viernes, 7 de marzo de 2014

Los de Aragón (Libreto)



LOS DE ARAGON



Zarzuela de costumbres aragonesas, en un acto, dividido en cuatro cuadros, en prosa.

Libreto de Juan José Lorente.

Música de José Serrano.

Estrenada en el Teatro del Centro de Madrid, el 16 de abril de 1927.


REPARTO (Estreno)

Gloria - María Badía.

Pilara – Srta. Hidalgo.

Belén – Srta. Salvador.

Ignacia – Srta. Caballé.

Doncella – Srta. M. Taberner.

Agustín – Delfín Pulido.

Señor Dionisio – V. González.

«Releñe» - Sr. Barrete.

Luis – Sr. Bravo.

Manolo – Sr. García.

Colás El Tablones – Sr. P. León.

Francisco – Sr. Aguilar.

Antonio – Sr. Serrano.

Camarero – Sr. Fabra.

Inspector – Sr. Bermúdez.

Cantador – Sr. Olcina.

Rondador 1º - Sr. Badía.

Rondador 2º - Sr. Alonso.

Rondalla de guitarras y bandurrias. Epoca actual.


ACTO UNICO


CUADRO PRIMERO

Calle corta, vista desde el fondo. A todo foro, paseo de árboles, cuyas copas ilumina el resplandor de los arcos voltaicos de un «music-hall». A la derecha, saliente de una edificación moderna. Es la fachada (lateral o posterior del «music-hall». Pared lisa con una sola puerta sobre la que se lee: «Music-hall Imperio. Paso al escenario.» A un lado de la puerta, «afiche» de la cupletista «Gloria del Moncayo». Calle en primer término. A la izquierda, un bar, con veladores en la acera. Forma manzana entre dos calles. Encima de la puerta, la muestra «Bar-café «El Huerva».

Antes de levantarse el telón, suena dentro una rondalla de guitarras y bandurrias y una voz que canta:

VOZ
«Palomica aragonesa,
no dejes tu palomar;
que te harán volver de lejos
las campanas del Pilar.»

(Al levantarse el telón Camarero, en la puerta del bar, canturreando. Antonio y Francisco, por segunda derecha)

FRANCISCO
¡Quió! Dos de cazalla.

CAMARERO
¿A pulso?

ANTONIO
No tal; que aún da tiempo pa tómalas sentaus.
(Entra el Camarero en el bar. Francisco y Antonio se sientan a un velador)

FRANCISCO
Me paice a mí que va a ir servida.

ANTONIO
Yo hi estau por traime los borceguines con clavos.

FRANCISCO
¿Pa qué? Con las varas hay bastante; porque sernos muchos pa armar frinfran.

ANTONIO
Debía venir la barriada en cuajo.

FRANCISCO
Ya te digo yo que el escalzaperros será decente. (Sale Camarero del bar con servicio)

CAMARERO
Las copas. (Sirve y hace ademán de retirarse)

FRANCISCO
Deja la botella; que con un pie no se anda.

ANTONIO
Amás, tenemos que hacer coraje.

CAMARERO
¿Van a algún partido de fútbol?

FRANCISCO
Vamos a quítale la cabeza a esa chantiuse, u como se diga, que dibuta ahí enfrente.

CAMARERO
Gloria del Moncayo. Tengo entendido que es una hembra súper. Y una gran artista.

FRANCISCO
Pues hoy le vamos a quitar hasta el apellido.

ANTONIO
No sabe lo que ha hecho viniendo a cantar a su tierra.

CAMARERO
¡Ah! ¿Pero es de aquí?

FRANCISCO
Nacida y criada. Nieta del tío Dionisio el posadero. (Colas el Tablones, por el foro izquierda)

TABLONES
Salú, que no cansa. (Se sienta en el velador próximo)

CAMARERO
¿Qué va a ser?
TABLONES
Pa mí, un vaso palmero de escatrón, y pa los siñores lo que les apetezga.

FRANCISCO
Muchismas gracias. (Asombro)

ANTONIO
Hombre... (Idem)

TABLONES
¿Qué, que no tenis el gusto de conóceme? Yo tampoco a vusotros. Pero pa convidar, no hace falta la conocencia. (Al Camarero) Amos, tú, trai bebida a manta. No te quedes como un falcino. (Entra el Camarero en el bar)

FRANCISCO
Me gusta este hombre por lo campechano.

ANTONIO
Y a mí. Ande, venga con nosotros. No se esté ahí solico.

TABLONES
También tiés razón. (Cambia de asiento) Pidir lo que vus dé la gana. Truje al ferial un macho güito y, me lo hi quitau, ganándome tres onzas en el trato. Diquiá que no las queme, no pienso golveme al pueblo. (Vuelve Camarero con botellas)

CAMARERO
¿Escatrón a ustedes también?

FRANCISCO
Bueno.

TABLONES
En los vasos, en los vasos. Estas jícaras no cogen una glarima. (Sirve el Camarero y se retira)

ANTONIO
Vay, pues a su salú.

TABLONES
A la de todos. (Beben)

FRANCISCO
Oye, Antonio, este amigo podía venir también.

TABLONES
¿Ande?

FRANCISCO
A dale pal pelo a una cupletera.

TABLONES
¿Es mala u qué?

ANTONIO
Pior. Se escapó de su casa pa echase a los varietés. ¡Y pa qué el estrapalucio que armó!  Su madre, que era una santa, se infló del desgusto.

FRANCISCO
Nos himos juramentan los del barrio pa dale un qué sentir.

TABLONES
Bien me paice.

FRANCISCO
De manera y modo que si quiere usté acompáñanos...

TABLONES
¿A armar trefulca? Aunque cantalee. Poquito que me gustan a mí estas divirsiones. Andando se quita el frío. Voy a mércame un brillete. (Se levanta) ¿Echamos el arranque?...

FRANCISCO
Yo no bebo más.

ANTONIO
Ni yo.

TABLONES
Como vus dé la gana. (Llama) ¡Mozo!

(Sale Camarero del bar)

CAMARERO
¿Llamaban los señores?

TABLONES
Ahí tienes. (Echa un duro en el velador e inicia el mutis)

CAMARERO
Las vueltas.

TABLONES
Pa tú. Yo con las güeltas me mareo. (Desaparecen Tablones, Francisco y Antonio por la segunda derecha)

CAMARERO
¡Vaya un cate rumboso! Luego dicen que a estos ranas hay que pegarles en el codo pa que suelten la propina. (Luis y Manolo por la primera calle de la izquierda)

LUIS  
¡Hola, chico!

MANOLO
Vermú pa los dos.

CAMARERO
Por la posta. {Entra Camarero en el bar. Luis y Manolo se sientan)

MANOLO
¿Quiere decirse que tú no entras?

LUIS  
No. No valgo pa ciertas cosas.

MANOLO
Pues yo no me pierdo la jarana. Va a ser de órdago a todo. El barrio se ha volcao en el Imperio. Y vienen con siete gatos en la barriga. Sobre todo las mujeres. La van a pelar. (Sale Camarero del bar y sirve)

CAMARERO
El vermú. Y tómenlo despacio, que se van a divertir.

LUIS  
¿Pues?...

CAMARERO
¿No sabe usté la que le preparan a la «estrella» debutante? Aquí han venido la mar de parroquianos a hacer coraje. Pa mí que la mondan. Yo, como pueda, pasaré a la hora del jollín.

MANOLO
Vamos a entrar. Será divertido.

LUIS  
Me da pena esa infeliz.

MANOLO
No digas. Ganao se lo tiene. Hizo su gusto, y bien está. Pero ¿venir a afrentar a los suyos encima de lo que les ha hecho sufrir? Amos, que no. Yo me alegro de que le quiten hasta el tipo. Y pondré mi grano de arena.

LUIS  
No te quito la volunta. Pero yo no entro. Te espero aquí.

MANOLO
Bueno; cuando salgan esas, las entretienes.
(Llega Releñe por la segunda derecha)

RELEÑE
(Hablando solo) Claro que yo tengo que entrar. Y rómpeme los jarretes pataliando. Y echar el plumón por la boca dijiéndole perrerías. Porque, al fin y al cabo, soy el que hi armau esta marimorena. No tengo más remedio que entrar y rájame de hacer el burro. (Transición.) Pero, ¡releñe!, tamién es juada la que vamos a hacele a la probecica. Y bien mirau, es mi dueña. Mi dueña, sin pódelo negar. Y tenemos jubau juntos de pequeños, y... Yo debo goléeme atrás y sacar la cara por ella... (Transición) Pero, ¡Releñe! ¿Y la infeliz de su madre, que se leventó del soponcio? ¿Y mi otra dueña, la Pilara, que no devanta los ojos del suelo por culpa de esta indina? ¿Y mi amo, el señor Donisio, que no ha echau luz dende que se jopó? Eso no pué quedarlas! Yo entro. Y rompo vainte butacas. Y hago el abrió hasta que me se lleven los del casco. (Inicia el mutis muy resuelto y se detiene) Agora, que no puedo remedialo. Me da muchisma pena. Más me valía no entrar. Ojos que no ven... ¡Releñe, qué compromiso! ¡No sé qué hacer¡ Si al menos cantara aquellas jotas de antes... Pero tengo entendido que agora canta en franchute... ¡Miá que cantar en franchute una de la Parroquia del gancho!... Yo entro y rebuzno. Y sea lo que Dios quiera. (Vuelve a iniciar el mutis)

LUIS  
¿Te fijas en Releñe?

MANOLO
¿Qué le pasa a ese estontorizao?

LUIS  
¡Eh, Releñe! ¿Te has vuelto de cabeza?

RELEÑE
Pa todo tengo. Más m'alegro de encontrarus que si me cayera el gordo.

LUIS  
¿Pasa algo?

RELEÑE
¡Una fiambrera! Pero no es nada pa lo que pué pasar, si el Siñor no lo remedia. ¿Sabís quién ha llegau?

LUIS  
¿Quién?

RELEÑE
El Agustín. (Estupor)

MANOLO
¿Agustín?

RELEÑE
Vistido de sargento y con más cruces que un pelegrino.

LUIS  
¿Cuándo? (Ansiedad)

RELEÑE
Hace un par de horas. Allá ha estau, en la posada, a ver a la Pilara y al agüelo. ¡Qué espetaculo! Partía el corazón a rebanadas. ¡Nos himos pegau todos una lloradera!

LUIS  
¿Ves tú qué fatalidá?

MANOLO
¡Luego dicen de las novelas!

LUIS  ¿Sabe Agustín que está aquí la otra?

RELEÑE
No. Yo iba a escullíalo; pero el amo me ha dau un capón, pa que callara, que hi visto las estrellas.

LUIS  
Menos mal.

RELEÑE
Pero ¡mucho tardará en enterase! Y como se entere... ¡con lo que la quería y con lo furo que debe golver!...

LUIS  
¿Se ha quedao Agustín en la posada?

RELEÑE
No, que ha ido a buscarus.

LUIS  
Manolo, vete y no pares hasta encontrarlo. Yo espero aquí, por si llegara.

MANOLO
¿Y dónde doy con él?

LUIS  
¿Qué sé yo? Habrá ido a buscarnos al Moderno, a Royalty, a tu casa, a la mía. Recórrelo todo. No debemos dejarlo solo. ¡Si se entera de que esa mujer está aquí…!

MANOLO
Bueno, me voy. Tú no te muevas, por si acaso.

RELEÑE
Yo me voy a la puerta, a enzurizar a los del barrio. A ver si le cascan; que me paice que sí le cascarán.

MANOLO
Hasta luego. (Al mutis)

RELEÑE
(Al mutis) Ya le daremos nusotros a esa jauta, ¡Ande va a parar, cantar en franchute! (Desaparecen Manolo y Releñe, cada uno por su lado. Al mismo tiempo llega Belén por la puertecilla del «music-hall»)

BELEN
¿Ande va ese permaso? ¡Eh, tú, maláge! (Llamando a Manolo)

LUIS  
Déjalo. Vuelve en seguida.

BELEN
Paese que va a coge un tren fugao.

LUIS  
Anda, siéntate. ¿Y tu amiga?

BELEN
(Sentándose) De zeguía zale. E de plomo la hija de mi arma.

LUIS  
¿Qué tomas?

BELEN
Vermú, porque zupongo que noz echarei bien de sená.

LUIS  
(Palmotea) ¡Mozo! (Camarero, en la puerta)

CAMARERO
Mande.

LUIS  
Vermú pa ésta.

BELEN
Con anchoaz, zi pué zé.

CAMARERO
Ya lo creo. (Entra en el bar)

BELEN ¿Ha ocurrió argo? Tiés cara e fumerá.

LUIS  
Acaban de traernos una noticia que nos ha hecho polvo a Manolo y a mí. Un amigo que ha llegao de Africa.

BELEN
Po ezo no é pa poneze corbata e luto.

LUIS  
¡Pero da la casualidá dé que ese chico, que es como un hermano nuestro, fue novio de Gloria del Moncayo.

BELEN
¿De mi compañera?

LUIS  
Ya ves si es mala pata que hayan llegao los dos al mismo tiempo. Porque la quería a cegar. Y ella se ha portao con él como una...

BELEN
Como una mujé. ¿Pa qué anda con rodeoz?

LUIS  
El es muy hombre. Y si se entera de que está aquí...

BELEN
Película ar canto. No me digaz má.

LUIS  
A buscar ese muchacho ha ido Manolo. (El Camarero sirve y se retira)

BELEN
¿Pero ve tú qué perrízima zemo la hembra? Al hombre má carmúo le buzcamo una perdisión.

LUIS  
Si Manolo da con él y lo trae para aquí, no pasará nada. Pero si no... Yo sé lo quemao que está.

BELEN
A ve. Pa tóo tiene.

LUIS  
Lo que ha hecho esa mujer no tiene perdón. En cuanto a él se lo llevaron pal moro, ella se escapó de casa y se echó a cupletera.

BELEN
Lo que yo te digo. Perrízima que zemo, manque noz ezté mal er dasirlo. ¡(Ignacia, por la puerta del escenario)

IGNACIA  
(Acabando de vestirse) Como si te encorrerían, escapas pues.

BELEN
¿Ya t'haz aviao? ¡Jozú, hija, que azaurón!

LUIS  
¿Cómo ha ido, chimba? ¿No os han tirao nada?
(Con ironía)

BELEN
¡Mira, er zaborío!

IGNACIA  
Tomar los pelos ya te sabe.

BELEN
Ha de zabé tú que hemoz armao el arboroto.

LUIS  
Como siempre. ¿Tomas vermú, Ignacita?

IGNACIA  
Senar te quedría mejor.

LUIS  
Tenemos que esperar a Manolo.

BELEN
¿Tú qué zaibe? Zi eztamo a doz deo de un drama pazioná. Ha yegao der moro er manús que tuvo eza pamplinera de Gloria der Moncayo, y. le quié corta la cara.

LUIS  
¡Hala, hala, exageración!

BELEN
Hijo e mi arma, lo que tú m'haz contao.

LUIS  
Ni Agustín ha sido el manús de nadie, ni acostumbra a apuñalar mujeres. Lo que pasa, Ignacita, es que Gloria tuvo un novio y se portó con él como una cualquiera. Y Manolo y yo tememos que se le caliente la sangre si ve a su novia cantando cuplés.

BELEN
Pal cazo...

LUIS  
Como verás, de lo que sucede a lo que ésta añade...

IGNACIA  
Tendrías que tomarte el tranvía de Archanda, o cosa así. (Gloria y Doncella, por la segunda derecha)

BELEN
¡Míztela la interfesta. Le vi desí a que ande prevenía. (Se levanta)

LUIS  
Hazme el favor de no echar la lengua al aire.
(Le obliga a sentarse)

IGNACIA  
Se tiene rasón Luis. Nosotras, a callar. (Gloria y su doncella van a entrar por la puerta del escenario)

BELEN
Adió, tú. ¿No quiéz toma náa?

GLORIA
Buenas noches.

BELEN
Aziéntate, y píe lo que quieraz. Aquí convía.

GLORIA
( Aparte) (¡Luis!)

LUIS  
(Se levanta y va a saludar a Gloria) Adiós, mujer. Por mucho que hayas subido, no es pa que niegues la palabra.

GLORIA
Perdona, Luis. Iba un poco preocupada. ¿Cómo estás?

LUIS  
No tan bien como tú. Chica, te ha sentao estupendamente la nueva vida. ¡Qué guapa! ¡Qué elegante! (Con sarcasmo)

GLORIA
(Turbada) Bueno, Luis, ya nos veremos. Casi no me queda tiempo para vestirme. (Le tiende la mano)

LUIS
Adiós, Gloria, y ¡buena suerte. (Vuelve al velador)

GLORIA
(Va a entrar en el «music hall» y se detiene) Oye, Luis. Un momento. Con permiso. ¿Tú has oído algo? Creo que me van a recibir muy mal.

LUIS  
Mujer...

GLORIA
Tengo un pánico horrible. Más que la primera vez que pisé un tablado.

LUIS  
No debías haber venido. Aquí todos saben... (Releñe, en el foro izquierda, tratando de contener a alguien que no se ve)

RELEÑE
Amos, Releñe, no sea usté desustanciau ni cabezón. Se vayan a casa, y ¡que la coja un trenvía! (El señor Dionisio, forcejeando con Releñe y seguido de Pilara, muy afligida)

DIONISIO  
Aunque haiga sido una loca, lleva mi sangre.

LUIS  
(Aparte, a Gloria) (Tu abuelo y tu hermana. Vete. Que no te vean)

GLORIA
¿Marcharme? Si no puedo. (Corre hacia su hermana con los brazos abiertos) ¡Hermana mía!

PILARA
(Rehuyéndola) ¡Tú! ¡Y con esa ropa! ¡Dios mío, que vergüenza! (Llora amargamente)

GLORIA
(Repite el juego) ¡Abuelo!

DIONISIO  
(Con dolorosa dignidad) ¿Quién es su mercé? No la conozco. Y pué que valga más.

RELEÑE
¡Güen zancocho himos armau!

GLORIA
¡Abuelo!

DIONISIO  
¿Qué hi de ser yo abuelo tuyo? Encima de lo otro, que no es paja, has llegau a Zaragoza, y no has ido a rézale a la Virgen ni a ver la sepoltura de tu madre, ni te has acercan a la posada.

GLORIA
Tiene usted razón; pero...

DIONISIO
¡Qué poco el Agustín...! Nada nos toca, y su primera vesita ha sido pa nosotros...

GLORIA
¡Dios mío! ¿Pero está aquí Agustín?

LUIS  
Desde hace unas horas.

DIONISIO  
Ese será, si es caso, nieto mío. A usté no la conozco, ni aún pa servila.

PILARA
Abuelo, ámonos a casa.

LUIS  
Sí, señor Dionisio. ¿Pa qué quiere darse un mal rato?

DIONISIO  
Esperarus. Yo tuve una nieta que era mi argullo; pero me la robó el demonio malo de la vanidá. Pal cuento, como tenía güen ver, se le llenó la cabeza de pajaricos, y se jopó puel mundo a cantar cupletes...

GLORIA
Abuelo, tenga usted caridad.

DIONISIO  
Según oídas, está hecha una raina: con mucho vistido de seda y mucho sombrerete y muchas piedrerías. Claro que todo lo habrá ganau como se ganan esas cosas. ¡Si me lo hubián dicho algún día! (Secándose una lágrima)

RELEÑE
(Haciendo lo propio) Amos, tenga usté ánimo. ¿No me ve a mí?

DIONISIO  
Si su mercé se la alcuentra por ahí, le dice a qué precio himos pagau su capricho; que por ella nos vemos sin honra; que su probecica madre — ¡hija de mi corazón!—se murió de pena; que a su hermana la tienen los hombres sobreojo; y que yo, voy con la cabeza baja dende estonces.

GLORIA
No puedo más.

DIONISIO  
Se lo diga su mercé. Y le diga tamién que el tío Dionisio, el posadero, no tiene más que una nieta, ésta, la Pilara, que es una mujer de bien. (Solloza)

PILARA
(Abrazándose al señor Dionisio) ¡Abuelo!

DIONISIO  
(Abraza a Pilara y la besa en la frente) Amos, maña. Ya hi soltau todo lo que tenía que soltar. Agora, ámonos a nuestra casica; a repudrinos de vergüenza mientras ésta sale medio corita a cantar indecencias. ¡Adiós, señora! Que la Virgen la guíe y a nusotros no nos abandone. (Apoyándose en Pilara, desaparecen, llorando los dos, por el foro derecha. Releñe y Luis los acompañan hasta la caja. Luis, emocionado. Releñe, haciendo gestos de cómica indignación)

GLORIA
(Desolada) ¡Madre del cielo!

BELEN
La jerraura m'ha partió a mí er numerito.

IGNACIA  
Como si me pasaría algo te estoy. (Se seca los ojos)

DONCELLA
(A Gloria, que llora en silencio) Vamos, señorita. No se atormente. Esto era de esperar. Vamos... Tiene que vestirse...

GLORIA
(Recobrándose) Tiene razón. Todos tienen razón; No he debido venir... Pero ya no hay remedio... ¡A cantar!; A divertir a los que pagan y exigen! Lujos, aplausos... ¡Qué caros costáis! (Entra en el «music-hall», seguida de la doncella)

BELEN
Me paese a mí que con eztaz coza, ze no ha puezto la sena a la funerala.

IGNACIA  
Ni tu chansa me lo dirías; porque te tengo un apetito...

BELEN
Pero yo seno. Y tú también. Vamos pa dentro; que nos zirvan y ya pagarán ezo permaso.

IGNACIA  Abusar parece. (Camarero aparece en la puerta)

BELEN
(Inicia el mutis hasta el interior del bar) Oye, chavea, cuando vengan Luí o Manolo, que eztamoz en el rezervao de costumbre.

CAMARERO
Se les dirá.

BELEN
Y pa no estar paras, que noz traigan entremeze. (Entra en el bar seguida de Ignacia)

CAMARERO
Eso en el mostrador. Yo toreo por las afueras. (Una pausa. Vuelve Luis por el foro derecha)

LUIS  
(Extrañeza) ¿Y esas?

CAMARERO
Acaban de pasar al reservao.

LUIS  
Ah, bueno. (Se sienta)

CAMARERO
¿Usté no pasa?

LUIS  
Luego. (Enciende un pitillo, se levanta y escruta las bocacalles con gran impaciencia) ¡Ese mozo! ¿Dónde se habrá metido? Me escama que Manolo no haya dao con él. (Vuelve al velador)

CAMARERO
Parece que tarda su amigo.

LUIS  
(Volviendo a mirar en todas direcciones) Si yo supiera que había ido a casa de su primo... Pero no me atrevo a moverme de aquí... (Mirando fijamente hacia el foro izquierda) Por allí paece que viene un militar... La pinta es la suya... Pero no... Digo sí... (Gritando) ¡Agustín!

AGUSTIN
(Dentro) ¿Quién me llama?

LUIS  
Yo. Tu amigo de siempre.

AGUSTIN
(Llega presuroso y con los brazos abiertos, por el foro izquierda) ¡Luisillo!

LUÍS
(Abrazándole con fuerza) ¡Agustín!

AGUSTIN
(Después de una pausa) He preguntao por vosotros y me han dicho que os reuníais en un bar de por aquí.

LUIS  
Sabíamos que habías llegao por Releñe.

AGUSTIN
En la posada me han encaminao. ¿Y Manolo?

LUIS  
Buscándote por todo Zaragoza.

AGUSTIN
¡Abrázame otra vez!

LUIS  
(Abrazándole) Chico, paece que fue ayer cuando te marchaste.

AGUSTIN
Y han pasao tres años. ¡Las cosas que han pasao en esos tres años!

LUIS  
Siéntate y toma algo hasta que vuelva Manolo. ¿Qué te apetece?

AGUSTIN
Algo fresco. Porque traigo el corazón encogido de tantas emociones. De la estación me he ido al Pilar. Chico, no te rías, pero se me figura que la Virgen me ha recibido sonriendo... (Luis palmotea. Sale el camarero, recibe orden de servir y entra en el bar)

LUIS  
¿Por qué me voy a reír?

AGUSTIN
Se conoce que se acuerda de que le he rezao pensando no volver a verla nunca. Luego a la posada. ¡Qué escena! ¡Esa pobre Pilara! ¿Pues y el señor Dionisio? Me han hecho llorar...

LUIS  
Todos nos acordábamos mucho de ti.

AGUSTIN
(Con amargura) Todos, no.

LUIS  
Calla. No pienses en aquello.

AGUSTIN
Necesito desahogar mi pena y mi rabia. ¿Y con quién mejor que contigo que has sido pa mi talmente un hermano?

LUIS
¡Créeme; si yo hubiera podido evitar lo que sucedió!

AGUSTIN
Ya lo sé. (El camarero vuelve a salir del bar, sirve a Agustín y se retira)

LUIS  
¡Las cosas que le dije a esa mujer pa quitarle la manía! Pero fue un ramo de locura. Se empeñó en hacer su gusto y no miró nada.

AGUSTIN
¡Maldita mil veces! Lo que he penao por ella.

LUIS  
No te acuerdes.

AGUSTIN
Cuando recibí la carta tuya, pensé que iba a dar en loco.

LUIS  
Yo me resistía a decirte la verdá... Pero no hubo otro remedio.

AGUSTIN
Y pa que veas lo que son las cosas: de aquella rabia, de aquellas ganas de morir, me ha venido esto: los galones, estas cruces, la fama de héroe que me han colgao... ¡Héroe!

LUIS  
Te has portao como un valiente.

AGUSTIN
Como un pobre desesperao. A ti debo decirte la verdá.

LUIS  
Cuenta.

(Música)

AGUSTIN
Esta historia de amargura
es tan sólo para ti.
Una noche clara
de luna serena,
solo con mi pena,
al campo salí,
loco de amor
y el alma mía sin fe,
recordando en mi dolor,
sus promesas engañosas,
de sus coplas el sutil rumor:
«Agüita que corre al mar...
Agüita que corre al mar,
atrás no puede volver.
Así es también mi cariño:
cariño, cariño:
«Agüita que corre al mar
y atrás no puede volver.»

De pronto, unas sombras:
dos moros espías
de un grupo que el puesto
iba a sorprender.
Me arrastro entre peñas
y machete en mano,
con sed de venganza,
hasta ellos llegué.
Y en lucha rabiosa
la suerte fue mía
y a los dos maté.

Por pensar en una Gloría,
otra gloria conseguí.
Cubierto de heridas,
casi sin aliento,
llego al campamento
y el alerta di.
Ciega de furor
salió mi gente con fe,
y avanzando sin temor
añadieron; nueva gloria
a su historia de inmortal valor,
y sus gritos de victoria
eran vivas en mi honor...
Mi patria clavó esta cruz...
Mi patria clavó esta cruz
en la tumba de un querer.
Bendito el amor de España,
de España, de España,
que ampara con, esta cruz
la tumba de mi querer.

(Hablado)

LUIS  
(Conmovido) ¡Pobre Agustín! Ea, se acabó el penar. Estás en la flor de la vida y lo que sobran son mujeres. ¡A vivir! ¡A divertirnos! Hay que remojar tu vuelta. (Manolo, por el foro izquierda)

MANOLO
Chico, eso no paece.

LUIS  
¿Dónde tienes los ojos?

AGUSTIN
¡Manolo! (Se abrazan)

MANOLO
¡Agustín! ¡Qué alegría! ¡Aquí otra vez!

LUIS  
Y pa siempre.

MANOLO
¡Las fiestas que vamos a pasar!... Tengo un plan de primera. Cenamos. Remojamos la vuelta de éste, lo que se dice bien. Y luego, a la Jota de Ronda.

AGUSTIN
Yo quiero una guitarra. ¡Ni ganas que tengo de rondarle a la Virgen! (Releñe, por el foro derecha)

RELEÑE
¡Releñe!
¿Pues no me hace el pecho «tumbe», «tumbe»? Amos, que no valgo yo pa esto. (Reparando en el grupo) ¡Ah! ¿Ya ha paicido éste?

LUIS  
Ya lo tenemos aquí. Oye, Manolo; hay que levantar el campo. (Confidencial)

MANOLO
No te entiendo.

LUIS  
Tenemos que llevarnos a Agustín, pa que no se entere de nada.

RELEÑE
Déjame a mí, y verás. Agustín, ¿quiés juate que no has visto el Ebro? Amos a velo.

AGUSTIN
Quita, hombre.

RELEÑE
T'alvierto que agora es más ancho. Y al Huerva l'han puesto tejau.

AGUSTIN
Eso es curioso.

RELEÑE
¡Tú qué sabes lo que ha ganau la ciudá! Amos, amos a refitolialo todo. (Lo coge de un brazo)

BELEN
(En la puerta del bar) ¿Pero ez que noz vai a dejar plantas jasta que echemos raí?

AGUSTIN
(A sus amigos) ¡Hola! ¿Teníais gato encerrao?

BELEN
Estimando, melitar, eza comparasión con er minino.

AGUSTIN
Perdone, reina. Ha sido un decir. Con gatos como usted, no me importaría nada ser cordilla.

BELEN
¡Ele los hombres! Me paese, Luí de mi arma, que er zargento te va a deja a copas.

MANOLO
Te advierto, héroe, que lo mejor está allá dentro.

BELEN
Muchas grasia. Tú siempre tan finoli.

MANOLO
Ven que te presento. Es una bizcaitarra que quita el hipo. (Lo coge del brazo y se lo lleva en dirección del bar)

AGUSTIN
(Desde la puerta) ¿No entráis vosotros? (Desaparece con Manolo)

BELEN
Yo, sí. Me ha dao er flechaso eze güen moso. (Intenta seguirles)

LUIS  Oye, prenda; me harás el favor de no cacarearlo, todo, como acostumbras.

BELEN
Mira, mira, hijo; a mí no me hables en sifra.

LUIS  Quiero decir que no se te escape delante del sargento que es su antigua novia la que canta ahí.

BELEN
¿Y ezo?

LUIS  
Por algo será.

BELEN
Enterá.

LUIS
Anda con ellos. En seguida voy yo. (De la parte del «music-hall» llegan los ecos apagados de la musiquita de un cuplé francés y la voz de Gloria que canta)

(Música)

GLORIA
(Dentro)
Ma petite tres joli
poupé:
t'embrasser par toujour
je veux.
Douce le soleil d'amour,
Remplí mon pauvre coeur
avec le clair rayón
du sa lumiére.
Ma petite tres cherí
poupé:
ne me refusez pas
tes yeux.
¡Ton regard est ma vie,
poupé, poupé.
Ma poupé, ma poupé,
le plus jolí;
ma poupé, ma poupé
le plus gentil:
mon coeur t 'adore
plus que jamáis.
Je veux ta bouche,
ma poupé, ma poupé.

(Desde las primeras estrofas del cuplé se inicia la protesta del público con carcajadas, ligeros silbidos y frases sueltas de mofa y de burla. A medida que la canción avanza, la protesta va degenerando en bronca imponente. En escena, la acción va desarrollándose simultáneamente con el escándalo del «music-hall»)

(Hablado)

VOCES
(Dentro) ¡Fuera! ¡Fuera! ¡Que se vaya! (Silbidos, pataleos)

BELEN
¡La Macarena! ¿Qué paza?

LUIS  
Lo que tenía que pasar.

BELEN
E un «jay» de loz de no te menéz. (Más fuertes, los silbidos, el pataleo y la bronca)

VOCES
(Dentro) ¡Fuera! ¡Que se vaya! ¡A la calle!

RELEÑE
¡M'alegro, m'alegro y m'alegro! ¡Por cantar en franchute! (Vocerío por la parte del foro derecha)

VOCES  
¡A la puerta del escenario! ¡A la puerta del escenario! (Inspector, en el foro derecha)

INSPECTOR
¡Atrás! (Finge contener)

VOCES  
(Dentro) ¡A apedrearla! ¡A apedrearla! (Se apagan las luces del «music-hall». Crece el vocerío)

LUIS  
Esto es demasiado.

BELEN
Chavó con tu pueblo. Tié malaz purgaz.

RELEÑE
Agora me entran granas de llorar. ¡Si seré gallina! Pero ¿pa qué habrá cantau en franchute esa desustanciada?

INSPECTOR
(Enérgico) ¡Que nadie pase!

BELEN
Vamoz pa adentro, chavá, que ezto ze pone feo.

RELEÑE
¡Releñe, cómo corren!

BELEN
No, que se van a queá ezperando el higuí. (Gloria, con un abrigo sobre el traje fantasía, en la puertecilla del escenario, acompañada de su Doncella)

GLORIA
(Sollozando) ¡Dios mío, qué amargura!

DONCELLA
No salga, señorita, que nos van a linchar. (Retrocede espantada)

GLORIA
Mejor. (Sale a la calle)

INSPECTOR
No tema. No le pasará nada.

DONCELLA
Señorita, que nos linchan. (Sale muerta de miedo)

GLORIA
¡Esto es horrible!

LUIS  
Gloria...

BELEN
Compañera...

GLORIA
Se me está bien. Desafiar a un pueblo es como tentar a Dios. (Llora amargamente)

INSPECTOR
Vamos al encuentro de un carruaje. Serénese. No tenga miedo.

GLORIA
Vamos adonde quiera.

DONCELLA
Yo no puedo más. Se me doblan las piernas.

LUIS  
Si quiere, yo puedo acompañarla.

BELEN
Y yo.

INSPECTOR
No hace falta. Vamos, vamos. (Desaparece Gloria, por el foro izquierda, acompañada del Inspector y seguida de la Doncella, que va muerta de espanto)

RELEÑE
(Muy compungido) ¡Releñe! ¿Pero se la llevan presa? (Desaparece corriendo tras ellos. Una pausa)

BELEN
Eztas emoslone m'han despertao la carpanta. (Agustín, en la puerta del bar, seguido de Manolo)

AGUSTIN
(Nervioso, alterado) ¡Pero, hombre, Luis! ¿Cómo no me has dicho...?

LUIS
¿Pa qué?

AGUSTIN
Estos me han enterao. ¿Le ha pasao algo?

LUIS  
Fuera del susto, nada. Acaba de salir con uno de la Policía.

AGUSTIN
¿Por dónde han ido?

LUIS  
Por esa calle.

AGUSTIN
Entonces... (Inicia el mutis hacia el foro izquierda)

LUIS  
(Cerrándole el paso) ¿Adonde vas?

AGUSTIN
A jugarme la vida por ella, si hace falta.

MANOLO ¡(Reteniéndole) ¡Amos! ¡Cacho .primo!

AGUSTIN
Dejarme. (Forcejea) Aunque sea una mala mujer, la he querido; soy hombre y soy baturro.


TELON


CUADRO SEGUNDO

Telón corto. Puerta baja del Pilar, verja y parte de la fachada del templo. Rompimiento de calle y jardín. Es de noche. Rumor lejano de ronda. Volteo de campanas.

Gloria, por la izquierda. Traje oscuro y sencillo. Un velo a la cabeza.

(Música)

GLORIA
Vuelven las horas lejanas,
¡ay, madre querida!
El eco de esas campanas
es toda mi vida.
¡Son mis campanas,
las mías son!
Qué lejos están los días,
¡ay, madre adorada!,
cuando mi cuna mecías,
al rumor de tu canción:
«Palomica aragonesa,
no dejes tu palomar;
que te harán volver de lejos
las campanas del Pilar.»

(Más íntimo)

Por vanidad y locura,
he roto mi vida.
Ni hallo ternura
ni compasión.
Sola con mi desconsuelo,
¡ay, madre querida!,
oigo, cual voces del cielo,
los ecos de tu canción:
«Palomica aragonesa,
no dejes tu palomar;
que te harán volver de lejos
las campanas del Pilar.»

(Penetra en el templo. Una pausa, muy breve. Releñe, por la izquierda)

(Hablado)

RELEÑE
Ya te tengo, pájara. ¡Uf! ¡Lo que hi trotau pa dar con sus güesos! Esa probé gente están que no viven. Tanto decile que no tenía el gusto de conócela, y agora salimos con que está en brasas por saber ande ha ido a parar. La Ceca, la Meca y el Valle de Andorra hi tenido que correr pa entérame. Menos mal que ya l'hi pescau la vuelta. Me voy corriendo a la posada. Pero antes, jate tomar aliento, que me corre .por cada pelo un chorro de agua. (Luis y Manolo, por la derecha)

LUIS  
¿Qué haces aquí, Releñe?

RELEÑE
Ya lo vis.

MANOLO
¿Has visto a Agustín?

RELEÑE
¿No estaba con vusotros?

LUIS  
Pero se ha. empeñao en buscar a Gloría, y no hemos podido con él.

MANOLO
Ese hace esta noche una sonada.

LUIS  
¿Dónde se habrá metido?

RELEÑE
Agora que caigo. Pué que se haiga ido a la ronda.

LUIS  
Vamos a ver. Por este lao paece que se oye. (Desaparecen por la izquierda)

RELEÑE
¡Adiós! ¡Vaya una despidida! ¡Dichoso sargento! Entre él y la otra, nos train a todos de cabeza ¡Vay! Ya hi descansau. Me voy a decile al amo… y echar un bocau, y que estoy en ayunas dende hace lo menos dos horas. (Inicia el mutis hacia la izquierda, y se detiene) Voy a descansar otro poquico y a echar un pito, ¡que rediela! (Se pone a liar un pitillo. Pausa breve. Agustín por la izquierda)

AGUSTIN
¡Releñe!

RELEÑE
(Volviéndose) Agora mismo m'han pregutao por tu Luis y el Manolo. (Señalando a la izquierda. Puallí se han jopau, a ver si ibas en la ronda.

AGUSTIN
Pa rondas estoy. ¡Esa mujer! ¿Por ca no habrá ido?

RELEÑE
Ni le cale. Aquello parte la alma. El amo con la cabeza puel suelo. Y la Pilara, más muerta que viva.
AGUSTIN
¿Dónde se habrá metido?

RELEÑE
(Con intención) Maño, si fuás perdiguero poca caza devantarías.

AGUSTIN
¿Por...?

RELEÑE
¿No te dice el fato que la liebre está cerca
AGUSTIN
¿Dónde está?

RELEÑE
Paices simple.

AGUSTIN
(Mirando a la puerta del templo ) ¿A dentro? .

RELEÑE
¿Ande va a estar la enfeliz, tan sola y tan afligida?

AGUSTIN
Me lo he debido figurar. Espérame.

RELEÑE
¿Qué vas a hacer? (Reteniéndole)

AGUSTIN
Entrar.

RELEÑE
Miá que es la casa de Dios. U de la Virgen Santísima, que pal caso es lo mismo.

AGUSTIN
Necesito hablar con Gloria, sea donde sea.

RELEÑE
No entres. (Le coge de un brazo) No pues intrar a nada güeno.

AGUSTIN
Te equivocas. No quiero mas que hablar con ella. Y no por mí, que lo mío ya no tiene remedio. Por su abuelo, por su hermana...

RELEÑE
Júralo.

AGUSTIN
(Solemne) Por la gloria de mi madre.

RELEÑE
(Soltándole) Entonces, te dejo.

AGUSTIN
Si aún le queda corazón... {Entra en el templo)

RELEÑE
Agora que la Virgen se las componga con ellos. (Desaparece por la izquierda. Pausa. Se acentúa el rumor de la ronda. Llegan los rondadores, por la derecha, en doble fila y rodeados de curiosos. La ronda se detiene ante la puerta del templo)

(Música)

CANTADOR
Cantemos a la Virgen.

RONDADALLA
Virgen del Pilar.

CANTADOR
Hoy las voces rondadoras
parecen de plata,
y suenan mejor que nunca
las moras guitarras.
Es el pueblo, que le dice
su veneración
a la Virgen Capitana,
con esta oración.
¡Oración! ¡Oración,
son los cantares
en Aragón!

RONDADALLA
¡Oración! ¡Oración! ¡Oración
son los cantaras
en Aragón!

CANTADOR
Cantemos otra copla.

RONDADALLA
Vamos a cantar.

CANTADOR
Como a una novia bonita
te canta la ronda,
porque sabe que te alegran
las coplas de/ jota.
y las coplas que se cantan
con el corazón,
llegan puras hasta el cielo,
como una oración,
¡Oración! ¡Oración,
son los cantares
en Aragón!

RONDADOR
¡Oración! ¡Oración! ¡Oración
son los cantareis
en Aragón!

CANTADOR.
¡A echar la despedida!...


TELON


CUADRO TERCERO

Interior del templo. Nave lateral, con toda que la perspectiva consienta el escenario. En el primer término esta nave ha de ocupar dos tercios del ancho de la escena. A la derecha, un trozo de da capilla de la Virgen, y el camarín, vistos por entre las columnas del templete.

Gloria, arrodillada, entre dos columnas.

(Música)

GLORIA
(Recitando a orquesta) Dios te salve, María Llena eres de gracia. El Señor es contigo y bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu  vientre, Jesús.

(Cantado)

¡Ay, madre de Dios!
Me siento morir.
Ya no tiene nadie
piedad para mí.
La suerte fatal
me trajo esta cruz.
¡Ay, santo Pilar,
ampárame tú!
¡Ay, madre de Dios!
Me siento morir.
Ya no tiene nadie
piedad para mí.

{Agustín, por el foro, lentamente, y como buscando a alguien. Desaparece por un crucero, vuelve a reaparecer y llega al primer término, descubriendo a Gloria. Voces, dentro, de Infantinos y Coro, acompañados de armonium)

CORO DE INFANTES
(Dentro)
Nobilis, nobilis,
est Regina Mater
sustine nostra
fide inter de ilumina
tu e glorie.

AGUSTIN
(Viendo a Gloria)
Es ella.

GLORIA
Ampara tú mi soledad.

AGUSTIN
¡Gloria!

GLORIA
¡Dios mío!

AGUSTIN
Yo soy Agustín.

GLORIA
¡Dios mío, piedad!

AGUSTIN
Gloria, no vengo por mí.
Vengo por ellos,
a pedir por los tuyos,
por aquel pobre viejo
que ahoga la pena
y vive muriendo.

GLORIA
Pero tú olvidaste.

AGUSTIN
(Con dolor supremo)
¡Olvidar! ¡Quién pudiera olvidar!
Cuántas veces solo
entre las chumberas,
el afán me mintió:
«Pronto ha de llegarte
la carta que esperas.»
Pero aquella carta no llegó.
¿Es que me ha olvidado?
¿Es que no me quiere?
¡Virgen mía! ¿Por qué?
Y loco de pena
yo busqué la muerte,
Pero más tranquilo, pensé:
Los de Aragón
no saben qué es llorar;
los de Aragón
no saben qué es gemir.
Los de Aragón
no caen sin luchar.
¡Pecho a la vida!
¡Hay que vivir!
Olvida tu querer.
¡Arriba el corazón!
Canta las penas
que más te hieren;
porque así quieren
los de Aragón.

(Gloria suspira y solloza en silencio)

Por fin, una carta,
que no era la de ella,
la verdad me contó:
«La que tú querías,
por tu mala estrella,
sin piedad su casa abandonó»
Pero ¿cómo pudo
tan buena y tan pura
olvidar lo que fue?
Aún el alma mía
perdonar quería.
Pero más tranquilo, pensé:
Los de Aragón
no pueden olvidar;
los de Aragón
no pueden transigir;
los de Aragón
no pueden perdonar.
¡Basta de dudas!
¡Antes morir!
Olvida tu querer.
¡Arriba el corazón!
Sufrir ofensas
que el honor hieren,
mejor morir prefieren
los de Aragón.

GLORIA
(Consigo misma)
No saben perdonar.
(Avanza suplicante)
No saben perdonar...

AGUSTIN
¿Perdonar una infamia tan grande?
Eso nunca ha de ser.
¡Jamás podría, aunque yo quisiera,
llamarte mi mujer!

(Recitado dentro de la orquesta)

(Hablado)

GLORIA
¿Qué piensas de mi?

AGUSTIN
Lo que piensa todo el mundo.

GLORIA
¿Tú crees...?

AGUSTIN
Creo que eres una mala mujer; ¡una perdida!

GLORIA
Eso no.

(Cantando)

Té juro por esa Virgen,
por esa piedra sagrada,
que habré podido ser loca,
pero nunca he sido mala.
Tan puro como mi cuerpo
conservo mi corazón.
Yo también soy de esta tierra.
¡Yo también soy de Aragón!
Créeme, créeme;
mil veces lo juro.

AGUSTIN
No sé lo que siento

(A un tiempo)

GLORIA
La vida entera daría
por llegar a convencerlo;
pues ahora que me desprecia,
más de corazón lo quiero.
He podido defenderme
de toda mala pasión,
porque siempre me acompaña
el recuerdo de su amor.

AGUSTIN
La vida entera daría
por creer su juramento';
cuanto más dolor me cuesta
más de corazón la quiero,
No sé lo que le sucede
a mi pobre corazón,
que está muriendo de celos
y está muriendo de amor.

AGUSTIN
Gloria, vuelve a tu casa.
Yo te lo pido.

(Coro e Infanticos, dentro)

CORO
Nobilis, nobilis
est Regina Mater
sustine nostra
de incolumna tu e gloria.

GLORIA
¡Volver a mi casa!
¿Y eres tú quien me lo pide?

AGUSTIN
Yo te lo ruego. Adiós.

(Inicia el mutis hacia el foro. Al pasar por delante de la Virgen, dobla la rodilla y se santigua. Ora un segundo. Luego sigue lentamente por la nave. Gloria vacila, angustiada
por fin va hacia él y lo trae al primer término.

GLORIA
(Sollozante)
¡Agustín! ¡Agustín!
Si vuelvo a mi casa,
¿me recibirán?

(Compases de orquesta. Signo afirmativo de Agustín)

Y si ellos me perdonan,
tú... ¿me perdonarás?

(Agustín calla. Compases de orquesta)

¿Qué contestas?

AGUSTIN
Gloria, la Virgen te lo dirá.

(Mutis lento por el foro)

GLORIA
¡Ay, madre de mi vida!
¿Qué hacer?
¡Dios mío, no sé!
¡Ay, madre mía! ¡Ampárame!

(Suena la rondalla dentro y la voz de un tenor que canta)

Palomica aragonesa,
no dejes tu palomar;
que te harán volver de lejos
las campanas del Pilar.
Palomica aragonesa,
no dejes tu palomar.

GLORIA
¡Pilarica santa! ¡Madrecica buena! Aconséjame tú. (Cae de rodillas)


TELON


CUADRO CUARTO

Posada típica de Zaragoza. Patio descubierto. A todo foro, galería voladiza. Bajo el voladizo, un gran portón. Puertas laterales. En lugar conveniente, mesas forradas de cinc y sillas de esparto. Luz de día pleno.

Belén, Ignacia, Luis y Manolo, sentados a una de las mesas, picotean los entremeses, en espera de que Agustín llegue.

RELEÑE
(Por la primera derecha) ¿No ha venido?

LUIS  
Aún no.

RELEÑE
Pues la Pilara está hecha un basilisco.

BELEN
¿Por qué, calamiá?

RELEÑE
Porque se pone la padella como un cerote. Amas, amas, ¡güen día es hoy pa lilailas! Tua
la casa está llena de gente y todos meten prisa, que paice que se van a ahuecar.

IGNACIA  
¿Te tienes mucha faena o así?

RELEÑE
Entre la noche que himos pasau y la mañana que estoy llevando, ya no me queda güeso en su puesto. ¡Releñe ! ¡Si no hubiá mas que échalo todo a rodar...! (Inicia el mutis hacia la cocina)

BELEN
Este niño está sembrao.

RELEÑE
No me tire su mercé de la lengua, porque si m’arriman un misto, reviento como un güete. (Palmas porfiadas adentro)

PILARA
(Dentro) ¡Releñe!

RELEÑE
¡Voy! ¿Lo estáis viendo? Ni santiguase le dejan a uno. (Se repiten las palmadas. El señor Dionisio en la primera derecha)

DIONISIO
¡Releñe! ¿No oyes que llaman?

BELEN.
¡Hijo de mi arma! Tu azaura no tendría presio pa fuagrás.

RELEÑE.
¡Si no me valiera de mi conocimiento, ya le diría yo a su mercé... cuántas son tres y dos, cinco»

DIONISIO  
Anda pa adentro y déjate de romances; que charras más que un sacamuelas.

RELEÑE
¡Nada! ¡Como si fuera uno una máquina! ¡Aun dicen! ¡Maldito sea el que inventó los calendarios! (Desaparece por la derecha, muy indignado)

LUIS  
¿Usté comerá con nosotros, abuelo?

DIONISIO  
No, maños, no. No estoy pa nada. Sólo de verus se me arrastran los ojos. (Desaparece por la derecha)

LUIS  
Belén, que la vas a empalmar.

BELEN
Bebe tú también y no prediques, que paeses un padre mizionero.

MANOLO
En cambio, mi neska es talmente una vaca de su país. Rumia y calla.

IGNACIA  
Aspero te eres, como lija que disen. Si no te quedría tanto, ya te plantaba pues.

LUIS  
(Se levanta y llega al portón del foro) Nada, que Agustín no aparece.

BELEN
El amigaso es un rato fresco. Ensima de que le vamo a homenajea...

MANOLO
Andará detrás de esa.

LUIS  
Seguramente. Se le ha metido entre ceja y ceja hablar con Gloria, y no puede negar que es de la tierra.

IGNACIA  Clavos con el cabeza se clavaría.

MANOLO
¿Y qué hacemos? Porque yo llevo un perro aquí. (El estómago)

BELEN
Mi menda, una maná de loboz.

LUIS  
(Volviendo a sentarse) ¿Qué vamos a hacer? Esperar. El vendrá cuando quiera.

BELEN
Pero ezperá azi, mano zobre mano...

LUIS  
(Se levanta de mal humor y va a la puerta de la cocina) ¡Releñe! Trae más entremeses. Y un tonel de vino pa esta esponja.

RELEÑE
(Dentro) ¡Va!

LUIS  
¿Has oído?

RELEÑE
(Idem) ¡Va! ¡Va! ¡Vaaaa!

BELEN
Le vi a da un capón a eze perro de aguaz... (Una pausita. Releñe, con entremeses y botellas)

RELEÑE
Me blinca todo, como si tuviera el baile de San Vito. ¿Qué? ¿Ha llegau?

BELEN
Eze no yega, manque lo sertifiquen.

RELEÑE
Ni vendrá. Cosa que a mí me se meta aquí (La frente), cosa sale.

BELEN
¿Y qué te z'ha metió en eze pederná?

RELEÑE
Que la Gloria y el Agustín han hecho alguna animalada. ¡A lo mejor, s'han tirau al Ebro de punta cabeza!

BELEN
¡Caya zi quiere, ezaborisión! (Agustín, por el foro)

AGUSTIN
Ya estoy aquí. Perdonarme, pero...

BELEN
¿Haz venío en moto, guazón?

LUIS  
Calla, si puedes.

AGUSTIN
Me vais a hacer un favor, ¿verdá?

MANOLO
¡Hombre!

LUIS  
Lo que tú digas.

AGUSTIN
(A Luis) Marchaos de aquí. Que os pongan la mesa adentro, donde sea. ¿Sabes? Va a venir Gloria. Y si os ve, puede que no se atreva a entrar.

LUIS  
¿Has hablao con ella?

AGUSTIN
En el Pilar. Y me da «1 corazón que va  venir.

AGUSTIN
¿Dónde para el abuelo?

RELEÑE
Pu adentro lo tienes.

AGUSTIN
Voy a prepararlo. (Se dirige hacia la puerta Pilara, en la primera derecha)

PILARA
¿Ya estás aquí? Voy a sacaros la comida.

AGUSTIN
Espera. ¿Dónde está el abuelo?

PILARA
(Sobresaltada) ¿Ocurre algo?

AGUSTIN
Nada. Marchaos de aquí vosotros. (Ademán de entrar en la cocina)

PILARA
(Reteniéndole) ¿Qué pasa, Agustín?

AGUSTIN
Tu hermana. Me figuro que vendrá. ¿Por donde anda el abuelo? (Desaparece por la puertecilla, seguido de Pilara)

RELEÑE
Pues no s'han tirau al Ebro ni nada.

LUIS  
¿Habéis oído? Vamos a llevarnos todo esto.

BELEN
Bueno; pero ¿ze pué zabé...?

LUIS  
Va a venir Gloria. Y no conviene que nos vea. ¡Hala, Releñe! Carga con cosas. Y tú. Y todos. (El da el ejemplo. Coge bártulos de encima de la mesa y desaparece por la izquierda)

BELEN
(Imitándole) ¡ Pajolera niña! Noz va a ezbaratá toas las comías.

RELEÑE
(Idem) ¡La sarracina que se va a armar!

IGNACIA  
Yo te estoy bien contenta de que esa chica se vuelva. ¡Quién pudiera hacerse otro tanto!

MANOLO
(Cogiendo una punta del mantel) Agarra de esa punta, chimba, que te voy a cantar el Guarnikako. (Desaparecen, llevándose la ropa,. Un segundo la escena sola. Colas el Tablones, Antonio y Francisco, por el portalón. Colás, algo “mojado”. Antonio y Francisco, a medios pelos)

TABLONES
En mi vida lo hi pasau mejor que lo estoy pasando agora. ¡Asentarus! (Palmotea) Vais a ver quién es el Tablones ausequiando. (Otra vez palmotea) ¿A que no sabís de qué me alcuerdo? De lo que cantaba anoche la franchuta. (Golpeando el suelo con la vara) ¡Pal pupé! ¡Pal pupé! (A gritos) ¡Quió! ¿Ande se mete ese zampatortas? (Releñe por la segunda izquierda)

RELEÑE
Este tío era lo que me estaba hiciendo falta.

TABLONES
¿Eres tiniente u qué?

RELEÑE
¡Amén de Dios! Pa fusílalo a su mercé en el inte.

TABLONES
Vengo a comer. Y a ver si vus tentáis la garra; que traigo envitaus.

RELEÑE
(Aparte) (¡Había de trair el colera!)

TABLONES
Sácanos el vermú; quié decise un litro de Cosuenda, de ese que se cuerta con un cuchillo.

RELEÑE
(De mal aire) Va de seguida.

TABLONES
Y sin poner mala cara. Porque yo me mato con Dios.

RELEÑE
Algo menos será.

TABLONES
(Enérgico) ¡Con Dios!

RELEÑE
Bueno; usté lo pase bien. (Desaparece por la izquierda)

TABLONES
Amos a ver: ¿qué vus apetece? Pidir por esas bocas. ¿Vus paice que pa empezar le metamos mano a un ternasquico?

ANTONIO
Como quieras.

FRANCISCO
Nusotros semos envitaus. (Pilara sale por la derecha y se acerca al portalón con visible ansiedad)

TABLONES
No estís como gallina en corral ajeno. ¡Maja! ¿Nos puén echar de comer aquí?

PILARA
Tendrán que esperar un poco.

TABLONES
En hubiendo bebida, too lo que sea menester. Amos, no pongas cara fura; que t'hi de mercar un refajo. (Releñe por la izquierda, con un porrón)

RELEÑE
El vino.

TABLONES
(Ofreciéndole el porrón a Francisco,) Anda pa abrir boca.

PILARA
Releñe; les pondrás la mesa aquí a estos señores.

RELEÑE
¿Aquí?

TABLONES
Aquí. ¿Qué hay con el perro?

PILARA
(¡Qué hombre más bruto!) (Sigue mirando a la calle)

RELEÑE
Yo es que lo mataría.

TABLONES
¿Has hablau de matar? Aquí tienes tajo. Dos puñaladas te doy de ventaja.

RELEÑE
¿Sabe su mercé lo que le digo?

PILARA
Releñe, sirve y calla.

RELEÑE
Ya voy. ¡Pero malditos sean mis entesijos! (Desaparece por la derecha. Pilara tras él)

TABLONES
Otro rolde. (Ofreciendo el porrón)

ANTONIO
Yo no bebo más.

FRANCISCO
Cuidau con este vino; que pega.

TABLONES
¿Qué ha de pegar esto? Si es flor de malva! (Bebe un trago larguísimo)

GLORIA
(Gloria, en el portón, emocionada y cohibida) Ave María.

TABLONES
¡Tama! Si paice la gurriona de anoche.

ANTONIO
La misma que viste y calza.

TABLONES
¿Te has perdido u qué, güeña moza? Amos, pasa. Con toda satisfación.

GLORIA
(Avanza un poco) Buenas tardes.

TABLONES
No tengas miedo, tontica. Sernos mucho güen presomal. Asiéntate. Agora podías cántanos lo de anoche. ¡Pal pupé! ¡Pal pupé!

GLORIA
¡Déjeme, buen hombre!

TABLONES
Vainte riales, si lo cantas. ¡Pal pupé! ¡Pal pupé!

GLORIA
Déjeme en paz. (Miedo y asco)

TABLONES
Cuarenta riales, si lo cantas. (Se le aproxima zalamero)

GLORIA
¡Dios mío, qué vergüenza!

ANTONIO
¡Déjala, Tablones! La probé no está pa cánticos.

FRANCISCO
Amos, bebe y deja en paz a esta enfeliz.

TABLONES
No me da la gana. Agora m'ha entrau a mí el capirucho de que cante pa nusotros solicos. ¡Cincuenta riales te doy! ¡Pal pupé! ¡Pal pupé! (Acercándose más)

GLORIA
(Altiva) ¡Apártese!

TABLONES
Si fuéramos mainates no t'harías tanto de rogar. (Intenta echarle una mano al hombro)

GLORIA
¡Insolente! ¿Usted, qué se ha creído? (Agustín en la primera derecha)

AGUSTIN
¿Qué ha hecho este hombre? (Separando violentamente a Tablones)

GLORIA
Está bebido.

TABLONES
Nada, melitar, gástale una groma de güen genero a esta matica de albahaca. Foro no quié coles. Pal cuento, como lleva uno mala ropa...

FRANCISCO
Calla, Colás.

AGUSTIN
A esta mujer no le falta nadie delante de mí. (Amenazador)

TABLONES
Maño, si yo no l'hi faltan. L'hi pedido que cantara, que es su oficio. Pero en armonía. (Releñe, en la derecha, abriendo un palmo de boca)

GLORIA
Y voy a darle gusto, buen hombre.

AGUSTIN
¡Gloria!

RELEÑE
¡Ni otro que se ha güelto de cabeza!

TABLONES
Cincuenta riales te ganarás. Lo ofrecido es diauda.

GLORIA
Voy a cantar por nada. Coge la guitarra. Releñe. Quiero que me acompañes tú.

AGUSTIN
¡Gloria! ¿Estás en tu juicio?

GLORIA
Ahora, sí. Anda, muchacho.

RELEÑE
Camandulera, si no sé más que puntiar la jota.

GLORIA
Ya sabes bastante.

AGUSTIN
Pasa adentro o vete. (Doloroso imperio. Gloria le replica con un ademán persuasivo. Releñe trae una guitarra y empieza a rasguear la jota)

GLORIA
Palomica aragonesa,
no dejes tu palomar;
que te harán volver de lejos
las campanas del Pilar.

(Aparecen en la derecha Pilara y el señor Dionisio. En la izquierda, Belén, Ignacia, Luis y Manolo. Todas las comparsas que se crea conveniente en el portón)

AGUSTIN
¡Esto es lo tuyo, mujer! ¡La posada! ¡La jota! Canta de nuevo. Ahora seré yo quien te acompañe. (Le arrebata la guitarra a Releñe)

GLORIA
Agüita que corre al mar...

GLORIA y AGUSTIN
Agüita que corre al mar,
atrás no puede volver.
Así es también mi cariño,
cariño, cariño;
agüita que corre al mar
y atrás no puede volver.

PILARA
(Corre hacia Gloria con los brazos abiertos) ¡hermana mía! ¡Con nosotros al fin!

GLORIA
¡Y para siempre! (Se abrazan. Luego va hacia el señor Dionisio con los brazos abiertos) ¡Abuelo!

DIONISIO  
(Riendo y llorando a un tiempo) Hijica de mi vida. ¡Gracias a Dios podré morirme tranquilo!

GLORIA
¡Viejecito mío! Nunca más me separaré de su lado.

DIONISIO
¡Tenía que ser! Ha pasau su ramo de locura; pero es mujer de bien. Todo corazón, como semos los baturros, los de la cabeza atada, los que himos nacido en esta tierra bendita... (La orquesta ataca los primeros compases)

«Los de Aragón...»


TELON


Información obtenida en:
http://archive.org/stream/losdearagonzarzu3175serr#page/n1/mode/2up

No hay comentarios:

Publicar un comentario