domingo, 16 de febrero de 2014

Chateau Margaux (Libreto)



CHATEAU MARGAUX



Juguete cómico-lírico en un acto y en verso.

Libreto de José Jackson Veyán.

Música de Manuel Fernández Caballero.

Estrenada el 5 de octubre de 1887 en el Teatro Variedades de Madrid.



REPARTO (Estreno)

Angelita – Leocadia Alba.

Doña Laura – Pilar Vidal.

José – José Mesero

Manuel – Emilio Mesero

El Barón – Rochel.

La acción en Madrid.

Por derecha e izquierda se entenderá la del actor.


ACTO UNICO

Sala elegante. Puertas laterales y al foro. Algunas cajas de cartón sobre los muebles.


ESCENA PRIMERA

Aparece José arreglando las cajas.

(Hablado)

JOSE
¡Ahí están los regalos
que a mis amos les han hecho!...
Ganas le dan de casarse
al soltero más soltero. (Se sienta)
Lo que es hoy de trabajar
que pocas ganas que tengo.
En cambio por la garganta
retoza el cante flamenco,
y no puedo contener
el gipío… ¡Yo lo suelto!
“¡Maresita de mi alma…!” (Cantando)
El amo es bueno… muy bueno.
El ama no la conozco
a fondo: del extranjero
llegó ayer con Don Manuel.
Guapa es guapa… ¡Ya lo creo!
Y calladita y prudente,
y así cortilla de genio…
¡Qué pocas mujeres cortas
quedan en el hemisferio!
Y las mujeres me gustan.
me gustan como al primero.
Si les cortaran la lengua
y les quitaran los nervios
y el afán de lujo, y
algunos otros defectos,
yo… ¡Tampoco me casaba!...
Digo, si les tendré miedo.
Ya me retoza otra vez
el cante por todo el cuerpo.
“Ni el canario más sonoro” (Cantado)


ESCENA II

José, Angelita que sale por la primera izquierda.

ANGELITA
¡Bravo!... Me gusta…

JOSE
Pues esto,
no es mas que el primer arranque;
pero después que me templo
trino como un ruiseñor
y pongo el grito en el cielo.

ANGELITA
Por el grito en la cocina,
si quieres, que ese es tu puesto.

JOSE
Yo soy ayuda de cámara,
señora, non cocinero,
y en lo de ayudar al amo
trato de llenar mi empleo.
Si es que la molesta al ama
mi canto, a cantar no vuelvo.
Echo la llave al gaznate
y abur.

ANGELITA
Ese es mi deseo.
Retírate.

JOSE
Hasta de ahora.
(¡Parece sopla mal viento!)
¡Al fin saldrá como todas
las mujeres de su sexo!)

ANGELITA
(¡Qué descaro!...)

JOSE
(¡No me caso
nunca, ni vivo ni muerto!)

(Vase por el foro izquierda)


ESCENA III

ANGELITA
Manuel dice que es criado
de confianza, y no quiero
que se tome libertades
y tener que echarle luego.
Y cuidado que me gusta,
y mucho, el cante flamenco.
En Málaga me eduqué
y con placer la recuerdo.
Manuel me tiene por tonta.
Yo trato de parecerlo,
porque he de sacar así
más partido, según creo.
Se que los hombres son malos,
pero malos hasta el hueso:
y hay que sufrir caracteres,
y disimular deseos,
y evitar a todo trance
que nos conozcan por dentro.

(Música)

Siempre lo decía
Nuestra Directora,
porque lo sabía
la buena señora;
que la que no engañe
al hombre cruel,
merece, por tonta,
quedarse sin él.

Hay que fingir, y hay que engañar,
pues solitas en el mundo
no nos vamos a quedar,
para disfrutar del mundo
con entera libertad.

Es muy dulce y muy hermosa
esta vida conyugal:
desde el día de la boda
cada vez me gusta más.

Como los palomos
que juntan el pico,
él me llama rica,
yo le llamo rico;
él me llama mona,
y yo mono a él,
y todo se vuelven
palabras de miel.

De mi estado de casada
tan contenta vengo a estar,
que al mirar a una soltera
me dan ganas de llorar.

Aunque el hombre es el diablo
por lo malo y lo truhán,
el demonio de mi esposo
cada vez me gusta más.

Como que lo amo
y el amor es niño,
yo me vuelvo loca
con tanto cariño.
Qué dulce es casarse
como manda Dios,
y volverse locos,
loquitos los dos.


ESCENA IV

Angelita y Manuel, que sale por el foro derecha.

(Hablado)

MANUEL
¡Angelita!... (Muy cariñoso)

ANGELITA
¡Manuel mío! (Idem)

MANUEL
¿Estás triste?...

ANGELITA
Y lo deploro.
Cuando no te veo lloro,
pero al mirarte, sonrío.
¡Sin tí no puedo vivir!

MANUEL
¡Tentado estoy de marchar
y volverte a hacer llorar
por mirarte sonreír! (La abraza)
Abrázame.

ANGELITA
(Es importuno)

MANUEL
¡Qué inocente criatura!...

ANGELITA
No hay nadie y se me figura
que nos está viendo alguno.

MANUEL
Media hora solitas estás.

ANGELITA
¡Treinta minutos sin ti
son un siglo para mí!

MANUEL
Otro abrazo (La abraza)

ANGELITA
Y nada más.


ESCENA V
Los mismos, José.

JOSE
¿Llama el señor?

MANUEL
¡Imprudente!...

JOSE
Yo no veo en casos tales…

MANUEL
¡Vete!

JOSE
Cosas naturales
No asustan naturalmente. (Vase por el fondo)

ANGELITA
¿Lo estás viendo?...

MANUEL
¿Qué te pasa?
Si te abracé enamorado
fue delante de un criado
y todo se queda en casa.
¡Hoy hace un mes que eres mía!

(Muy tierno)

ANGELITA
Fuimos de la iglesia al coche
del exprés. Era de noche…

MANUEL
Es verdad; y no llovía.

ANGELITA
Para un exprés no hay distancia.
¡Ibamos a la carrera!

MANUEL
¡Y pasamos la frontera
y nos metimos en Francia!

ANGELITA
Tú a mi lado

MANUEL
Es natural.
Juntos cruzamos los dos
aquellos trigos de Dios.

ANGELITA
No eran trigos.

MANUEL
Es igual.
¡Tú pendiente de mis ruegos!

ANGELITA
¡La vía un bosque de chopos!

MANUEL
¡Y tú y yo como dos topos!...
Digo topos por lo ciegos.
París fue nuestra guarida.
Dándote vergüenza, sí,
amante me dijiste un oui.
Que yo traduje en seguida.
¡Siento ganas de bailar,
Angelita, al acordarme.

ANGELITA
¡Yo, quisiera descasarme,
para volverme a casar!

MANUEL
Dame, mi dueño adorado,
la mano!

ANGELITA
¡Vuelta!

MANUEL
Sí, a fe.


ESCENA VI

Los mismos, José.

JOSE
¡Señor!

ANGELITA
¡Ay!

MANUEL
¡No se concibe
esto! (Muy incómodo)

JOSE
Vengo a preguntar.
¿Si le vienen a buscar
diré que ahora no recibe?

MANUEL
¡Imbécil! ¡Linda embajada!
¡Me harás perder los estribos!

JOSE
¡No comprendo los motivos,
porque yo no he visto nada!

(Vase por el foro)


ESCENA VII

Angelita, Manuel.

ANGELITA
Con su audacia intolerable
parece que nos provoca.

MANUEL
Tiene días, y hoy le toca
el estar insoportable.

ANGELITA
Te digo que es una cruz
Un criado así. ¡Qué agonía!

MANUEL
Es un gallego, hija mía,
con ribetes de andaluz.
A lo mejor lo echa a chanza,
y es un gandul redomado;
pero no tengas cuidado,
es de mucha confianza.
Es honrado y es leal,
y manso como una oveja. (Pausa corta)
¿Creo que no tendrás queja
de los regalos? (Fijándose en las cajas)

ANGELITA
No tal.
sobre todo, tu mantón
de Manila es muy precioso.

MANUEL
¿Sí? Pues concede a tu esposo
un placer.

ANGELITA
Sin dilación.

MANUEL
Es prenda que no se estila
pero que a ti ha de sentarte
muy bien. Quiero retrarte
con el mantón de Manila.
Estarás muy española.

ANGELITA
¡Jesús!

MANUEL
Y con mucho aquel.
Nada, nada, tu Manuel
quiere verte de manola.

ANGELITA
¿De manola? ¡Qué rareza!

MANUEL
Pues raro y todo ¿qué quieres?
me entusiasman las mujeres
con flores en la cabeza.

ANGELITA
Voy a estar bien.

MANUEL
¡Vida mía!
Criada en suelo andaluz,
tiene tus ojos la luz
del cielo de Andalucía.
¡Bien!... Las doce van a dar.
Mis tíos van a venir,
y yo tengo que salir
cuando acabe de almorzar.

ANGELITA
¿Y a tus tíos he de ver?
¡Qué vergüenza!

MANUEL
No lo entiendo.
Preciso es vayas perdiendo
ese reparo, mujer.

ANGELITA
Yo no se…

MANUEL
Desecha el miedo,
que hallarte jovial aguarda
el barón de la Lombarda,
que es el tío a quien heredo.
Vendrá aquí con su señora.
Recién casados están,
y entre ambos reunirán
siglo y medio.

ANGELITA
A buena hora
se han casado.

MANUEL
Hay que cumplir
con la sociedad, hijita.
Haz un esfuerzo, Angelita,
a ver si puedes fingir.
Amigos míos vendrán.
Si en tan crítica ocasión
te falta conversación,
sabe Dios lo que dirán.
Yo la inconveniencia invoco…

ANGELITA
Por cambiar de genio lucho.

MANUEL
El almuerzo entona mucho
(Yo la haré beber un poco)
¿Quedarás bien?

ANGELITA
Qué se yo.

MANUEL
El vino es elocuente.
Hay Burdeos excelente…
Beberás Chateau Margaux.
¡José!... tú verás. ¡José¡
¿Pero está sordo ese chico?

JOSE
¿Puedo entrar ya?

MANUEL
¡Si, borrico!

JOSE
Con el permiso de usted. (Saliendo)


ESCENA VIII

Dichos y José.

MANUEL
¡Almorzar!

JOSE
Según Teresa,
todo está de manifiesto.
Del chato margau he puesto

(José pronuncia siempre Margau en vez de Margó)

dos botellas en la mesa.

MANUEL
Dame el brazo, y a brindar
por nuestro amor.

ANGELITA
Ya se ve.

(Vanse por la segunda izquierda cogidos del brazo y muy tiernos)

JOSE
¿Brindis de amor?... Pues ya sé
que me tengo que quedar.


ESCENA IX

JOSE
Teresa, sirve la mesa.
¡Qué tiernos vienen de Francia!
No le arriendo la ganancia
a la pobre de Teresa.
Se la lleva el enemigo
tocante a ciertos asuntos.
Si luego almorzamos juntos,
se desquitará conmigo.
De los nervios conmovida,
rompió un plato antes de ayer,
y creo que no es el primer
plato que ha roto en su vida.

(Se sienta en una butaca)

¡José, que gandul te veo!
¿Quieres echarla de majo?
Ayer amaba el trabajo,
y hoy solo quiero el jaleo.
Es por cierto extraordinaria
mi condición, si por Dios.
¡Yo tengo dos sangres, dos,
en la masa sanguinaria!
Tengo distinta semilla,
y doble tributo pago;
mi padre era de Santiago
y mi madre de Sevilla.
De Cádiz era mi abuelo
y de Betanzos mi abuela,
y toda mi parentela
nació en uno y otro suelo.
Yo en Galicia vi la luz,
más por lo que luego he visto,
no soy gallego, soy misto
de gallego y andaluz.
Si un día sufro la carga
y soy manso y obediente,
otro amanezco imprudente,
pues, y me tumbo a la larga.
¡Dígole a ustedes que es cruz!
Siento ganas de cantar,
y me cansa el trabajar.
¡Hoy amanecí andaluz!

(Música)

¡Ay, ay!

(Templándose para el cante)

Serrana,
que ya no te quiero más
porque no me da la gana.
¡Ay, ay!
Yo vi lo que nadie vió
en el barrio de Triana;
vi un gitanillo moreno
casao con una gitana.
¡Lan-laran-lin-laran-lin
laran-lan!

(Pasando de lo flamenco a un aire de gallegada)

En cuanto junte
mil pesetitas,
compro en la tierra
cuatro vaquiñas.
Compro una burra
y una mujer,
y cun esos animales
que más puedu apetecer.
¡Lan-laran-leron-lan-laran,
laran-lan-laran-lan!...

(Pasa con la última nota a una sevillana o zapateado)

Luego otra sangre
pronto me chilla,
¡y ole cun ole,
viva Sevilla!
¡Viva la gracia,
viva la sal,
y los gallegos
de caliá!

(Hablado)

Tengu los dos elementos,
como he demostrado ya.

(Suena la campanilla)

¿Han llamado?... ¿Quién será?

(Sube al foro)

¡Valiente par de esperpentos!


ESCENA X

José, Doña Laura y El Barón, muy elegantes, pero exagerados. Ella sacará un sombrero encarnado de esos de punta.

BARON
¿Don Manuel de la Salesa?

JOSE
Aquí es.

BARON
Avisa ligero.

JOSE
(La señora, pur sombrero
lleva u sorbete de fresa)

BARON
Di que su tío el Barón
espera.

JOSE
Están almorzando.

LAURA
Que salgan en terminando.

BARON
Y sin precipitación.

JOSE
Se lu que anunciar me toca.

BARON
No hay gran prisa.

JOSE
Ya lu se.
Que no salgan, les diré,
con el bocado en la boca.

(Vase por la segunda izquierda y vuelve a salir a poco)

BARON
¡Laura! (Muy tierno)

LAURA
¡Casto!...
Hoy hace un mes…

BARON
Nos casamos.

LAURA
¡Fausto día!

BARON
Sí, cogimos el tranvía…

LAURA
De Madrid a Leganés.

BARON
¡Y allí, que horas tan dichosas
embelesado en tu hechizo!...

LAURA
¡Por Dios me ruborizo!...
¡No recuerdes ciertas cosas!

BARON
¡Dulce encanto!

LAURA
¡Mi ventura!...

BARON
¡Santa unión!

LAURA
¡Bendito lazo!...

BARON
Deja que ciña mi brazo
tu diminuta cintura. (La abraza y sale José)

LAURA
(¡El criado!)

JOSE
(¡Es mucho asunto!)

BARON
¿Anunciaste?...

JOSE
Sí, en verdad.
(¡Pero, hombre, es fatalidad
llegar siempre tan a punto!)

LAURA
(¡Estaré como la grana!...)

BARON
(¡Yo estaré como un tomate!)

JOSE
(¿Habrá viejo más petate
ni vieja más casquivana?
¡Me voy antes de que me eche
este tío!... Vaya adiós.
Solos se quedan los dos…
¡Que a ustedes les aproveche!

(Vase sonriendo por el foro)


ESCENA XI

Laura, El Barón y en seguida Manuel por la segunda izquierda.

LAURA
Por tu inocente expansión,
no hay nervio que no me salte.

BARON
¡El gallego nos ha visto!...

LAURA
¡Y se ha reído el salvaje!
¡No siendo en casa, no vuelvo
a permitir que me abraces!

BARON
¡Aquí sale mi sobrino!... (Sale Manuel)

MANUEL
¡Tío del alma!

BARON
¡Tunante! (Se abrazan)
Mi señora doña Laura
de la Roca y Magallanes.

MANUEL
Muy señora mía… digo,
mi tía, desde este instante.

BARON
Y que no hallas una tía
como ésta en ninguna parte.

LAURA
Tengo un singular placer.

MANUEL
Y yo una dicha muy grande.
¡Vale usted mucho!

LAURA
Es favor

BARON
Es justicia que te hace.
Pues si virtud, vale más
que sus prendas personales.

MANUEL
(¡En llegando a los sesenta
se ponen insoportables! (Se sienta)
Ya hace tiempo que tenían
Relaciones muy formales…

LAURA
Treinta años y nueve meses
duró nuestro afán constante.

BARON
El hombre debe pensarlo…

LAURA
La mujer debe casarse
ya madura…

MANUEL
(¡Y tan madura!...)

LAURA
Mientras que vivió mi madre
no quise darle el disgusto.
El casamiento es tan grave…

MANUEL
¿Murió la pobre señora?...
Y tan joven.

LAURA
De un ataque
de reuma complicado
con el asma y un derrame
seroso y una bronquitis…

MANUEL
(¡Pues eche usted alifafes!)

BARON
¿Y tu esposa?... ¿Y mi sobrina?...

LAURA
Nuestra sobrina.

MANUEL
Es un ángel,
mejorando lo presente.
Tiene un genio y un carácter
tan tímido, que se corta
cuando hay personas delante.
No alza los ojos del suelo,
ni hay manera de que hable.
¡Vamos, que es angelical
mi Angelita!

BARON
Pues me place
soberanamente tener
sobrina tan apreciable.
Esas sobrinas resueltas,
burlonas y lenguaraces
no me gustan. Yo prefiero
la educación al semblante.
No dudé que buscarías
una mujer de tu clase.

LAURA
La educación sobre todo.

MANUEL
Dentro de un momento sale.
Está tomando café
a ver si logra animarse.
¡Es tan corta!...

BARON
Como ésta.

(Señalando a Laura)

La crianza es lo que vale.

MANUEL
¿Con que los dos nos casamos
el mismo día?

BARON
Un mes hace.

MANUEL
Yo hice un viaje a París.

BARON
Yo a Leganés un viaje.

LAURA
Y pensamos volver…

MANUEL
(Si no se los llevan antes)
¡Mi buen tío!... (Abrazándole)

BARON
Mi heredero
universal, si no nace
de nuestra pasión naciente
algún fruto…

LAURA
Por Dios, cállate.

(Ruborizándose)

BARON
¿Ves que inocente criatura?...
Las cosas más naturales
la ruborizan.

MANUEL
Ya irá
poco a poco acostumbrándose.
¿Hoy comerán con nosotros?

BARON
Bien.

MANUEL
De esta casa no salen
hasta que yo de la vuelta.

BARON
¿Vas a salir?

MANUEL
Un instante.
Nada más.

BARON
¿Y allá en París,
de mi encargo te acordaste?

MANUEL
En mi despacho está el medio
aderezo de granates
y de perlas. En un grupo
cuatro herraduras muy grandes.

BARON
¡Para ti, pimpollo mío!...

LAURA
¿Conque cuatro?

BARON
Son bastantes.

MANUEL
Pueden verlo en mi despacho
antes de que yo me marche.
Angelita no parece
aún.

LAURA
Estará arreglándose.

BARON
¿Vamos por tus herraduras?...

LAURA
Vamos

MANUEL
(¡Qué falta o s hacen!)

(Vanse por el foro derecha)


ESCENA XII

Pausa y sale Angelita con una botella de vino y una copa.
Demostrará estar alegre sin exageración.

(Música)

ANGELITA
Es este Burdeos
un vino hasta allí.
No se porque siento
ganas de reír.
Es particular.
¡Já, já, já, já, já, já!
Es particular…
Estos muebles me parece
que se mueven a compás.
¡Já, já, já, já, já, já!
No se que siento aquí
que el alma se encendió.
No hay vino para mí
como el Chateau Margaux.
Chispea sin cesar
alegre y juguetón;
parece que es del vals
la dulce invitación.
Quiero bailar.
Quiero reír.
De la botella
voy a dar fin (Bebe)
Moviéndose al compás
palpita el corazón,
haciendo tín, tín, tán
y haciendo tín, tín, tón.
De amores y placeres
el encendido mar,
refleja en sus espumas
la copa de cristal.
Su fuego centellea
aquí en el corazón.
No hay vino tan alegre,
como el Chateau Margaux.
¡Já, já, já, já!
Quiero reír,
quiero bailar
así, así. (Valseando)
Bebe esposa mía
me dijo Manuel,
y estoy tan alegre
como ustedes ven.


ESCENA XIII

Angelita y José, en seguida Laura y el Barón.

(Hablado)

JOSE
Dicen si pueden pasar
los tíos del señorito.

ANGELITA
Diles que pasen… Pepito…

JOSE
(¿Pepito?... Es particular)
Voy Corriendo

ANGELITA
Oye, José;
guarda en lo más reservado
esa botella y cuidado
que no te la bebas, ¿eh?

JOSE
(¿Ese tono?... ¿Esa franqueza?...)

(Tomando la botella)

ANGELITA
Que no seas galopín.

JOSE
(¡El Chateau Margaux por fin
se le subió a la cabeza! (Sube al foro)
Que pasen.

ANGELITA
Mala ocasión
escogen para visita.

JOSE
(¡La cogió la señorita!…
¿A ver?... ¡No es mal peleón!)

(Se echa un trago a hurtadillas y vase después que salen Laura y el Barón)

BARON
Angelita… (Saludándola)

ANGELITA
(¡Yo me río”…
¡Va a ser un paso chistoso!...

(Sin poder contener la risa al verlos)

Adiós tío de mi esposo…
¡Hola mujer de mi tío!
Sentarse ya, que demonio.

LAURA
(¡Qué lenguaje!)

BARON
(Yo no infiero…)

ANGELITA
¡Juntitos, eh, que no quiero
separar al matrimonio!
(¡Já, já, já! La que os aguarda…)
¡La etiqueta me encocora!...
¿Tú eres Barón?

BARON
Sí, señora;
¡el Barón de la Lombarda!

ANGELITA
¿De la Lombarda? ¡Qué horror!
¡Qué título han ido a darte!...
Igual podías llamarte
¡Barón de la Coliflor!
¡Já, já!

BARON
(¡Situación cruel!)

LAURA
(¡Qué mujer, Virgen bendita!...)

BARON
(¿A dónde está la Angelita
que nos pintaba Manuel?)

ANGELITA
También es atrevimiento
a vuestra edad enlazaros.
¿Por supuesto, que al casaros
habréis hecho testamento?
¡Já, já, já! ¡Valiente cara
me ponéis de Lucifer!...
(¿Tú has mirado a tu mujer?...
¡porque cuidado que es rara!...)

(Aparte al Barón)

BARON
¡Qué! (Levantándose inmediatamente)

ANGELITA
Déjate de amor propio.

BARON
¡Si estuviese mi sobrino!...

ANGELITA
Por Manuel pierdo yo el tino…
Es un barbián que da el opio…

LAURA
(¡El opio!… ¡Vamos ya!)

BARON
¡Prudencia! (A parte a Laura)

LAURA
(Yo no me aguardo
mas…) (Dirigiéndose al foro)

ANGELITA
¡Señor Barón del Cardo,
que tu señora se va!
Sea usted más conveniente…
De aquí no se va aunque quiera…

(Tirándole del vestido)

LAURA
(¿Esto es una rabanera,
o una persona decente?

BARON
Señora, tenga usted tino
y prudencia, por merced,
pues no me parece usted
la mujer de mi sobrino.

ANGELITA
¡Eso si que me divierte!...
¡Já, já, já! ¿Conque no soy?
¡Me parece a mí que hoy
habéis almorzado fuerte!

BARON
¡Señora!

ANGELITA
¡Tú eres muy listo,
y un viejo muy campechano!...

(Pegándole en la cara)

BARON
¡Me ha puesto en la faz la mano!

LAURA
¡Qué mujer, válgame Cristo!

ANGELITA
Estás bien conservado,
Barón, y también tu esposa.
¡Cuidado que está usted hermosa
con el sombrero encarnado!

LAURA
¡Sepa usted, señora mía,
que tal burla no consiento!

BARON
¡Por mi sobrino lo siento!

ANGELITA
¡Yo lo siento por mi tía!

LAURA
¡La del genio corto!

BARON
¡Sí!

ANGELITA
Pero, ¿es que en serio lo toma?...
¿No ve usted que estoy de broma?...

LAURA
¡Vámonos pronto de aquí!

BARON
¡No será sin que Manuel
sepa todo lo pasado
y con quien está casado!...

ANGELITA
Yo estoy casada con él,
y él conmigo, pues, los dos.
Yo no busco sus mercedes,
conque si se van ustedes,
vayan bendito de Dios.

LAURA
¡Nos despide!

BARON
Ha de saber
desde la cruz a la fecha
lo ocurrido.

(Saca una tarjeta y va leyendo lo que escribe con lápiz)

“Adiós; nos echa
de tu casa tu mujer.
De mi autoridad se mofa
con su educación bastarda.
El Barón de la Lombarda”

ANGELITA
¡O el Barón de la Alcachofa,
es igual!

BARON
(Toca el timbre y sale José)
¡Al señorito, (Dándole la carta)
en cuanto vuelva.

JOSE
Se hará.

LAURA
Esposo, vámonos ya.

ANGELITA
No se marche usted, tiito. (Con burla)

BARON
¡Con mujer que nos desdora,
el tratarnos es mancilla!

(Vase del brazo de Laura por el foro)

ANGELITA
¡A que les tiro una silla!...

JOSE
¡No se pierda usted, señora!... (Deteniéndola)
¿Qué ha pasado?

ANGELITA
No lo se;
lo que es yo no lo concibo.
Voy al cuarto. No recibo.
Hasta la vista, José.
¡Já, já, já! ¡Vaya un Barón!...
Me ha puesto ese mentecato
muy alegre… Hoy me retrato
con flores y con mantón!

(Vase por la primera izquierda, riéndose)


ESCENA XIV

José solo.

JOSE
Para ser bromita de ella
pasa del castaño oscuro.
La culpa, bien me figuro
que la tiene esta botella.

(Sacando la que le dio Angelita, que llevará en el bolsillo)

Ella siempre tan metida
En si, su genio ha perdido.
¡El Cható Margau ha sido!...

(Bebe de la botella)

¡Qué mala que es la bebida!
¡Es claro que el vino es!
Como extranjero es traidor… (Bebe)
Y está claro que es peor
emborracharse en francés.
Bebiendo de pierde el tino
y el más manso suelta un palo. (Bebe)
¡Cuidado que el vino es malo!... (Bebe)
Pero ¡qué bueno es el vino!


ESCENA XV

José, que esconde la botella, y Manuel, que sale foro derecha.

JOSE
Sus tíos, esta tarjeta
le dejaron hace poco.

(Dándole la que le dio el Barón)

MANUEL
¿A ver?... ¿Es que estoy yo loco
o está mi razón completa? (Volviendo a leer)
¿Que los ha echado Angelita?
¿Y mi mujer?

JOSE
Se encerró.

MANUEL
(Llamando a la puerta primera izquierda)
¡Angela!

JOSE
Dice que no
recibe la señorita.

MANUEL
¿Sabes algo?

JOSE
Yo algo se.

MANUEL
¡Habla!

JOSE
No debo hablar.

MANUEL
¿Oíste?...

JOSE
Pues oí gritar…
mas no digo que diré.
(¡Esta situación me empacha!)

MANUEL
Habla claro… Yo te obligo…

JOSE
(Señor, ¿y como le digo
que está su mujer borracha?)

MANUEL
¡Angelita! (Llamando a la puerta)

JOSE
Ni Angelota
responde.

MANUEL
Toma simplón (Le da un puntapié)

JOSE
(¡Siempre tiene la razón
en la punta de la bota!)

MANUEL
¡Yo, que los heredo!... (Se pasea y José va detrás)

JOSE
¡Es claro!

MANUEL
(Empujando la puerta)
¡Y está encerrada!...

JOSE
¡Encerrada!

MANUEL
¡Nada, y no responde!

JOSE
¡Nada!

MANUEL
¡Esto es muy raro!

JOSE
¡Muy raro!

MANUEL
¡Veré a los tíos!...

JOSE
Cabal.

MANUEL
Y sabré…

JOSE
Claro que sí.
lo sabrá usted.

MANUEL
Pero a ti,
¡quién te pregunta, animal!...
Me voy.

JOSE
¡No arme chamusquina,
señorito! (Deteniéndole)

MANUEL
¡Toma!
(Le da un puntapié y vase foro derecha)

JOSE
Eso es,
en tomándome interés,
ya se sabe, la propina.


ESCENA XVI

José y enseguida Angelita, con mantón de Manila y flores en la cabeza.

ANGELITA
¿Se fue Manuel?

JOSE
De rondón.
(¡Válgame Dios!... ¡La señora
parece una cantaora!)

ANGELITA
¿Me está bien el pañolón?

JOSE
Ni el mismo amo la conoce.
(Buena flamenca está usted)

ANGELITA
En Málaga me crié
y se pega con el roce.

JOSE
Cuanta sal allí se cría.
que se llevó le prevengo.

ANGELITA
¿Tú qué sabes?...

JOSE
También tengo
ribetes de Andalucía.
Y si una guitarra agarra
mi mano, la se tocar.

ANGELITA
¿Sí?... Pues yo quiero cantar.
Anda, ve por la guitarra.

JOSE
¿Y si vuelve su marido
y ve?...

ANGELITA
En disculparte quedo,
¡Anda!

JOSE
No es que tenga miedo,
sino que estoy resentido.

(Recordando los puntapiés de Manuel. Vase por el foro y vuelve a salir, a poco, con una guitarra)

ANGELITA
Si el pobre Manuel vacila
al verme, él se lo ha buscado.
¿Para qué me ha regalado
éste mantón de Manila?
¿Me permitirá esta chanza
con el criado Manuel?
Claro: ¿no me ha dicho él
que es de mucha confianza?

JOSE
La guitarra está aquí.

ANGELITA
¡Yo de alegría estoy loca!...

JOSE
Casi con mirarla toca.
Está acostumbrada.

ANGELITA
¿Si?
Hoy tengo gusto especial
por lo flamenco.

JOSE
(¡El licor!)
Pues esta es de un tocador
del café del Imparcial.
Yo he sido allí camarero…

ANGELITA
¿Cantan en ese café?

JOSE
Si.

ANGELITA
Pues vamos.

JOSE
¿Con usté?...
Dispense, pero no quiero.
Es inútil pretensión.

ANGELITA
¿No hay café?...

JOSE
Si: Sin tostada.
¡Dan café con bofetada
y copa con prevención!
Usted no puede ir allí.

ANGELITA
¡Pues lo mando!

(En toda la escena no dejará de aparecer alegre, aunque sin exageración)

JOSE
¡Basta ya!
No pudiendo usted ir allá
nos lo traeremos aquí.
Figúrese que es la sala…
(La seguiré la corriente…)
En las mesas mucha gente:
los cantaores de gala.
Da la guitarra el alerta:
suenan palmas y clamores,
y observando dos señores
de Orden público en la puerta.
¿Sabe usted cantar?

ANGELITA
Yo sí;
canto como un ruiseñor.

JOSE
Pues yo soy el tocaor.
¡Ole ya, y venga de ahí! (Empezando a tocar)

(Música)

ANGELITA
Que a mí me ahogan las penas
y es la hiel del desengaño
la que corre por mis venas.

JOSE
¡Duro y a la cabeza!
Ahora voy yo.
Una hembra es mi regalo,
y como vuelva el marido
me rompe el alma de un palo.

ANGELITA
¡Vivan los gallegos bonitos!
Sevilla de mis amores;
Giralda de mi alegría;
Guadalquivir de mi alma,
¡quién se sentara en tu orilla!

JOSE
¡Eso! ¡Eso!
¡Allá van circunstancias!
Coruña del corazón;
Lugo de mis entretelas.
¡Quién estuviera en Galicia
metido entre las gallegas!

ANGELITA
¡Olé, los sentimientos!

JOSE
Siempre tras el cante
en el Imparcial,
cuatro pataitas
se suelen pegar.

ANGELITA
Pues toco las palmas
y cojo el compás,
verás con que gracia
me las voy a dar.

Yo tengo un torero
muy zaragatero,
que es banderillero
como el Sarvaor.
Si el bicho recela
no corre, que vuela,
y en cuanto se cuela
el par le clavó.

Aunque canta el ama
yo tengo mi escama,
y tengo jindama
con mucha razón.
Del lance reniego
que el amor está ciego,
si vuelve la entrego
sin más remisión.

(A dúo)

JOSE
¡Olé mi niña!
¡Ole con ole!
que por ojitos
tiene dos soles.
Esto es salero
y estos son pies.
¡Viva Coruña!
¡Viva Jerez!

ANGELITA
¡Olé mi niño!
¡Ole con ole!
que por ojitos
tiene dos soles.
Esto es salero
y estos son pies.
¡Viva Sevilla!
¡Viva Jerez!

(Bailando el zapateado)


ESCENA ULTIMA

Dichos, Manuel, Laura y El Barón, que los sorprenden bailando.

(Hablado)

MANUEL
¡Les digo que es su carácter
de lo más angelical!

BARON
¡Pues ahí la tienes bailando!...

MANUEL
¡Con José!

JOSE
¡Santo Tomás
nos valga!

ANGELITA
¡Adiós… Manolito!

LAURA
¡De chula se vistió ya!

MANUEL
¿Qué es lo que aquí está pasando?...
¡Toma, criado criminal! (Le pega un puntapié)

JOSE
(¡Vamos, no fue más que uno!...
Me esperaba muchos más)

MANUEL
¿Qué es esto?...

ANGELITA
¿Esto?... Una juerga.
pacífica… ¡Já, já, já!

MANUEL
Con flores en la cabeza
y el mantón terciado atrás!...

ANGELITA
¿No pensabas retratarme?

BARON
Esto te convencerá…

ANGELITA
¡Hola!... ¡Ya han vuelto los viejos!

BARON
¡Lo estás viendo!…

ANGELITA
¡Vaya un par!

MANUEL
Venga usted aquí, señora,
y contésteme formal.

ANGELITA
Pídeme lo que tú quieras,
no siendo formalidad.
¡Yo estoy muy alegre!

MANUEL
Sí,
ya estoy viendo como estás.

(Reparando en su alegría)

La hice beber… está claro…

ANGELITA
¡Mientes, no he bebido!

JOSE
¡Quiá!
Del Chato Margau apenas
cuatro copas quedarán.
La botella está presente…

(Sacándola de donde la escondió)

MANUEL
Tíos, venga caridad
de su estado… Es que la pobre
la ha cogido sin pensar.

LAURA
¡Qué horror!

BARON
¡Beber una joven!...

MANUEL
Es que es un vino especial.
Chateau Margaux.

(Ofreciéndoles una copita, que beben)

BARON
Ya eso cambia.

JOSE
No hay un chato bueno, ¡bah!

LAURA
¿Sabes que este vino entona?...

BARON
No está malo, échame más.

MANUEL
Tú estás muy mala, Angelita…

ANGELITA
¿Yo?...

MANUEL
Te debes acostar.
Duerme y después a los tíos
pides perdón general.

BARON
¿Sabes que este vino hace
mucho efecto?

LAURA
Es la verdad.
De probarlo solamente
la cabeza se me va.

BARON
¡Pero que travieso es
este vinillo especial!...

LAURA
Como se sube al cerebro…

BARON
Y como vuelve a bajar…

LAURA
Alegra y rejuvenece.

BARON
Y corrobora, es verdad.
(¡Rica!)

LAURA
(¡Tonto!)

BARON
(¡Retrechera!...
¡Pero que hermosa que estás!)

(Abrazándola con disimulo)

LAURA
¡Por Dios!...

MANUEL
A ver una copa.

(Bebiendo una copa)

(¡Ya que tocan a abrazar!...)

(Abrazando a Angelita)

JOSE
Señorito, ¿me da usted
otra y se le abonará
lo que sea?

ANGELITA
¡Bebe, chico!...

(Manuel se echa una copa)

JOSE
(Después de beber)
(Yo abrazo un mueble y en paz)

MANUEL
Cuidadito con que vuelvas…

ANGELITA
Yo…

BARON
¡No la riñas, truhán!
Si la muchacha ha bebido,
beber de eso, no está mal.

LAURA
Si bebiera vino malo
no se podría aguantar.
Dame el brazo…

BARON
¡Buen apoyo!
Yo estoy mareado ya.
¡Pero que gracias has tenido.
Angelita!...

LAURA y BARON
¡Já, já, já!

ANGELITA
(También se han puesto alegretes los viejos)

MANUEL
Sí que lo están

BARON
Poco queda en la botella…

JOSE
Todos han bebido ya.

ANGELITA
Todos no; faltan algunos.
No seas poco social (Cogiendo la botella)

JOSE
El apuntador no bebe.
Ofrézcale a los demás.

ANGELITA
Del vino que yo bebí
Os ofrezco desde aquí.
¿Os gusta el Chateau Margaux?
Pues nada; lo sirvo yo
Con que me llamen así. (Indicando una palmada)


FIN


Información obtenida en:
http://archive.org/stream/teatroespaol40unkngoog#page/n605/mode/2up

No hay comentarios:

Publicar un comentario