jueves, 9 de enero de 2014

María Sol (Cantables)



MARIA SOL



Zarzuela en dos actos, el segundo dividido en dos cuadros y un intermedio en prosa.

Libreto: José Ramos Carrión.

Música: Jacinto Guerrero.

Estrenada en el Teatro de la Zarzuela la noche del 20 de septiembre de 1925.

La  acción  transcurre en el año 1516, bajo el reinado del Emperador Carlos I de España y V de Alemania.


ARGUMENTO

Doña María Sol hermosa dama española que estando casada mantuvo amores con Don Hernando y a la que este le juro palabra de casamiento es abandonada por este sin cumplir sus promesas.
Don Hernando, al que parece interesarle más el amor cuando la situación para conseguirlo es difícil, al morir el esposo de Doña María Sol y allanarse el camino para casarse con ella, pierde todo interés y la abandona sin cumplir su palabra, partiendo para Flandes con una misión Real.
Doña María Sol, que sigue enamora de Don Hernando sigue a este hasta Brujas (Flandes), donde le encuentra otra vez inmerso en una situación amorosa dificultosa, ya que se ha enamorado de Doña Catalina, hija de un noble flamenco, Don Humberto, que supuestamente se opone a esa relación porque pretende casar a Doña Catalina con su sobrino Don Martín, el cual esta enamorado de Doña Catalina, sin que esta le corresponda.
En Brujas Doña María Sol, trata de saber de las andanzas de Don Hernando interrogando al dueño de la Hospedería donde este se aloja, confirmándose todo lo que ella sabía hasta ese momento.
Mientras intenta tener una entrevista con su amado, se encuentra con Don Enrique, amigo de Don Hernando y de ella, y que es conocedor de los amores que hubo entre ambos, que se sorprende de encontrarla allí.
Entablan un dialogo en el cual Doña María Sol le confiesa que viene en busca de Don Hernando y este le dice que se sorprendió cuando salio de España sin casarse con ella, pues conocía el amor que a ella le profesaba Don Hernando, considerando su actitud como muy extraña. Don Enrique le indica que el amor que tiene ahora por Doña Catalina no le conviene porque le puede traer problemas. Se ofrece para ayudar a Doña María Sol y le pide que espere a que hable con Don Hernando y le cuente como va todo.  
Por su parte Don Hernando sigue empeñado en casarse con Doña Catalina y para conseguir sus fines escribe dos cartas, una para su amada, ofreciéndole nuevas promesas y juramentos de amor y otra a Don Martín, su rival para desafiarle a un duelo, y piensa en la posibilidad de raptar, si es preciso a Doña Catalina para casarse después con ella.
Por su Parte Don Huberto, padre de Doña Catalina, Don Martín, su sobrino y Doña Catalina hablan abiertamente de sus verdaderos planes, que son muy diferentes de los que todos creen.
Don Huberto, que se encuentra arruinado, con la ayuda de Doña Catalina y de Don Martín ha planeado sanear su patrimonio a costa de la riqueza de Don Hernando, ofreciendo a Don Martín una importante cantidad de dinero por su colaboración.
Conociendo el interés de Don Hernando por los amores difíciles idean un plan para conseguir sus fines, valiéndose para ello  de la belleza de Doña Catalina. Hacen creer a Don Hernando que Doña Catalina esta enamorada de él, y que su padre se opone a esa relación y que quiere casarla con otra persona: Don Martín. Y han preparado este plan para que Don Hernando, ante tantas dificultades ponga mas empeño en casarse son ella y si es preciso, la rapte para casarse después con ella para reparar su honor, facilitándole estos planes para que Don Hernando haga lo que se pretende.
Por su parte Doña María Sol tiene un encuentro con Don Hernando, en el cual le recuerda su amor y sus juramentos y este, incomodo ante este encuentro y porque le recuerde que ha  faltado a su palabra, le contesta diciéndole que su amor es muy inconstante y que ya no esta enamorado de ella, despreciándola, con gran dolor por parte de María Sol, que promete que se vengará, haciéndole ver que Doña Catalina no le ama.
Doña María Sol llega a conocer toda la trama planeada por Don Huberto, Doña Catalina y Don Martín, gracias a las indagaciones suyas y de Don Enrique, y con ayuda de varios personajes y el mismo día en que esta previsto el secuestro habla con Don Hernando de nuevo, haciéndole ver que le habla como una amiga para que él pueda confiar en sus palabras y pueda ver por sus propios ojos el engaño de Doña Catalina.
Así, le hace  pasarse por Don Martín, en una cita que tenía este con Doña Catalina antes del secuestro, y vistiendo las ropas de este y embozado para no ser reconocido, se hace pasar  por él ante la ventana de Doña Catalina.
Esta nada mas verle le dice que se vaya pronto para poder seguir con el plan previsto. Y  por ella y Don Huberto que también participa en la conversación, llega a saber todo el plan  que habían preparado, y la falta de amor por parte de Doña Catalina hacia él.
Desengañado por todo lo que ha sabido, decide vengarse de ellos. Para ello, finge un duelo con Don Martín y finge haber sido herido de gravedad.
Si bien en un principio tanto Doña Catalina como Don Martín y Don Huberto no querían auxiliarle, pensando que iba a morir, finalmente, Don Huberto piensa que tal vez podría celebrarse una boda “in articulo mortis” con su hija y esta pasaría a heredar los bienes de Don Hernando, así es que deciden  auxiliarle llevándole a su casa.
Los amigos de Don Hernando hacen todo lo posible porque ni Doña Catalina ni Don Huberto sepan que esta fingiendo y este sigue con su plan, y solicita a Don Huberto casarse cuanto antes con Doña Catalina a la que dice le gustaría dejar muchas joyas, hacienda y dinero pero… que nada de eso tiene, que solo tiene deudas y que ha vivido bien gracias a la soldada que le paga el Rey.
Al oír esto, Don Huberto, y la propia Doña Catalina se apartan de él sin consideración alguna, y es ahí cuando Don Hernando, al ver la verdadera actitud de ellos hacia él, confiesa que todo ha sido fingido para desenmascararlos: falso el duelo con Don Martín, falsa la herida, y falsa la hacienda y que lo único que era real y verdadero en toda esta historia, era el amor que por él siente Doña María Sol, a lo que esta contesta que de eso
puede estar bien seguro.
Don Hernando, acaba diciendo que realmente lo de su  riqueza  si es cierto, pero que ya no podrán disfrutar de ella, ni Doña Catalina  ni Don Huberto, quedando ambos apenados por no haber conseguido sus planes, mientras Don Martín se alegra del fracaso de los mismos. Y así, acaba la obra.


________________



Personajes:

Doña María Sol: Joven viuda enamorada de Don Hernando.

Don Hernando: Antiguo enamorado de Doña María Sol y a la que había dado palabra de casamiento, pero la abandona.

Doña Catalina: Joven de Brujas (Flandes), hija de un noble Don Huberto.

Noble flamenco: Padre de Catalina.

Don Martín: Primo de Doña Catalina y supuesto prometido de esta.

Don Enrique: Amigo de Don Hernando y de Doña María Sol y conocedor de sus amores.


_______________



Números musicales:

Pasodoble: (María Sol)
Romanza de Hernando "La Carta": (Hernando)
Terceto cómico: (Martín, Hostelero, Trúner)
Foxtrot: (Catalina, Pajes)
Dúo de María Sol y Hernando: (María Sol, Hernando)
Cuchillo español: (Hernando)
Dúo de Tiples: (María Sol, Catalina)
Canción de D. Hernando y Pajes: (Hernando, Pajes)


________________



Pasodoble: (María Sol)

MARIA SOL
Por su rey,
a la sombra bendita de una bandera,
con valor
marcha el hombre al combate y audaz pelea.
Por su amor
defendiendo a la dama de sus amores,
es cruel,
implacable en los odios y en sus rencores.

TODOS
Por su rey,
a la sombra bendita de una bandera,
con valor
marcha el hombre al combate y audaz pelea.
Por su amor
defendiendo a la dama de sus amores,
es cruel,
implacable en los odios y en sus rencores.

MARIA SOL
Amor,
por él debes luchar.
Por él
la vida tú has de dar.
Y así
lucharás con ardor
por la gloria de tu rey,
por el triunfo de tu amor.

TODOS
Amor,
por ti quiero luchar.
Por él
la vida yo he de dar.
Y así
lucharé con ardor
por la gloria de mi rey,
por el triunfo de mi amor.
Por su rey,
a la sombra bendita de una bandera,
con valor
marcha el hombre al combate y audaz pelea.
Por su amor
defendiendo a la dama de sus amores,
es cruel,
implacable en los odios y en sus rencores.
Amor,
por ti quiero luchar.
Por él
la vida yo he de dar.
Y así
lucharás con ardor
por la gloria de tu rey,
por el triunfo de mi amor.
etc., etc.


________________



Romanza de Hernando "La Carta": (Hernando)

HERNANDO
(Leyendo con ternura)
Amor de mis amores,
bien de mi vida,
linda mujer...
Mi flor entre las flores,
perla escondida
de mi querer…
Sabrás tu niña hermosa,
que estoy muriendo
por tu pasión,
contempla tú, amorosa
cómo te ofrendo mi corazón.
Mi corazón
que es para ti:
por tu querer
quiero vivir;
mas si tu amor
no es para mi,
por tu querer
quiero morir.
Nadie podrá
contra el querer
que el corazón
sintió nacer.
Si mi rival
quiere vencer,
he de luchar,
porque ese amor
de mujer quiero alcanzar.

Sabrás tu niña hermosa,
que estoy muriendo
por tu pasión,
contempla tú, amorosa
cómo te ofrendo mi corazón.
Nadie podrá
contra el querer
que el corazón
sintió nacer.
Si mi rival
quiere vencer,
he de luchar,
porque ese amor
de mujer quiero alcanzar.
Mandas en mi,
rendido estoy,
preso en la celda de amor


________________



Terceto cómico: (Martín, Hostelero, Trúner)

MARTIN
Os digo que esta carta no es para mi.

HOSTELERO y TRUNER
Para vos nos la dieron.

HOSTELERO
Si.

TRUNER
Si.

MARTIN
¿Si?...

HOSTELERO y TRUNER
Si

MARTIN
Nada de lo que dicen entiendo yo.
Estáis equivocados.

HOSTELERO
No.

TRUNER y MARTIN
No.

MARTIN
¿No?...

HOSTELERO y  TRUNER
¡No!

MARTIN
(Llamando a un lado al Hostelero y a Trúner que se colocan a ambos lados de él)
Oíd, oíd, oíd,
y luego me diréis
si me ha de interesar
qué dice este papel.

HOSTELERO y TRUNER
Leed, leed, leed,
no hay equivocación.
Seguro puedo estar,
la carta es para vos.

MARTIN
(Disponiéndose a leer)
Atención.

HOSTELERO y TRUNER
Atención.

MARTIN
(Lee, procurando caracterizar en todo los gestos y ademanes de don Hernando en el número anterior)
Caracacá, ca, ca, ca, ca, ca,
Caracá, ¡hay! Caracá
Si el valor de que blasonas
es verdad.

HOSTELERO
Es verdad.

TRUNER
(Bueno va)

MARTIN
Si por el amor te aprestas
a luchar.

HOSTELERO
A luchar.

TRUNER
Pelear.

MARTIN
(Suspendiendo su lectura)
Esto no hay quien lo descifre,
¡Voto a San!...

HOSTELERO
(Le coge la carta y sigue leyendo)
Hacia ti, rival odioso,
el reto va.

MARTIN
(Arrebatando la carta de manos del Hostelero y leyendo lo que sigue)
Yo mi acero con el tuyo
he le cruzar.

HOSTELERO
Es verdad.

TRUNER
Es verdad.

MARTIN
¡Pues si esperas a cruzarlo
bueno estás!

HOSTELERO
Bueno  estás

TRUNER
Bueno  estás

MARTIN
A la dama a quien tú quieres
amo yo.
Sólo yo he de ser el dueño
de su amor.
Arde el odio en mi pecho
igual que un volcán.
Te dirijo mi reto,
odiado rival.
¡Defendiendo mi amor
yo deseo morir!
¡Defendiendo mi amor
yo deseo matar!

A la dama a quien tú quieres
amo yo.
Sólo yo he de ser el dueño
de tu amor.

HOSTELERO y  TRUNER
Arde el odio en mi pecho
igual que un volcán.
Te dirijo mi reto,
odiado rival.

MARTIN
¡Defendiendo su amor
él desea morir!

HOSTELERO y  TRUNER
El desea morir

MARTIN
¡Defendiendo su amor
el desea matar!

HOSTELERO y  TRUNER
El desea matar

MARTIN
El desea morir

HOSTELERO y  TRUNER
El desea morir

MARTIN
El desea matar


________________



Foxtrot: (Catalina, Pajes)

CATALINA
¡Ay!, infeliz, infeliz,
la mujer enamorada
de un imposible afán.
No soy feliz, no soy feliz,
pues cruel mi amante padre
no me deja casar.
Fiel a mi amor, a mi amor,
he de ser toda mi vida,
no debo desmayar.
Tras el sufrir, el sufrir;
ya vendrán días mejores,
mi amor se logrará.

PAJES
Disponed de mi,
vuestros pajes os adoran,
doña Catalina,
y no quieren ver
que refleje sentimiento
vuestra faz divina;
quiero adivinar
lo que en este mismo instante
mi dueña imagina
Yo realizaré lo que mandéis,
soy esclavo fiel.

CATALINA
Id, y a don Hernando
lo traéis aquí;
que venga pronto, por favor,
le espera así mi ardiente amor.
Ven, ven, mi rendido adorador, por mi;
ven a calmar tanto dolor, sufro, ¡ay! de mi;
ven, amador.
Tú mis penas puedes consolar muy bien;
en ti me puedo confiar,
que tu pasión me ha de amparar.
Yo de amor esclava quiero ser por ti;
no lloraré mi esclavitud
si mi señor sólo eres tú.

PAJES
Pronto habéis de ver
que el galán que os enamora
viene a vuestro lado.
Pronto habéis de ver
que de mi gentil señora
se quedó prendado.
A buscarle voy,
y conmigo, en un instante,
viene enamorado.
Yo realizaré
cuanto me mandéis,
soy esclavo fiel.

CATALINA y PAJES
Id, y a don Hernando
lo traéis aquí;
que venga pronto, por favor,
le espera así mi ardiente amor.
Ven, ven, mi rendido adorador, por mi;
ven a calmar tanto dolor, sufro, ¡ay! de mi;
ven, amador.

CATALINA
Tú mis penas puedes consolar muy bien;
en ti me puedo confiar,
que tu pasión me ha de amparar.
Yo de amor esclava quiero ser por ti;
no lloraré mi esclavitud
si mi señor sólo eres tú.


________________



Dúo de María Sol y Hernando: (María Sol, Hernando)

MARIA SOL
Decidme qué sabéis de una mujer
que un día me dio a un hombre el corazón.
Decidme lo que hicisteis de un querer
que largo tiempo fue vuestra ilusión.
Decidme por qué causa renunciáis,
a tanto amor que os supe hacer sentir.
Decidme por qué así me abandonáis,
por qué nuestro cariño ha de morir.

HERNANDO
(Con displicencia)
Yo soy algo inconstante, por mi mal.
y eterno amor yo jamás podré sentir.
Acaso para vos sea fatal;
más yo, linda mujer, no sé fingir.

MARIA SOL
¡Hernando,
con tus desdenes me estás matando!...

HERNANDO
¡Señora,
piadoso olvido te pido ahora!...

(Burlón)

¡Amores,
se marchitaron como las flores!...

MARIA SOL
(Con rabia)
¡Perjuro,
que he de vengarme yo te lo juro!

HERNANDO
(Burlón)
¡Amores,
se marchitaron como las flores!...

MARIA SOL
(Con rabia)
¡Perjuro,
que he de vengarme yo te lo juro!

HERNANDO y MARIA SOL
¡Se marchitaron como las flores!...


_____________



Cuchillo español: (Hernando)

HERNANDO  Cuchillo español,
aun más noble que la espada,
pues si doy la cuchillada,
tengo que acercarme más.
Mi amigo mejor
si mi mano te levanta
cuando es ya mi furia tanta
que me grita: matarás...
Cuchillo español,
mil veces en sangre tinto,
no te apartes de mi cinto,
pues contigo he de triunfar...
Mi amigo leal
el valor mío proclama
cuando lucho por mi dama
que me grita: matarás.

Yo la adoro con el mismo fuego
que tiene el sol de mi España.
Con la valentía de los bravos mozos,
de los hombres de mi raza.
Mi cariño es como las flores
que tiene el sol de mi tierra.
Flores encendidas como los amores,
como los amores de ella.
Así yo la quiero, así quiero yo,
como quiere, cuando quiere,
cuando quiere, un español.

CORO
Así él la quiere,
eso es amor.

HERNANDO
Como quiere, cuando quiere,
cuando quiere, un español.

Cuchillo español.

CORO
Aun más noble que la espada,
pues si doy la cuchillada,
tengo que acercarme más.
Mi amigo mejor
si mi mano te levanta
cuando es ya mi furia tanta
que me grita: matarás...

HERNANDO
Cuchillo español,
mil veces en sangre tinto,
no te apartes de mi cinto,
pues contigo he de triunfar...

CORO
Tu amigo leal
el valor tuyo proclama
cuando lucha por tu dama
que te grita: matarás.

HERNANDO
Cuando lucho por mi dama
que me grita: matarás.

CORO
Cuando lucha por tu dama
que te grita

HERNANDO
Matarás.


________________



Dúo de Tiples: (María Sol, Catalina)

MARIA SOL
Espero convencerte,
niña hechicera;
el hombre a quien yo quiero,
tú no le quieres.

CATALINA
No esperes convencerme
dama española;
al hombre que me quiere,
yo también quiero.

MARIA SOL
¿Quién dijo que no?
¿Quién dijo que no?

(Con desprecio)

No sabéis, señora,
lo que es el amor.

CATALINA
(Con exquisita ternura)
Amor
es un dulce sentimiento
que domina el pensamiento
es un sueño encantador...
Amor
es rosada primavera,
la ilusión mas placentera,
un arrullo embriagador.
Mujer
si un cariño te reclama.
no desoigas a quien ama,
no desdeñes su querer.
Serás
si desdeñas los amores
mariposa sin colores,
flor caída de un rosal.

MARIA SOL
(Con pasión)
Amor es fuego
es cual hoguera,
que ilumina al que está lejos
y le abrasa al que se acerca.
Amor es aire,
es como el viento,
que le bastan unas chispas
para hacer voraz incendio.
Al amor damos
cuanto hay que dar,
si hay que vivir, se vive;
se mata, si hay que matar...


________________



Canción de D. Hernando y Pajes: (Hernando, Pajes)

HERNANDO
Que es su boca
cual flor encendida.
La miel en sus labios
libar yo querría...
Que sus ojos son color de cielo.
Cielo de mi vida...
Me muero por ellos...
Que su frente
es cual la azucena.
Mi alma en su blancura
queda prisionera.
Las miradas
suaves acarician,
miradas ardientes
mi ser iluminan.

PAJES
Se lo diré.
Vuestro amor apasionado
le contaré.

(Vanse los pajes al terminar el número musical)

HERNANDO
Le contaréis.
Y sus vidas, a sus oídos quieren llegar,
mensajeros de quien nunca supo engañar,
ellos serán los que a ti te digan mi amor,
mis suspiros hablaran de ardiente ilusión.

HERNANDO y PAJES
Que es su boca
cual flor encendida.
La miel en tus labios
librar tu querría...
Que sus ojos son color de cielo.
Cielo de tu vida...
Te mueres por ellos...
Que su frente
es cual la azucena.
Mi alma en su blancura
queda prisionera.
Las miradas
suaves acarician,
miradas ardientes
mi ser iluminan.






FIN


Información obtenida en la Página Web http://lazarzuela.webcindario.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario