla! [Llamándole).

GANGARILLA
(A los liberales) ¡Pirulí! Digo, ¿qué quieren?

MANOLO
Mas noticias.

MARAVILLAS
Escuchad esto que es divino. (Todos la rodean y ella lee en voz baja)

EDUARDO
¡Habla!.

GANGARILLA
Estamos sobre un volcán. (A los liberales).

MANOLO
¿Tenemos malas noticias?.

GANGARILLA
Muy malas (A los liberales).

PIRULI
(A Gangarilla) ¿Tenemos buenos papeles?

GANGARILLA
Muy buenos (A los cómicos)

ROMITO
¿Tenemos ganas de tomar algo?

GANGARILLA
Muy buenas, pero no leñemos... (Acción de dinero).

MANOLO
Yo te convido. Un café y una copa. [A Remito, que sirve lo pedido) Vengan más noticias.

GANGARILLA
En la mismísima Real cámara se fragua el exterminio de los constitucionales; se preparan deportaciones a Ultramar, y penas de muerte.

MANOLO
¡Abajo la canalla absolutista!.

EDUARDO
Eso es obra de las feroces infantas Brasileñas.

MANOLO
La de Beira y Dª Francisca, y sus secuaces.

GANGARILLA
¡Cuidado! Aquel hombre se levanta... (Se refiere a un personaje que desde el principio del acto está en una de las mesas, medio oculto con el embozo de su capa y que en aquel momento se levanta para salir).

ROMITO
Será un espía servilón, desde que entró esquiva dar la cara.

MANOLO
Voy a enterarme (Va al embozado que, al ir a salir, tropieza con Manolo) ¡Caballero!...
¿Quién es usted?

EMBOZADO
El caso es que no llevo tarjeta. (Se registra los, bolsillos haciendo movimientos exagerados) Pero... ¡ahora verá! ¿qué hora lleva?

MANOLO
Son las... (Se toca, ve que no tiene el reloj)
¡Caray me han robado el reloj!

EMBOZADO
¿Era como este? (Mostrándole uno)

MANOLO
¡Es el mío! ¿Qué quiere decir esto?

EMBOZADO
Que son las cuatro y cuarto. ¿Necesita usted mi tarjeta ahora?

MANOLO
¡No! (Después de una mirada fija al embozado, como reconociéndole)

EMBOZADO
Buenas tardes caballeros. (Hace mutis tranquilamente a la calle)

EDUARDO (A Manolo que se acerca). ¿Te ha dicho quién es?

MANOLO
Sí. (En voz baja). Luis Candelas.

MARAVILLAS
(Que sigue leyendo, se supone que ha ido animándose y acaba declamando en alta voz). ¡Oíd, oíd este final!
«Y antes que la amargura
borre el recuerdo bello.
antes que ella me olvide,
que es morir de dolor
¡Luna, de tu blancura
envíame un destello!
¡Un poeta lo pide
para morir de amor!

GARCIA y COMICOS
¡Bravo, bravísimo!

MARAVILLAS
¡Qué escena!

PIRULI
¡Va a ser un alboroto!

MARAVILLAS
De esta nos sacan en hombros.

GANGARILLA
(Que oye a unos y otros). De esta, nos ahorcan.

MARAVILLAS
¿Cómo?

GANGARILLA
Hablaba con estos. (Por los liberales) Mirad qué versificación. Fijarse en esto. (Cogiendo el ejemplar y declamando)

MANOLO
(A Gangarilla) Pero el ministro y los suyos ¿Qué dicen.?

GANGARILLA
«Dicen que la ilusión es un lucero. ¿La podré yo alcanzar?

MANOLO
¿No sigues contando?

GANGARILLA
¡No, no quiero ! (Declamando con el ejemplar)

MANOLO
¿En que acabará la intriga de palacio? (Llevándole hacia si)

GANGARILLA
Casándose el Rey con la dama, en el acto tercero.

MANOLO
¡Vuelta a la comedia! Si hablo de la camarilla de Tigrecán.

GANGARILLA
Pues nada, que a Romero Alpuente le andan buscando y a Rafael Sanabria le huele la cabeza a pólvora (Esta frase muy marcada)

MARAVILLAS
(Sobresaltada al oírle se acerca a el y le pregunta con agitación). ¿A Rafael Sanabria, dices?.

GANGARILLA
¡Qué cara pones!, ¿pero es que aún te dura la basca por don Rafaelito?

MARAVILLAS
No es basca. ¡Ya sabes que le quiero con toda mi sangre!; ¿corre algún peligro? ¡no me lo ocultes!

GANGARILLA
Todos los liberales vivimos de milagro. Pero ¡vamos a cuentas! ¿por qué piensas en él? ¿No comprendes que Rafael Sanabria no ha de ser nunca para una cómica?

MARAVILLAS
(Con pena). Ya sé que no.

MANOLO
¡Y a un hombre del talento de Rafael Sanabria, le persiguen! ¡Y ahora, precisamente cuando va a casarse con la marquesita de Albar.

GANGARILLA
(A Maravillas, que desfallece, sosteniéndola) ¿Que tienes, no lo sabías?

MARAVILLAS
(Con inmensa amargura) No... ¿Por qué mentiría? ¿por qué.. ? pero dime ¿es que le persiguen?

GANGARILLA
¡Que te importa si va a ser de otra!

MARAVILLAS
Aunque sea de otra le quiero. A costa de mi vida salvaría la suya, si pudiera.

GANGARILLA
También yo. No puedo olvidar que Don Rafael Sanabria socorría a mi madre mientras estuve preso por la política. Sanabria es sagrado para mí.

ROMITO
Y que lo diga usted Gangarilla. Don Rafael se lo merece todo, es un valiente y un liberal de pura cepa.

MANOLO
Pues le echarán el guante.

MARAVILLAS
¿Pero que ha hecho?

GANGARILLA
Pronunciar ayer un discurso revolucionario «La Fontana de Oro»
.
MARAVILLAS
¡Canallas!

GANGARILLA
¡Que discursazo! ¡Hasta las sillas del Café se levantaban al grito de ¡Viva la libertad!

RMITO
¡Que pueden oírnos!

GANGARILLA
No si ya me voy. He visto entrar ahí, en San Sebastián, una boda de rumbo. Voy a agregarme a la comitiva y siempre caerá algo, que no he tomado más que este café desde anoche. ¿Vienes Pirulí? te convido a lo que me conviden.

PIRULI
Si mi tío quiere...

MENDIETA
¿Pero conoce Gangarilla a los novios?

GANGARILLA
No conozco a nadie, pero me conozco. Dos vivas a los novios, otro al padrino, dos palmaditas a los padres, y algo caerá. ¿Vamos prenda?

(Música)

(Vuelve a oírse el pasodoble lejano)

PIRULI
Mira, ya no hace falta ir. Aquí viene la boda.

GANGARILLA
Mejor. Convite a domicilio. Verás. ¡¡Vivan los novios!! (Voces fuera ¡¡Vivan!! Algazara fuera). Ya me han oído.

(Entra la boda. Francisco Montes (Paquiro) en traje de calle y calañés. El novio. La novia. La Madrina, Invitados, Toreros, Chulos, Chulas, Mujeres del pueblo. Militares, Curiosos Chicos, bandurrias y guitarras todos en trajes de 1832)

TODOS
¡Vivan los padrinos
con aquél
¡Olé por los novios
hasta allí!
Van a ser dichosos
ella y él,
¡Ay si yo pudiera
verme así!
¡Se casa una maja
señores!
Paquiro la va a apadrinar
Los novios son de Embajadores
Con eso ya no hay más que hablar.
Vamos a beber
hoy hay que cantar
vamos a comer
que otro va a pagar.
¡Aprovechad!

CORO
Se casa una maja
¡señores!
Paquiro la va a padrinar
Los novios son de Embajadores
con eso ya no hay más que hablar.

(Hablado)

MARAVILLAS
Donde va el señor Paquiro, eche usté rumbo y majeza!


PAQUIRO
¡Y eche usté a volar campanas? donde esté la Calesera!

MARAVILLAS
¡Que hermoso es verle en la Plaza!

PAQUIRO
¡Que hermoso es verte en escena!

MARAVILLAS
¡Lo más hermoso es el público
que pone su alma en la fiesta!
Sin público, ¿qué seríamos
usted y yo?. Matar fieras,
a sangre fría, es difícil;
lo mismo que hacer escenas,,
si es que han de hacerse poniendo
alma y corazón en ellas.
Usté sale a malar toros,
y da pases, con la escuela
sevillana… ¡de Paquiro!
el pundonor, ala izquierda;
el corazón, en el toro;
y la muerte, a la derecha,
Y eso, lo hace porque hay público
que aplaude y grita y protesta
y porque es de hombres, morir
ante un público,. en la arena...
Y yo lo mismo. ¿Que soy?
Una maja madrileña,
una mujer nada más,
una, da igual, guapa o fea…
Pero... ¡Ya se alza el telón!
Un gran resplandor me ciega;
los ojos de todos, brillan;
están atentos, me acechan,
y sí unos miran ariscos,
otros... ¡parecen que besan!
Laten muchos corazones
atentos a la comedia,
y el mío busca el latir
de los otros, y lo encuentra,
¡y se funden, y son uno!
y entonces es cuando empieza
la atracción de simpatía
¡la emoción, que abrasa y hiela...!
¡Ya no soy una mujer
lo mismo que otra cualquiera!
soy... ¡Como novia de todos!,
y el alma mía se llevan,
y me la van arrancando
¡nota a nota...! ¡letra a letra…!
Ya no es -canción; es ¡la vida
detrás de anas candilejas...!
Entonces todo lo olvido;
amor, alegrías, penas...
río y lloro, soy del público
¡y me doy a él, toda entera,
con el alma, con los ojos,
con la voz que vibra y tiembla...!
Me hizo -el público; ¡soy suya!
¡Que aplauda o no; como él quiera!

PAQUIRO
¡Maravillas! Cuando cantas
una tonadilla de esas
que al público vuelven loco,
no hay más que hablar. ¡De cabezal

MARAVILLAS
¿Quiere usted que cante?

PAQUIRO
Sí.

MARAVILLAS
¡Usted es el rey!

PAQUIRO
¡Tu, la reina!

MARAVILLAS
Lo manda el rey y obedezco:
Escuchad «La Calesera»

(Música)

MARAVILLAS
Todos dicen que te quiero
¡Calesero! ¡Calesero!
por que voy en tu calesa
de la yegua cordobesa.
¡Pero el mundo es embustero!
¡Calesero! ¡Calesero!
Y la gente que mormura,
¡Calesero! ¡Calesero!
se figura que me muero
de cariño verdadero.
¡Ay qué cosas se figura
¡Calesero! ¡Calesero!
Yo quiero a un hombre de veras;
si tu vieras al sujeto
acaso lo comprendieras
pero guárdame el secreto
que a la gente desespera,
y me dice con inquina
al pasar, de esta manera;
¡Calesera! ¡Calesera!
déjame que yo te quiera.
¡Mírame!
¡Corre jaquilla mía!

(Todos la jalean con ¡olés y voces!)

¡Corre cascabelera!
¡Corre por que te guía
con su alegría
la Calesera!

CORO
Corre jaquilla mía etc.

MARAVILLAS
Yo a la gente desespero
¡Calesero! ¡Calesero!
Por que salgo cualquier día
yéndome a la vicaría
con el hombre que yo quiero,
¡Calesero! ¡Calesero!
Y están locos dé remate
de remate de remate
por que dicen que es torero.
A y Jesús, que disparate
ni es torero ni es abate.
¡Calesero! ¡Calesero!
Moreno pué que lo sea,
son los que quiero este año;:
pero por eso no crean
qué yo desprecio a un castaño
por que todos me marean,
Y la gente me critica
y dice de esta manera
¡Calesera! ¡Calesera!
déjame que yo te quiera.
¡Mírame!
¡Corre jaquilla mía!

(La jalean como antes)

¡Corre cascabelera!
¡Corre porque te guía
con su alegría
la Calesera!

CORO
Corre jaquilla mía etc.

MARAVILLAS
Y la gente cuando paso
dice así, cuando me ve:
¡Calesera, calesera...!
¡Quiéreme!

(Hablado)

PAQUIRO
¡Mu requetebién, Maravillas! Y ahora esa mano señor Pedro García Escamilla y la noragüena por ese pimpollo que tié usté por hija. ¿Quién lo había de desí, cuando era osté calesero en las Peñuelas y estaba oste chalao por Juana la Bolera?

GARCIA
¡Verdá, señor Frasquito! De ahí le viene a mi niña el remoquete; que por Juana me hice  bolero y comediante, y me hubiera hecho rey si ella me lo pide (Conmovido). Pero cal sero fui, y a mucha honra lo tengo,

MARAVILLAS
¡Padre! (Conmovida)

PAQUIRO
(He cambiao los terrenos) ¡Eh! ¡Amigo! ¡Lágrimas no! ¡Es día de reír! Adentro tóo  María Santísima. ¡Donde esté el señor Paquiro, tó está pagao!.

GANGARILLA
¡Viva el padrino! (Haciendo ruido).

TODOS
¡Viva! (Van haciendo mutis por la derecha)

GANGARILLA
(A Romito) Bartolillos, dos docenas, hojaldres veinte, rosquillas, diez... Vamos Pirulí... ¡Vivan los novios!

TODOS
¡Vivan!

GANGARILLA
(Otra vez a Romito) Dos copas de Mistela, dos de Ajonjolí, dos de vino rancio. ¡Viva la madrina!

TODOS
¡Viva! (Mutis general por la derecha. Queda solo en escena Romito, limpiando mesas y recogiendo servicios).

ROMITO
No sabe el padrino lo que ha hecho convidando a los cómicos. (Entra resueltamente Elena como buscando a alguien: trae cubierta la cara con un velo. Detrás jadeante por el esfuerzo de seguirla, Calatrava su viejo mayordomo).

CALATRAVA
¡Banastas, Elenita, más despacio que no puedo seguirte por mor de la reuma!

ELENA
¡No está aquí! (Inquieta, después de mirar)

CALATRAVA
Pues vámonos a casa, que esto de andar trotando tras del novio, no es de gentes de pro, ni es discreto.

ROMITO
(¡Una tapadita!. Vamos a ver que quiere. Aventura y propina tenemos) ¿Desean algo los señores.?.

ELENA
Tome usted (Le da dinero) Y diga ¿está don Rafael Sanabria? (Marcado).

ROMITO
Aún no.

ELENA
¿Pero vendrá?

ROMITO
Seguramente. Ahí dentro aguardan sus amigos.

ELENA
En ese caso, le esperaremos. Traiga cualquier cosa.

CALATRAVA
¡Pero Elenita! ¿Te vas a sentar en un café?

ELENA
Es preciso que le vea para... para prevenirle.

CALATRAVA
¡A mi me da un tabaraillo!

ROMITO
¿Qué van a tomar?

CALATRAVA
Una taza de manzanilla con agua del Carmen, que es buena para los sustos.

ROMITO
En seguida (Aparte) Esta viene por don RAFAEL(Mutis por la derecha)

CALATRAVA
Bueno, Elenita, con todos los respetos, nos estamos metiendo en un fregado... (Repara en que ella lee., recatándolo, un papel que saca de su bolso). ¿Pero qué lees, si puede saberse?

ELENA
Déjame, Calatrava! Es... una oración a San Antonio para que me lo acerque.

CALATRAVA
¡Banastas! Pues no se te ocurra rezarla cuando hables con él, Elenita, porque si te lo acerca todavía más...

ELENA
(Lee aparte) « Sepa la Marquesita de Albar que su enamorado don Rafael, se distrae más de lo que es cuenta y razón, con una mujer de rompe y rasga a quien llaman La Calesera. Puede verlo en el Café del Príncipe y si es honesta y discreta, resolverá. Un amigo de la moral» (En alta voz) Perjuro. ¿Será posible?

CALATRAVA
¿Que dices, Elena? (Asombrado)

ELENA
¡Falso, hipócrita!

CALATRAVA
¡Pero niña! ¿Así hablas de San Antonio?

ELENA
Oye Calatravita...

CALATRAVA
(Ya empieza con los diminutivos, malo, malo, malo)

ELENA
Si tu amante te fuese perjura... ¿qué harías?

CALATRAVA
¿Yo qué se de eso? Yo soy un hombre que lleva treinta años de Mayordomo del señor Marqués de Albar, tu padre, que Santa Gloria haya y ocho años de hombre de confianza de su heredera; y a los treinta y ocho años de fieles servicios a la casa, me encuentro por obra y gracia de tus caprichos y del mal genio de tu señor tutor, a punto de recibir un puntapié, no diré donde por respeto, y de quedarme viejo y sin recursos ¡banastas! a pedir limosna en medio de la calle (Conmovido).

ELENA
¡Calatrava! (Romito entra con lo que pidió, se lo sirve y él castañetea los dientes al beber en la taza).

CALATRAVA
Anda, Elenita... ¡Vámonos!... (Levantándose).

ELENA
¡Yo de aquí no me muevo. (Con resolución)

CALATRAVA
¡Cómo ha de ser, paciencia! (Elena se levanta el velo para beber a tiempo que sale de la derecha Maravillas).

MARAVILLAS
No puedo estar ahí dentro. ¿Habrá llegado Rafael? (Inquieta y angustiada)

CALATRAVA
¡Cuidado, viene gente! (Elena va a echarse el velo, pero antes de realizar la acción la reconoce Maravillas y sonríe retadora).

MARAVILLAS
¡La Marquesita de Albar!

ELENA ¡La Calesera! (Con aplomo)

(Música)

MARAVILLAS
Usía no recuerda,
seguramente,
de quién soy yo.

CALATRAVA
(A Maravillas, queriendo apaciguarla)
Usía es una dama
y es muy prudente
y se acabó.

ELENA
Usía te conoce
perfectamente
y adivinó
por qué La Calesera
tan diligente
aquí salió.

MARAVILLAS
Esa es una adivinanza
que quisiera yo saber

ELENA
Si lo escrito se te alcanza
ahí lo puedes aprender.

(Le da el anónimo)

CALATRAVA
(A Elena, conteniéndola)
Cuidadito que es asunto
que te va a comprometer.
(Pues señor yo me pregunto
¿a qué viene esta mujer?)

MARAVILLAS
(Que ha leído el anónimo)
Una villanía

(Tira el papel)

¡Yo reñí con él!..

ELENA
Tal vez lo creería
sin ese papel.

CALATRAVA
(De seguro que hablan
de don Rafael).

MARAVILLAS
(Con mucha guasa y muy marcada pavana)
Usía es damisela de miriñaque,
que un pisaverde lleva siempre cosido.
Usía ha de casarse con un futraque
sin ver del hombre no más que es el marido.
Usía es damisela que baja al Prado
por ver si un petimetre le dice amores
y el frasco de las sales lié preparado
por si de la sorpresa le dan vapores.

(Con mucha burla)

Ay madama Pipamfué.
¡Qué elegancia,
ha llegado de París
de la Francia!
Elegancia a poca costa
porque viene por la Posta
y por la Posta se va...
¡Ja... Ja. .ja... ja...
ja... ja... ja!...
¡Ay madama Pipamfué
qué graciosa!
Se figura su mercé
ser hermosa.
Para que se desengañe
yo mi espejo le daré
a madama Pipamfué.

ELENA
Eres la comedianta tonadillera,
y en el tablado te ve todo el que quiera,
Tú finges el cariño, la pena, el llanto,
por eso sueñas amar a todos tanto.
Los hombres te enamoran, y tú coqueta,
los ves como te miran en su luneta
y ríes con tu risa también fingida.
¡Mujer que corre mucho
mujer corrida!

(Gestos de rabia de Maravillas, Elena sigue con la misma calma que antes la otra).

Esta es la sin igual
comedianta.
Como un gallo en el corral
siempre canta,

(Maravillas va hacia ella y se reprime)

Como el ave salta y vuela
y le asusta la cazuela
y hasta un gallo soltará,,.
¡Ja.., ja,., ja... ja...
ja... Ja... ja!...

(Como antes la otra)

Esta es la sin igual
Calesera.
¿Una maja sin rival?
¡majadera!
Para que se vea el rostro
yo un espejo le daré
y la desengañaré.

MARAVILLAS y ELENA
(A la vez)
¡Ay madama Pipamfué
qué graciosa, etc.
Esta es la sin igual
Calesera, etc.

(Al acorde final, van a agredirse las dos. Calatrava se interpone).

(Hablado)

CALATRAVA
Basta ya, señoras mías.
i Paz! ¡Por los clavos de Cristo!;
que zambra igual, no la he visto
en mis azarosos días.

MARAVILLAS
(Desdeñosa).
Cállese la gente esclava
del fuero de su señor.

ELENA
Te lo pido por favor.

CALATRAVA
Pero...

ELENA
¡Calla, Calatrava)

(Calatrava va a la mesa consternado).

MARAVILLAS
¿Sabe usía que una maja
tiene un puñal en los ojos
y tras de los labios rojos
es la lengua una navaja?
¿Sabe usía que el querer
nunca se deja robar
y que es capaz de matar
por no llegar a ceder?
¿Sabe Usía que le quiero
y que soy maja? (Brava).

ELENA
(Serena). ¡Lo sé!

MARAVILLAS
¡Entonces! (Retadora).

ELENA
Me explicaré.
Maja escúchame.

MARAVILLAS
¡No espero!
Y por mi madre y su gloria
juro que don Rafael
es pa mí... si me quiere él.

(Marchando hacia el lateral derecho)

ELENA
Pues oye…

MARAVILLAS
¡¡Que no!!

ELENA
(Enérgica). ¡Es… tu historia!

(Sorprendida, a pesar suyo, escucha a Elena con creciente emoción)

De una bolera,
naciste un día;
y tu padre era
el calesero Pedro García,
¡Así te llaman «La Calesera»!
El calesero,
como quería
tanto a tu madre, se hizo bolero,
Y a fé que aquello, no fue osadía,
porque triunfaba, como el primero,
el comediante Pedro García
el calesero. (Pequeña pausa)
Pero es el caso,
que la graciosa bolera Juana
la gaditana,
gritó una noche: «¡Pedro me abraso! »
y el comediante Pedro García,
con amargura,
vio claramente que se moría...
¡Que se moría de calentura!
¡De rabia loco, de llorar ciego.
pasó dolores, miserias luego...
¡Dios es testigo!
A socorrerles, a encender fuego
No fue un amigo,
Sólo una dama,
un alma de oro, noble y severa,
con la ternura que, donde viera
correr las lágrimas ella ponía,
fue hasta la cama
de la bolera
y el comediante Pedro García,
Le llevó amparo, le dio consuelo;
cerró los ojos de la que, al cielo
voló por santa... Y esta es la historia
de la bolera que está en la gloria.

MARAVILLAS
¡Hablad! ¿Quién era la dama aquella?

ELENA
Era mi madre. (Pausa, al ver que Maravillas queda en silencio con su lucha interior)
De acción tan bella
¿no dices nada?

MARAVILLAS
(Con la decisión del sacrificio en el alma).
Es que la historia no está acabada
Marquesa,.. "¡Sigue más todavía!

(Con arranque sublime)

Desde este día;
aunque me cueste paz y alegría,
si la quisieseis su vida os diera
la Calesera..,!
¡Y os la daría
por esa historia de la bolera
y el comediante, Pedro García!

(Se echa a llorar con desconsuelo. Gangarilla que ha salido por la derecha y escuchó, acude a sujetarla. Elena vuelve junto a la mesa de Calatrava),

¿Gangarilla, no oíste?

GANGARILLA
Si, Maravillas

MARAVILLAS
¿Y qué piensas?
¿Qué pienso? ¡Cosas sencillas!
Que el hacer bien a todos es lo discreto
y más noble, si guardas luego el secreto,
que son las caridades grandes favores,
pero no las que hicieron nuestros mayores,
pues por ese camino gano yo e! cielo
con que haya sido santo mi bisabuelo.

(Hace mutis con Maravillas por la derecha. La Calesera llorando y apoyada en él. Calatrava quiere llevarse a Elena).


CALATRAVA
Bueno, Elenita, comprenderás que estas escenas me obligan a decirte..., ¡vámonos de aquí!

ELENA
¡He dicho que no! (Se oyen las guitarras dentro)


(Música y recitados sobre la orquesta)

CALATRAVA
¡Virgen Santísima de Atocha! ¿Qué especie de jarana se va a armar aquí con el guitarreo? Elenita por los innumerables Mártires de Zaragoza.

ELENA.
¡Calla!

(Algazara y voces dentro)

VOCES
¡Vivan los novios! ¡Vivan! (Salen a escena a compás del pasodoble del principio Los Novios, La Madrina, Paquiro, Cómicos, Conspiradores, Liberales y Convidados. Los últimos de todos saldrán Gangarilla, Pirulí y Maravillas. Avanza el cortejo con gran animación dispuesto a cruzar la escena y a hacer mutis con algazara, pero en el momento de llegar a la puerta, les detienen los silbidos, tiros y ruido de cristales rotos de una algarada en la calle)

CALATRAVA
¡San Pedro Mártir Bendito! ¡Es lo que .me faltaba!

TODOS
¡Ah... ah... ah...! (Gritos)

ROMITO
(Que entra de la calle a donde salió después de servir a Calatrava la manzanilla) ¡Quieto?! ¡Hay tiros en la calle! ¡Viene un liberal herido..! ¡Paso! ¡Paso! (Aparece en la
puerta Rafael Sanabria, herido, sin sombrero, revuelto el cabello, apoyado en dos Liberales. Al verle todos quedan suspensos, y Maravillas y Elena, gritan a un tiempo «¡Rafael!» con grito desgarrado del alma. Manolo y Eduardo acuden al herido y le sostienen, Maravillas y Elena quedan frente afrente mirándose retadoras: Al fin retiran a Maravillas. Gangarilla y sus compañeros. Cuídese de que Sanabria no saque heridas muy visibles).

MARAVILLAS y ELENA
¡¡Rafael!!

EDUARDO
¡Sanabria herido!

MANOLO
¿Dónde fue la lucha?

RAFAEL
¡En la Puerta del Sol!

ELENA
¡Oh, Rafael herido!

(Va hacia él, desprendiéndose de Calatrava que la contenía, y que queda anonadado)

(Cantado)

RAFAEL
(A Elena, cayendo en una silla; Elena le cuida y acaricia)
No has de temer por mí,
que esta herida es mi gloria mayor;
que si al luchar caí
nuevos bríos cobrará mi valor.

ELENA
(Briosa)
Cerrad puertas y ventanas;
guardad al hombre que quiero...

(Abrazándole).

Dejadle, que entre mis brazos
le quiero hacer prisionero...

RAFAEL
¡Manos de azahar
que han sabido calmar
mi dolor!
¡Nardos en flor
que en guirnaldas me van a enlazar!
Al llegar, su vuelo han tendido
como dos palomas de un nido...
¡Nido de amor
que ha de tejer
con sus dos manos de flor
una mujer!

ELENA
Quiero que para tí
detener la felicidad.
Pierde tu libertad
prisionero entre mis brazos, así.

MARAVILLAS
(Callaré mi dolor
sin olvidar al que amé.
Moriré por su amor
pero jamás lo diré.
¡El dolor
sufriré
del amor
que se fue!)

RAFAEL
De honor es la ley, saber morir.
¡Morir por el triunfo del ideal!

MARAVILLAS
¡Ay! ¿Por qué nací Calesera?
Si de serlo viene mi mal.

ELENA
Nido de amor ha de tejer
para probarte su amor
esta mujer.

RAFAEL
Mi vida que es tuya
para tí siempre ha de ser.

MARAVILLAS
Flores de azahar
en tus besos soñé deshojar;
ser de su amor toda entera
¡ay de mí Calesera!
¡Qué dolor no poder olvidar,
¡Del amor la extraña locura,
solo da pesar y amargura;
llanto y dolor suele tener
en cuanto sueña el amor
una mujer!

ELENA
Si el amor venció tu locura,
dejarás tu loca aventura
nido de amor ha de tejer
para probarte su amor una mujer.

RAFAEL
¡Callad que es cobarde
rendirse al amor!
Jamás a mi idea
seré yo traidor.
¡Jamás! ¡Jamás!
¡No hay bien más hermoso
que la libertad!
¡Un héroe por ella quisiera yo ser!
Mi sangre daría por verla triunfar,
daría mi vida por verla vencer. .
¡Los pueblos más valientes
lucharon pos su idea,
por ella los esclavos
rompieron sus cadenas!
Soldados de la idea
la noble sangre dad
que el mundo entero sea;
¡amor y libertad!
¡Libertad!
Tu glorioso estandarte
despliega triunfante...
¡Santa libertad!
¡Ah...!
Los esclavos de la tierra
se alzarán gritando:
¡guerra!
Y un clamor
de dolor
de la humanidad
se ha de oír
al pedir
¡libertad!

TODOS
Los esclavos de la tierra
se alzarán gritando:
¡guerra!
Y un clamor
de dolor
de la humanidad
se ha de oír
el pedir
¡Libertad!
¡Libertad! ¡Libertad!
¡es el grito de la humanidad!
¡Libertad!

(Todos los hombres, descubiertos, agitan sus sombreros al aire; las mujeres agitan sus manos y pañuelos en el paroxismo de un entusiasmo enorme)

(Eduardo, sin sombrero, entra bruscamente por el foro, con una bandera morada, seguido de Luis Candelas que lleva un fusil en la mano. Ambos llegan hasta él proscenio)

EDUARDO
¡La bandera! ¡Nos la quieren arrebatar!

RAFAEL
(Con gran energía) ¡¡Nunca!! ¡Antes morir por ella! (Hace un esfuerzo y el dolor de la herida le obliga o caer en la silla, sin fuerzas) ¡Ah! ¡No puedo...! ¡No puedo!

MARAVILLAS
(Corre, como una leona arrebata la bandera de manos de Eduardo y enarbolándola marcha hacia el foro) ¡Puedo yo por tí!

RAFAEL
(Con gratitud y asombró) ¡Maravillas!

(Candelas, con su fusil, va tras de Maravillas. Al pasar frente a Rafael, este le dice:)
¡Patriota! ¿Vas a morir por la libertad?

CANDELAS
(Sereno. Dando una intención equivoca a la frase, pero refiriéndose a Maravillas) ¡Voy
a morir...! ¡¡Por ella!!

MARAVILLAS
(Viniendo al proscenio con la bandera enarbolada y cantando)
¡Libertad!
¡Tu glorioso estandarte
desplega triunfante!
¡Santa libertad!
¡Ah!

TODOS
Los esclavos de la tierra
se alzarán gritando:
¡¡Guerra!!
Y un clamor
de dolor
de la Humanidad
se ha de oír
al pedir
libertad.
¡¡Libertad!! ¡¡Libertad!!
Es el grito de la Humanidad.
¡¡¡Libertad!!!

(Gritos, confusión, entusiasmo. Todos los hombres, menos Rafael y Calatrava, corren hacia el foro, siguiendo a Maravillas y salen con ella que tremola el estandarte. Elena y Calatrava sujetan a Rafael que quiere salir. Telón rápido).


FIN DEL ACTO PRIMERO

ACTO SEGUNDO

CUADRO PRIMERO

Interior del escenario de! teatro del Príncipe, visto desde la concha, A la izquierda, un clave donde el Maestro ensaya las obras. A la derecha, en sillas que rodean a un brasero de copa, Comediantes 1ª y 2ª vestidas de guardias de Corps, haciendo labor: la una de ganchillo, v la otra bordando en un bastidor y charlando con Mendieta y Custodio. El Bajo, ensimismado, en una silla separada del grupo anterior, da muestras de contrariedad y nerviosismo. Gangarilla (de majo) y García, muy inquieto, dando órdenes al Maestro y dependencias del teatro.

GANGARILLA
(Al maestro que está al clave.) Maestro, no podemos empezar el ensayo no ha llegado aún al teatro la Maravillas.

MAESTRO
Entonces, ¿qué pasamos? ¿La tonadilla a dos?

GANGARILLA
Sí; la mía con Pirulí.

GARCIA
(Aparte inquietísimo). Y Maravillas sin volver, ¡Dios mío! Tener que fingir tranquilidad para que nadie sospeche. ¡Qué tormento!

GANGARILLA
¿Ensayamos, verdad?.

GARCIA
Sí. Pasa lo vuestro,

GANGARILLA
¡Pirulí! ¡Pirulí! (Llamando al lateral izquierda)

GARCIA
¡Muchacha! ¡Qué te están esperando!

COMEDIANTA 1ª
Es chusco lo que pasa en esta compañía. Son las cuatro y media y la Maravillas sin venir al ensayo.

COMEDIANTA  
Como es hija del autor, hace lo que quiere

COMEDIANTA 1ª
Está hecha un azacán detrás de ese liberalote

COMEDIANTA 2ª
A ver si es que hubo fuga y se lo callan.

COMEDIANTA 1ª
¡Tonta! Si creo que el libral ese tiene amores con una condesa o baronesa.

COMEDIANTA 2ª
Marquesa me dijeron a mí. A ver si la Maravillas va a tener que hacerle segundas siendo primera.

(Todas ríen)

GANGARILLA
(Viéndola salir)
Vamos, Pirulí, ¿vienes o no?

PIRULI
(Sale por la izquierda sin acabar de vestir su traje de maja, en cuyas faldas se enreda.)
Ya voy, hombre, ya voy. Creí que pasabais antes el número de Maravillas.

GANGARILLA
No. Ahora vamos a lo nuestro. (Mirándola)
¡Uy cómo estás de bonita vestida así!

PIRULI
Dirás medio vestida. (Se arrullan)

GARCIA
Bueno, Ya sabéis. La tonadilla a dos del Sacristán y la Pipiripona.
Prevenido, maestro.

(Hace señas al apuntador dándole órdenes)

(Música)

PIRULI
Es la Pipiripona
la más bonita
la más galana.

GANGARILLA
¡Jarana!

PIRULI
De todas las manolas
de Maravillas
y Cantarranás.

GANGARILLA
¡Jarana!

PIRULI
La casó un motilón reverendo
deprisa y corriendo
con un sacristán.

GANGARILLA
Mientras ella penaba y sufría
y se derretía
por un capitán

PIRULI
¡Ah!

GANGARILLA
No quisiera toparme con el sacristán

PIRULI
Por eso la moza
dando la oración,
se asoma a la reja
pensando en el hombre
de su corazón.
Suena la campana,
Llega el capitán…
¡Pobre sacristán!

GANGARILLA
Tan... talán, talán.

PIRULI
Mientras que sube el sacris
de Maravillas
a la campana

GANGARILLA
¡Jarana!

PIRULI
Sale Pipiripona
de entre las flores
de su ventana.

GANGARILLA
¡Jarana!

PIRULI
La campana a los aires pregona
que Pipiriripona
solita está ya.

GANGARILLA
Y que espera impaciente el cortejo
que con su gracejo
la consolará.

PIRULI
¡Ah!

GANGARILLA
No quisiera toparme
con el sacristán.

PIRULI
El mozo aprovecha
tan buena ocasión,
y a Pipiripona
sube a dar un rato
de conversación;
y mientras el sacris
toca con afán...
¡Pobre sacristán!

GANGARILLA
¡Tan... talán, talán!
la, la, la, la, la.
la, la, la, la, la, la.

PIRULI
La, la, la, la, la, la
la, la, la, la, la, la

LOS DOS
la, la, la, la, la.
la, la, la, la, la.
¡Pobre sacristán!

(Hablado)

GARCIA
Ahora ya sale bien, Y estás muy graciosa

PIRULI
Muchas gracias.

(A Gangarilla)

Otra vez Gangarilla no aprietes tanto, porque luego esas se ríen. Aprende a ser discreto.

GANGARILLA
(Un poco enfadado)
¡Aprende tú a no ser coqueta!

PIRULI
¿Yo coqueta? ¡Ay! ¡Ay! A mí me dan vapores. ¿Coqueta una mujer que solo ha tenido novios formales? (Con excitación cómica).

GANGARILLA
Pueden que hayan sido formales, pero han sido veinte, Y ahora al lechuguino ese que te ronda, le tengo yo montado en las narices. ¡Estoy harto del tal Don Leandrito! ¡Como vuelva a plantarse aquí durante el ensayo!...

(En este momento entra por el foro derecha Don Leandrito; un petimetre ridículo y tonto y muy arreglado, y va derecho hacia los dos con un rollo en la mano.

DON LEANDRITO
¡Pirulí! ¡Pirulí!

PIRULI
(¡Don Leandrito! ¡Qué oportuno!)

GANGARILLA
Ya está aquí el pisaverde.

DON LEANDRITO
¡Noticias! ¡Noticias! Traigo noticias.

TODOS
¿Qué pasa? (Le rodean con curiosidad).

MENDIETA
¿Se va Calomarde al extranjero?

GARCIA
¿Son noticias de la algarada de la Puerta del Sol.

DON LEANDRITO
¡No! Si no es eso. Cafomaide es muy amigo mío... Yo conozca a todo el mundo... Desde Calomarde hasta Candelas, Pero no se trata de política. Las noticias son de unos figurines que me pidió Pirulí. (Alzando el rollo).

TODOS
¡Ah!

(Todos se separan como diciendo es tonto.

GANGARILLA
¡Mamarracho!
(A media voz).

DON LEANDRITO
¿Verdad Pirulí?

PIRULI
No sé,.. No recuerdo,.. Estoy ahora muy
Ocupada… (Gangarilla la pellizca).

(A parte a Gangarilla).

Cálmate, por Dios, Gangarilla.

DON LEANDRITO
¡Comprendo! Está esquiva conmigo, porque me he olvidado de traerle las flores que me pidió.
¡Vuelvo, vuelvo! (Hace mutis cómicamente)

MENDIETA
(Que ha ido al foro, viene hada García y le dice:)
Don Pedro.., Ahí viene la Maravillas.

GARCIA
¡Gracias a Dios! ¡Hija!

(Corre a su encuentro).

MARAVILLAS
(Viene, por el foro derecha, dominando su agitación, algo despeinada y descompuesto el traje)
Perdóneme padre.... Me he retrasado por un disgusto que he tenido...

(Esto lo dice en alta voz para que lo oigan todos).

GARCIA
(Aparte a ella, muy agitada)
¡Hija de mi vida, estaba muerto de pena. ¿Qué ha sido de tí? Te perdimos de vista en la revuelta. Vine al teatro por fingir... por disimular ante todos. ¿Te persiguen?

MARAVILLAS
Ya no. Me ha salvado un hombre, un valiente a quien conocemos todos.

GARCIA
¿Quién es?

MARAVILLAS
Candelas. En la revuelta que se armó al llegar las tropas, caí desmayada. El me salvó llevándome en brazos por Esparteros arriba, hasta el callejón de San Cristóbal. Pero nos seguían, padre. Iban a alcanzarnos; entonces me entró en la botillería del señor Curro, y diciéndome: «no te muevas de aquí hasta que se vayan; sin que yo pudiera detenerle, salió de un salto a la calle y colocándose frente a los que llegaban les gritó: «¡No tiréis. Me entrego, ¡Soy Luis Candelas!»

GARCIA
¡Brava acción! ¿Y a ese hombre le llaman criminal?

MARAVILLAS
¡Dios le bendiga! Vi como le llevaban y sentí deseos de detenerles, gritando su nobleza. Me lo impidieron el señor Curro y su hijo, y ahora, cuando ha pasado el peligro vengo aquí a saber...

GARCIA
¿De los otros? Don Rafael, la marquesita y el mayordomo aquí están escondidos. Ahora se están vistiendo los trajes de la obra y les he ensayado dos números para que si llega el caso sepan fingir.

MARAVILLAS
¿Les ha presentado a la compañía?

GARCIA
Todavía no; no me he atrevido

MARAVILLAS
Pues enseguida. Cuanta más andada mejor. Hay que jugarse el todo por el todo! (Con bravura y resolución).

GARCIA
Voy a llamarlos.
(Mutis al lateral izquierda).

MARAVILLAS
¿Habéis visto ya a los nuevos compañeros?

COMEDIANTA 1ª
Todavía no.

MARAVILLAS
Pues ahora mismo os los presentará mi padre.

(Se separa del grupo, que sigue comentando con animación y se dirige al que forman Pirulí, y Gangarilla)

Vosotros, que sois mis mejores amigos, seguid la farsa y ayudadme a salvar a Rafael y a la marquesita.

PIRULI
Descuida, te ayudaremos.

GANGARILLA
Cuenta con nosotros.

(Mutis por la izquierda, Maravillas)

BAJO
¡No! Pues como el que han contratado sea bajo, de mi cuerda, que no me lo pongan por delante en el cartel. ¡Por que eso, no! A un bajo como yo, que da el do gravísimo, no se le puede hacer descender.

(Salen, por la izquierda, García, Rafael Sanabria, de oficial de guardia de Corps; Elena, de maja; Calatrava, con casaca y calzón de la época de Carlos IV y peluca blanca muy mal colocada por su inexperiencia; Les rodean García, Pirulí y Gangarilla.

(Música)

GARCIA
He aquí los nuevos cómicos
que os quiero presentar:

(Presentándolos)

El bajo, la soprano y el tenor,
maestros en el arte de cantar;
tenerlos con nosotros es honor;
también ellos, se van a honrar.

COMEDIANTES
¡Mirad los nuevos cómicos
que porte aristocrático!
(El bajo es antipático
y es un pelafustán)

CALATRAVA
(En cuanto que me vean vis a vis
dirán que yo soy un chisgarabís)

ELENA y RAFAEL
Amables compañeros de ilusión
ya es vuestro nuestro corazón

GARCIA
(¡Si los descubren qué situación!)

RAFAEL
Los que el arte sabemos sentir
del aplauso corremos detrás
si triunfamos no importa morir;
el que triunfa no muere jamás.

ELENA
A la vida sabemos vencer
reteniendo su gesto mejor.

ELENA y RARAEL
Como el arte el amor cuando muere
es que vuelve a nacer...
Quiero el arte por ganarte
pues no muere mi afán de vencer...

GARCIA
Los tres son grandes cómicos
y el bajo es colosal

COMEDIANTES y COMEDIANTES
Pues bien que cante el bajo
un trozo musical original.

CALATRAVA
¡Se empeñan en que cante
y soy un grillo real. .
(Recitado)
Cederé a la invitación.
Canción de bajo profundo
de la ópera «Nuevo Mundo.»
escuchad con atención.
Situación:
Colón llora su aflicción
al dejar la Capitana.

GANGARILLA
¿Y por quien llora Colón?

CALATRAVA
¿Colón? Por la Castellana…

(Cantado)

Pim pon, ¡Pim pon!
Salto de mi carabela
que es «La Niña» por que sé
que canta un hombre aquí
de su castillo al pié.
De Palos yo salí
y a Palos volveré
¡Ah!...
Ay Pinzón, qué emoción
va a tener al saber
lo que es un bofetón de Colón!
¡Oh!...
Yo me agarro al aldabón
¡Pim pon!
y le suelto un bofetón
¡Pim pon!
Un gitano es mi enemigo
un gitano y un ladrón.
Yo le cojo así y le digo,
Ah, ah, ah, ah, ah,
ah, ah, ah bribón.
¡Tu cuerpo gitano
lo paso de parte a parte
que están aquí los Pinzones
que van a descuartizarte.
¡Parte! ¡Parte!
¡Tu sangre gitana,
mi espada que es toledana,
hará salir en turbión.
¡No...
no ames a esa mujer
por que vas a tener
que pasar por Colón!
Por él bajo a la poterna
y no doy con él jamás
Bajo luego hasta los fosos
y no puedo bajar más...
¡Tu cuerpo gitano
lo paso de parte a parte
que están aquí los Pinzones
que van a descuartizarte
¡Parte! ¡Parte!
¡Tu sangre gitana
mi espada que es toledana
hará salir en turbión.
¡No...
no ames a esa mujer
por que vas a tener
que pasar por Colón!
Pim pon, pim pon
Pim pon, pim pon
pim pon, pim pon.

(Hablado)

GARCIA
Y ahora, vengan conmigo los nuevos artistas, para pasarles sus papeles. Después haremos un ensayo... ¿Vamos? (Se van todos por la izquierda, menos el Bajo y Calatrava)

CALATRAVA
¡Gracias a Dios! (Va a hacer mutis. El Bajo se le acerca sombrío y lleno de despecho le dice poniéndole la mano en el hombro)

BAJO
Compañero. (Con voz que suena muy grave)

CALATRAVA
(¿Que me querrá este sochantre?)

BAJO
Comprenderás que a mi me revienta que seas bajo.

CALATRAVA
Haré por crecer. Pero me parece que ya…

BAJO
¿Y eres… profundo?

CALATRAVA
¡No! Yo nada de profundidades. (¡Qué empeño en tutearme!)

BAJO
Bajo cantante entonces, ¡Comprendido!
¿Qué… notas?

CALATRAVA
¡Dale con el tuteo! Pues no noto nada,

BAJO
Ya he visto que por arriba estás bien; pero por abajo... andas medianejo.

CALATRAVA
Le parecen mal mis piernas. (Aparte)

BAJO
Te falta... volumen.

CALATRAVA
¿Sí?... Procurare engordar.

BAJO
La voz es pastosa... Has atacado muy bien el fa... ¡Pero no sueñes con tomar el sol, de
cabeza!

CALATRAVA
¡Hombre! ¡Claro! ¿Para qué está el sombrero?

BAJO
Y te voy a ser franco. Si quieres evitarte un disgusto no te pongas delante de mí en el cartel. (Casi furioso).

CALATRAVA
¿Yo delante de...? No, hombre, no.

BAJO
Es que si te pones delante de mí acabamos a puñaladas.

CALATRAVA
¡Banastas! (Corre a colocarse detrás de él)

BAJO
¿Qué haces?

CALATRAVA
Colocarme detrás.

BAJO
¿Te chanceas?, (Fuera de sí).

CALATRAVA
¿Yo?

BAJO
Pues oye. Mucho ojo conmigo. ¡Ah! Y el día de tu beneficio, que no se te ocurra acordarte del Barbero.

CALATRAVA
¿No? ¿Del Barbero, no?

BAJO
¡No! ¡La Calumnia es mía! Ya lo sabes. (Se va muy digno, medio mutis)

CALATRAVA
Está más loco que un cencerro.

BAJO
(Vuelve). ¡Del Barbero, en tu vida! ¡En tu vida! ¡Adiós! (Mutis por la izquierda, furioso, haciendo impostaciones de voz)

CALATRAVA
Dios mió, ¿por qué querrá que me afeite solo?

(Salen por la izquierda, Rafael, Elena, Gangarilla, Pirulí y los comediantes)

PIRULI
(Acercándose aduladora) Saludo al gran Pascualini.

GANGARILLA
Al bajo admirable. (Vienen comediantes y le rodean alegres y burlones)

CALATRAVA
¡Banastas! Yo no sé...

JEFE DE LA POLICIA
(Entra seguido de dos agentes, de uniforme de 1832 y dos soldados). ¡Buenas tardes! ¡Quietos todos; no se muevan! (Todos han mostrado sorpresa).

GANGARILLA
¿Cómo? ¡Señor Superintendente de policía! ¿Viene usía a honrarnos presenciando él ensayo de la obra nueva?

POLICIA
Si. Deseo ver como trabaja toda la compañía. ¿Hay alguien de fuera del teatro?

GANGARILLA
¡No! Sólo estamos en él los comediantes, para servir a usía. ¿Aviso al autor de la compañía, al señor Pedro García Escamillo?

POLICIA
Si. Dígale que salga.

GANGARILLA
Ahí llega.

GARCIA
(Por la izquierda, con contenido espanto)
¡Ya está aquí! (Va hacía él) ¿Viene usía a honrarnos? ¡Qué ventura!

POLICIA
Comience el ensayo cuanto antes. Deseo ver cómo trabajan los comediantes de esta compañía. Temo que alguno sea demasiado novicio en el arte.

GARCIA
¡Oh, señor! Mis artistas son todos veteranos. (Coloca al Policía -junto al clave, para que presencie el ensayo sentado en una silla. Los dos agentes se ponen a su lado. García, mientras, dirige los ensayos; está azorado por la presencia del policía, y tanto él como Gangarilla atienden al Superintendente con gran respeto y procurando que no se de cuenta de los fingidos cómicos)

[A Gangarilla) Llama para empezar el segundo acto.

GANGARILLA
¡Segundo acto! ¡Va a empezar! (Da unas palmadas)

GARCIA
(Llamando al Bajo y a Calatrava, dice aparte a éste-) Usted, acuérdese; es la escena que acabo de enseñarle ahí dentro.

CALATRAVA
¡Ah! Si...

GARCIA
¿Estáis ya? Bueno: usted (a Calatrava) es el viejo mayordomo.

CALATRAVA
¡Hombre, naturalmente! ¡Ya lo sé!

BAJO
 A Calatrava con ira reconcentrada) ¿Con que eres el mayordomo?

CALATRAVA
¡Anda, ahora se entera!

BAJO
¡Ya me quitaste otro papelito!

GARCIA
(Al Bajo) Tu haces el Manolo que viene celoso a pedirle cuentas.

CALATRAVA
¡Ah, se llama Manolo!...

GARCIA
Escena cuarta; empieza. (Al Apuntador)

BAJO
(Aparte por Calatrava a quién mira y habla en la escena con odio reconcentrado). Este tío me está a mí cortando la carrera y me las paga. (Hace salida para escena y dando una patada en el suelo declama).

«Ya está la calle sola, y frente a frente tu y yo! ¡Ya se desborda mi coraje!»

CALATRAVA
(Aparte) ¡Otra vez este hombre! La ha tomado conmigo!

BAJO
«¿Ves como todo llega? ¡Llegó el día!
¡Hoy, mayordomo, correrá tu sangre!»

CALATRAVA
¿Pero qué dice este sangrador? (Al apuntador, azoradísimo) ¡Cállese usted, hombre, que no nos entendemos!

BAJO
¡Me robas su cariño!

CALATRAVA
(Cada vez más desconcertado) Pero... ¿qué cariño? (A García, refiriéndose al apuntador) Dígale usted a ese que se calle. ¿Qué cariño? (Al Bajo)

BAJO
«El de la maja. ¡Del mentir te vales!»

CALATRAVA
¡Hombre, se pone usted de una manera...!

BAJO
«Te odio, sí, te aborrezco! Y hasta el aire que respiras, me ofende y me molesta...

(En latiguillo)

Por eso vengo...»

CALATRAVA
¿A qué?

BAJO
GARCIA
«¡Vengo a matarte!»

CALATRAVA
¡Matarme, no, eso no! ¡Banasta! No sea usted pendenciero, que yo no le falto a usted!

BAJO
¡Pero hombre, que no es eso! Fíjese en que le apuntan.

CALATRAVA
¡Ay! ¿A mí? ¿Con qué? ¿Dónde?

GARCIA
(Dándose cuenta). ¡Basta! ¡Abajo la escena!

CALATRAVA
¿Cómo?

GARCIA
¡Al pie!

CALATRAVA
¿A qué pie?

BAJO
¡Al pie, hombre, al pie, que es donde yo le doy la puñalada!

CALATRAVA
¿La puñalada a mí? ¡Pies para qué os quiero!

(Huye rápido a refutarse al foro)

GARCIA
Bueno, esto ya está listo. Vamos a pasar el dúo en San Antonio de la Florida. (Dirigiéndose al telar) ¡Gorriti! Echa el forillo de San Antonio. (Cae el forillo y le da en la cabeza a Calatrava, que estaba debajo)

Empiece, maestro Zapata.

(El maestro va al clave. García coloca las figuras para el dúo)

(Música)

RAFAEL
El veto a mi amor sincero
pone el rey nuestro señor.

MARAVILLAS
Si ve lo que yo te quiero
su venia dará a mi amor

RAFAEL
Permiso obtendré
de su majestad
y al fin lograré
la felicidad.

MARAVILLAS (Hablado)
Di, ¿por qué mentiste sí no me querías?

RAFAEL
(Aparte) ¡Cuidado! Elena nos mira.
Sus celos van a descubrirnos...

MARAVILLAS
¡Es verdad, ya canto! (Canta)
Deja, que voy a olvidar
los pesares que sufrí,
déjame y en tus brazos al soñar,
¡ay de mí!;
pensaré que no llega
el despertar del amor
que en sueños vi.

RAFAEL
Maja, ya no puede ser.
¡Calla, calla, por favor!
Es mejor
que despierte
tu cariño, mujer
al nacer del rosal
de tu querer
otra flor.

MARAVILLAS
¡Ah!
No da flores la noche sombría;
sin sol y alegría
no nacen claveles;
sin amores, las horas crueles
nos dejan las hieles
de un hondo dolor
¡Canté sin querer
mi propio pesar!

RAFAEL
¡Pobre mujer
en su mirar
lágrimas veo brillar!

GARCIA
(Hablado; interrumpiendo al darse cuenta de lo que le ocurre a Maravillas)
¡Maravillas, no te distraigas!.. ¡Vuelve en tí!
Ensayemos. El Dúo ¡El Dúo! Vamos maestro, vamos.

MARAVILLAS
No da flores la noche sombría;
sin sol y alegría
no nacen claveles.
Sin amores las horas crueles
nos dejan las hieles de un hondo dolor.

RAFAEL
Flores de azahar
has de ver en tu vida brotar
y con su aroma divino
llenaran el camino
del amor
por que vas a pasar.
Flores de azahar
has de ver en tu vida brotar
entre tanto dolor
¡Pobre mujer
por su querer
llora al cantar
su primer
dúo de amor!

MARAVILLAS
¡Ay! ¿Por qué nací
calesera?
¡Finge risas calesera
aunque llores tu dolor!

RAFAEL
¡Finge risas calesera,
finge risas por favor!

(Hablado)

ELENA
(Fuera de sí, loca de celes, se pone en pie y dice con energía).
¡Basta, basta! ¡No es así!

GANGARILLA
(Aproximándose aterrado a Elena).
¿A qué viene esa locura?

ELENA
He visto la partitura
y ese do, no es do; es un mi.

MARAVILLAS
(A Elena).
Esperé toda mi vida
para hacer este papel,
y hoy quiero cantar con él
¡mi dúo de despedida!

ELENA
(Con fiereza).
¡Soy primera tiple, y no
cederé mi puesto! ¡Pido
ese papel!

MARAVILLAS
¿Y has creído
que voy a cederle yo?

ELENA
A ese papel no renuncio
¡que me estás desafiando!
¡Y como sigas cantando
con Rafael, le denuncio!

MARAVILLAS
(Aterrada a Elena).
¡Qué horror! ¿Y vas a perder
por celos al qué tú quieres?

ELENA
¡Así somos las mujeres
si nos roban un querer!

GARCIA
(Que se da cuenta, trata de cortar la escena).
¡MARAVILLAS, a ensayar
vuestra escena!

MARAVILLAS
No, perdón."'
¡Que no está en mi diapasón
la obra .. y no la he de cantar!
Lo confieso; yo ponía
en ella mi alma... ¡y no puedo!
me falta voz, tengo miedo...
¡Perdonad mi cobardía!

(Acertándose a García).

¡Padre...! ¡Es muy triste!... ¡Es cruel!...
la amargura de un cantante
que no tiene voz bastante...
pero,.. ¡Devuelvo el papel!

ELENA
(¡Al fin vencí!).

(Va al lado de Rafael, dispuesta a cantar el dúo).

GARCIA
(A Maravillas).
Tu heroísmo
comprendo... ¡Mas ten valor!

MARAVILLAS
(Desfalleciendo).
¡Padre! es tan triste mi amor!...

GARCIA
¡Siendo amor, siempre es lo mismo!
Pero domina tu pena:
hemos de fingir enteros

(En alta voz., dando palmadas al lateral izquierda) .

¡Guardias de Corps y chisperos,
con MARAVILLAS a escena!

(A Maravillas que llora).

¡Valor, hija mía, canta!
¡Piensa que te van a oír!

MARAVILLAS
(Sobreponiéndose)
Sí, padre; sabré fingir.
¡Para eso soy comedianta!

(Música)

LOS GUARDIAS
Dice el rey que le debo guardar,
pero yo le abandono por tí.
¡Ay manola gentil que me vas a matar
y que el rey va a quedar "'
en su guardia sin mí! '
Si Godoy te llegase a mirar,
yo bien sé que alguien lo iba a sentir,
porque vale tu amor
y el poderte adorar
más que ser el amor de quien no he de decir.

CHISPEROS
Detrás de las guitarras.
llevamos los aceros,
que hieren como rayos
cuando están en las manos de mozos chisperos

GUARDIAS
El amor es mejor
con un guardia de Corps.

CHISPEROS
Déjale que te va a mentir
y yo quiero ser tuyo hasta morir.

MARAVILLAS
Yo no quiero querer a un chispero
que finge, embustero,
palabras de amor;
y me cansan los majos de plante
que se echan pá alante
fingiendo valor.
Militares tampoco me gustan
que a veces me asustan
con el espadín,
y torero tampoco le quiero
por que entre los cuernos
se tiene mal fin.

CHISPEROS
Si no quiere chispero, torero,
manolo embustero,
ni al del espadón,
que se vaya la moza a un convento
y me hago al momento
fraile motilón.
La manola con alma española
de los hombres elige ella sola
su querer de mujer.

GUARDIAS
¿Qué mujer no se va a decidir?
¡Déjala, que no sabe de amor!
Déjala, que hay cien mil
que nos van a rifar
sin mirar
si es amor militar o civil
¡Déjala!...

TODOS
Si no quiere chispero, torero,
manolo embustero
ni al del espadón,
y le cansan los majos de plante
que se echan pá alante
fingiendo valor.

MARAVILLAS
Militares tampoco me gustan
que a veces me asustan
con el espadín.

GUARDIAS y CHISPEROS
Pues si nada le gusta ni agracia,
que espere sentada,
quién le haga tilín.
(Mutis el coro evolucionando)

(Hablado)

POLICIA
¡Muy bien! Es interesante.

(En este momento entra por el 2º lateral derecha Don Leandrito con un gran ramo de flores. Viene como siempre, en tonto)

DON LEANDRITO
¡Pirulí! ¡Pirulí! Aquí están las flores.
(Dándoselas).

PIRULI
(Rechazándolas).
Déjeme usted ahora de flores. Estamos ensayando y…

DON LEANDRITO
Ya... Ya me percato... muy bonito...
Pero ¿qué veo? ¡Si está aquí la marquesita de Albar!

POLICIA
¿Eh.? ¿Qué dice?

DON LEANDRITO
(Yéndose a ella).
¡Marquesita! ¡Elena!

(Todos se quedan aterrados. El Superintendente de policía avanza irónico hacia Elena y dice a Leandrito al pasar).

POLICIA
Gracias, caballerete... Muchas gracias. ¿Con que estas tenemos? ¡La Marquesita de Albar en un teatro, disfrazada...! De seguro que no andará muy lejos su prometido. ¿Cuál es de estos señores Don Rafael Sanabria?

(Al ver que callan).

¿No contestan? ¡Pícara afonía! Pero yo tengo un remedio heroico contra ella.

MARAVILLAS
(Dios mío, éste hombre va a descubrirle)

POLICIA
¡Prended a la Marquesita! (A los policías).

ELENA
¿A mí? ¿Os atrevéis a una dama?

GARCIA
(Aparte a Rafael).
¡Silencio!

POLICIA
¡Atadle las manos!

(Van los agentes a cumplir la orden, pero Rafael salía como un tigre, se interpone, los separa brutalmente y se ofrece, cantando).

(Música)

RAFAEL
¡Atrás! ¡atrás!
¡Nadie ha de osar.
esas manos de azahares tocar!
Atad las mías bien fuerte
que yo voy a l muerte
sin cesar de pedir libertad,
¡Libertad! ¡libertad!
Es el grito de la Humanidad.

MARAVILLAS y ELENA
No prendáis al hombre que quiero
no llevéis mi amor prisionero.
Por piedad dejadle, que muero
si os lleváis mi amor prisionero.

MARAVILLAS
(Va a Elena y le dice con energía que se sobrepone a su dolor. Recitado)

Marquesita de Albar…

ELENA
¡Aparta! Nosotras no podemos jamás estar juntas.

MARAVILLAS
¡Sí! ¡Juntas para salvarle!

ELENA y RAFAEL
(Cantado)
¡Ay que morir por lograr
la Libertad!

(El Jefe de policía, ordena solemnemente que se lleven a Rafael, Los policías obedecen entre los gritos de angustia de Maravillas y Elena que demandan piedad, Calatrava, trata de contener a Elena y mientras Gangarilla y Pirulí golpean y azotan a don Leandrito, por su coladura. Cuadro. Telón lento de cuadro).


MUTACIÓN


CUADRO SEGUNDO

Exterior de la Cárcel, de Corte, tal como era el año 1832, enclavada donde está el actual Ministerio de Estado. Gran portón abierto que permite ver el interior del zaguán, y en él, un pasillo ancho que conduce al cuerpo de guardia, que está a la izquierda.
Colgados en el muro del zaguán unos capotes de vigilante y unos fusiles. Del techo pende un farol encendido.
En primer término, rompimiento que deja vera la izquierda los soportales de !a plaza y a la derecha una esquina con una hornacina que contiene una virgen iluminada por un farolillo.
En segundo término derecha, la fuente llamada «de la provincia ». Por ambos lados del foro, continua la calle de Atocha y por los de primer término calles a derecha e izquierda.
A la izquierda del portón, fuera del edificio, una mesa, cuatro sillas y sobre la mesa un farol encendido.
Son las ocho y media de la noche.

(Música)

(A telón corrido se oye a Rafael que canta la siguiente copla;)

RAFAEL
¡Ah!...
Sin alma viven los presos.
desde que entran en la cárcel
que el alma se queda fuera
porque no la encierra nadie.
Sin alma viven los presos
desde que entran en la cárcel
para sufrir sus pesares.

(Se levantad telón. Gangarilla, vestido de vigilante de la cárcel., como los otros. Juega, sentado a la mesa con Eusebio, Juan y Tomás. El ultimo es un muchacho guapito, rubio, coloradote)

(Hablado)

TOMAS
Una de grande y dos de medias, tres; y tres... de treinta y una, seis.

EUSEBIO
Mala suerte tiene el novato.

JUAN
Los dineros que traías del pueblo te los vas a dejar aquí.

GANGARILLA
Otros vendrán; que pa eso me proteja el amo e mi hermana. El señor marqués de la Aliaga.

(Al hablar con sus compañeros finge que habla de pueblo)

EUSEBIO
Vaya si tiene poder. Como que es consejero y apostólico.

JUAN
Ordago a la grande.

GANGARILLA
Quiero.

JUAN
Pues has perdido.

GANGARILLA
¡Güeno va! Así como así, hoy espero a mis hermanas del pueblo, y algún ahorrillo me traerán.

(Se oyen dar los tres cuartos en un reloj)

JUAN
Los tres cuartos.

TOMAS
(Se levanta, coge el farol) Vamos a pasar la ronda.

JUAN
Vamos. (Se van juntos por el portón diciendo:) Es generoso el chico.

TOMAS
Un infelizote.

JUAN
Ya espabilará, aquí se aprende mucho.

(Mutis. Juan y Tomás por el portón)

GANGARILLA
¿Y hay que pasar ronda muchas veces?

EUSEBIO
Estos días, sí. Hay muchos presos de compromiso. Cuasi todos son conspiradores liberales; y hay tres condenaos Esta semana los ahorcarán.

GANGARILLA
¿Y ese que le llaman don Rafael Canaria... o no se cómo?

EUSEBIO
¡Ah, si! Sanabria. Ese está ahí en el dos. También, también le huele el pescuezo a cáñamo. Además se ha agravao la cosa porque dicen que le dio dinero a Luis Candelas, el ladrón, y le ayudó a escaparse.

GANGARILLA
Se comprende si es liberal, quié ver a toos libres.

EUSEBIO
Bueno, que me voy a dar la ronda con esos

(Mutis por el portón)

GANGARILLA
Aquí aguardo. (Mira a todos lados al quedar solo y hace una imperceptible señal al lateral, segundo izquierda. Salen Maravillas y Pirulí disfrazadas de mujeres de pueblo. Traen unas alforjas)
¡Pirulí! ¡Maravillas

PIRULI
(Abrazándole) ¡Gangarilla de mi vida!

GANGARILLA
¡Pirulí de mi corazón!

MARAVILLAS
Menos baboserías y a lo interesante. ¿Qué has hecho? (Con misterio)

GANGARILLA
Todo. Los vigilantes ya son míos gracias al mus y al dinero de la marquesita. Traéis lo convenido?

MARAVILLAS
Aquí está todo. Limas, un puñal, dinero...

GANGARILLA
¡Silencio que vuelve el vigilante! (Aparece Eusebio en el zaguán v las mujeres abrazan a Gangarilla con grandes extremos de alegría)

PIRULI
¡Pero qué güeno t'has puesto!

MARAVILLAS
¡Y qué sanote! Te sienta mu rebién estar en la cárcel. ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!

GANGARILLA
¿Y cómo han quedao toos en el pueblo?

MARAVILLAS
Pos acostaos, porque hemos salió de madruga en la diligencia.

EUSEBIO
¿Qué mujeres son éstas?

GANGARILLA
Mís hermanas que acaban de llegar del pueblo.

PIRULI
De Esquivias semos pa servirle.

EUSEBIO
Por muchos años.

GANGARILLA
(Abrazándola con todas sus fuerzas) ¡Pero qué güenísimas estáis!

PIRULI
(Idem) ¡Tú si que estás güeno!

GANGARILLA
¿Y ande paráis?

MARAVILLAS
En la mesma posá de la deligencia. Hemos dejao allí el hatillo y hemos venío a traerte esto de parte de madre.

GANGARILLA
A ver lo que manda.

MARAVILLAS
Unas fruslerías, pa que las cates con tus compañeros. (Saca botellas, chorizos, jamones etc.)

PIRULI
(A Eusebio) Corte usté este jamón y verá.

(Le da un jamón)

GANGARILLA
Pero corte usted poco, que eso se gasta con el uso. Ahora que yo soy gustoso que esos lo caten también.

EUSEBIO
Como están de ronda.

GANGARILLA
¿Y qué? Vienen un ratito y se van luego. Voy a llamarles y a traer vasos. (Medio mutis al portón)

EUSEBIO
(Deteniéndole) Ya iré yo. (Mutis al portón)

GANGARILLA
Como usted quiera
.
(Maravillas, en estado de excitación nerviosa se ha acercado con curiosidad a una de las tejas del edificio)

No te acerques que pueden vernos. Cantemos la copla para que sepa que estamos ya aquí. ¡Anda, Pirulí, a ver si nos oye!

PIRULI
¡Allá va!

(AI llegar al estribillo, sale Tomás al portón y al verlo, Gangarilla y Pirulí, bailan para disimular. Maravillas que estaba inquieta vigilando, acude a entretener a Tomás, comentando con risas el bailen

(Música)

PIRULI
Críspulo se ha casado
ayer con Nicanora

GANGARILLA
Y como el novio es sordo
fue cómica la boda

PIRULI
Al preguntarle el cura
¿la quieres por esposa?

GANGARILLA
Críspulo no le oyó
dijo al cura que no
¡y la que se armó!

(Volviéndose hacia el foro, gritando mucho y haciendo un portavoz con las manos para que les oigan en la cárcel)

PIRULI
¡Ya están aquí!

GANGARILLA
¡Ya están aquí!

GANGARILLA y PIRULI
(Evolucionan bailando aproximándose a la reja, gritando)
Arremángate, pa pasar el río,
arremángate que va muy creció
arremángate, mángate, mángate,
arremángate, mángate ya,
arremángate, mángate, mángate
¡que tu novia esperándote está!

(Este último verso, a voces y hacia el foro como antes)

PIRULI
Díjole el monaguillo
que no gritara tanto

GANGARILLA
Pero la Nicanora
se enfureció un espanto.

PIRULI
Y al ver que no lo oía
el sordo de su esposo

GANGARILLA
Tanto chilló y gritó
que el padrino asustao
se tambaleó.

PIRULI
¡Ya están aquí!

GANGARILLA
¡Ya están aquí!

GANGARILLA y PIRULI.
¡Arremángate pa pasar el río
arremángate etc.

(Hablado)

(Durante el numero anterior, Luis Candelas asoma por un lateral izquierda, observa y luego hace mutis por donde se asomó)

EUSEBIO
(Entrando por el portón) Ya podéis pasar y vamos a probar eso que habéis traído, que aquí nos exponemos a que nos vean y a tener multa.

PIRULI
(Aparte a Maravillas) ¿Entramos?

MARAVILLAS
(Idem a Pirulí) Claro está Ya veremos luego.

EUSEBIO
Por aquí.

GANGARILLA
(Al mutis, dando unos azotes de cariño a Pirulí entre risotadas) ¡Vienes más gorda que estabas!... ¡Ja, ja, ja!... (Hacen mutis todos por el portón)

ELENA
(Por el lateral derecha seguida de Calatrava que viene temblando de miedo) ¡Calatrava! ¡Eres un hombre sin ánimos!

CALATRAVA
Ele...

ELENA
¡Sin energía!

CALATRAVA
EIe...

ELENA
Sin valor...

CALATRAVA
Ele... Elenita... Mi... Mira que tú no sabes lo que es una prisión.

ELENA
Sé que está en ella Rafael y es preciso que hagas llegar a sus manos esta carta que le escribo.

CALATRAVA
¿Pero cómo?

ELENA
¡Como sea! Mas listo que tú, Gangarilla, se disfrazó de vigilante y está ahí; de modo que tú entras, le ves, le das la carta...

CALATRAVA
¿Y qué ¡Banastas! sé yo de Gangarilla?

ELENA
Gangarilla es uno de pelo rubio, rostro juvenil, agradable presencia.

CALATRAVA
Pero si la cosa es... ¿Cómo entro?

ELENA
Tú verás. Fíngete un ladrón, para que te prendan Yo te sacaré luego.

CALATRAVA
Pero, Dios mío. ¿Yo ladrón? ¡Ladrón siendo Mayordomo! Porque si fuese administrador, ya era más explicable... Mira Elenita yo no puedo...

ELENA
¡Pues no cuentes más conmigo! Yo no quiero junto a mí a un hombre que me abandona en la ocasión! ¡Ya lo sabes!

(Y muy airada hace mutis diciendo) Me voy al coche, que está en la calle de Atocha.

CALATRAVA
(Suplicante) ¡Elenita! ¡Elena! ¡Y se va!... Aquí está la carta. Voy a ver lo que ha escrito, porque a lo mejor se compromete sin necesidad.
(Lee) «Amor mío: Ten confianza en mí. Huiremos juntos; te adoro, disimula y espera, tu E. ¡Señores! ¡Qué enamorados! Para estas tonterías que dice expone a un hombre a cualquier desaguisado... En fin... Voy a... (Se vuelve y ve a Tomás que ha salido a la puerta) ¡Banastas! Aquel vigilante... ¡Justo! Joven, agradable, rubio... ¡Este es! Puesto que está fuera le voy a poder dar la carta sin entrar. Veamos. (Se acerca y pasea alrededor de Tomás con aires misteriosos. Con voz aflautada) ¡Gangarilla! (Y sigue paseando)

TOMAS
(Extrañado) ¿Qué?

CALATRAVA
(Misterioso) Lo se todo. Ese pelo rubio, ese buen color, esa figura juvenil... (Alargándole la carta) ¡Tenga usted!

TOMAS
¡Cómo) (Abre la carta y lee) «Amor mío: Ten confianza en mí. Huiremos juntos...» ¿Por quién me toma usted?

CALATRAVA
Nada de disimulo. Yo soy... Bueno... Figúrese que soy Elenita.

TOMAS
¿Elenita?

CALATRAVA
Quise decir..., que se figure que soy la marquesita.

TOMAS
Como vuelva a hablar le echo a puntapiés.

CALATRAVA
¡Que no, hombre! Que yo tengo por precisión que entrar en la cárcel.

TOMAS
¡En la cárcel no entra los desvergonzados como usted!

CALATRAVA
Es la primera vez que lo oigo. ¿De modo que no soy digno de entrar en la cárcel?

TOMAS
¡Váyase de aquí! Váyase... ¡Y no beba de ese modo! (Mutis por el portón)

CALATRAVA
¡Ni en la cárcel me admiten! No tengo mas remedio que hacer una muy gorda, para que me prendan,.. ¡Asaltaré a algún desgraciado transeúnte?! ¡Es preciso! Elenita es tan caprichosa... ¡Allí viene uno! ¡Pobre! Qué desgracia la suya, encontrarse con un desalmado como yo... ¡Y puede que le estén esperando sus hijitos, junto al brasero de orujo de aceituna!... ¡Es mala suerte que se tope con un bribón como yo! Ya llega. ¡Valor, Calatrava! (Sale por primera izquierda Candelas, embozado. Calatrava va a él, se quita la chistera y le dice muy cortés;) ¡Caballero! ¿Tendría usted la amabilidad de darme todo lo que lleve, o en caso contrario, su preciosa existencia?

CANDELAS
¿Eh? ¿Pero qué dice este hombre?

CALATRAVA
¡Si, señor! ¡No le quepa duda! Yo soy un reverendísimo ladrón. (Elevando mucho la voz) (Soy un criminal redomado! ¡Soy un terrible bandolero sin entrañas!

CANDELAS
(Aparte) ¡Infeliz! El hambre le ha perturbado (Alto) Tome una onza y remédiese.

CALATRAVA
(Indignadísimo) ¿Cómo? ¿Dinero a un servidor. ¿Quiere usted sobornar a un delincuente tan dignísimo como yo.'' ¿Usted qué se ha creído, caballero?

CANDELAS
(Aparte) ¡Es un pobre loco!

CALATRAVA
¡Usted si tuviese decoro, gritaría, para pedir auxilio! ¡Demandaría socorro, como es su obligación! ¡Lo decente en estos casos es dar voces, gritar: ¡Socorro! ¡A mí! Pero... lo otro... ¡Usted quién es para ofrecerme a mí una onza? ¿Usted quién es....?

CANDELAS
Yo soy. . Luis Candelas. (Mutis por la derecha, después de haberle zarandeado por las
solapas)

CALATRAVA
El bandido... Digo... el... ¡Ah! ¡Ah! ¡Auxilio! ¡Socorro! ¡Favor! (Va ciego a caer sentado en una silla. En este momento salen por el portón Maravillas, Pirulí y Gangarilla)

MARAVILLAS
¡Qué le ocurre a usted, hombre de Dios?

CALATRAVA
¡Paleta! ¡No te acerques! ¿Quién eres paleta?

MARAVILLAS
(Aparte a él) ¡Silencio! Dígale usted a Elena que todo va bien. Que ya han bebido el vino preparado.

CALATRAVA
¡Ah! ¡Si! Comprendo. Eres Gangarilla. Gangarilla disfrazado. ¡Justo! ¡Voy! ¡Voy al momento! (Va a hacer mutis)

TOMAS
(Saliendo de la cárcel con Eusebio) ¿Pero cómo.? ¿Aún sigue aquí ese borracho? ¡Preso ahora mismo! (Va a detenerle y los demás le contienen)

CALATRAVA
¡No! ¡No por Dios! ¡Que no puedo ahora! ¡Que tengo que hacer! Si le es lo mismo volveré luego. (Va a hacer mutis por primera derecha y asoma Candela… que se retira de nuevo) ¡Ah! ¡El bandido popular! ¡Auxilio! ¡Favor! ¡Socorro! (Se va por segunda derecha muerto de miedo)

GANGARILLA
Déjale Tomás. Entra a tomarte unas magras.

TOMAS
Ganas me dan de darle otro tiento al vino.

EUSEBIO
Y a mí.

GANGARILLA
Pues tan y mientras quede, mal hacéis si no aprovecháis.

EUSEBIO
Tú quedas aquí.

GANGARILLA
Claro. (Hacen mutis los dos vigilantes dando algún que otro traspiés)
No hay que perder un minuto. Los polvitos del vino comienzan a hacer su efecto. (Sale Juan, tambaleándose con el llavero en la mano)

MARAVILLAS
¡Cuidado! Sale uno.

GANGARILLA
Es Juan. Viene ya que no ve. (A Juan) ¿Qué, no bebes?

JUAN
Se me haré que no me ha caído bien. Tengo así como pesadez en la cabeza. (Se deja caer junto a la mesa, dejando al alcance de la mano el manojo de llaves).

GANGARILLA
¿Quiés un vaso de agua?

JUAN
(Durmiéndose) Es... así... como... un... (Cae de bruces dormido sobre la mesa. Pausa),

PIRULI
Aquí tiene las llaves.
(Ante la ansiedad de las dos mujeres, Gangarilla quita a Juan el manojo de llaves)

MARAVILLAS
¡Cuidado!

GANGARILLA
¡Ya son mías!

MARAVILLAS
¡Pronto!

GANGARILLA
¡Allá voy!

PIRULI
(Observándole con precaución) ¡Dormido!

GANGARILLA
¡Ahora o nunca! Esperad vosotras frente a Santo Tomás, en la silla de posta. Yo haré la señal. (Entra en la cárcel con precaución).

PIRULI
(Agitada) ¡Vamos, Maravillas!

MARAVILLAS
(Emocionadísima) ¡No, Pirulí! Ve tú a reunirte con Elena. Yo no podría verles partir.

PIRULI
¡Animo, Maravillas! (Se va por el lateral derecha después de unas miradas de cariño y compasión a Maravillas)

(Música)

(Pausa. Maravillas vigila llena de ansiedad. Cornetas lejanas. Toque de silencio coincidiendo con mi reloj que da las nueve)

GANGARILLA
(Dentro)
No me cortejes, niño
por la ventana,
si sabes que ya tienes
la puerta franca.

MARAVILLAS
(La señal)

GANGARILLA
La puerta franca
sin hierros ni cerrojos
ni garambainas!

VOZ
(Dentro).
¡Eh! ¡Ese que canta! Que ya han tocado silencio.

CANDELAS
(Sale por el lateral do echa). Vete Maravillas, esto es ya cosa de hombres. (La coge de las manos para obligarla a marchar por el lateral derecha).

MARAVILLAS
Déjame verle, Candelas. (Resistiéndose emocionadísima).
(Aparece Rafael en el zaguán de la cárcel, con el traje de guardia de Corps con que le prendieron en el cuadro anterior. Va sin peluquín. Mira a todas partes con anhelosa precaución y viendo al vigilante dormido descuelga un capote de los que había en el zaguán y se cubre con él rápidamente.

MARAVILLAS
(Al verlo). ¡El!

CANDELAS
(Empujándola decidido hacia el lateral).
¡Vete!

MARAVILLAS
¡Virgen mía! (Hace un supremo esfuerzo sobre si y se va bruscamente por el lateral derecha. Candelas atraviesa la escena hacia el lateral izquierda, y en medio de la escena hace marcadas señas a unos que se supone están en ¡a calle de primer término del lateral
derecha. Rafael sale del portón en ese momento, pero Juan despierta y al ver a Sanabria se arroja sobre él. Luchan y cae a tierra Juan).

JUAN
(Al caer). ¡A mí los vigilantes!

RAFAEL
(Al ver a les vigilantes que salen les hace frente con un puñal en la mano derecha, mientras les arroja a los pies un puñado de de onzas, que éstos se agachan a recoger). ¡Atrás, canallas! ¡Repartir onzas de oro y muertes! ¡Elegid! (Candelas., haciéndose visible, señala a Rafael el 2.° término derecha, indicándole que huya. Rafael le ve y sale huyendo sin el capote que se le cayó al suelo en la refriega. En cuanto Rafael ha desaparecido, Juan se acerca a la puerta y dama).

JUAN
¡A mí la guardia!
(Instantáneamente aparece por la puerta de la cárcel Gangarilla y detrás un piquete de soldados con fusiles).

GANGARILLA
¿Qué sucede? (Haciéndose el sorprendido).

JUAN
¡Sanabria se ha escapado!

GANGARILLA
¿Por dónde?

JUAN
¡Por esa calle! ¡A él!
(Todos los vigilantes y soldados se precipitan rápidos por la segunda derecha tras de Rafael, Gangarilla y Candelas han pasado al centro de la escena y hacen insistentes señas a personas que vienen por el primer término de la derecha, y sale por tal sitio una rondalla de hombres del pueblo que llevan envuelto entre ellos a Rafael, pero de modo que éste quede bien visible al público. Atraviesan la escena de derecha a izquierda; Candelas se acerca al grupo y con cara risueña de satisfacción da un abrazo a Rafael; después siguen todos, protegiendo a Sanabria por el lateral izquierda, y antes de que acabe de pasar todo el grupo cae el telón rápido.
.
FIN DEL ACTO SEGUNDO


ACTO TERCERO

Interior del portal de un parador-posada a la entrada de un pueblo sobre la carretera de Francia. En segundo término, un corralón en el que se ven arneses, un carro, etc., y al foro una gran puerta que permite ver una gran perspectiva de campo, y la carretera que se pierde en el horizonte.
En primer término izquierda, una puerta por la que hacen todas sus entradas y salidas los cómicos.
En segundo término del mismo lado, una escalera que conduce a las habitaciones superiores por la que harán sus entradas y salidas Calatrava y Elena. Y en último término también de la izquierda, una salida que conduce a la cocina, por la que entrarán y saldrán Viajeros, Gente del pueblo etc. A la derecha en primer término, puerta de la habitación de Rafael y en segundo término, salida que conduce a las cuadras.
Es de día. Mucha luz y mucho ambiente de sol y de alegría.
Calatrava acaba de almorzar sobre una mesita baja, rodeado de Mendieta, Custodio y García. Maravillas sentada en un escaño está triste y llena de amargura.
Gangarilla, Pirulí, Comediantes y Comediantas, cantan y bailan, rodeados de Viajeros y Curiosos. La Moza, con un cántaro, contempla el baile extasiada.
El Posadero, entra y sale sirviendo a Calatrava. Mucha animación.

(Música)

PIRULI
Por mi dices, Elías
que estás tan flaco
será por las jambrinas
que estás pasando.
Te digo Elías,
¡Válgame Dios!
que es el hambre quién te mata
es el hambre, no el amor.
Y si comieras magras todos los días
engordarías.

GANGARILLA y PIRULI
Entra moro sale moro
tiri, tiri, tiritaina
el chiquillo en la aguadera
y el borrico traen el agua.

PIRULI
Un fraile, del convento
salió por vino.
Y se encontró otro fraile
por el camino.
Y dijo un lego:
«¡Que atrocidad!
Ha venido aquí por vino,
toda la comunidad».
Eso prueba Carlota
que el vino es bueno;
¡daca la bota!

CORO
Entra moro sale moro etc.

(Hablado)

POSADERO
(Dando un empujón a la moza) ¿Pero que haces ahí? ¡Anda y ya estás de vuelta con el agua para este señor!

CALATRAVA
Por mí, que no se moleste; habiendo vino…

GARCIA
(Gangarilla le habla bajo a. Pirulí y se van juntos)
Serio está el señor de Calatrava... ¿Es que le disgusta el viaje a Francia acompañando a su señora la Marquesita de Aibar y a don Rafael?

CALATRAVA
Mucho. Pero planteado el dilema, como el no venir suponía para mí un fallecimiento prematuro por falta de sustento, he tenido que decirle: don Rafael, rápteme o máteme.

GARCIA
Una vez en Francia, se casarán y usted será su administrador.

(Se levanta y va hacia Maravillas)

CALATRAVA
Eso es, y he de verme entre gabachos per omnia sécula.

GARCIA
Maravillas ¿qué pesar tienes? Es que te violenta trabajar en las ferias de Pancorbo adonde ahora vamos.

MARAVILLAS
¡No! Que trabajar sería mi consuelo, y el teatro, si tuviese paz, llenaría mi vida, pero... sufro padre, sufro...

GARCIA
¿Por qué?

MARAVILLAS
No me pregunte. Déjeme llorar. (Mutis lateral)

GARCIA
(Aparté) Mal de amores, que malo es... cuando no hay esperanza.

MENDIETA
(Custodio y Mendieta, que han visto envidiosos el yantar de Calatrava, y sobre todo las frecuentes libaciones en la bota de vino, se han hecho señas y ponen ahora en práctica un plan, para beberle el vino, que consiste en distraer uno a Calatrava en tanto el otro empina, y a la recíproca)
¿Y dígame, con franqueza, tengo yo cara de ser como dice ese mal comediante? ¡Fíjese bien! (Mientras Calatrava le mira, Custodio bebe largamente en la bota)

CUSTODIO
¿Y tengo yo cara de ser tan mal comediante como asegura ese gracioso sin gracia?

(Juego anterior en el que Mendieta bebe)

MENDIETA
¿Y tengo yo cara de traicionar a un compañero? ¡Fíjese bien y dígame si tengo yo cara de eso!

(Juego anterior con Custodio)

CUSTODIO
¿Y tengo yo cara....?

(Va a hacer lo propio, pero Calatrava dice)

CALATRAVA
Sí, claro que tienen cara, pero dentro de poco no la tendrán. ¡Banastas!

MENDIETA
¿Por qué?

CALATRAVA
Porque se les caerá de vergüenza de no haberme dejado una gota de vino.

CUSTODIO
(Aparte a Mendieta) ¡Y decías que no miraba!

(Suena dentro un bofetón y se oye disputar acaloradamente a Pirulí y Gangarilla)

GARCIA
¿Qué ocurre? (Todos se alarman)

MENDIETA
Gangarilla y Pirulí que riñen.

(Saliendo con la mano en el carrillo, seguido airadamente por Pirulí) ¡Ay, a y!...

PIRULI
¡Descarado! ¡Bribón! ¡Atrevido!

GARCIA
Pero, ¿qué pasa?

GARGARILLA
Que le estaba contando a esta un cuento de un ratón...

PIRULI
Y como el cuento es atrevidito yo le he contestado al ratón lo que merecía. (Amenazando)

COMEDIANTAS
¡Ay, cuéntalo, Gangarilla!...

PIRULI
Como lo vuelvas a contar te vuelvo a dar la réplica, (Amenazando con la mano)

COMEDIANTAS
¡Que lo cuente! ¡Que lo cuente!

GANGARILLA
Pues atención.

(Música)

GANGARILLA
Soñé yo anoche
mientras dormía
¡qué tontería!,
que era un ratón;
y que en tu alcoba
yo me metía.
¡Ay, hija mía,
qué sofocón, qué sofocón!

PIRULI
Pues no te forjes
más ilusiones,
que allí ratones
nunca han de entrar,
pues hace rato
que tengo un gato
que es un portento
para cazar.

GANGARILLA
De un salto me planté
en tu mesilla.

PIRULI
Pero yo te tiré
la zapatilla.

GANGARILLA
Y a pesar de eso
subí a tu almohadón

PIRULI
¡Ratón, ratón!
Cuidado con el hocico.
¡Ratón, mira que me pierdo!

GANGARILLA
¡Te muerdo!

PIRULI
¡Te pico!
Ratón, ratón.
Ratón, ten educación,
o viene el...

LOS DOS
¡Miau... marramamiau!
¡gato rabón!

GANGARILLA
Yo me subía
a pesar de eso
y te di un beso
¡que rico fue!
que me sabía
a uvas y queso:..
¿Donde?; confieso
que no lo sé...
Que no lo sé.

PIRULI
Ya no recuerdas,
vamos, responde.
¿No sabes dónde?
Ni lo sabrás.
Con ese sueño
te has fastidiado,
pues no lo has dado
ni lo darás.

GANGARILLA
Te besará el ratón
en cuanto quiera.
PIRULI
¡A ver si topa con
la ratonera.

GANGARILLA
El darte el beso
fue de sopetón.

PIRULI
¡Ratón, ratón!
Cuidado con el hocico.
¡Ratón, mira que me pierdo!

GANGARILLA
¡Te muerdo!

PIRULI
Te pico,
ratón, ratón, ratón,
ten educación,
o viene el...

LOS DOS
Miau... marramamiau
¡gato rabón!
Vino el gato
al poco rato
y acabó con
e1 ratón.

(Hablado)

GANGARILLA
¿Qué le parece a usted, señor?

CALATRAV
Que, en efecto, hacía falta el gato. (Todos ríen)

MAYORAL
(Que sale por la izquierda con unas colleras y unas guarniciones, tarareando)
«La vida es un caminito... »
4A ver si nos vamos aviando, que se hace tarde y hay mucho que caminar hasta Pancorbo!

VIAJERO 1º
Vamos a preparar los bártulos…

COMEDIANTE 1º
Les ayudaremos.

(Comediantes y viajeros hacen mutis. Queda soto Calatrava, que terminó reposado su almuerzo)

CALATRAVA
¡Ay, Calatrava, a qué extremos llegaste! !Yo era un hombre honrado, y la fatalidad me ha convertido en algo... como los siete niños de Ecija.
Cuando se dispone a levantarse sale Maravillas presa de gran agitación y le detiene) (A Maravillas. ¡Oh admirable artista!....

MARAVILLAS
(¡No puedo más!)
Sálveme, señor Calatrava!

CALATRAVA
¿Qué sucede?

MARAVILLAS
¡Que soy la peor de las mujeres.

(Con desesperación)

CALATRAVA
¡Ja, ja. ja...!

MARAVILLAS
¿Pero, cómo? ¿Aún se burla?

CALATRAVA
No; ¡banastas! Lo que hago es no dejarme sorprender como el otro día. ¡A mí más escenitas como aquella del bajo!.. ¡A otro perro con ese hueso!

MARAVILLAS
Pero si no son escenas, si es que... (Inquietísima) ¿No han venido aún?

CALATRAVA
Pero ¡banastas! ¿Quién tiene que venir que tanto le asusta?

(Se oyen dentro pateos de caballerías y cascabeles. Maravillas, azoradísima, va a escuchar a la carretera).

MARAVILLAS
¡Caballos! ¡Ah! Son los de la diligencia. Creí que era la policía.

CALATRAVA
(Asustado). Pero... ¿cómo, aún nos persiguen? En ese caso hay que huir cuanta antes.

MARAVILLAS
(Inquietísima). Sí, sí; llévese a Don Rafael y a la marquesita, ¡Huyan cuanto antes!

CALATRAVA
Pues voy a avisar al mayoral que prepare el viaje y de paso le diré que me reserve un asiento en el interior del coche, porque he venido hasta aquí en la baca, incomodísimo. Y como me vuelva a mandar a la baca le suelto el toro.

MARAVILLAS
Sí, váyanse cuanto antes. Yo le he pedido a la Virgen que haga un milagro.


CALATRAVA
¿Y cómo habrá sabido la policía nuestro paradero?

MARAVILLAS
(En lucha interior) Alguna delación...

CALATRAVA
¡Banastas! ¿Y de quién?

MARAVILLAS
(Incierta). No sé…

CALATRAVA
¡Ah! ¡Ya caigo! Ese ha sido Luis Candelas que me tiene rabia, desde lo que pasó la otra noche pero con el genio que yo tengo... En cuanto lo vea le hago prender. ¡Oh en cuanto yo le hecho la vista encima a Candelas!...

(Entra Candelas por el portón)

¡Ah! ¡Candelas! ¡Alabado sea Dios! ¡Soy hombre muerto! ¡Perdón! ¡Perdón, señor Candelas! Fue Una locura… ¡Una mala idea! ¡Un...

CANDELAS
¡Silencio, hombre de Dios! ¿Y la marquesita?

CALATRAVA
¿Pero, cómo.? ¿Viene usted por ella?' Luego no viene a matarme, luego no..,.? ¡Ay Candelillas de mi alma!

CANDELAS
Cállese o le acogoto...

CALATRAVA
Mándeme.

CANDELAS
Lo primero que no pronuncie mi nombre, Y después que entre a decirle a Don Rafael Sanabria que le aguarda un caballero.

CALATRAVA
¿Qué caballero? (Mirando alrededor)

CANDELAS
¿Quién ha de ser.? ¡Yo!

CALATRAVA
Ah, sí. ¡Naturalmente! Es que no me había .fijado... Pero... Está terminando de almorzar y...

CANDELAS
Cuando termine.

CALATRAVA
Sí, señor; con mucho gusto... Ya lo creo...

(Va a abrazarle)

¡Ay, Candelas de mi vida!

CANDELAS
¡Silencio!

(Rechazándole)

CALATRAVA
Sí, es verdad... Es que con la alegría...

(Mutis por primera derecha., como loco)

CANDELAS
Tengo que avisarle que vienen en su persecución; que se vaya cuanto antes; así no hará sufrir a esta pobre mujer. (Por Maravillas. Acercándose a ella)


MARAVILLAS
Candelas...

CANDELAS
Hola, Maravillas.

MARAVILLAS
(Por Calatrava que se fue)
¡Le asustas! Todos te temen y en cambio a mí de quien debieran separarse con horror tratan de consolarme... ¡Como si hubiese consuelo para mí!...

(Rompe en sollozos).

CANDELAS
¡Maravillas! Pero... ¿qué tienes? ¿Qué te ocurre?

MARAVILLAS
¡Qué más quisiera haber muerto que sufrir lo que sufro, Candelas! ¡Que no puedo más! ¡Que es tan grande mi amargura por lo que hice!...

CANDELAS
¿Qué hiciste?

(Con cariño)

MARAVILLAS
Lo que ahora no puedo reparar. Loca de celos, poseída del demonio de la venganza, caí en la tentación y fui...
Tú has tratado a muchos criminales, ¿verdad? Pues ninguno lo fue tanto como yo...

CANDELAS
Tú estás nerviosa, Maravillas Sosiégate. En este mundo tóo tiene arreglo.

MARAVILLAS
¡No! ¡Imposible! Acabo de pedírselo a Dios para que hiciese un milagro y no ha querido oírme.

CANDELAS
Pues pídemelo a mí...

MARAVILLAS
¿A tí, Candelas)

CANDELAS
Por probar nada pierdes... ¡Bueno! ¿Y para qué has de molestarte si ya lo adivino?

MARAVILLAS
¿Tú, adivinas tú lo infame que fui?

CANDELAS
No es muy difícil Eres mujer y estás enamorada, y un querer... ¡un querer puede mucho!

MARAVILLAS
¿Y qué supones.?

CANDELAS
Que has denunciado a Don Rafael y temes que vengan a llevarle preso.

MARAVILLAS
¡Eso es, Candelas! ¡Sálvale! ¡Sálvale, y pídeme lo que quieras!

CANDELAS
¿Pedir? Yo no pido, Maravillas¡ Yo soy un ladrón y cuando quiero algo lo robo!

(Con pena)

Pero hay cosas que no se pueden robar... ¡No llores!... ¡Por que eso sí que yo no lo quiero!

MARAVILLAS
¿Pero es posible que tú te compadezcas de una mujer tan mala como yo?

CANDELAS
 (Mirándola con ternura)
¡Tan mala!... Pues será que como también soy malo yo, nos entendemos! No llores más, ahora mismo voy a decirle a Don Rafael como puede huir.

MARAVILLAS
(Con entusiasmo)
¡Dios te bendiga!

CANDELAS
No va a servirme. ¡Me maldicen tantos!...

MARAVILLAS
(Con gratitud)
¡Pues te bendigo yo!

CANDELAS
(Muy grave, para no dejarse vencer por la emoción)
¡Gracias Maravillas!

MARAVILLAS
¿Me aseguras que salvarás la vida de Rafael?

CANDELAS
(Con energía).
Te lo aseguro... ¡Con la mía!

MARAVILLAS
(Emocionada. Agradecida).
¡Candelas, eres un hombre!

(Un momento de duda. Se decide al    fin)

¡Un abrazo!

(Ofreciéndoselo)

CANDELAS
(Muy firme)
¡No! ¡Eso no!

(Más suave)

Te lo agradezco. Mira... Yo robo... Pero ¡no sé vivir de limosna!

MARAVILLAS
(Con un poco de pena)
¡Qué cosas enseña la vida!.., ¡Y qué caminos elige Dios!...

CANDELAS
(Casi burlón, para ocultar su emoción sincera)
¡Para eso es Dios, Maravillas!

(Breve pausa. Transición)

Ahora vete. Espero aquí a un compinche... ¿sabes? Creo que viene.

MARAVILLAS
Adiós Candelas.

CANDELAS
¡Pronto! ¡Mucho habré robao, pero lo que a mí me roban!...

(Medio mutis por la izquierda, con Maravillas, Sale Rafael con Calatrava por la derecha)

CALATRAVA
Ahí le tiene usted. (Mutis por la escalera)

RAFAEL
¡Candelas!. (En voz baja):

CANDELAS
Espéreme Don Rafael.

RAFAEL
Pero...

CANDELAS
En cuanto la acompañe volveré.

RAFAEL
¡Maravillas!

CANDELAS
¡Déjela! ¿No ve usted que va llorando?...

(Mutis con Maravillas por la izquierda)

RAFAEL
¡Pobre mujer que llora! ¡Si yo pudiera devolverte el encanto de tu alegría! ¡Si yo tuviese el alma que ya no es mía porque en un amor loco la puse entera, y sí yo fuese libre, ¡no lloraría como ahora va llorando la Calesera!

(Música)

RAFAEL
Agua que río abajo marcha
¿donde se va?
Hacia los mares.
Llanto que en nuestros ojos brotó
si no cayó
da mas pesares.
¡Calesera no debes llorar
deja de amar,
busca el olvido.
Que no he sido
en tus penas traidor,
es el amor
que me ha vencido.
No dejan las estrellas
jamás de lucir;
busca un amor en ellas
que amar es vivir
¡Ah...!
Tu me puedes olvidar
yo jamás te olvidaré
por que sueño al recordar
que en tus ojos me miré.
¡Perdón Calesera!
¡Mi calesera!
Si te causo este pesar
tú me puedes olvidar.
Yo pequé, perdóname...
tú que sabes perdonar
y jamás te olvidaré,
¡Ah!

(Hablado)

(Sale Candelas por donde se fue)

RAFAEL
¿Candelas, querías hablar conmigo?

CANDELAS
Si, don Rafael. En la cárcel me echó usted una mano con sus dineros para que escapase. Pudo usté escapar conmigo y por no comprometerme aguardó. ¡Eso yo no lo olvido nunca!

RAFAEL
No se hable de eso.

CANDELAS
Y ahora, al grano. Yo no soy hombre de palabras como usté. Yo no sé decir más que las precisas. La policía anda tras de usté y le vienen pisando los talones.

RAFAEL
¿Alguna delación?

CANDELAS
¡No! Que la fuga le ha sentado al Gobierno como unas banderillas y le quieren coger a usté para ahorcarle. A usté le hablo yo claro porque usté es un hombre.

RAFAEL
Pues no me cogerán vivo.

CANDELAS
A eso vengo. (Le da un papel). Guárdese este pasaporte y cuando salgan los viajeros de la diligencia monta usté en la silla de postas que yo traigo, y aprovechando el movimiento sale usté de estampía.

RAFAEL
(Que ha leído) Pero, ¿qué es esto, Candelas? ¡Yo embajador secreto para Italia! ¿De dónde ha sacado esto?

CANDELAS
E1 Rubio de Puerta Cerrada, un coloso, un hombre que, hace usté así, su lúbrica (Hace un signo en el aire) en el aire y se lo saca dibujado en un papel.

RAFAEL
Gracias, Candelas.

CANDELAS
Y ahora... Sonsoniche, que puede venir gente. (Le tiende la mano) Adiós, don Rafael, y feliz viaje. (Se dan un abrazo; Candelas le quita la cartera)

RAFAEL
¡Buena suerte! (Inicia el mutis Rafael Sanabria, y al hacerlo advierte que le falta la cartera, se vuelve sonriente y dice con reprensión cariñosa) ¡Hombre, Candelas!...

CANDELAS
 (Sonriente) Téngala usté', don Rafael. ¡La picara costumbre! (Le devuelve la cartera)

RAFAEL
¡Adiós y... gracias!

CANDELAS
Entre cu religionarios...

RAFAEL
¿Cómo?

CANDELAS
A usté le gusta la libertad y a mi también.

RAFAEL
(Aparte) ¡Lástima de hombre! (Mutis por la escalera)

CANDELAS
 (Mira sonriente, con sonrisa amarga, cómo hace mutis. Saca del bolsillo donde antes estuvo la cartera un pasaporte y lo lee) ¡Va estamos listos! ¡Se lo quité! Si se lo pido no me lo da, de seguro.

POLICIA 1º
(A los otros dos, que entran por el foro tras él, con trajes de montar a caballo)
¡Tomad todas las puertas y salidas!

CANDELAS
(Aparte) Ya están aquí. ¡Si llego a descuidarme!

POLICIA 1º
Registrad a todos los viajeros. El pájaro tiene que estar en la Posada... ¡Que nadie salga ni se mueva sin permiso de la policía!

(A Candelas que está sentado cerca) ¡A ver, caballero su pasaporte!

CANDELAS
(Lo entrega) Ahí va.

POLICIA 1º
(Leyendo) ¡Como! ¡Rafael Sanabria! ¿Es usted?

CANDELAS
¡El mismo! ¿Que sucede?

POLICIA 1º
¡Dése preso en nombre del Rey!

CANDELAS
¡Lo esperaba! ¡Aquí están mis manos!

POLICIA 1º
(A los otros dos policías)
Dejad partir a los viajeros libremente. ¡El pájaro cayó! Es este. Entradle en ese cuarto, y atadle. ¡Liberal, ya puedes despedirte de la libertad! (Empujándole hacia la puerta derecha)

CANDELAS
 (Al mutis) ¡Oh! Eso... ¡Quién sabe! (Mutis por el lateral derecha con los policías)

POSADERO
¡Eh, señores, al coche! ¡Que el mayoral espera! (Van saliendo, todos: viajeros, comediantes etc.)

(Música)

CALATRAVA
(Saliendo por la escalera)
¡Elena, Elenita...!

PIRULI
(Tapándole la boca, rápidamente) ¡Calle usted hombre! ¿Que hace?

CALATRAVA
¡Ay, es verdad! A veces se le va a uno el santo al firmamento! (Bajan Elena y Rafael)

POSADERO
¡Al coche, señores, al coche!

MAYORAL
(Desde el foro) ¡Vamos! ¡Aprisa! (Todos se van marchando)

MARAVILLAS
(Saliendo, a Pirulí y Gangarilla) ¡Ya se van, Gangarilla! ¡El alma se me parte!
(Movimiento de viajeros, entre ellos Elena)
Rafael, Calatrava etc. Elena va a Maravillas y la abraza)

ELENA
Adiós... Maravillas (La besa emocionada)

MARAVILLAS
Adiós...

(Se muere de pena, pero finge una sonrisa)

GANGARILLA
¡Maravillas!...

GARCIA
¡Hija, ten valor!

MARAVILLAS
Id a despedirles...

ELENA
(A Rafael) Dile adiós... Te ha querido mucho… y sufre.

(Rafael la obedece)

MRAVILLAS
Que sea usted muy feliz... (Mutis Rafael con Elena)

CALATRAVA
Supongo que no me guardará rencor por haberle llamado paleta.

MARAVILLAS
No, Calatrava.

CALATRAVA
Y conste que soy, desde ahora, y para siempre, un admirador entusiasta de la gran artista La Calesera. (Mutis con los suyos)

MARAVILLAS
¡Pobre Calesera!

(Suena en la orquesta el motivo de la canción, mezclado con los gritos del Mayoral, los chasquidos de la tralla y el ruido de cascabeles)

MAYORAL
(Dentro) ¡Riá, mulilla coronela!

VOCES
¡Adiós! ¡Adiós!

(Todos los comediantes van hacia el foro y agitan brazos y pañuelos. Maravillas queda en el proscenio y apoyando la cabeza entre las manos llora, sentada junto a la mesa. Por el lateral aparece Candelas maniatado y sujeto entre los Policías.
Maravillas no lo ve, aunque él la mira con emoción muda. El motivo de la Calesera, se apaga en un tono más triste)

MARAVILLAS
¡Se va!... ¡Se fue!... (Sollozando)

(Con desconsuelo)

¿De qué me sirve lo que he sufrido?
¿Cuál es la vida que ahora me espera?
¿Quién me comprende? ¿Quién me ha querido?

CANDELAS
(Con infinita ternura, mientras le conducen hacia el foro los Policías)
¡¡Yo, Calesera...!! ¡¡Yo!.. Calesera!!

(La Calesera se alza, le ve comprende, y en un arranque del alma corre a abrazarle... Fuerte en la orquesta Telón rápido)


FIN DE LA CALESERA

Notas

(I) Los personajes vestirán trajes de 1832, cada uno según su papel, durante toda la obra, sin más excepción que la que indica el párrafo siguiente: Los tipos de majas, manolas, chisperos, guardias de Corps, casaca de Calatrava, etc., tal como se indica en el libro, correspondientes a la época de Carlos IV, sólo los vestirán los personajes que se indican en el cuadro primero del acto segundo.

(II) El personaje Luis Candelas, vestirá de hombre de pueblo de 1832, con sombrero ancho y capa, en los actos 1° y 2°, y de caballero de la misma época (semejante al traje de RAFAEL Sanabria) durante el 3°.

(III) Los autores señores, G. del Castillo y Martínez Román, que viven en Madrid, calle de Fuencarral 114 y 102, respectivamente, darán gustosos cuantas aclaraciones les pidan las compañías, respecto a la postura en escena de esta obra.

Información obtenida en:
http://archive.org/stream/lacaleserazarzue2371alon#page/n0/mode/2up

No hay comentarios:

Publicar un comentario