viernes, 28 de febrero de 2014

La Gatita Blanca (Libreto)



LA GATITA BLANCA



Humorada lírica en un acto y tres cuadros.

Original de José Jackson Veyán y Jacinto Capella.

Música de Gerónimo Giménez y Amadeo Vives.

Estrenada con extraordinario éxito en el Teatro Cómico la noche del 23 de Diciembre de 1905.


REPARTO (Estreno)

Luisa – Julia Fons.

Rosario – Encarnación López Martínez.

Virtudes - Sra. Traín.

Trini – Srta. Andrés.

Lilí – Srta. Calderón.

Mimí – Srta. Sánchez Jiménez.

Tula – Srta. Martín.

Puri – Srta. Bustos.

Mari / Máscara 1 ª – Srta. Contreras.

Máscara 2 ª – Srta. Catalán.

Una Criada – Srta. Lehoz.

Don Servando - Sr. González.

Periquín – Sr. Vera.

Manolo – Sr. Robles.

Ricardo – Sr. Lobera.

Pepe – Sr. Amoseo.

Enrique – Sr. Agulló.

Rafael – Sr. Mariner.

Francisco – Sr. Fuentes.

Caballero 1 º - Sr. Montoya.

Coro general

La acción en Madrid.

Derecha o izquierda, las del actor.


ACTO UNICO


CUADRO PRIMERO

Salón de un restaurant, elegantísimo. A los dos lados de la puerta del foro tapices alegóricos. Puerta al foro y laterales. Balcón segundo término derecha. Dos mesas cubiertas con manteles y sobre ellas botellas de Champagne y copas. Sillas y muebles modernistas. Casi en el centro de la escena, al lado de la mesa de la derecha, una «chaisse longue» En la puerta del foro aparatos eléctricos muy artísticos, y en el centro de la escena un aparato con varias luces eléctricas. Los aparatos del foro se encenderán a su tiempo.


ESCENA PRIMERA

Rafael y Francisco junto a la puerta de la izquierda. Se oyen dentro risotadas y algazara de gente que acaba de cenar alegremente

FRANCISCO
¡Qué escándalo de Madriz!

RAFAEL
Déjalos que se diviertan, (oyese gritería dentro)

FRANCISCO
¡Eso es un gallinero!

RAFAEL
¡Peor es que se callen!

FRANCISCO
Y si no hicieran más que hablar... (Sigue la algazara dentro) ¡Duro!... ¡Duro!...

RAFAEL
Y eso que no está ahí la más revoltosa... La gatita blanca, como la anuncian los carteles. La amiga particular de don Manolito.

FRANCISCO
¿Ese que, cuando tocan a pagar la cuenta, dice que le apunten?

RAFAEL
¡Ya las pagará todas juntas! ¡Está para casarse!... ¡Figúrate tú! ¡Hoy celebra su despedida de soltero!

FRANCISCO
¡Silencio, que salen!


ESCENA II

Dichos, Manolo y luego Mimí, Lilí, Trini, Tula, Puri, Mari y Pepe, Ricardo y Enrique. Ellas en traje de calle, elegantísimas, y ellos de smoking ó americana y sin nada en la cabeza. Al salir se colocan por grupos caprichosos de un hombre y dos mujeres, sentados unos en la «chaisse longue», otros en sillas, otros recostados en las mesas y otros apoyados sobre el respaldo. Debe resultar un cuadro alegre y animado y con cierta libertad en sus actitudes y posiciones. Manolo debe quedar en medio y de pie

MANOLO
Ahí dentro no se respira, (Salen todos)

TRINI
¡Esto es otra cosa!

MANOLO
El Champagne nos lo serviréis aquí cuando venga Luisa.

PURI
No hay fiesta posible sin ella.

TRINI
Ni animación.

MANOLO
Es mi gatita; por algo la hice yo señora de todos mis pensamientos.

ENRIQUE
¿De todos?

MANOLO
De casi todos. El pensamiento de mi próxima boda, no es suyo, lo confieso. Cuando el dinero se acaba y las ilusiones se enfrían se casa uno. ¡El matrimonio no es más que un revólver que nos facilita la sabia Providencia para el día en que se nos acaba el amor!

RICARDO
¡Bravo!

TODOS
¡Bravísimo!

MIMI
¡Pobre sexo débil!

LILI
¡Pobrecitas mujeres!

TRINI
¡Pobrecitas mujeres... propias! (Trini se asoma al balcón)

PEPE
¿Pero cómo ha dejado de asistir Luisa a la comida?

RICARDO
¿Al último adiós que le das al mundo de los vivos?

MANOLO
Exigencias del arte. A las nueve pensaba estar libre esta noche, pero la bella Lulú se ha puesto enferma, y ella ha tenido que sustituirla en Actualidades, prometiendo venir a la hora del Champagne.

ENRIQUE
Celebraremos mañana tu verdadera despedida en el baile de trajes del Salón Modernista.

PEPE
¡La última locura!

MANOLO
¡No! ¡La última locura es casarse!...

TRINI
¡Aquí está la reina! (Desde el balcón)

MANOLO
¡Preparen las baterías! (A Rafael y Francisco que empiezan a descorchar el Champagne)

TODOS
¡Viva el amor!

MANOLO
¡Luz en la sala! (Dan luz a los aparatos del foro)

TODOS
¡Mucha luz!


ESCENA III

Dichos y Luisa elegantísima, que se presenta en el foro al iluminarse todos los, aparatos de la escena. Los camareros descorchan el Champagne cuyos taponazos deben sonar cuando lo indica el cantable. El apuntador imita los taponazos haciendo estallar con las manos unas bolsas de papel llenas de aire, por si no coincide el verdadero taponazo.

Música

LUISA
¡Salud a mis vasallos,
y fuego a discreción!

(Taponazos)

¡A las reinas así se las recibe,
con salvas de cañón!

MANOLO
Toma, sultana mía,
y estrena tú el champán.

LUISA
Lo mismo que esta copa
me bebo yo un sultán.

TODOS
¡Hurra ya! ¡Hurra ya!
El champán es el licor
de la vida y del amor,
y el remedio sin igual
del dolor.

LUISA
El vino se va
de la copa rebosante,
formando al caer
blanca espuma deslumbrante.
Así la pasión
que del alma se desborda,
con dulce ilusión
nos enciende el corazón.

MANOLO
Es el amor la fe y la vida,
la ilusión del alma,
y sin tu amor, Luisa querida,
ya no hay paz ni calma.

LOS DOS
Fue locura el amor aquél:
nunca de amor lloré,
nunca de amor fié;
nuestras promesas
fueron pavesas,
juegos de amor sin fe.
Apura el licor,
que la copa ya está llena
y olvida mi amor,
aunque muera yo de pena.
¡Brindemos los dos
por las dichas que pasaron,
y al darte mi adiós,
no suspires, por favor!
¡Apurad el licor
que al pecho da calor!

LUISA
El vino del placer
tenemos que beber.
Al fuego del champán
tus ojos brillarán,
y aunque me abrase allí,
mirarme quiero en tí.

MANOLO
Al quererte olvidar
mi angustia es muy cruel,
pero lo he de lograr
a fuerza de beber.

LUISA
Yo miraré sin pena
que me abandones a mi destino,
y de amargura llena
sabré apartarme de tu camino.
¡Choquemos nuestras copas,
choquemos sin cesar! etc.

(Termina con gran animación, chocando las copas y por grupos de un hombre entre dos mujeres)

(Hablado)

TRINI
¡Viva la gatita!

TODOS
¡Vivaaa!

LUISA
Y tú, ¿has podido comer sin mí?

MANOLO
Tenemos que irnos acostumbrando a la separación, gatita mía. Yo necesito una joven rica que me dé la mano en el altar.

LUISA
Y yo necesito un viejo millonario que me dé la mano... en cualquier parte...

TRINI
¡Qué pocos viejos ricos quedan!

MIMI
¡Se mueren los pobrecitos!

LUISA
De viejos, naturalmente. Pero yo tengo uno en perspectiva.

MANOLO
¡Ah!... ¿Conque ya tengo sustituto?

LUISA
¿Y qué quieres que haga, vida mía? Ni tú ni yo tenemos dinero, y nuestra boda es imposible.

MANOLO
Mi futura es joven y guapa.

LUISA
Mi futuro protector es viejo y feo; pero tiene más dinero que tu prima.

MANOLO
¿Tú qué sabes?

LUISA
Yo sé todo lo que a tu familia se refiere. Me carteo con un oficial quinto del Gobierno civil de Cuenca.

ENRIQUE
¿Pepe Jaranilla?

LUISA
Era jefe de la claque de Actualidades. Te repito que me sé Cuenca de memoria.

MANOLO
¡Los celos que no la dejan vivir! (Riéndose)

LUISA
El despecho, que te va a costar muy caro. Tu novia es muy desgraciada.

TRINI
Claro, como que se va a casar con éste.

LUISA
¡Justo! Va a casarse con un pillo, y ella está enamorada de un tonto.

MANOLO
¡Cuerno!

LUISA
Todavía no sé... si es correspondida.

MANOLO
No consigues tu objeto. No desisto de la boda.

LUISA
Ni yo del viejo. Necesito cincuenta mil duros para poder tirar un par de años...

MANOLO
Mucho es un millón de reales.

LUISA
En Cuenca hay viejos que lo tienen.

MANOLO
Mi suegro...


ESCENA IV

Dichos; Rafael por la puerta del foro.

RAFAEL
Señorito, ahí está...

MANOLO
(Muy asustado) ¿Quién?

LUISA
(Mirando al reloj) (Es exacto a la cita)

RAFAEL
Un señor bastante viejo y bastante feo que pregunta por usted.

MANOLO
¿Por mí?

TRINI
¡El comendador, que llega con fuersa armá!

LUISA
¡Que pase!

MANOLO
¿Pero no dice quién es?

RAFAEL
Dise que probablemente será su papá de usted, pero que no lo sabe de fijo.

MANOLO
¡Canastos!

TODOS
¡Já, já, já!

RAFAEL
Se llama una cosa así como... conservando... conservando... no sé qué...

MANOLO
(Alarmado) ¿Servando García?

RAFAEL
Eso es.

MANOLO
¡¡Mi suegro!! (Cae en una butaca)

TRINI
¡Tableau!

MANOLO
Si me encuentra aquí...

MIMI
¡Me parece que mejor acompañado!

LUIS
No temas, que aquí estoy yo para salvarte.

MANOLO
Yo me quito de en medio.

RAFAEL
Por ese corredor sale usted a la escalera. (Señala la primera derecha)

MANOLO
En tus manos encomiendo mi alma. Hasta luego.

LUISA
Descuida. Yo me encargo de tu tío. (Vase Manolo por la primera derecha) |Que pase ese caballero!

RAFAEL
No se asuste usted, señorita...

LUISA
No tengas miedo.

RAFAEL
No sabe usté lo feo que es... (Vase Rafael)


ESCENA V

Dichos, menos Rafael; a poco Don Servando, ricachón de pueblo, muy feo y vestido ridículamente.

LUISA
¡Orden, señoras! Y un poquito de formalidad, caballeros. Silencio, que ya está aquí. (Sale don Servando y mira a todas partes como buscando a alguien)

SERVANDO
¡Santas y buenas! (Saludando)

LUISA
(¡Ave María Purísima! ¡Qué feo es!)

SERVANDO
¡Muy buena?! (Mirando a las señoras) (¡Pero que muy buenas!)

RICARDO
(Valiente tipo)

SERVANDO
Servidor... (A Luisa)

LUISA
Servidora...

SERVANDO
Ustedes me dispensarán. Yo debo haberme equivocado de cuarto...

LILI
(Y de cara)

TRINI
(¡Camará con la fila que se trae!)

ENRIQUE
(Mixto de fox-terrier y buldog)

LUISA
Su sobrino de usted vendrá en seguida.

SERVANDO
¡Cómo! ¿Usted me conoce?

LUISA
Un tío con esa cara, no se confunde con ningún otro tío. ¿Verdad que es Manolo con diez o doce años más? (A las amigas)

MIMI
Poniéndole un bigote...

TRINI
Y achicándole la boca.

TULA
Y abriéndole un poquito los ojos.

MIMI
¡Exacto!

TRINI
(Reparando en el pelo, que es teñido) ¡Pintaíto!

TULA
¡Clavao!

RICARDO
No reírse. (A varios que se ríen)

SERVANDO
¿De modo que esta esquela firmada por «L. L.»? (Sacando una carta)

LUISA
¡Servidora! Luisa López. «La gatita» para todos mis buenos amigos.

SERVANDO
¿Me permite usted que la llame «gatita»?

LUISA
¡Miau! (Haciendo con la mano como si le arañara)

SERVANDO
¿Miau?

LUISA
Le contesto a usted que sí... en gato.

SERVANDO
Desconocía esa lengua, pero no me disgusta. ¡Vaya unas... amigas que tiene mí sobrino! Parecen muy decentitas. (En este momento se permiten ciertas libertades hombres y mujeres)

LUISA
Lo mejor de Madrid dentro del arte lírico y coreográfico.

TRINI
¡Se hace lo que se puede!

LUISA
(Presentando) Mimí, Lilí, Tula, Trini, Puri, Mari...

SERVANDO
(Mirándolas a todas) ¡Cara-coles!

LUISA
Enrique Pérez, mayorazgo de Santa Cruz de Tenerife, (Presentándole)

SERVANDO
Muy canario mío.

ENRIQUE
Para servirle. (Le da la mano)

LUISA
Ricardo González... del Tiro de Pichón, (Presentándole)

SERVANDO
Grandísimo gusto.

RICARDO
Del tiro. (Dándole la mano)

LUISA
Pepe Gutiérrez... Abonado a la cuarta de Apolo, (Señalándole)

PEPE
Abonado a la cuarta, (Haciendo una inclinación)

LUISA
Le verá usted allí todas las noches.

SERVANDO
No voy a Apolo, señora.

LUISA
¡Qué lástima!

SERVANDO
No voy porque me coge un poquito lejos de Cuenca.

LUISA
Tres matrimonios... y tres amiguitas solteras... (Presentando a los demás)

TRINI
Completamente solteras...

SERVANDO
(Acordándose de pronto) ¡¡Demonio!!

TULA
¿Le asustamos a usted?

SERVANDO
Nada de eso, sino que tengo a mi otro sobrino en la calle.

LUISA
¿Periquín?

SERVANDO
¿Conoce usted?...

LUISA
A toda la familia.

SERVANDO
Como el pobre parece tonto... No ha querido subir...

TRINI
¡Ha hecho bien!

MIMI
¡Si es tonto que no suba!...

PURI
¡Que no se moleste!...

TODAS
Que no suba.

LUISA
¡Pobre Periquín! un chico soltero con cinco mil duritos de renta...

TRINI
¿Y se lo ha dejao usté en la calle?...

MARI
¡Que suba Periquín!...

TODAS
¡Que suba! (Todas muy alegres)

LUISA
Hágale usté una seña desde el balcón. (Servando se asoma al balcón del segundo término derecha)

SERVANDO
¡Voy!... ¡Psit!... ¡Psit!... No hace caso.

TRINI
Tírele usted una botella...

MIMI
¡Sin darle en la cabeza!

SERVANDO
Se rompería y sería una lástima... ¡Psit!... ¡Imbécil!... Ya me ha oído. (Le hace señas de
que suba)

LUISA
Ya sube.

SERVANDO
Está muy triste siempre. No sé lo que tiene.

LUISA
Yo si lo sé. Está enamorado.

SERVANDO
¿De quién?

LUISA
(Ya lo sabrá usted con el tiempo)

TRINI
¡Aquí está Periquín!


ESCENA VI

Dichos y Periquín por el foro sin atreverse a entrar. Ridículamente vestido y asomando solo la cabeza

PERIQUIN
¡Uy!... ¡cuántas señoras!... (Asomando la cabeza y ocultándose)

MIMI
¿Le asustamos?

TRINI
¡Pobresito mío!...

SERVANDO
¡Pasa, hombre!...

PERIQUIN
¡Ca!... (Asomando la cabeza y ocultándose)

PURI
(Riéndose) Tiene gracia.

PERIQUIN
¡Gracias!... ¡pero... ca!... (Idem, Idem)

SERVANDO
Pasa hombre... ¿No me ves a mí?

PERIQUIN
¡Ca!... (¡Ca-nario, que caritas tienen!...) (Entrando)

TRINI
Pero Periquín, ¿tiene usted miedo de nosotras?

PERIQUIN
¡Ay!... (Suspirando)

LUISA
¿Qué siente usted?... (Muy amable)

PERIQUIN
¡Que hay muchas!... ¡Muchas razones para que yo suspire!...

ENRIQUE
¿Quiere usted una copa?

PERIQUIN
No bebo nunca.

TRINI
¿Está usted malito?

PERIQUIN
No estoy malo nunca.

PEPE
Siéntese usted.

PERIQUIN
No me siento nunca.

TRINI
(Empujándole suavemente sobre la «chaisse longue») Vamos... que sí.

PERIQUIN
Que no.

MIMI
(Idem) Que sí.

PERIQUIN
¡Tío, que me arrempujan!

SERVANDO
Siéntate, tonto, son amiguitas de ¡Manolo.

PERIQUIN
(Sentándose) ¡Ah!... Eso es otra cosa, si son amiguitas me siento... (Suspirando) ¡Ay!...

TRINI
¿Le duele a usted algo?

PERIQUIN
¡Palpitaciones!

LILI
Sí, ¿eh? (Todas se han acercado)

PERIQUIN
¡No acercarse que me palpita más!...

TRINI
(¡Lástima de cinco mil duros!)

SERVANDO
Usted me va a dispensar.

LUISA
Lo que usted quiera.

SERVANDO
Que yo le pregunte el objeto de esta cita.
.
LUISA
Es asunto reservado... Amigas mías...

TRINI
¡Basta!

MIMI
¡Ni una palabra más!

LUISA
Mañana por la noche, gran baile fantástico en el Salón Modernista. ¡Trajes de capricho!

TRINI
¿Todas?

LUISA
¡Todas!...

PERIQUIN
¡Todas de capricho!... ¡Ay!... (Sin moverse de la punta de la «chaisse longue» en donde estará sentado)

TRINI
¡Hasta mañana!...

MIMI
¡ Tanto gusto! (A Servando )

TULA
¡Tanto gusto! (Idem)

PURI
¡Tanto gasto! (Idem)

SERVANDO
Muchísimo gusto. (A todas)

ENRIQUE
(Dándole la mano) Enrique Pérez.

SERVANDO
De la Gran Canaria.

PEPE
Pepe Gutiérrez. (Idem)

SERVANDO
De la cuarta de Apolo; ya lo sé.

RICARDO
Ricardo González. (Idem)

SERVANDO
¡Sí! El del tiro... ¡Adiós... pichón! (Hacen mutis detrás de las señoras. Se van riendo a carcajadas por la lateral izquierda segundo término)


ESCENA VII

Luisa, Servando y Periquín.

SERVANDO
Usted dirá... (Se sienta entre Luisa y Periquín a una indicación de Luisa)

PERIQUIN
¡Ay!... (Suspirando)

SERVANDO
¡Mira, tú! No soples hacia este lado.

LUISA
Don Servando, yo le conocía a usted sin conocerle...

SERVANDO
¿Por fotografía?

LUISA
Por Manolo que lo tiene a usted siempre en la boca... Pero es usted mucho más simpático de lo que yo me figuraba. (Acercándose a Servando, que a su vez empuja a Periquín)

SERVANDO
¡Mil gracias!

LUISA
Más simpático... y más joven... y más... vamos... más... (Acercándose a Servando el cual al separarse empuja a Periquín que se queda sentado en el suelo)

PERIQUIN
Si estorbo me voy...

LULI
¡No, Periquín! Usted debe oírlo todo. Un primo siempre es un primo.

PERIQUIN
¡Sí, pero no tan primo! (Levantándose)

LULI
¡Don Servando, yo puedo salvar a una inocente! ¡Yo puedo hacer la felicidad de un tío!...

SERVANDO
¡Ya lo creo!...

LUISA
Manolo es para mí más que un amigo. Conozco sus detalles más íntimos. (Después de una pausa corta) Don Servando, sin mi ayuda, su hija de usted no será feliz con Manolo que es un hombre a la moda, que vive a lo chic y que siente a lo pchut.

PERIQUIN
¿Eh?

SERVANDO
No entiendo una palabra.

LULI
A su hija de usted la pongo yo como nueva en cuatro días.

SERVANDO
¿Usted?

LUISA
Es mi especialidad. Su hija de usted será tímida, candorosa, educada en la escuela antigua, tendrá vergüenza, de seguro...

SERVANDO
Como no la haya perdido desde Cuenca a Madrid...

PERIQUIN
No; ¡hemos venido en el rápido!...

LUISA
Su hija de usted no bailará pas a quatre... ni el galop.

SERVANDO
No, señora...

LULI
Su hija de usted cantará romanzas cursis. Manolo delira por los couplets y se vuelve loco con mis canciones.

SERVANDO
¿Usted canta? ¿Usted baila?

LUISA
Pregunte usted por la Gatita blanca. La Estrella de Moulin Rouge y Folies Bérgeres. Parece que estoy viendo a Manolo extasiado oyéndome la última canción queme aprendí.

SERVANDO
¿Cómo se llama la cancioncita esa?

LUISA
«El chocolate»

SERVANDO
¿«El chocolate»? ¡Si viese usted lo queme gusta!

LUISA
No, don Servando, no. No es hora todavía...

SERVANDO
Yo tomo chocolate a cualquier hora...

PERIQUIN
A mí me pasa lo mismo.

LUISA
En fin, si se empeñan ustedes...

SERVANDO
¡Nos empeñamos!

PERIQUIN
(Es simpática esta chica,) ¿Me permiten ustedes que moje un bizcochito?

LUISA
Con mucho gusto.

SERVANDO
Ya me estoy relamiendo.

PERIQUIN
¡Y yo, sin haberlo probado todavía!

(Música)

SERVANDO
¡Venga el chocolate!

LUISA
¿Lo queréis los dos
con canela fina
que sabe mejor?

SERVANDO
¡A mí... canelita!

PERIQUIN
Yo... como el señor.

LUISA
Pues ahí va canela
de la superior.

(Haciendo ademán de batir el molinillo uniendo la palma de las manos)

Dale ya, chiquillo,
dale al molinillo
dale sin temor,
porque el chocolate
cuando más se bate
resulta mejor.

LOS DOS
Sí señor, sí señor,
darle al molinillo
darle sin temor.

(Figuran batir el chocolate haciendo dar vueltas al molinillo)

LUISA
Hay que hacer con cuidadito
que la lumbre no haga llama
porque así el chocolatito,
al hervir no se derrama.
Para ver si está deshecho,
i entra y sale el molinillo
f y al mirar que ya está hecho
se le sirve en el pocillo.

LOS DOS
¡Qué sencillo!

LUISA
¡Muy sencillo!

LOS DOS
Entra y sale el molinillo
y al mirar que ya está espeso,
me lo sirve en el pocillo.

LUISA .
Moja un bizcochito
en mi pocillito
que está calentito
y te va a gustar.
Tú no hagas el tonto
que se enfría pronto
y como se enfríe
no te va a gustar.

LOS DOS
¡Trae pa acá! ¡Trae pa acá!
En tu pocillito
mojo el bizcochito,
y qué rico está.

LUISA
Como es especial
este chocolate
nunca sienta mal.

LOS DOS
¡Qué rico chocolatito!
¡Qué dulce y sabroso es!

LUISA
Si no basta un bizcochito
pueden mojar dos ó tres.

LOS DOS
¡Eso es! ¡Eso es!

SERVANDO
Lo menos dos.

PERQUIN
Lo menos tres.

LOS DOS
¡Eso es! etc.

(Figuran mojar en el pocillo, imitando coger el bizcocho con la punta de loa dedos)

(Hablado)

SERVANDO
¡Otra!

PERIQUIN
¡Otra! Digo otro: otro chocolate.

LUISA
Pues esta es una canción. Si conociera usted todo mi repertorio...

SERVANDO
¡Ojalá!

LUISA
¿No suspira usted ya, Periquín?

PERIQUIN
Por lo visto era debilidad, y ahora con el chocolate... ¡claro!

SERVANDO
(Parece muy buena chica, ¿verdad?) (A Periquín)

PERIQUIN
¡Muchísimo! (Luisa se arregla la falda estirándose la enagua y la levanta un poco)

SERVANDO
Se la ve... la educación.

PERIQUIN
Se la ve... se la ve... (Mirando a Luisa)

SERVANDO
A mí no me gusta andar con rodeos, Gatita... digo Luisa.

LUISA
Es lo mismo.

SERVANDO
Pez, diecisiete, entresuelo, casa de viajeros, tiene usted su casa. Usted se encarga de espabilar a mi hija. Mañana temprano la esperamos a usted.

LUISA
¡Casarse sin saber lo que es el amor!

PREIQUIN
¡Ni el chocolate!

SERVANDO
¡Calla tú, saltamonte!

LUISA
¿Hasta mañana?

SERVANDO
Hasta mañana.

LUISA
Yo le daré a su inocente hija la mano de barniz que necesita para casarse con Manolo.

SERVANDO
(Medio mutis. Cogiendo a Luisa y llevándola aparte) Si después de acabar con Rosario la sobra a usted un poquito de barniz para mí...

LUISA
¡Tunante! (Tocándole la cara)

SERVANDO
¡Simpaticota! (Periquín no cesa de subir y bajar, llamando a su tío por la espalda)

LUISA
¡Ay, si yo encontrase un viejecito como usted!

SERVANDO
¿Como yo?... ¡Pez, diecisiete, entresuelo!

LUISA
¡No está usted mal pez!

PERIQUIN
(Indignado) ¿Viene usted ó me voy yo solo?

SERVANDO
¡Adiós, maestra de mi hija!

LUISA
¡Adiós, padre de mi alumna!

PERIQUIN
¡Adiós, tranquilidad de mi tío! (Saludando a Luisa)

LUISA
(¡Usted se casará con Rosario!) (Aparte muy rápido, reteniéndole)

PERIQUIN
¿Yo? (Grau salto de alegría)

LUISA
¡Silencio, y hasta mañana!

SERVANDO
(Entusiasmado) Pez, diecisiete, entresuelo.

(Vase Periquín detrás de Servando. Este se vuelve de pronto y abraza a Periquín creyendo que es Luisa. Mutis cómico y animado)


ESCENA VIII

Luisa y en seguida Manolo por la puerta primera derecha. Hasta el final todo muy rápido.

LUISA
Manolo no se casará con su prima. Ese descastado me las paga.


ESCENA IX

Luisa y Trini, Mimí, Loli, Tula, Puri, Mari, Enrique, Pepe y Ricardo, que se habrán asomado a la puerta desde el mutis de Periquín y Servando; luego Manolo.
TRINI
¡Bravísimo!

MIMI
¡Has estado inimitable!

ENRIQUE
¡Pobre Manolo!


ESCENA X

Dichos y Manolo.

MANOLO
¿Y mi tío? ¿Qué pasó? ¿Qué le has dicho? ¿Qué te ha contestado?

TODOS
¡Já, já! (Conteniendo la risa)

MIMI
Que yo soy la llamada a regenerar a tu futura.

MANOLO
¿Tú?

LUISA
Que tu boda está en mis manos y que desde mañana empezarán mis lecciones a domicilio.

MANOLO
¿Tú a casa de mi prima? ¡No irás!

LUISA
Desde mañana quedan abiertas las clases. Si quieres, puedes asistir a ellas como alumno
libre. ¡Já, já, já! (Vase riendo por el foro)

MANOLO
¡Pero escucha! ¡Oye!

TRINI
La gatita ha sacado las uñas.

RICARDO
¡Adiós boda!

MIMI
¡Pobre Manolo!

TODOS
¡Já, já, já!

MANOLO
¿Se van ustedes a divertir conmigo?

TODOS
¡Já, já!

MANOLO
¡Es lo único queme faltaba! (Vase corriendo por el foro. Los demás le acompañan hasta el foro riendo y burlándose de él)


CUADRO SEGUNDO

Sala modesta de una casa de viajeros, a medio escenario y con los muebles únicamente necesarios para facilitar las mutaciones del primero al segundo cuadro y de éste al tercero. Puertas laterales y al foro.


ESCENA PRIMERA

Doña Virtudes a la derecha haciendo «crochet», y Rosario y Manolo sentados a la izquierda. Manolo la mira y Rosario suspira. Doña Virtudes se impacienta al ver que no dicen ni una palabra.

ROSARIO
(Suspirando) ¡Ay!

VIRTUDES
¡Sosa! ¡Más que sosa!

MANOLO
¿Pero ve usted esto? (Señalando a Rosario)

VIRTUDES
¡Pava! ¡Más que pava!

ROSARIO
¡Pero mamá, si no se me ocurre nada!

VIRTUDES
¡Parece mentira que seas hija mía! ¡Si me hubieses visto a mí al lado de tu padre cuando teníamos relaciones!

MANOLO
¡Tía, por Dios!

VIRTUDES
¡No sé lo que me digo! ¡Échale un piropo! ¡Oblígala, hombre, oblígala!

MANOLO
¡Estoy loco por tí! (Con mucho fuego)

ROSARIO
¡Ay! (Suspirando con indiferencia)

MANOLO
Estoy deseando verte vestidita de blanco, con una cola muy larga y el ramito de azahar en el pecho. (Muy apasionado y Rosario indiferente)

VIRTUDES
¡Ni con azahar! ¡Mema, más que mema!

ROSARIO
¡Si no se me ocurre nada! (Con gazmoñería de tonta)

VIRTUDES
¡Quítate de ahí! (La levanta y la sienta en la silla que ella ocupaba) Yo soy tu hija y tú eres mi madre. Siéntate y aprende, (Se sienta en la silla de Rosario y se acerca mucho a Manolo)

MANOLO
(¡Pues me he divertido!)

VIRTUDES
Anda, Manolito. ¡Dime cosas dulces y verás tú canela! (Mirando con coquetería a Manolo y haciendo muchos visajes) ¡Vamos, hombre!

MANOLO
(Duda y no puede hablar) Ahora es a mí al que no se me ocurre nada.

VIRTUDES
¡Ni que fuera yo el coco!

MANOLO
No hago más que admirar el valor... digo, la suerte de mi futuro suegro. ¡Vaya un tío con suerte! (Es tan fea como él)

VIRTUDES
Gracias, sobrino. ¡Y tú... maleta! ¡Anda al toro otra vez! (Señalando a Manolo)

MANOLO
(Levantándose) ¡Canastos!

VIRTUDES
Es una comparación.

MANOLO
¿No ha venido una joven esta mañana preguntando por ustedes?

VIRTUDES
No.

MANOLO
(¡Respiro! Esa loca ha desistido de su propósito)

VIRTUDES
¿Y quién es esa joven?

MANOLO
No, no es joven. Es una señora viuda que cose para fuera... Le di las señas por si ustedes necesitaban de sus servicios.

VIRTUDES
Pues no ha venido.

MANOLO
¡Menos mal!

VIRTUDES
¿Cómo?

MANOLO
Menos mal, porque se conoce que le ha salido trabajo, ¿Mi tío, durmiendo?

VIRTUDES
Como que el y Periquín se han acostado a las dos de la madrugada.

MANOLO
¡Buenas horitas!

VIRTUDES
Estuvieron en la cuarta de Romea. Fueron a ver La cachumha... ó La cachomba... ¡una cosa así!

MANOLO
¿Y han dormido tranquilos?

VIRTUDES
Periquín no sé, porque duerme aparte.

MANOLO
¡Naturalmente!

VIRTUDES
Servando, dando saltos toda la noche y pidiendo chocolate.

MANOLO
¡No me extraña!

VIRTUDES
El caso es que al entrárselo a las ocho de la mañana tiró la jícara de un manotazo y dijo medio dormido... ¡Qué diferencial ¡Qué diferencia!

MANOLO
Lo habrán tomado en Fornos, que lo dan con canela. Bueno, pues yo tengo que arreglar mis asuntos para la boda. ¡Adiós, Rosarito! ¡Adiós, vida! ¡Adiós esperanza! (Con mucha pasión)

ROSARIO
¡Adiós... primo! (Con frialdad)

VIRTUDES
¡Ya se va animando!

MANOLO
Eso es. Ya me ha llamado primo.

VIRTUDES
Por algo se empieza.

MANOLO
Hasta ahora, ¿eh? (¡Dios mío, que no venga esa mujer!) (Vase por el foro derecha)


ESCENA II

Virtudes, Rosario, y en seguida Periquín por la puerta izquierda.

VIRTUDES
¡Se va por no verte!

ROSARIO
¡Pero mamá!

VIRTUDES
¡Un chico tan elegante como Manolo! ¡Te sacaba los ojos por tonta! (En este momento sale Periquín por la lateral izquierda)

PERIQUIN
¡No se los saque usted, tía!

VIRTUDES
¡Eres el único que faltaba!

ROSARIO
¡Gracias, Periquín!

PERIQUIN
¡No hay de qué Rosarito, (Se sienta y mira a Rosario. Pausa) ¿Has pasado bien la noche, Rosarito?

ROSARIO
De un tirón. ¿Y tú, Periquín?

PERIQUIN
De dos tirones. Me ha despertado el burrero con sus aldabonazos.

ROSARIO
¡Qué temprano se levantan las burras en Madrid!

PERIQUIN
¡Y qué tarde nos acostamos los burros!

VIRTUDES
Es favor.

PERIQUIN
Justicia nada más. Anoche hemos hecho el burro mi tío y yo. ¡Qué teatro, Dios mío!... ¡Qué teatro!

VIRTUDES
¡Y nosotras en casa!

ROSARIO
Papá no quiso llevarme.

PERIQUIN
Hizo bien, Rosarito. La tía sí podía ir, pero tú, no.

ROSARIO
¿Enseñan algo malo?

PERIQUIN
Malo no, pero... enseñan. ¡Qué tiple, Dios mío! ¡Qué tiple!

ROSARIO
Fea, ¿verdad?

PERIQUIN
¡Guapísima!... Pero, ¡qué voluptuosa. Dios mío! ¡Qué voluptuosa! (Marcando mucho la p) ¡Ay!... (Mirando a Rosario)

ROSARIO
(Después de una pausa y de mirará Periquín) ¡Ay!

PERIQUIN
(¡Qué arranque de caderas!)

ROSARIO
(¡Qué caída de ojos!)

PERIQUIN
¡Ay!

ROSARIO
(¡Qué desarrollo de chico!)

PERIQUIN
(¡Qué nacimiento de garganta! ¡Qué nacimiento!)

ROSARIO
¡Ay!...

PERIQUIN
¡Ay!...

VIRTUDES
¿Queréis no echar más aire? ¡Que parecéis dos fuelles de fragua!

PERIQUIN
¡Yo más fuelle todavía!

VIRTUDES
Levántate de ahí, gaznápiro, que me pones á la chica más triste de lo que está. Y tú, arriba. ¡Distráete, paséate, alégrate!


ESCENA III

Dichos, Servando con una bata de casa y gorro, por la puerta derecha.

SERVANDO
(Tarareando el «Chocolate») «Moja Un bizcochito que esta calentito... y le va a gustar.»

VIRTUDES
Aprende de tu padre que se le ha subido el chocolate a la cabeza, según parece,

SERVANDO
«Moja un bizcochito... que es chocolatito de la Colonial.»

VIRTUDES
Pero, ¿no ves a tu hija?

SERVANDO
Ríete de tu hija.

VIRTUDES
¿No ves que con su cortedad está aburriendo a su primo Manolo?

SERVANDO
Ríete de Manolo, (Sin dejar de cantar y bailar)

VIRTUDES
¿No me ves a mí echando las muelas?

SERVANDO
Ríete de las muelas.

VIRTUDES
Pero, ¿no eres su padre?

SERVANDO
Ríete de su padre. . digo, no, no hagas caso. ¿Ves tu esa mosquita muerta? Pues vuela antes de tres días y su primo no se la va a poder quitar de encima.

VIRTUDES
No te entiendo, Servando.

SERVANDO
Nada. Que tengo el remedio. Que esta tonta se despabila, que el despabilado de tu futuro se atonta y que se casan, y que se quieren y que... «Moja un bizcochito que está calentito...» (Cantando y marcando la canción)

PERIQUIN
No era así la canción. Era... ¿cómo era?... ¡Ah!... sí... «¡Qué sabroso que es! ¡Por lo menos dos! ¡Por lo menos tres!» (Bailando y cantando los dos y con los ademanes del primer cuadro)

VIRTUDES
Vaya. ¿A que os zumbo la pandereta para que bailéis mejor?

SERVANDO
No. No nos amargues la alegría.

VIRTUDES
¿Qué remedio es ese? ¿Qué receta es la que tienes?

SERVANDO
Esta niña está en bruto. Esta niña necesita un barniz social. Esta niña necesita ponerse al nivel de Manolo y esta niña ha encontrado la maestra que necesitaba.

VIRTUDES
¿Maestra?

SERVANDO
¡Un encanto! ¡Una monada! El desmiguen de lo chic y délo... ¿cómo dijo ella?

PERIQUIN
De lo pichú.

SERVANDO
Eso es.

VIRTUDES
Costará muy cara.

SERVANDO
¡Quiá! ¿Qué crees tú que llevará esa mujer por enseñar todo eso?

PERIQUIN
Unas veinticinco pesetas por lección.

SERVANDO
Ya ves tú. Diez lecciones. Por cincuenta duros la felicidad de un matrimonio.

ROSARIO
¡Qué vergüenza me va a dar!


ESCENA IV

Dichos, una Criada por el foro.

CRIADA
Don Servando.

VIRTUDES
¿Qué?

CRIADA
Una señorita que pregunta por el señorito.

SERVANDO
¡La gatita!

VIRTUDES
¿La gatita?

SERVANDO
Su nombre dentro del arte. Que pase la profesora. (Mutis Criada)

VIRTUDES
A ver si saca partido de esta tonta.


ESCENA V

Dichos y Luisa por el foro en traje de capricho de institutriz modernista, con la falda cogida por un paje, por un lado, y enseñando toda la bota imperial, y las solapas de la levita muy abierta, enseñando el descote de un camisolín de encajes.

LUISA
Bonjour. Good dey. Buon giorno. Buenos días, tres veces.

SERVANDO
Pase usted adelante.

VIRTUDES
Pero, ¿qué traje es ese? (Aparte a Servando)

SERVANDO
La última moda. Traje de enseñanza a domicilio.

VIRTUDES
(¡Ya... ya lo veo!)

LUISA
He venido en coche para no llamar la atención.

ROSARIO
(Se la ve la bota)

PERIQUIN
(Y un poquito más) (Fijándose mucho en Luisa)

SERVANDO
(A Rosario) La profesora que ha de darte la mano... de barniz. (Presentando) Luisita López.

LUISA
No se moleste usted, (Sin dejar que presente a los demás) Doña Virtudes Esparraguera... su esposa. Se le conoce en la cara.

SERVANDO
¡Qué conocimiento!

VIRTUDES
Servidora.

LUISA
Rosarito García...

PERIQUIN
Y Esparraguera también.

SERVANDO
Nuestra hija única.

LUISA
A esta no se la conoce en la cara.

SERVANDO
Ha mejorado mucho la marca de fábrica.

(Señalando a Virtudes)

VIRTUDES
(¡Grosero!) (Pellizcándole)

SERVANDO
Esta ha salido a su abuela, que era un ángel.

LUISA
La felicito a usted por el salto atrás.

SERVANDO
(Aparte a Virtudes) (Con qué delicadeza nos ha llamado feos)

LUISA
Pero, siéntense ustedes.

SERVANDO
¡Qué francota es y que... qué francota! (Se sientan todos)

LUISA
Señorita. Usted sabe a lo que vengo. Usted no tiene la culpa de haber nacido en Cuenca.

SERVANDO
Ni yo tampoco.

LUISA
Usted va a casarse con un hombre a la moda y usted, tal como está, resultaría muy demodé a su lado.

ROSARIO
¿Cómo dice usted?

LUISA.
Domino tres lenguas. La francesa, la inglesa y la italiana, de modo que no extrañen ustedes que a lo mejor se me escape una palabra extranjera.

SERVANDO
Ahí la tienes... Tres lenguas, ella sola.

LUISA
Empiezo mi cometido. Cuando entra una visita, no se la recibe con esa cara, (A Rosario)

SERVANDO
Ni con esta, (Por Virtudes)

ROSARIO
Si no tengo otra.

LUISA
Me refiero a la expresión del semblante. Hay que sonreírse a la fuerza, así el que visita agradece la alegría con que se le recibe.

ROSARIO
¡Já! ¡já! (Sonriéndose forzadamente)

PERIQUIN
¡Já! ¡já! (Idem)

SERVANDO y VIRTUDES
¡Je! ¡je! (Idem)

LUISA
Eso es. (Todos se siguen sonriendo) Basta. Reírse demasiado sería pitorrearse de la visita.

VIRTUDES
(¡Pitorrearse!)

SERVANDO
(Otra palabrita extranjera)

LUISA
Hoy, hasta en el modo de sentarse se conoce la alta educación.

PERIQUIN
¿Se sienta uno en el respaldo? (Sentándose en el respaldo)

LUISA
No, señor. Pero han cambiado las costumbres. Los hombres se sientan como las señoras (Les quita la pierna que tienen montada una sobre otra Servando y Periquín) y las señoras como los caballeros. (Montando una pierna sobre la otra) Así.

SERVANDO
Niña... alza la pata.

PERIQUIN
Más... mucho más. Como la profesora, (Señalando a Luisa) Eso es. (Hoy se las ha puesto caladas) (Mirando las medias de Rosario)

LUISA
Estas son las primeras nociones. Para entrar de lleno en la lección, necesito apelar al canto. La enseñanza práctica entra por los oídos tanto como por los ojos.
SERVANDO
Ojo y oído. (Levantándose todos)

LUISA
Antes, permítame usted que la modernice el traje.

ROSARIO
¿Qué va usted a hacer? (Asustada)

SERVANDO
Niña, déjate modernizar.

LUISA
La falda recogida como yo. Un alfiler.

ROSARIO
Yo tengo. (Lo saca del bolsillo y se lo da a Luisa que le recoge la falda por un lado)

ROSARIO
Que se me va a ver la patorrilla.

LUISA
Dos deditos sobre la bota, (Colocándole la falda)

PERIQUIN
Dos deditos, mujer.

LUISA
Hay que desabrochar el cuerpo del vestido y formar solapa. Las mujeres hoy todas solapadas... (La desabrocha y descubre una chambra calada que resulte sugestiva «a la par que honesta»)

SERVANDO
(¡No! ¡No te desabroches, que a tu edad no hay solapa posible! (a virtudes, que trata de arreglarse como su hija)

LUISA
Esta flor en la cabeza. ¡Esto es otra cosa!... (Colocándole una flor)

ROSARIO
¡Dios mío, qué vergüenza!...

LUISA
Comienza la lección. ¡Oigan ustedes lo que se hace hoy en la buena sociedad!

(Música)

LUISA
Si ustedes lo desean
dar puedo una lección,
con las principales reglas
de la buena educación.

LOS CUATRO
Estamos esperando
que empiece la lección.

LUISA
Hoy ya nadie da la mano
en la buena sociedad,
dar la mano no es muy sano
y el contagio hay que evitar.

SERVANDO y ROSARIO
¿Pues cómo se saluda?

LUISA
Hoy la alta distinción
exige en el saludo
la creme de il commeil faut.

SERVANDO
¿Tú sabes lo que ha dicho?

VIRTUDES
No sé.

PERIQUIN
No sé.

ROSARIO
No sé.

LUISA
Hoy es moda el keremach.

LOS CUATRO
¡Keremach! ¿Qué dice usted?

LUISA
El saludo que está en moda,
porque el otro es demodé.

ROSARIO
Qué cosas tan raras...

VIRTUDES
Que tiene Madrid.

SERVANDO y PERIQUIN
¡Y qué señoritas
se encuentra uno aquí!

LUISA
El saludo ese consiste
en poner la mano así;

(Colocándola en la frente)

al costado pasa luego,

(Hace lo que dice)

del costado pasa aquí.

(Se la lleva a la boca)

LOS CUATRO
Casi casi es persignarse
el dichoso keremach.

LUISA
Es que lo inventó un obispo
que ha llegado a cardenal.
Conmigo en la calle
se tropieza usted.

SERVANDO
No caerá esa breva.

LUISA
Bien pudiera ser.
De este modo al que se quiere
es preciso .saludar.

(Figuran encontrarse Servando con Luisa y Periquín con Rosario y hacen el «Keremach»)

VIRTUDES, ROSARIO y PERIQUIN
¡Qué bonito, qué bonito
es el keremach!

LUISA
Y cuando se saludan
por las mañanas,
la moda es saludarse
con sevillanas.
¿Qué tal pasó la noche,
señor Servando?

(Marcando las sevillanas)

SERVANDO
Pidiendo chocolate
de vez en cuando.

(Contestando con otro paso de sevillanas)

LUISA
Vaya, me alegro.
Recuerdos a su suegra.

SERVANDO
Y usté a su suegro.

(Bailando con el último verso)

ROSARIO
Tiene mucha gracia
eso de bailar.

SERVANDO
Es el modernismo
que se impone ya.

(Todos imitan el baile)

LUISA
Todas las señoras
que van por Madrid,
deben recogerse
las faldas así.

VIRTUDES
Así.

LUISA
Un poquito más.

SERVANDO
Lleva ligas lilas.

PERIQUIN
Son de verde mar. (Agachándose)

LUISA
Caballeros, no agacharle,
que agacharse está muy mal.
Y lo más encopetado
que se baila en sociedad.
rigodón intencionado
con sus puntas de can-cán.

VIRTUDES y ROSARIO
¡A bailar!

SERVANDO
(A Virtudes)
Siéntate, que ya no bailan
las señoras de tu edad.

VIRTUDES
¡Qué barbaridad!

(Cayendo en una silla al empujón)

LUISA
Hacer lo que hago,
que esto es lo pichú,
En cuadrille, messieures,

SERVANDO
En cuadrille, tú. (A Periquín)

(Bailan, etc.)

(Hablado)

PERIQUIN
¡Bravo!

ROSARIO
¡Y en Cuenca sin saber una palabra de estas novedades!

LUISA
Picardía en la cara. Soltura en los movimientos... (Marcando tres posturas de can-cán y levantando la pierna al final) ¡A la bonne heure! ¡Sans façon! ¡Sans compliments! Esto es lo primero que se le suelta a cualquiera.

SERVANDO
¡Fijarse!... ¡Fijarse en las posturitas!... Y tú, niña: repite la suerte.

ROSARIO
¡A la bonne heure!... ¡Sans façon! (Marca dos piruetas)

PERIQUIN
Te has comido un santo.

ROSARIO
¿Cuál?
PERIQUIN
(Haciendo el paso de can-cán) ¡Sans compliments!

SERVANDO
¡Mira Periquín cómo se ha aprendido el calendario francés!

LUISA
¡Mucha alegría!... ¡Mucha animación!... ¡Viva el amor!...

ROSARIO
¡Ay!

PERIQUIN
¡Ay!

ROSARIO
(Mirando a Periquín) Si yo pudiera alegrarme...

PERIQUIN
Si yo pudiera sonreírme... (Mirando a Rosario)

ROSARIO y PERIQUIN
¡Ay! (Suspirando juntos y mirándose)

LUISA
(Muy rápido al oído de Rosario) (Usted no se casará con Manolo)

ROSARIO
(Muy alegre) (¿De veras?) (Saltando) ¡Ay, qué gusto!

SERVANDO
Con una palabra al oído, ahí la tienes. Se acabó la asadura, (A Virtudes)

PERIQUIN
Dígame usted algo a ver si me alegro... (Se acerca a Luisa)

LUISA
(¡Usted se casará con Rosario!)

PERIQUIN
(¿Yo?) (Saltando) ¡Viva la Pepa!...

VIRTUDES
(¡Otro tonto que se alegra!)

SERVANDO
Es asombroso... Con una palabra al oído... ¿quiere usted ponerme la boca aquí... (Señala primero la mejilla y luego el oído) ¡Digo, aquí!

LUISA
¿Qué quiere usted que le diga?...

SERVANDO
(Que pronto me quedaré viudo)

VIRTUDES
¡Tú no necesitas alegrarte, viejo verde!...

LUISA
Y para completar la educación de esta señorita, invito a ustedes al baile de trajes que esta noche tendrá lugar en el Salón modernista.

VIRTUDES
Si es de confianza...

LUISA
No es baile público; sólo asistirán amigas mías y artistas. Todas buenas chicas.

SERVANDO
¡Todas!... ¡Todas de confianza!

VIRTUDES
¿Y los trajes?

LUISA
Para ustedes... los tengo de capricho... de fantasía... (Señalando a Virtudes y Rosario)

SERVANDO
Nosotros los alquilaremos.

PERIQUIN
Yo ya tengo mi disfraz.

LUISA
Advierto a ustedes que se bailará La Machicha, que es el baile de moda en París.

SERVANDO
¿Cómo ha dicho?

LUISA
La Machicha.

PERIQUIN
(A Rosario) Machichearemos juntos.

LUISA
(Esta noche desbarato yo el matrimonio de ese pillo) Me retiro, pero antes quisiera dejarles dos letras mías que les servirán de invitación y entrada al baile.

SERVANDO
En mi cuarto hay recado de escribir... Yo la acompañaré.

VIRTUDES
¡No! ¡Más vale ir sola que mal acompañada!

LUISA
Tiene usted razón... ¡Já, já, já! (Entra riéndose por la puerta de la derecha)


ESCENA VI

Dichos menos Luisa. A poco Manolo por la puerta del foro.

SERVANDO
(Señalando a Rosario, que se muestra muy alegre) ¿La ves? Otra completamente.

ROSARIO
(Tarareando y bailando algo del número de la lección)
La ra rín... La ra rán...

PERIQUIN
(Idem ídem) La ra rán... La ra rán... la ra rán...

SERVANDO
¡Esto en una lección!

VIRTUDES
¡Es maravilloso! ¿Cómo era aquello de...? Lararón... lararón... (Bailando también)

SERVANDO
¡No era lararón!... Era... Lararún... lararún... lararún... (Concluyen por bailar todos y sale Manolo)

MANOLO
¿Les ha picado a ustedes la tarántula? (Siguen todos recordando pasos de baile)

SERVANDO
¡Casi... casi!...

MANOLO
Pues yo creí no volverlos a ver. Al tomar el tranvía en marcha, se me escurrió un pie y me ha llevado cinco minutos arrastrando.

TODOS
¡Já, já, já!

MANOLO
No veo la gracia.

PERIQUIN
Si no es gracia. Es pichú.

SERVANDO
La derniére.

ROSARIO
Cuando entra una visita tiene uno que reírse a la fuerza. ¡Já, já, já!

TODOS
¡Jé, jé, jé!

PERIQUIN
¿Conque arrastrando? ¡Jé, jé!

MANOLO
¿Pero es que se han vuelto ustedes tontos?... ¡Rosario!... ¿Qué descote es ese?... ¿Pero qué falda es esa?... ¡Contesta!

ROSARIO
¿Que conteste? ¡A la bonne heure! (Alzando la pierna descaradamente)

MANOLO
Pero, tío, ¿no ve usted?

SERVANDO
¡Sans façons! (Otra pirueta)

MANOLO
¡Doña Virtudes!

VIRTUDES
¡Sans compliments! (Idem)

MANOLO
¡Periquín!...

PERIQUIN
¡San Desahogué! (Otra pirueta) (¡Un santo nuevo!)

MANOLO
¿Pero qué cambio es este? |Ah, ya lo sé!

SERVANDO
Entonces no te digo nada.

MANOLO
¡Luisa!... ¡Aquí ha estado Luisa!... Se ve la mano de la Gatita.


ESCENA VII

Dichos y Luisa, por la puerta derecha.

LUISA
Servidora de usted.

MANOLO
(Muy rápido a Luisa) (¿Qué has hecho, desgraciada?)

LUISA
De once a doce, al gran baile de trajes.

MANOLO
¿Rosario al baile?

SERVANDO
Toda la familia.

LUISA
(Dando un pliego de papel doblado a Servando) Aquí está la invitación. ¡Gran machicha en el salón modernista!

MANOLO
¡Pero tú, Rosarito!...

ROSARIO
A la bonne heure. (Una pirueta)

MANOLO
¿Usted un hombre serio?

SERVANDO
¡Sans façón! (Otra pirueta)

PERIQUIN
A la gran... machicha, (Antes de que me pregunten)

MANOLO
¡No irán ustedes!

LUISA
Y usted, al cual invito desde ahora. Hasta la noche.

MANOLO
Pero, oye... atiende... (La sigue hasta el foro, y Luisa se vuelve y dice)

LUISA
¡A la gran... machicha!

SERVANDO
¡Vale un dineral! ¡Te la ha puesto como nueva! (Señalando a Rosario)

MANOLO
¡Pero tío! ¡Pero tía!

TODOS
¡Lararín, lararán, lararán! (Todos bailan y alborotan y Manolo sale por el foro. Música en la orquesta y final del cuadro segundo)


MUTACION


CUADRO TERCERO

Salón a todo foro, fantástico y modernista, con rompimiento en el fondo, por el cual se ven otros salones, con aparatos de luz de capricho, etc., etc., a gusto del pintor. Profusión de aparatos eléctricos.

ESCENA PRIMERA

Al levantarse el telón estará el Coro General, compuesto de varias parejas bailando los últimos compases del baile que indícala música, y una vez terminado cantan

(Música)

CORO
Formemos corro,
que vienen ya,
y la machicha
van a bailar.

(Aparecen dos parejas, ó cuatro si el director lo cree conveniente. Las señoras que visten de hombre, llevan traje mejicano, pantalón largo acampanado y abierto, junto al zapato, botones de plata, faja de seda de varios colores con lazo al costado. Las señoras falda de seda hasta la rodilla, de colores vivos, y en la cabeza un pañuelo de talle de Manila con dos nudos uno a cada lado y cayendo por detrás)

Baile

(Al terminar el baile, los que están en escena aplauden y hacen mutis todos por la izquierda)


ESCENA II

Periquín. Sale por la derecha vestido de torero de plaza, muy ridículo y embozado en el capote de paseo, se adelanta hasta las candilejas y dice:

PERIQUIN
Al entrar, me han tomado por el Bombita III; pero soy Periquín. (Se quita el embozo) Me he traído de Cuenca el traje para hacerme una postal iluminada. ¿Verdad que no parece hecho en Cuenca? (Dando un paseíto torero) Rosarito no me ha visto con él. ¿En
dónde andará Rosarito? Me lo he puesto, porque ponerme yo este traje y llover mujeres,
todo es uno.


ESCENA III

Periquín y Máscara 1 ª que sale por la izquierda precipitada.

MASCARA 1 ª
(Colgándose del brazo de Periquín) Señor torero, permítame usted que me cuelgue de su brazo.

PERIQUIN Ya caen gotas. ¡Señora, que no toreo! Que vengo de sobresaliente nada más. (Pugnando por desasirse)

MASCARA 1 ª
Un instante nada más. Mi novio me persigue, y... yo conozco a mi novio.

PERIQUIN
Bueno, pues yo no le conozco, ni quiero; conque, suélteme usted.

MASCARA 1 ª
¡Imposible! Mi novio tiene un revolver.

PERIQUIN
(Queriendo desasirse) ¡Caracoles!

MASCARA 1 ª
¡Señor matador!

PERIQUIN
Nada. Que yo no mato de noche.

MASCARA 1 ª
(Mirando hacia un lado) ¡Cielos! ¡Mí novio!

PERIQUIN
(Temblando de miedo) ¡Apunten!

MASCARA 1 ª
¡No! No es mi novio.

PERIQUIN
¿Quieres no gastar bromas, mascarita? (Temblando todavía) ¿Y qué hago yo con una mujer que no conozco?

CABALLERO 1 º
(Sale de la izquierda con Máscaras 2 ª y 3 ª) ¡Caballero! Permítame un momento. (Le cuelga del brazo a la Máscara 2 ª y hace mutis con la Máscara 3 ª)

PERIQUIN
Pero, ¿es que me han tomado a mí por una percha? ¿Y qué hago yo con dos mujeres que no conozco. Esto ya no es lluvia, esto es un chaparrón, (Yéndose detrás de él arrastrando a las dos señoras que no se sueltan, desesperado sin poder desasirse de ellas)


ESCENA IV

Periquín, Máscaras 1 ª y 2 ª y Don Servando en traje de soldado francés como los cancanistas, muy exagerado, tambaleándose un poco y tarareando algo de la canción de «El chocolate»

SERVANDO
(Adelantándose al proscenio) Yo he preferido disfrazarme de cancanista; de soldado francés. ¡Vaya un Jerez que dan en el ambigú! (Viendo a Periquín) ¡Atiza! ¡Machaquito disecado!

PERIQUIN
¡Un militar! ¡Cielos! ¡Mi tío ebrio!

SERVANDO
Tú, con dos mujeres.

PERIQUIN
Llueven, llueven señora?

SERVANDO
¡Que sea enhorabuena! (Dándole la mano)

PERIQUIN
¿Enhorabuena? (¡Te has caído!) Si son para usted.

SERVANDO
¿Para mí las dos?

PERIQUIN
¡Las dos! Le doy a usted la alternativa.

SERVANDO
Oye. ¿Son guapas?

PERIQUIN
De rechupete.

SERVANDO
¿Las has pasado de muleta?

PERIQUIN
Preparadas para la muerte.

SERVANDO
Pues aquí hay un militar con cincuenta del ala para cenar juntos! (Aceptando el brazo de las dos)

MASCARA 1 ª
Yo he cenado ya, caballero.

MASCARA 2 ª
(Con voz muy ronca y tono chulesco) ¡Ustez habrá cenado ya, pero una servidora no ha tomao ná entoavía!

SERVANDO
Ahí le duele, (Señalando un golpe con los dedos sin llegar a darle)

PERIQUIN
(¡Anda! La señora resulta un carabinero disfrazado)

SERVANDO
¿Y no has visto ni a Virtudes, ni a Rosario?

PERIQUIN
No he visto a nadie todavía.

SERVANDO
Pues por mí... Tupinamba,

PERIQUIN
¿Tupi qué?

SERVANDO
Tupinamba. Es una interjeción que he oído en el ambigú y se me ha pegado. Vámonos a cenar.

MASCARA 1 ª
(Retrocediendo al dirigirse hacia el foro) ¡Mi novio! (Periquín da un salto dirigiéndose al foro)

SERVANDO
¿Qué dice ésta de novio?

PERIQUIN
Nada. Cosas de ésta.

SERVANDO
Adiós.

PERIQUIN
Adiós.

SERVANDO
(Medio mutis de Servando) Esto Se llama llegar y besar el santo, ¿has visto?

PERIQUIN
Justo... llegar y... ¡Tupinamba! (Vase Servando con las dos mujeres muy satisfecho y orgulloso) (Adiós!... ¡Adiós!... y... ¡menudo tiro te van á pegar en la cabeza! ¡Creí que no me dejaban buscar a Rosario en toda la noche! (Sale corriendo por el foro derecha)


ESCENA V

Luisa en traje caprichoso que recuerde una gatita blanca y Coro General.

(Música)

CORO
¡Que cante! ¡Que cante!

LUISA
¿Y qué voy a cantar?

CORO
Los couplets de la gatita.

LUISA
Pues, oído que allá van.
Soy una gatita blanca
que al quererla acariciar,
unas veces baila el jig
y otras baila el cake-wal

CORO
¡Es verdad! ¡Es verdad!
Que lo mismo baila un jig
que se baila un cake-wal

LUISA
Un gatito madrileño,
que es un pillo de una vez,
me propuso que al tejado
me saliera yo con él.
Y yo, muy mimosa,
le dije que sí,
siempre que conmigo
se bailara un jig.
El pobre gatito
se puso a bailar,
y desde el alero
dio un salto mortal.
Y yo desde arriba
le dije: ¿Lo ves?
por tener las uñas largas
y bailar el baile inglés.

CORO
¡Yes! ¡yes!
Por tener las uñas largas
y bailar el baile inglés.

(Baila un «jig» que imita todo el Coro)

LUISA
Otro gato gordo y viejo
sus caricias me ofreció,
y sobre una chimenea
relaciones me pidió.
Y yo sus amores
le ofrecí premiar,
y así, en dos patitas
marqué el cake-wal.
El pobre gatito
el baile imitó
y al irse de espaldas
al patio cayó.
Y yo, dije entonces:
¿Lo ves, animal?
¡Por tener mucha barriga
y bailar el cake-wal

(Baila el «cake-wal» imitando al gato)

CORO
Siempre ha sido expuesto
echarse hacia atrás,
y no hay gato viejo y gordo
que se baile un cake-wal.

(Bailan todos el «cake-wal» imitando al gato)

(Hablado)

UNAS
¡Viva la gatita!

TODAS
¡Viva!

LUISA
Ahora al bouffet a prepararse para el galop final.

UNA
Al bufet. (Vanse todos por el foro menos Luisa)


ESCENA VI

Luisa, luego Rosario cubriendo con un capuchón de seda el disfraz más fresco posible y Periquín.

LUISA
Doña Virtudes y Manolo me están esperando. Conque los dos tontos se declaren, adiós boda... y Manuel para mí... ¡Para mí sólita! ¡No hay que perder tiempo... (Viendo salir a
Rosario y Periquín) ¡Aquí están!...

PERIQUIN
(A Rosario) ¡Pero mujer!... Descúbrete un poquitito siquiera, ¿no me ves a mí descubierto?

ROSARIO
¡Me da vergüenza!...

PERIQUIN
¡Uy!. ¡La profesora cómo viene también!...

LUISA
¡El traje es muy bonito!...

PERIQUIN
¡Que se vea! ¡Que se vea!

ROSARIO
¡Te digo que no!...

LUISA
(Aparte a Rosario) /'Puede que eso le decida a declararse)

ROSARIO
(¿Sí?)

LUISA
El disfraz no es de los más atrevidos...

ROSARIO
¿No? Pues... entonces... ¡A la bonnheur! (Tira  el capuchón y queda en una actitud artística)

PERIQUIN
¡Tupinamba!... ¡Que diría mi tío!... ¿Cómo serán los más atrevidos?... (Por el traje de Rosario)

ROSARIO
¿Te gusta?

PERIQUIN
¡Desde los pies a la cabeza! (Entusiasmado) ¡Te amo!... ¡Te amo... y te amo!...

ROSARIO
¡Te correspondo!... ¡Te correspondo!... ¡Y te correspondo!... (Cogiéndose de las manos y dando tres saltitos)

LUISA
¡Gracias a Dios! ¡Así se habla!

PERIQUIN
¡Lo que hace la falta de ropa! (Se oyen los primeros compases del galop)

LUISA
¡El baile!... Va a empezar el baile. Ustedes deben formar a la cabeza del galop.

PERIQUIN
Pues, ¡duro y ala cabeza! (Vanse cogidos cada uno de un brazo de Luisa, tarareando un galop)


ESCENA VII

Doña Virtudes en traje de calle, pero más elegante que en el segundo cuadro y Manolo en traje de etiqueta, disputando

MANOLO
Ustedes no han debido pisar este salón. O por lo menos no venir con Rosario.

VIRTUDES
En eso estamos conformes. Creo que en esta reunión no hace falta Rosario. Pero, ¿adonde está mi hija?... Pero, ¿adonde está mi marido?...

MANOLO
Ahí los tiene usted. (Oyese el galop piano que va en crescendo)

VIRTUDES
¡Déjame! ¡Déjame que los meta en cintura!

MANOLO
¡El exprés se echa encima! ¡Es inútil querida tía!

VIRTUDES
¡Ay!... ¡Cuando yo loa vuelva a coger en Cuenca!... (Manolo se lleva arrastrando a Virtudes)


ESCENA VIII

Salen por parejas Periquín y Rosario, Luisa y Pepe, Trini, con Enrique, Puri con Ricardo, Mari, Mimí, Lilí, Tula y las señoras del coro con los caballeros que vestirán todos de frac ó smoking, bailando la galop.

(Música)

(Cruzan la escena las parejas haciendo las evoluciones que resulten más vistosas y acaban formando al foro todo el coro de Señoras y Caballeros y los demás personajes en primera fila)


ESCENA IX

Dichos, Virtudes y Manolo.

(Hablado)

VIRTUDES
(A Rosario y Periquín que huyen de ella) ¡Tunante! ¡Desvergonzada! ¿Dónde está Servando? (Ruido dentro de loza rota, gran estrépito y voces de Servando)

TODOS
¡Ah!... (Grito general)

VIRTUDES
¿Qué es eso?

PERIQUIN
El del revólver; le han dado en la cabeza. (Entra Servando corriendo, descompuesto)


ESCENA FINAL

Dichos y Servando.

SERVANDO
¡Socorro! ¡Socorro!

VIRTUDES
¿Qué es eso? ¿Un balazo? (Por un golpe que sacará en la frente)

SERVANDO
Un beasteck, con plato y todo.

VIRTUDES
¿Pero, quién ha sido el infame?

PERIQUIN
El novio de una mascarita que mi tío se llevó al «Ambigú».

SERVANDO
(Tapándole la boca) ¡Asesino!

VIRTUDES
¡Tú cenando con una mujer! ¡A Cuenca!

SERVANDO
¿Cuenca? ¡Pa el gato!...

VIRTUDES
Ya te ajustaré yo las cuentas.

SERVANDO
A mí, ¿tú a mí? ¿Se lo llamo? (A Periquín)

PERIQUIN
¿El qué?

SERVANDO
Aquello.

PERIQUIN
Llámeselo usted.

SERVANDO
¡Tupinamba! (Después de acercarse a Virtudes)

VIRTUDES
¡Grosero!

PERIQUIN
Que no se le olvide a usted el estribillo.

VIRTUDES
¿Y qué dice a todo esto la señorita profesora?

LUISA
Cuando ya la tenía a medio ilustrar me confesaron su amor y ya ve usted.

MANOLO
(Aparte a Luisa) Después de todo me alegro. ¿No te alegras tú, gatita mía?

LUISA
(Sí, pero no saques las uñas ahora) (Indicando con la mirada a los demás) En esta despedida de soltero no hay más que cambiar el nombre del novio, (A los demás)

PERIQUIN
(Adelantándose) Periquín Mochales, para servir a ustedes.

ROSARIO
¿Repetimos el galop?

LUISA
Antes tenemos que invitar a los señores. (Al público)
No me pongas mala cara
si quieres verme mansita.
¡Conque tus manos prepara
y un aplauso a la Gatita!

(Música en la orquesta)


TELON


COUPLETS PARA REPETIR

Hoy es moda en los pollitos
de la buena sociedad
el llevar el relojito
enganchado en el ojal.
Lo más modernista
y más com m’il faut
es como pulsera
llevar el reloj.
Sea en la muñeca,
sea en el ojal,
de las dos maneras
me parece mal.
Como siempre dentro
hasta hoy se )levó,
que lo lleven ahora fuera
me parece que es atroz.

El couplet del chocolate
es la ruina comercial
porque los aficionados
á las tiendas ya no van.
Doña Mariquita
no despacha un real,
y en la Mallorquina
no lo toman ya.
Todo el que se siente
con debilidad
aquí a última hora
lo viene a tomar,
pues todos afirman,
y tienen razón,
que el mejor chocolatito
es el que les sirvo yo.

Un teniente de ingenieros
su pasión me declaró,
pero a mí a los castillitos
nunca les tuve afición.
Quiso un artillero
llevarme al altar,
pero yo al oírle
dije: «¡Bomba va!»
De caballería
llegó un capitán,
y al verle montado
me gustó la mar,
porque a las mujeres
probado está ya,
que los hombres a caballo
son los que nos gustan más.

Esos que hablan de olas verdes
y pregonan la moral
se conoce que no han visto
desnudarse a la Reján.
También la Mariani
besando al galán
con él en la escena
se llega a acostar.
Si hiciéramos eso
las tiples aquí
nos llevaba presas
la Guardia civil.
Siendo en extranjero
un éxito atroz,
se conoce que es distinto
acostarse en español.

Todos los días me obsequia
con regalos de valor
un señor que a las butacas
viene a ver esta función.
Uno de estos días
que me lo encontré,
me dijo: ¿Qué quiere
que la mande a usted!
¿Quiere usted faisanes,
quiere un pavo real,
o un par de capones
bien cebados ya?...
A lo cual le dije
con buena intención:
Mándeme usted cualquier cosa,
pero caponcitos no.

A tirar con carabina
fui al Retiro antes de ayer,
pues Pepito, que es mi novio
tira muy requetebién.
Diez tiros al blanco
Pepe disparó,
y de los diez tiros,
los diez acertó.
Siempre en la diana
Pepe supo dar,
por lo cual la gente
le aplaudía ya.
Y a los que miraban
yo les dije así:
Donde pone el ojo Pepe
pone siempre el proyectil.

Un pollito que conozco,
que atesora un capital,
por los viajes atrevidos
siente el hombre mucho afán.
Y yo ayer le dije:
dame gusto a mí,
y cómprate un globo
para ir a París.
A mí de los globos,
me dijo formal,
tan sólo una parte
me llega a gustar.
¿Qué es lo que te pasa?
pregúntele yo:
Que me gusta la subida,
pero la bajada no.

La otra tarde en automóvil
con un joven me marché,
y al tomar la carretera
empezamos a correr.
El mientras corría,
me hacía el amor,
pero el automóvil
de pronto paró.
Yo, que iba muy cerca
del joven chauffer,
¿por qué se ha parado?
fui y le pregunté.
Y él muy apurado
así contestó:
Porque me ha puesto la mano
en el freno del motor.


FIN


Información obtenida en:
http://archive.org/stream/lagatitablancahu2739gimn#page/n3/mode/2up

No hay comentarios:

Publicar un comentario