domingo, 23 de febrero de 2014

El Dúo de la Africana (Libreto)



EL DUO DE LA AFRICANA



Zarzuela cómica en un acto y tres cuadros, original y en verso.

Libreto de Miguel Echegaray.

Música de Manuel Fernández Caballero.

Estrenada en el Teatro Apolo, la noche del 13 de Mayo de 1893.


REPARTO (Estreno)

La Antonelli – Joaquina Pino.

Amina – Carmen Salvador.

Doña Serafina – Pilar Vidal.

Giuseppini – Emilio Mesero.

Querubín – Manolo Rodríguez.

El Bajo – Melchor Ramiro.

Pérez – Sr. León.

Un Inspector – Sr. Zapater.

Coro general.


ACTO UNICO


CUADRO PRIMERO

Salón de ensayar de un teatro. Un piano, bancos y sillas.


ESCENA PRIMERA

Pérez y Coro de Señoras; después entra el Coro de Caballeros.

(Música)

(El coro de señoras por la izquierda)

CORO
Buenos días, Inocente:
buenos días tenga usté.

PEREZ
¿Cómo estáis?

CORO
Perfectamente;
muchas gracias.

PEREZ
No hay de qué.
Venís muy tarde;
yo me acaloro
que aún está el coro
sin ensayar.
Si el empresario
llega y lo sabe,
algo muy grave
nos va a pasar.

CORO
Perdone usté.
Oiga, y la causa
le contaré.
Comí a las siete, pero he comido
de mala gana.
Salí del teatro a la una dada
de la mañana.
Junto a la puerta del escenario
me halló un amigo,
que pretendía, como otras veces,
cenar conmigo.
Sí a usted le ofrecen
copa, café
y una tostada,
¿qué hiciera usté?
Salí de Fornos; y en el Casino
dieron las cuatro.
¿Cómo a las once, don Inocente,
venir al teatro?
¡Ay! |Qué delicia! ¡Lo que he dormido!
¡Lo que he soñado!
Soñé esta noche, entre otras cosas,
que me he casado.
¡Ay! Estos sueños,
¡qué flojedad,
y qué pereza
me suelen dar!

PEREZ
Pues, ojo, que a otra, ya no os admito
más memoriales.
Os cuesta el sueño y el amiguito
cuarenta reales.
(Hay que reñirlas
sin remisión;
pero las pobres
tienen razón)

(Coro de caballeros por la izquierda)

CABALLEROS
Buenos días, Inocente,
buenos días tenga usté.

PEREZ
¿Cómo están?

CABALLEROS
Perfectamente;
muchas gracias.

PEREZ
No hay de qué.

(Vienen al proscenio y se colocan entre las coristas)

CABALLEROS
Juana, Pepa, Rita, Rosa,
Celestina, Sinforosa,
vuelve el rostro, mírame.

SEÑORAS
Pepe, Antonio, Roque, Lino,
Sinforoso, Celestino,
no te acerques, déjame.
Norma hicimos anoche;
somos vestales;
alejarnos debemos
de los mortales.
Cuidamos entre todas
fuego sagrado.
No me apagues el fuego
que es un pecado.

CABALLEROS
El ser sacerdotisa
no te alborote.
Yo te adoro, y anoche
fui sacerdote.
No son matar el fuego
mis intenciones.
Para ese fuego traigo
yo unos carbones.

PEREZ
¡Ay! ¡Qué de bulla estamos
por la mañana!
Señores, a los coros
de La Africana.

EELLAS
¡Déjame ya!

PEREZ
¡A ensayar!


ESCENA II

Pérez, Querubín y Coro.

(Hablado)

QUERUBINI
(Por la izquierda)
Buon giorno, Pérez.

PEREZ
Felices.
(¡El empresario! ¡Qué cara
de pocos amigos trae!)

QUERUBINI
¿Qué? ¿Non c'e nessuno?

PEREZ
Hoy tardan
un poquito.

QUERUBINI
¡Maledetti!
La una del giorno.

PEREZ
Sí; dada.
QUERUBINI
La una del giorno, é si deve
ensayare La Africana,
cinqüe atti. ¿Non c'e terapo?
Sí; saranno tutti incama
ancora, donne que dorme,
tutti roncando, a la pata
suelta.

PEREZ
El coro ya ha venido,
y sus órdenes aguarda.

QERUBINI
¡II coro! ¡Coro imbecile!
¡Come atsiona é come canta!
¡Qué cuarto atto! ¡Qué salvaggi!
¡Qué prova, mío Dio! Chíama
al coro.

PEREZ
(¡Qué genio!) ¡Coro
de Salvajes! (Llamando)

UNO
¡Que nos llaman!

(El coro de caballeros viene al proscenio)

QUERUBINI
Sigaori: nel cuarto atto
a veramente importanza
il coro. Siete. salvaggi,
¿capite? Salvaggi... salva...
salva...

PEREZ
Sí, salvajes.

QUERUBINI
Ecco.
II povre Vasco di Gama
ha paura, vi suplica,
é vi prega, é vi domanda
perdón; é voi dite: «no;»
ma voi lo dite con rabia.
¿Per qué? Perche sei salvaggi,
perche un salvaggi si arranca
il capello, morde, grita,
é con la sua voce ladra;
ma voi dite «no» tranquili,
senza moversi, con cara
di risa, é con le due mani
sempre dentro de la tasca,
del bol... bol...

PEREZ
Bolsillo.

QUERUBINI
Ecco.
Ma un salvaggi, per la Santa
Madona, non ha bolsillo
perche anda fuora de casa
sin pantaloni. Pensate
in qüesto, é andate. Chiama
le donnine.

(Sale el coro de caballeros por la izquierda)

PEREZ
¿A las señoras?
¡Coro de vírgenes!... (Llamando)
Vaya,
se han vuelto sordas. ¡De vírgenes!...

UNA
Pero, ¿es a nosotras?

PEREZ
¡Anda!
¡Pues claro!

UNA
¡Como el libreto
de otra manera nos llama!...

QUERUBINI
Nel teatro tutto é
convenzionale, mía cara.

(El coro de señoras viene al proscenio)

Ascoltate. Nel cuarto atto
ha veramente importanza
il coro. Voi siete vérgine.
La vérgine é pura, casta,
tutta candore é modestia;
cuando guarda, sempre guarda
al suelo, é ha le due mani
sempre l’una sopra l'altra
in questa forma. ¿Perché?
Perche é una vérgine candida;
ma voi cántate este coro
guardando tutta la sala,
con gli occhi molti aperti,
é le brachi en ja... ja...

PEREZ
Jarras.

QUERUBINI
Ecco. Qüesto é La Gran Vía,
ma qüesto no é L’Africana.
Pensate in qüesto é andate.
(Sono artiste di camama)
Qüella morenuccia é
veramente gua...gua...

PEREZ
Guapa.

(Sale el coro de señoras por la derecha)


ESCENA III

QUERUBINI
Va bene. Si canta male,
molto male; ma si gana
denaro, molti quatrini.
Veri sera buona intrata.
Tre mile trenta peseta
é una perra. Si guadaña
denaro. E una compañía
qüesta di ópera barata,
di verano. E mía esposa
la tiple, una sevillana
bellina, Antonia Jiménez.
Yo la chiamo nel programa,
nel cartello, la Antonelli,
come il cardenale. ¡Brava
prima donna! ¡E mía esposa!
Non la pago; é la impresaria.
La contralto í mía figlia.
Non la pago. ¡Figlia amata!
II caricato é mío tío.
Non lo pago. ¡C'e confianza!
II coro non é pariente
mío; ma come canta
molto male, non lo pago.
II tenore... é una estatua
di biscuit; píccolo, píccolo...
ma, ¡qué voce, qué garganta!
¡E un tenore gratuito!
Non canta per la villana
moneta, per il metale
vile; per la gloria canta.
Canta per amor al arte.
E escapato de sua casa,
é escapato de sua matre,
é andato a buscarmi a Italia
per cantar al lato mío
Puritani é la Sonámbula.
¡Mío Dio! ¡Un tenore gratis!
Non lo pago. Non si paga
qüi a nadie. Per mé tutto;
il Querubini di Parma,
impresario, direttore,
barítono... ¡Bella intrata!
¡Tre mile trenta peseta
é una perra! Per mé, basta.
Le tre mile franchi al Banco;
le trenta peseta a casa
per mangiare é per beberé;
la perra per una caja
di fósfori. E una compañía
qüesta di ópera barata.


ESCENA IV

Dicho; Pérez, por la derecha.

PEREZ
¡Señor Querubini!...

QUERUBINI
¿Qué?

PEREZ
Para el cuarto acto hace falta
decoración.

QUERUBINI
¿Come, come?

PEREZ
Es necesario pintarla.

QUERUBINI
¿Pintare? ¿Non c'e un giardino?

PEREZ
Sí que hay jardín.

QUERUBINI
Ecco, basta.

PEREZ
Pero el jardín representa
la calle de las estatuas
del Retiro.

QUERUBINI
Ma ¿che importa?

PEREZ
El Retiro no está en Asia.
Aquella vegetación
hermosa...

QUERUBINI
Non sa botánica
il público. Questo é un público
di verano; gente ignara.

PEREZ
Pero ¿y las estatuas?

QUERUBINI
Sono
esfinges. Sopra las tablas
é tutto coavenzionale.

PEREZ
Está bien. ¡Ah! Me olvidaba...
Pide el sastre cien pesetas...

QUERUBINI
¡Centi peseta!

PEREZ
Por cada
traje de obispo.

QUERUBINI
¿De obispi?
Allora in questa Africana
non c'e obispi.

PEREZ
¿Y el Concilio?

QUERUBINI
Non c'e Concilio ni nata.

PEREZ
Bien, bien.

QUERUBINI
Nel teatro Reale
que si paga la butaca
tre duri puo presentarsi
obispi; ma in temporata
di verano, a due peseti,
imposible. C'e abastanza
qüi con cuatro sacristani,
que sonó cuatro sotanas.

PEREZ
Mas Los cuatro sacristanes
es una obra celebrada
de Vega.

QUERUBINI
¿Qui é qüesto Vega?

PEREZ
Un hombre de mucha fama.

QUERUBINI
¿Un tenore? Andate, andate.

PEREZ
Voy.

QUERUBINI
Gli obispi per il Papa.

(Sale Pérez por la derecha)


ESCENA V

Querubini; Amina, por la izquierda.

AMINA
¡Patre mío!...

QUERUBINI
¿Vieni sola?

AMINA
Vengo senza la madrastra.

QUERUBINI
Chiámala matre.

AMINA
Non posso.
Non la amo é non mi ama.
¿Non c'e il tenore?

QUERUBINI
Non c'e.

AMINA
Come tarda.

QUERUBINI
Sempre tarda.

AMINA
¡Ah! ¡Come ha cantato ieri!
¡Ah! ¡Qué Marta!

QUERUBINI
(Cantando) ¡Marta... Marta!

AMINA
¡Ah! Come un angelo.

QUERUBINI
¡Gratis!
Come un angelo, mía cara.
Canta per amor al arte.

AMINA
No; per amor a la mamma,
a tua esposa.

QUERUBINI
Taci, taci.
¡Una bugía, una infamia!

AMINA
¡Ah, patre! ío non dovrei
dírtelo, ma sonó pazza.

QUERUBINI
¿E perché lo dichi tutti
i giorni de la semana?

AMINA
Per acostumbratti. Vieni
a parlare in mía stanza
solí.

QUERUBINI
¡Ah! La gelosía
come mí morde nel anima.

AMINA
E bella, ma non é buona.

QUERUBINI
¿Sara vero? ¿Sara falsa?
¿Costará caro il cántaro
barato? ¡Ah! Sventurata,
¿sai qüalche cosa?

AMINA
Ho veduto.

QUERUBINI
¿Hai veduto? Vieni é parla.

(Salen por la izquierda)


ESCENA VI

La Antonelli, Giussepini y el Coro.

(Música)

GIUSSEPINI
(Por la derecha, con el coro de señoras)
Amigas mías y compañeros;
celebro mucho volver a veros.

ANTONELLI
(Por la derecha, con el coro de caballeros)
¡Oh, compañeros y amigas mías!
Saludo a todos. Muy buenos días.

ELLOS
Para nosotros es un honor
ver a la tiple, ver al tenor.

ELLAS
¡Qué resalada, qué coquetona
y qué elegante la prima donna!

ELLOS
Pero ¿no habéis visto (Bajo)
qué disimulado?
Ella por la izquierda
y él por otro lado.

ELLAS
(Unas a otras)
Pero ¿no habéis visto
qué disimulada?
Entra y no le mira
ni le dice nada.

GIUSSEPINI
Signora Antonelli... (Saludando)

ANTONELLI
Signor Giussepini... (Idem)

CORO
No se dan la mano.
¿Si serán pillini?

ANTONELLI
Yo soy la tiple, yo soy Lucía...

CORO
Tú eres la misma del otro día. (Unos a otros)

ANTONELLI
Yo hago de Saffo, de Margarita...

CORO
Y es del tenore la favorita.

ANTONELLI
Soy una tiple; pero ligera.

CORO
¡Ay! Eso pronto lo ve cualquiera.

ANTONELLI
Mas también canto Norma y Otelo.

CORO
Es porque quiere lucir el pelo.

GIUSSEPINI
Soy el tenore; canto italiano.

CORO
Y, si es preciso, canta en la mano.

GIUSSEPINI
Soy el Otelo, soy un celoso.

CORO
Tú eres un pillo muy peligroso.

GIUSSEPINI
Me gusta Marta, me gusta Norma...

CORO
Siendo mujeres, él se conforma.

GIUSSEPINI
Pero me gusta más la Traviata.

CORO
Eso se llama meter la pata.

ANTONELLI
Pero aunque canto
Fausto y Gioconda...

GIUSSEPINI
Aunque el bel canto
fue mi pasión...

ANTONELLI
Soy andaluza,
soy sevillana.

GIUSSEPINI
Yo soy baturro,
soy de Aragón.

ANTONELLI
Yo he nacido muy chiquita
y nací muy avispada,
y nací muy graciosita,
y nací muy desgraciada.
No sé ni dónde he nacido,
si en una ó si en otra orilla.
Sevilla dice que en Triana,
Triana dice que en Sevilla.
No tengo pare,
no tengo mare,
ni quien me quiera
ni quien me ampare.
¡Ay, de mil
Qué desgraciada nací
hasta que te conocí.

GIUSSEPINI
¡Ay, de mí!
Qué desgraciada nació
hasta que me conoció.

CORO
¡Ay, de mi!
Qué desgraciada nació
hasta que le conoció.

ANTONELLI
El puente tiene seis ojos;
yo tengo dos solamente,
y echan mis ojos más agua,
que los ojitos del puente.
Granada para belleza;
Sevilla para jipíos;
para mirar con tristeza
y amor, los ojitos míos!
No tengo pare, etc.
|Ay, de mí!, etc.

GIUSSEPINI
¡Ay, de mí!, etc.

CORO
¡Ay, de mí!
¡Qué desgraciada nació
hasta que le conoció.


ESCENA VII

Dichos y Querubini; Amina, por la izquierda.

(Hablado)

QUERUBINI
¿Ma cosa é qüesta? |Que strépito,
que griti! ¿Qüesto é un teatro
di opera italiana, ó é
un café cantante? ¡Oh, escándalo!

ANTONELLI
Vamos, hombre, no te enfades.
Parece que estás cantando
Il Furioso. Somos todos
españoles, no italianos,
ya lo sabes, aunque todos
dedicados al bel canto,
y a todos nos enamora
recordar de vez en cuando
las canciones de la tierra
que tienen tan dulce encanto.
¿En dónde me has conocido?
¿Fue en Venecia, fue en Milano,
ó fue en Sevilla? En Sevilla
un día del mes de Mayo,
en la calle de las Sierpes...
¡Ay! Serpentón, que enroscado
a mi cuerpo desde entonces
no me dejas dar un paso.
Yo estaba tras una reja
aprisionada en un marco
de rosas y margaritas,
de claveles y geranios.
Tú pasaste y te quedaste
mirándome con un palmo
de boca abierta; y yo a tí
con los clisos entornados.
Pero tú no me dijiste:
«Lucía, Linda, io t'amó.»
Tú gritaste: «Ole, tu mare,
viva tu grasia. Yo mato
a tu pare, si el ladrón
se opone a que nos queramos.»

QUERUBINI
¡Ecco, il ladrone del patre,
viva tu matre é tuo garbo!
¡E vero!

ANTONELLI
Yo te he seguido
y te di mi blanca mano,
y por tí canto El Barbero,
la Sonámbula y el Fausto,
todo lo que no me gusta;
pero deja que en mis ratos
de ocio y de expansión, recuerde
las canciones de allá abajo,
y que alguna vez me arranque
por lo jondo y por lo alto,
y me dé dos pataditas
o tres, si es que llega el caso.

QUERUBINI
¡Oh! Sí; perdonami é dami
dos pataditas.

ANTONELLI
¡Gitano!

QUERUBINI
¡Carina!...

ANTONELLI
¡Come sei bueno!

QUERUBINI
(Yo amo molto il denaro;
ma amo piu la mía donna
que é bellína come un angelo,
é si é vero que il tenore
mi tradisce. ¡Per Dio santo!...
¡Non canta piu! ¡Ma é un tenore
gratis!)

GIUSSEPINI
(Bajo a La Antonelli) Escandalizamos
esta noche. Espero el dúo
con verdadero entusiasmo,
africana de mi vida.

ANTONELLI
(¡Ay, Dios mío! ¡Qué pesado!)

AMINA
Patre... la mira. (Bajo)

QUERUBINI
¡La mira!

AMINA
E la parla basso. (Bajo)

QUERUBINI
¡Basso!

AMINA
E la mamma ride. (Bajo)

QUERUBINI
¡Ride!
(¡Oh! ¡La gelosía! Vado
a Vedere) (Se acerca a Giussepini)

GIUSSEPINI
(Hablando a media voz)
¡Oh! ¡Querubini,
amico del alma!...

QUERUBINI
¡Oh! Caro...
¿Perché paríate cosi?

GIUSSEPINI
¿Cómo hablo yo?

QUERUBINI
Piano, piano.

GIUSSEPINI
Tengo muy mal la garganta;
se me irrita en el verano,
y la voz es un tesoro
y es preciso do gastarlo.
Ayer noche rocé un do,
y cogí un mi por milagro,
y un fa casi se me fue...
El sol me hace mucho daño.
¡Ay, Querubini! La gola...

(Tocándose la garganta)

QUERUBINI
Taci, taci. (¡Sonó pazzo!
¡Poverino é inocente!)

(Vuelve a Amina)

Vedi. Il tenor parla basso
per la gola.

AMINA
(Bajo) ¿E perché ride
la mamma? Sempre a suo lato.
¡Sei piu tonto que una mata
de habi!

QUERUBINI
¡Ah! Tú sei un Yago.
Lasciami. (La gelosía
mi morde)

(Amina sale por la izquierda)


ESCENA VIII

Dichos, menos Amina.

GIUSSEPINI
¿Qué? ¿No ensayamos?

QUERUBINI
¡Súbito!

GIUSSEPINI
Quiero pasar

(Siempre a media voz)

el dúo del cuarto acto.
Estoy muy poco seguro;
tengo timidez, no ataco
las notas con valentía
y estoy temiendo un fiasco.

QUERUBINI
¿Qué fiasco? Maestro: il dúo. (a Pérez)

PEREZ
¡Signora Antonelli!...

QUERUBINI
¡Andiamo!

(La Antonelli y Giussepini empiezan a cantar el dúo del cuarto acto de La Africana. Giussepini dice la frase ¡Oh, mía Selika! y la concluye dando un abrazo desesperado a la Antonelli. Risas del coro)

QUERUBINI
(Levantándose escamado)
Un momento. Non é qüesto.
Avete dato un abraccio
poco artístico, brutale.

ANTONELLI
(¡Jesús, y cómo ha apretao!)

QUERUBINI
Il teatro non é sempre
la veritá. Nel teatro
basta un abraccio elegante,
leggiero...

ANTONELLI
(Se ha aprovechao)

QUERUBINI
Guárdate. Sonno il tenore.
Con due dite de la mano

(Va indicando con la acción lo que dice)

destra io toco il corpo,
lo toco senza tocarlo,
qüesto é una fórmula; é poi
con due dite de la mano
siniestra io prendo un dito
de la mano destra, é canto
senza sofocarmi. Andate
é probate. Cominciamo.

(Vuelven a empezar el dúo. Dice la frase ¡oh mía Selika y la abraza con más furia que antes. Querubín da un salto en la silla)

QUERUBINI
Ma, per Dio... non cosí.
Abracciate come un náufrago
que prende un leño nel mare!

GIUSSEPINI
Querubini, el fuego sacro
de la inspiración.

QUERUBINI
(II fuoco...
il fuoco.)

GIUSSEPINI
Yo soy esclavo
del arte.

QUERUBINI
Ma la morale...
¿Son io un santo de palo?
Son il marito; il marito
é qüi. ¡Tú dei respetarlo!

GIUSSEPINI
Yo no puedo dar un sí
natural si no me agarro
a la tiple.

QUERUBINI
Pues lo date
artificíale, ¡qué diávolo!
é non mi achuchate piu
la mía sposa. Non c'e ensayo,
non c'e prova. ¡Tutti a casa! (Furioso)

ANTONELLI
¡Ay! Estás desatinao.
¡Jesú, qué desaborio
te pones y qué antipático!
|Celosillo! Si eres tú
el único que yo guardo
aquí, muy dentro, con siete
cerrojos y tres candados
para que no te me vayas.

QUERUBINI
¡Indechente questo Vasco!
Canta gratis; ma io gratis
hago de egli un pizzicatto.

(Salen por la izquierda la Antonelli y Querubini)

GIUSSEPINI
La donna é móbile, (Cantando)
qual piuma al vento,
muta d'acento
é di pensierí. (Sale por la derecha)


ESCENA IX

Coro.

(Música)

ELLAS
Se marcha furioso
Y desesperado,
porque el tenorino
se le ha propasado.

ELLOS
Y el otro, cantando,
se marcha diciendo:
Lo que es esta breva
ya se está cayendo.

ELLAS
Si el pobre supiera... (En voz baja)

ELLOS
¿Qué sabes, acaba?

ELLAS
¡Si alguno nos oye!

ELLOS
¡Se fueron de aquí!
¿Qué sabes tú,
qué sabes, di?

ELLAS
Prometes callarlo.

ELLOS
No dudes de mí.
Empieza ya.

ELLAS
Ven, pues, aquí.
Se asegura que la tiple (Todos al proscenio)
y el tenor,
ya en Sevilla se miraban
con amor.
Y que en Cádiz y en Valencia,
y en Palermo y en Florencia
todo el mundo lo notó.

ELLOS
¡Todo el mundo lo notó!

ELLAS
Que en el Fausto se entusiasman
sin querer,
y un escándalo una noche
puede haber,
pues alerta ya el marido,
y de celos encendido,
dividirle quiere a él.
Junto al cuarto de la tiple,
la otra noche oí decir:
«¡Silencio, prudencia,
aparta de aquí!»
Y otra voz, que no es la de ella,
contestaba con pasión:
«¡Escucha, bien mío,
atiende, por Dios!»

ELLOS
¿Será verdad?

ELLAS
Sí que lo es.

ELLOS
Cuento será.

ELLAS
Yo lo escuché.

(Observan si los oyen, y vuelven al proscenio)

También oí,
aunque estaba muy violenta...

ELLOS
¡Habla! ¡Dilo! ¡Cuenta!

ELLAS
Allí lo oí,
y pensé morir de risa.

ELLOS
¡Sigue! ¡Pronto! ¡Aprisa!

ELLAS
Pues lo que oí...
todas juntas lo escuchamos.

ELLOS
¡Dale! ¡Bueno! ¡Vamos!

ELLAS
Pues lo que oí
no lo puedo yo decir.

ELLOS
¡Já, já, já, já!

ELLAS
¡Ay! Querubini,
esto va malo:
no escapas de ésta,
¡pobre empresario!

ELLOS
¡Já, já, já, já!

ELLAS
Será al final...

(Los hablan al oído. Exclamación de asombro)

TODOS
¡Lo que puede sucederte
no lo quiero ni pensar!
¡Por Dios, callad,
chito, chito, chito!
¡Por Dios, chist,
no se vayan a enterar
Lo que aquí va a pasar
no lo quiero ni pensar.

(Salen riéndose)


CUADRO SEGUNDO

Telón corto. El cuarto de Querubini. Dos puertas al fondo cubiertas con cortinas.


ESCENA PRIMERA

El Bajo y Amina.

Amina, perseguida por el Bajo, entra por la izquierda. Ambos vestidos con los trajes de La Africana, él con el de gran sacerdote de Brama y ella con el de Inés.

(Hablado)

BAJO
Amina: por Dios, no huyas.
¿Me tienes miedo?

AMINA
Lasciátemi.
Rispetate il camerino
del direttor, di mío patre.
Qüesto uomo lo detesto.
Cosí brutto é cosi grande.
Qüesto signore é mía sombra.

BAJO
Tu sombra porque me atraes.
Amina: te quiero mucho.

AMINA
¡Ah! ¡Qué voce sepulcrale!...
Di becherro. Se mi sembra
que canta qüesto anímale
il ofizzio de difunti.

BAJO
¡Amina!...

AMINA
Non mi secate.

BAJO
¡Amina, te quiero mucho!

AMINA
Me ataca i nervi. ¡Parlarmi
di amor vestito cosi
di sacerdote!

BAJO
Me atraes.
Tú me querrás algún día,
¿no es cierto, Amina?

AMINA
¡Giammai!

BAJO
¿Serás mi esposa?

AMINA
Mai piu.
¿lo sposa di un elefante?

BAJO
No me insultes.

AMINA
¡Preferisco
moriré vérgine é mártire!

BAJO
¡Tú serás mía!

AMINA
Non voglio.

BAJO
¿No? ¡Por la fuerza!

AMINA
¡Ah, brigante!

BAJO
Ven a mis brazos. (Abriendo los brazos)

AMINA
¡Socorso!
¡socorso!

BAJO
¡Silencio!... ¡cállate!


ESCENA II

Dichos; Querubini, Por el fondo de la izquierda, vestido de Nelusco.

QUERUBINI
¿Cosa c'e?

BAJO
No pasa nada.

AMINA
Quest' uomo.

QUERUBINI
¿Qué cosa fai
nel mío camerino?

BAJO
Nada.

QUERUBINI
Allora, va ín altra parte.

(Sale el Bajo por el proscenio de la derecha)

AMINA
Qüesto basso, patre mío,
mi annoia. Sempre pisándomi
i taloni. E innamorato
morto di me; ad ogui instante
atenta a la mía virtu.

QUERUBINI
¿Ma la tua virtu...?

AMINA
Cabale,
invencibile. Saró
honesta come mía matre.

QUERUBINI
Come tua matre, cosí.
(¡Ah! Se sapessi que in Nápoli,
ella é escápala con un
capitano di gendarmi…)

AMINA
Yo non amo qüesto oso,
amo un altro, ¿non lo sai?

QUERUBINI
Non lo so.

AMINA
Amo il tenore.

QUERUBINI
(¡Ah! ¡Qu'imbroglio cosi grande
qüesto! Il basso a la contralto
ama con amore infame;
la contralto ama il tenore;
il tenore, que é un pillastre,
ama la tiple; mía moglie
está si cadde ó non cadde
con il tenore; mia figlia
resiste al basso cantante,
ma al tenore non resiste,
que con il tenore é fragile,
ed io lo pago tutto
come sposso é come patre,
é sonó disonorato
qüi per le cuatro costati)

AMINA
¡Ah, patre! Fammi felice.

QUERUBINI
¿E come, mía figlia?

AMINA
¡Cásami
con il tenore!

QUERUBINI
E una idea.
Io ti caso, é tú ti parti
con lui. E una soluzzione.
Aspetta. Vado a probare
fortuna.

AMINA
¡Oh! ¡Sí!

QUERUBINI
¡Giussepini...

(Llamando desde la puerta del fondo)

vieni! Tú ascóltami é taci.


ESCENA III

Dichos; Giussepini, por la derecha del fondo, con el traje de Vasco de Gama.

GIUSSEPINI
Mi querido director,
¿me llama usted?

AMINA
(¡Qu'elegante!
¡Qué bello! E una porselana
di Sévres per colocarli
nella rinconera, in casa)

GIUSSEPINI
¿Qué sucede?

QUERUBINI
Ho da parlarti.

GIUSSEPINI
(Hablando a media voz)
Siempre a las órdenes yo
de mi director amable.

QERUBINI
(A Amina)
Parla basso per la gola.

AMINA
E inocente come un pájari.

QUERUBINI
Vieni, Giussepini.

GIUSSEPINI
(Se acerca) ¡Vengo!

AMINA
(¡Mi da rubore mirare!)

QUERUBINI
¿Hai tú veduto mía figlia?

GIUSSEPINI
Una niña interesante.

QUERUBINI
¡Qüella boca!

GIUSSEPINI
Es una rosa.

QUERUBINI
¡Qüegli occhi!

GIUSSEPINI
Dos luminares.

QUERUBINI
Il nasso...

GIUSSEPINI
Es un naso griego.

QUERUBINI
La barba...

GIUSSEPINI
No hay dos iguales.
¡La barba de una barbiana!

QUERUBINI
¡Tú sí que sei un barbiane!
¿L'hai veduto beue?

GIUSSEPINI
Sí.

QUERUBINI
Tú aspetta qüi; é tú lásciami.

(Sale Amina por la izquierda)


ESCENA IV

Querubini y Giussepini.

QUERUBINI
Giussepini: ¿tú voi essere
felice?

GIUSSEPINI
Sí; mas no es fácil.

QUERUBINI
Casa mía figlia.

GIUSSEPINI
¿Tu hija?

QUERUBINI
Ella é pura come gli ángeli.

(Música)

QUERUBINI
Casa mía figlia. E una bambina
interesante, graziosa é fina.
Non gasta niente, tú bien lo sapi,
é va vestita con cuatro trapi.
Non proba apena gli macarroni,
perche ella vive degli ilusioni.
Sempre ha conmigo buona contrata.
Infine, é buona, bella é barata,

GIUSSEPINI
Yo no he nacido para casado,
porque estoy siempre muy delicado.
Adoro el arte, cantar me halaga,
y el matrimonio la voz apaga;
y entre caricias y asiduidades,
se pierden todas las facultades.
Amo la escena, y ese es mi puesto.
Yo quiero siempre vivir honesto.

QUERUBINI
(¡Ah, frippone!
Non ha forza
per casarsi
qüesto tío.
¡Ah, canaglia
maledetto!
Egli ha forza
per un lío)

GIUSSEPINI
(¡Ah! ¡Qué largo!
¡qué cuquito!
¿Quién lo pudo
sospechar?
Con la niña
impertinente
me quería
emparejar)

QUERUBINI
Non ho detto niente

GIUSSEPINI
(Somos dos tunantes)

QUERUBINI
Tan amici siamo...

GIUSSEPINI
Como fuimos antes.

QUERUBINI
Per tu bien lo dico.

GIUSSEPINI
Por mi bien, es claro.

QUERUBINI
¡Giussepini amico!

GIUSSEPINI
¡Querubini caro! (Abrazándose)

QUERUBINI
(¡Ah! Non quiere
la mía figlia;
é mía donna,
ya lo sé.
In lugare
di casarti,
que me case
io per té)

GIUSSEPINI
(Si es Antonia
la que quiero,
y si no me despreció;
si con ella
se ha casado,
¿para qué
casarme yo?)

QUERUBINI
Non ho detto niente.

GIUSSEPINI
(Somos dos tunantes)

QUERUBINI
Tan amici siamo...

GIUSSEPINI
Como fuimos antes.

QUERUBINI
Per tu bien lo dico.

GIUSSEPINI
Por mi bien, es claro. (Abrazándose)

QUERUBINI
¡Giussepini amico!

GIUSSEPINI
¡Querubini caro!
(No me la das)

QUERUBINI
(No me la das)

GIUSSEPINI
(Si eres tú pícaro,
yo lo soy más)

QUERUBINI
(Ti aminazzaré)

GIUSSEPINI
(Te la daré)

QUERUBINI
(Sempre in ridícolo
sono per te)

GIUSSEPINI
(¡Pobre de tí!)

QUERUBINI
(¡Pobre de tí!)

GIUSSEPINI
(¡Eres muy candido
tú para mí!
¡Qué mascarón!
¡qué feo está!)

QUERUBINI
(II traditor
la paguerá)

GIUSSEPINI
Siempre amigos, (¡Inocente!)

QUERUBINI
Sempre hermanos. (Sei un vil)

GIUSSEPINI
Siempre unidos. (¡Pobrecito!)

LOS DOS
(Abrazándose)
¡Siempre así!

QUERUBINI
(¡Morto serás!)

GIUSSEPINI
(No me la das)

LOS DOS
(Si eres tú pícaro,
yo lo soy más)

QUERUBINI
(¡Pobre de tí!)

GIUSSEPINI
(¡Pobre de tí!)

LOS DOS
(¡Eres muy candido.
tú para mí!)

QUERUBINI
¡Mío diletto!

GIUSSEPINI
¡Caro amico!

QUERUBINI
¡Sempre uniti!

GIUSSEPINI
¡Siempre, sí!

QUERUBINI
(¡Ah; canaglia
malandrín!)

GIUSSEPINI
(¡Ah, bendito
Querubín!)

LOS DOS
(Abrazándose) ¡Ah!
Siempre así.

(Hablado)

QUERUBINI
¡Non parliamo piu di qüesto.
Ascoltami. Voglio darti
un consiglio.

GIUSSEPINI
A mí me manda
mi director.

QUERUBINI
¡Tante grazie!
Pensa a mé cantando il dúo.
Questa notte ho un ataqui
di nervi é son mal disposto,
é il dúo va a acabar mala.

GIUSSEPINI
Lo cantaré a dos centímetros
de la tiple.

QUERUBINI
Ponle quatri.

PEREZ
¡Señor Querubini!... (Por el fondo)

QUERUBINI
Vado.
(¡Ah! ¡Se non cantara gratis!)

(Querubini sale por el fondo de la derecha)


ESCENA V

Giussepini; La Antonelli, con el traje de Selika por el proscenio izquierda.

ANTONELLI
¿No está aquí mi marido?

GIUSSEPINI
Ya le han llamado.
Ahora canta en escena.
Si él se ha marchado,
yo aquí me quedo.
Por fin estamos solos.

ANTONELLI
¡Jesús, qué miedo!

GIUSSEPINI
Ya sé que no le tienes,
que eso no reza
contigo, que te han hecho,
cual fortaleza,
más de granito.

ANTONELLI
Pero, estando a tu lado,
me debilito.

GIUSSEPINI
Tú no eres africana
ni eres Selika;
eres una andaluza
graciosa y rica
que sal derrama.

ANTONELLI
Vaya, hoy está de queda
Vasco de Gama.

GIUSSEPINI
Yo vivía en mi pueblo,
y era un salvaje;
mas te vi en el teatro
con ese traje,
que ya maldigo,
y, dejando a mi madre,
me fui contigo.
Canto aprendí en Italia;
di el do de pecho;
porque te han hecho tiple,
tenor me han hecho,
mal y de prisa;
y si tú fueras monja,
cantara misa.
Tú, a este pobre baturro,
le has cepillado.
Aún estoy algo tosco,
¿no lo has notado?

ANTONELLI
¡Jesús, qué pillo!
Hijo, no me confundas
con un cepillo.

GIUSSEPINI
Yo mato a Querubini
por ser tu esposo.
Tengo, Antonia, un deseo
ciego, espantoso,
desesperado,
de darle ese disgusto...
de que te he hablado.
Ven a mi fortaleza,
duro granito.

ANTONELLI
Me asustas. A tú lado
me debilito.

GIUSSEPINI
Pues, no asustarse.
El sexo débil debe
debilitarse.

(Música)

ANTONELLI
Comprende lo grave
de mi situación,
y escúchame, Vasco,
y ten compasión.
Tranquila he vivido,
y honrada y dichosa;
mas, ¡ay! que has venido,
y estoy muy nerviosa.
¡Estoy trastornada!
perdí la chabeta.
Pepito te llamo
cantando El Profeta.
Márchate, ya.
Mamá te llora;
ve con mamá.

GIUSSEPINI
Africana gitana
nacida muy cerca
del puente de Triana,
¿por qué te vi yo,
y por qué tú mirada,
que amores decía,
clavada en la mía,
por qué me engañó?

ANTONELLI
¡Ay! baturro fogoso,
nacido muy cerca
del Ebro famoso,
¿por qué te vi yo,
y por qué tu cariño
de noche y de día
con loca osadía,
por qué me siguió?

GIUSSEPINI
Africana gitana
nacida muy cerca
del Puente de Triana,
si yo te seguí,
es que, al verte, la muerte,
temiendo no verte
muy hondo y muy dentro
del alma sentí.

ANTONELLI
¡Ay! baturro fogoso,
nacido muy cerca
del Ebro famoso,
no sigas ya más,
que pierdas el tiempo
conmigo, alma mía;
y al fin algún día
te arrepentirás.
No debo escucharte;
no insistas, por Dios.
Tu pueblo te llama.

GIUSSEPINI
Nos llama a los dos.

ANTONELLI
Llorando, que partas
te pido esta vez.

GIUSSEPINI
Si quieres que parta,
contigo ha de ser.

ANTONELLI
¿Huir yo contigo?
No sueñes así.

GIUSSEPINI
Verás qué dichosos
seremos allí.

GIUSSEPINI
No cantes más La Africana,
vente conmigo a Aragón,
y allí la jota, que es gloria,
nos cantaremos los dos.
Vente conmigo y no sientas
estos lugares dejar,
que la que aquí es prima donna
reina en mi casa será.

ANTONELLI
¡Ay! qué cosas dices
yo ya estoy nerviosa;
déjame tranquila;
cállate esas cosas.
Ten, por Dios, prudencia;
cesa en tu porfía,
porque si te oyesen
buena se armaría.
Esas ilusiones
no has de realizar.
Basta ya, Pepito,
deja de soñar.

(A dúo)

GIUSSEPINI
Pues que te quiero y me quieres,
vente, y no dudes ya más;
vente, por Dios, vida mía,
que alguna vez volverás.

ANTONELLI
Aunque te quiero y me quieres,
vete, y no dudes ya más;
vete con Dios, alma mía,
que alguna vez volverás.

GIUSSEPINI
Entonando coplas
con el guitarrillo,
te diré gitana,
te diré bien mío,
te diré mi gloria,
te diré lucero,
te diré mi encanto,
te diré mi cielo.
Cantaré a tu boca,
cantaré a tu garbo,
cantaré a tu talle,
cantaré a tus manos.
¡Ay! Antonia mía,
¡ay! mi sólo amor.
¡Si me quieres, dilo
por favor!

ANTONELLI
¡Calla, por Dios, que me matas!
¡Ten ya de mí compasión!
¡Vete por fin de mi lado
ó serás mi perdición!
Vete tranquilo y no sientas
estos lugares dejar,
aunque sin Vasco Selika
muera desolada de tanto pesar.

(A dúo)

GIUSSEPINI
Entonando coplas
con el guitarrillo,
te diré mi encanto,
te diré mi amor,
te diré mi gloria,
le diré mi cielo.
¡Ay, Selika mía
de mi corazón!

ANTONELLI
(¡Ay, qué fatiguitas
siento ya en el pecho,
viendo que es precisa
la separación;
pues aunque le digo
que se marche al punto,
él sólo es el sueño
de mi corazón!)


ESCENA VI

Dichos; Amina, por el fondo de la izquierda.

(Hablado)

ANTONELLI
(¡Amina!)

GIUSSEPINI
(¡Nos espiaba!)

(Giussepini sale por el proscenio de la derecha, y la Antonelli por el proscenio de la izquierda)

AMINA
¡Ah traditora! ¡Ah bandito!
¡Soli! Corro a prevenire
á mío patre. ¡Ah! ¡Poverino
predestinato! (Sale por el proscenio de la derecha)


ESCENA VII

Querubín, por el fondo de la derecha.

QUERUBINI
¡II teatro
pieno! ¡Qué giorno magnífico!
La galería, i palchetti,
la butaca; non c'e sitio
vacante. ¡Cuanti moreni!
Tre mile peseta é un pico.
¡Cuánta blanca! E naturale...
il tenore... Io lo admiro
cantando solo. Ma il dúo...
Questo dúo é un suplizio.


ESCENA VIII

Querubini; Doña Serafina, por el fondo de la derecha.

SERAFINA
Muy buenas noches.

QUERUBINI
Signora...

SERAFINA
¿El director?

QUERUBINI
Sono io.

SERAFINA
Dispense usted, caballero,
si entro sin pedir permiso.
¿El cuarto del director?
He preguntado y me han dicho:
la segunda a la derecha,
en el fondo del pasillo.
Abierta estaba y entré,
que el asunto es urgentísimo.

QUERUBINI
Ho un piacer, siñora doña...

SERAFINA
Serafina de los Ríos
Guzmán y Portocarrero
Calatrava y Capetillo,
viuda de Lanuza.

QUERUBINI
¡Ah!

SERAFINA
Yo soy. Déme usted mi hijo
que por él vengo dispuesta
a todo.

QUERUBINI
Ma ¿qui é suo figlio?
Yo non so.

SERAFINA
El que me ha robado,
el que ha desaparecido
de mi casa hace diez meses,
mi pobre Pepe.

QUERUBINI
(¡Gran Dio!
¡E La matre del tenore!)

SERAFINA
Le busqué por toda España;
pero en balde. ¡Los suspiros,
las lágrimas que me cuesta!...
Ayer por fin, los amigos
de casa, con toda clase
de precauciones, me han dicho:
el desventurado Pepe
por pueblos y por caminos
anda cantando con una
compañía de bandidos.

QUERUBINI
¡Come banditi!

SERAFINA
Ahora está
en Madrid.

QUERUBINI
¿Yo un bandito?

SERAFINA
Corrí al tren como una loca,
subí a un coche, y he venido
echando chispas y fuego
por mis ojos encendidos;
y, de horror, traje de punta
los pelos todo el camino.
Desde la estación aquí.
Mi hijo... mi Pepe... ahora mismo.

QUERUBINI
|Va á cantare!

SERAFINA
Ya no canta.
Entro por él y lo impido.
Me aleja mi educación
de escándalos y bullicios;
mas si mi carácter vence,
no sé qué haré.

QUERUBINI
Un momentino.
(¡Il teatro pieno!... ¡Tre mile
peseta!... ¡Qué compromiso!)

SERAFINA
¡El divirtiendo a la gente
sobre inmundo tabladillo!
¡El afeitado y peinado
con pelucas y postizos!
¡El, don José de Lanuza
de Guzmán y de los Ríos,
Espinosa, Calatrava,
Tres torres y siete Picos!
¡Entre cómicos la flor
y la nata, y lo escogido
de toda la aristocracia
de Belchite y su distrito!
¡Deshonrado en un cartel
encarnado y amarillo
que dice en letras gigantes:
«¡Giussepini!» ¡Un hijo mío!
¡Mi Pepe acabado en ini
como un clown de cualquier circo!
¡El que cuenta con orgullo
señores de horca y cuchillo
entre sus antepasados,
y un infante y veinticinco
condes, duques y marqueses
y un abuelo suyo obispo
de Zaragoza! ¿Comprende
mi vergüenza, señor mío?
¡Un grande, un noble cantando!

QUERUBINI
¡Oh! lo non poso capirlo.
In Italia tutti qüanti
van sonando l'organillo
per la calle, sonó príncipi.

SERAFINA
Las mujeres; el maldito
amor. Tras una sirena
se marchó. Todos me han dicho:
está con la tiple.

QUERUBINI
(Giá
si sabe en Belchite ¡oh, Dio!)

SERAFINA
Y el marido lo consiente,
porque es un tío el marido
y un sinvergüenza.

QUERUBINI
¡Io! ¿Cóme?

SERAFINA
Conque venga mi Pepito.

QUERUBINI
Ma lasciate acabar.

SERAFINA
No.

QUERUBINI
Un atto…

SERAFINA
No.

QUERUBINI
Un momentino.

SERAFINA
Nada, ó me !e trae usted,
ó entro por él. Le doy cinco
minutos.

QUERUBINI
Ma il teatro pieno...
tre mile peseta...

SERAFINA
¡Oh, indigno
mercachifle! Ahí van.

(Saca un portamonedas y le da dinero)

QUERUBINI
Sí, tre...
biglietti.

SERAFINA
No canta mi hijo.

QUERUBINI
No, no. (Tre mile peseta
é tre mile nel bolsillo
de l'intrata, fan sei mile.
Canta, canta)

AMINA
(Por el foro de la derecha) ¡Patre mío...
il dúo!

QUERUBINI
(¡Vado a vedere!)
Resta q'ui. E un gran perícolo (Bajo a Amina)
qüesta donna. Non la laschi
sortire del camerino.
(Il dúo... la gelosía...
mía moglie... la matre... il figlio…
il teatro pieno... tre mile
peseta... ¡Qué olla de grillos!)


ESCENA IX

Amina, Doña Serafina y El Bajo.

AMINA
(¿Qui é qüesta signora?)

BAJO
(Por el proscenio de la derecha) (¡Amina!
¡Ay, qué cuerpo tan bonito!)

AMINA
(Yo vado vedere il dúo)

SERAFINA
(Yo voy a buscar a mi hijo)

BAJO
(¡Yo voy a darla un abrazo!)

(El Bajo abre los brazos y se dirige a Amina; Amina da un grito, baja la cabeza y escapa. El Bajo se lanza a los brazos de doña Serafina)

SERAFINA
¡Jesús! ¡Un histrión indigno!
¡Aún no he pisado la escena
y ya se atreven conmigo!

(Salen por el proscenio de la izquierda)


CUADRO TERCERO

El escenario, durante la representación del cuarto acto de La Africana. El telón levantado. Al fondo se ve la sala y el público que oye la ópera.


ESCENA PRIMERA

Giussepini y La Antonelli, en escena. Entre bastidores, Querubini. Después, Pérez, Un Inspector de Policía, el Coro de Vírgenes y el de Salvajes. La Antonelli y Giussepini cantan el dúo de espaldas al verdadero público y de frente al público figurado. El tenor dice la frase ¡Oh, mía Selika! y la abraza con entusiasmo muchas veces. Querubini, entre bastidores, se asoma furioso.

QUERUBINI
(Ma non si abraccia cosí.)
¡Piu forte ancora!
(Sale a escena) ¡Lo mato!

(Se lanza sobre Giussepini y le coge por la garganta)

PEREZ
¡Abajo el telón!

(Cae el telón del falso teatro. Entran los coros con los trajes de la ópera)

UNAS
¡Favor!

OTRAS
¡Que se matan!

ANTONELLI
¡Separarlos!

(Entre todos separan a los combatientes. Los vestidos de indios sujetan a Querubini, los que lo están da sacerdotes a Giussepini; en medio Selika se cubre la cara con las manos, la rodean las bailarinas y las Vírgenes. Todos inmóviles un momento formando cuadro. Entra un Inspector de policía con traje de paisano y bastón)

INSPECTOR
¡Alto aquí a la autoridad!

GIUSSEPINI
(¡Qué bruto!)

INSPECTOR
¡Este es un escándalo
público!

QUERUBINI
¿Y qué?

INSPECTOR
Se suspende
la función. Usted, andando,
a la cárcel, y el dinero
se devuelve.

QUERUBINI
No; il denaro
no, carino mío. (¡Tre mile
peseta!) Si alza il sipario
é si acaba La Africana.

(Rumor del público)

PEREZ.
¡El público está gritando!

INSPECTOR
¡Usté a la cárcel!

QUERUBINI
Sí; dopo.

PEREZ
¡Fuera ya del escenario!
Al dúo.

QUERUBINI
A cantare il dúo.

ANTONELLI
(¡Ay! Pero, ¡qué susto!)

QUERUBINI
¡Cántalo,
ma cántalo bene!

GIUSSEPINI
¡Cómo!
¡Si me ha apretado este bárbaro
de una manera el gaznate
que no respiro!

PEREZ
¡Ea, vamos!

(Se levanta el telón. Salen todos de escena atropellándose. Grita del público. El Inspector, aturdido, se queda en escena dando vueltas. Dos coristas le sacan en brazos)


ESCENA FINAL

Giussepini y La Antonelli, en escena. Después, Doña Serafina, Querubini, Amina,  El Bajo, El Inspector y el Coro General. Vuelven a cantar el dúo y a decir la frase ¡Oh, mía Selika! de la cual no se debo pasar nunca. Doña Serafina entra de repente en escena, corre a su hijo y le abraza.

SERAFINA
¡Hijo mío de mi vida!

GIUSSEPINI
¡Mi madre!

SERAFINA
¡Tú aquí cantando!

EL PUBLICO
¡Fuera!... ¡Que baile!

SERAFINA
¡Tú aquí
vestido de mamarracho!

ANTONELLI
¡Señora!

GIUSSEPINI
¡Váyase usted!

QUERUBINI
¡Abajo il telóne, abajo! (Gritando)

(Baja el telón. Entran todos)

SERAFINA
Digo que no canta más.
Yo soy su madre; yo mando.
No me pude contener.
Te ví, me lancé a tus brazos...
¡Yo ante el público! Y me han dicho:
¡qué baile!» ¡Si serán bárbaros!

QUERUBINI
¡Gran Dio! ¡A la Serafina
di Lanuza é di Guzmano!

INSPECTOR
¡A la cárcel todo el mundo;
y se suspende el teatro
y se devuelve el dinero!

QUERUBINI
No: il denaro no.

INSPECTOR
Al despacho
a recibir el importe.

QUERUBINI
¡Mía signora, per Dio santo,
lasciate finir.

GIUSSEPINI
Sí; deja
que acabe. Después me marcho
contigo.

SERAFINA
Después.

QUERUBINI
Per sempre.

GIUSSEPINI
¡Para siempre! No te engaño.

ANTONELLI
¡Ah! ¡Para siempre!

(Cae desmayada en brazos de Pérez)

PEREZ
¡Demonio!

AMINA
¡Per sempre!

BAJO
Al fin en mis brazos.

(Cae desmayada en brazos del Bajo)

QUERUBINI
¡Arriba il telóne! Arriba
tutto il mondo! Presto, Vasco,
pórtate al letto nupziale
a mía moglie.

INSPECTOR
Ha habido escándalo.
¡A la cárcel!

QUERUBINI
Sí, sí; dopo.
Presto al finale del atto.

(Salen doña Serafina, el Inspector, Amina y Querubini. Se colocan los demás como en el final del cuarto acto de La Africana. Se alza el telón del teatro figurado. A la derecha del espectador real los Sacerdotes, a la izquierda los Indios; de delante de los Sacerdotes las Vírgenes. Las bailarinas, en dos filas, do espaldas al verdadero público. Dos llevan de la mano a Selika, dos a Vasco de Gama, pasan por debajo de unas grasas, que extienden las demás. Entre bastidores el Inspector, que quiere llevarse a Querubini y éste que tira de Serafina. Ultimas notas del cuarto acto, y cae el verdadero telón)


FIN DE LA ZARZUELA


Información obtenida en:
https://archive.org/details/elduodelaafrican1544caba

No hay comentarios:

Publicar un comentario