martes, 9 de septiembre de 2014

El Tambor de Granaderos (Libreto)



EL TAMBOR DE GRANADEROS



Zarzuela cómica en un acto y tres cuadros en prosa.

Libreto de Emilio Sánchez Pastor.

Música de Ruperto Chapí.

Estrenada en el Teatro Eslava de Madrid el 16 de noviembre de 1894.


REPARTO (Estreno)

Gaspar – Isabel Brú.

Luz - Sra. García de Pinedo.

Bibiana - Sra. Sabater

Lego de la Merced – Bonifacio Pinedo.

Coronel de Granaderos – Daniel Banquells.

Don Pedro – Valentín García.

Quintana – Sr. Carrión.

Oficial – Sr. Zaldívar.

Soldados, pobres y pueblo.

La acción en 1808.


ACTO UNICO

Plaza pública. A la izquierda, primer término, cuartel de Granaderos con su garita a la puerta y el centinela correspondiente. A la derecha, en el primer término, una botillería con mesas y sillas en el exterior. En el fondo el convento de frailes de la Merced.


ESCENA PRIMERA

Mendigos y Mendigas, luego el Lego.

(Música)

CORO
¡Cuánto tardan estos frailes
en sacarnos la bazofia!
Como están ellos ahítos
no conciben que otros coman.
Ellos, hartos de tajadas,
siempre comen a sus horas,
y nosotros esperando
una miserable sopa.
Ya podían sacarnos la comida,
que nosotros venimos puntuales
y nos hacen pasar aquí la vida
en las tapias sirviendo de puntales.

UNAS
Yo he dejado a mis chicos en la casa
al cuidado del perro del vecino.

OTROS
Yo he perdido un bautizo en Santa Blasa
donde va a echar ochavos el padrino.

OTRAS
Yo he perdido el entierro de un casero
donde daban seis cuartos y la cera.

OTROS
Yo he perdido la boda de un torero
donde dan todo el vino que se quiera.

OTRAS
Yo he perdido el sermón del padre Cuentas,
que es el cura mejor para sermones,
donde escuchan las damas tan atentas
que se cortan las bolsas a montones.

TODOS
Y ese lego sin salir,
y esa sopa sin llegar;
no podemos resistir
tantas horas de ayunar.
Qué es lo que tendrán que hacer
esos frailes, ¡vive Dios!
No nos dan hoy de comer
y son cerca de las dos.

(Los pobres arman gran estrépito que cesa a la aparición del Lego)

LEGO
(Saliendo)
Hermanitos, más paciencia;
basta de murmuración.
¡Recordad en todo tiempo
lo que padeció el Señor!

CORO
¡El estómago nos pincha
y es el hambre nuestra atroz!

LEGO
¡Recordad en todo tiempo
lo que padeció el Señor.

(E1 Lego se pone en medio con la olla de la sopa delante y el cucharón en la mano. Todos le rodean)

Padre nuestro que estás en los cielos...

(El Lego murmura el rezo que sigue a esas palabras con la música)

CORO
El pan nuestro de cada día...

(E1 Coro murmura lo que sigue con la música)

LEGO
Dios te salve, María... (Id. id)

CORO
Bendita tú eres... (Id. id)

LEGO
Gloria Patri et Fili et Espíritu Santi.

CORO
Sicut erat in principio et semper
et in sécula seculorum. Amén.

LEGO
En el nombre del padre, del Hijo, del Espíritu Santo, amén. (E1 coro dice estas mismas palabras, que termina besando la cruz hecha con los dedos después de persignarse)

LEGO
(Hablado sobre la música)
Mucho orden, sobre todo, y si no, no hay sopa (Da la primera ración a un pobre)

LA POBRE
(Presentando otro puchero) Pa mí marido.

LEGO
¿Donde está tú marido?

UNA POBRE
En casa tullío.

UNO
Mentira, que yo le he visto en la taberna.

UN POBRE
No le haga usté caso, que le llevo yo todos los días un cuartillo a casa.

LEGO
Hombre, ¿tienes para vino y vienes por la sopa?

LA POBRE
¿Pus cómo lo va a pasar el pobre?

LEGO
Anda, largo de ahí.

TODOS
¡Fuera!... ¡Friera!...

LEGO
Vamos, que tengo prisa. A tí ya te he dado.

UN POBRE
No, señor; es que somos dos mellizos y se habrá usté confundió.

LEGO
¡Ah! ¿Con que tienes un gemelo?

POBRE
Sí, señor.

LEGO
¿Y le quieres mucho?

POBRE
Más que a mi vida.

LEGO
Entonces, váyase, hermano, que entre dos que bien se quieren con uno que coma basta. Vaya, rebañar la olla los que quedan. (Durante las palabras anteriores se han ido marchando los que tomaron la sopa y sólo quedan unos pocos que, al oír las últimas palabras del Lego, cogen la olla y se la llevan a un lado del fondo para comer)


ESCENA II

El Lego, Quintana y Pobres.

(Hablado)

QUINTANA
(Entrando) Hermano Roque, hay novedades.

LEGO
¿Qué ocurre?

QUINTANA
Que el señor consejero está decidido a que la niña vaya a un convento y profese.

LEGO
¡Qué atrocidad!

QUINTANA
Como que el tío me ha dicho que hoy tiene que dar a usted un encargo.

LEGO
¿A mí?

QUINTANA
A usted. Luego vendrán, porque están en misa en el Buen Suceso Ya verá usted, de fijo se trata de la clausura de la niña.

LEGO
¿Lo sabe Gaspar?

QUINTANA
No; el pobre está cada día más triste. Vamos, hermano Roque, que se hacen injusticias... Agarrar a un chico, meterle en un regimiento, dedicarle a tambor a pretexto de su talla, y todo porque su padre es buen español y no transige con Pepe Botella.

LEGO
¡Chist!...La verdad es que hacer eso con el hijo de un Conde... Y todo porque el señor consejero se ha empeñado en que su sobrina no se ha de casar con ese chico y se sale con la suya.

QUINTANA
¡Como yo tuviera poder!

LEGO
Ya se arreglará todo. ¿Ve usted? yo no he recibido las órdenes, soy un simple lego; pues no las recibo hasta que se arregle lo de Gaspar y... lo otro.

QUINTANA
La verdad es que usted le quiere mucho.

LEGO
Como que le debo a su padre todo lo que soy. (Muy bajo) ¿Qué hay de Bailén?

QUINTANA
Parece que se confirma.

LEGO
Si eso es verdad, me doy cuarenta disciplinazos hasta levantarme sangre.

QUINTANA
Y yo no me doy eso; pero lo que es cuarenta copas, sí me las tomo.

LEGO
No tantas, hermano, no tantas.

QUINTANA
Vamos, que si eso fuera verdad, hasta usted las tomaría.

LEGO
¡Yo!... ¡Quintana!... A mi me está prohibido el copeo. No puedo beber más que un solo trago diario.

QUINTANA
Pero, ¿cómo es ese trago?

LEGO
Lo que se puede resistir sin resollar.

QUINTANA
¿Y se aguanta mucho?

LEGO
Debajo del agua medio minuto; debajo del vino lo que se quiera. Vaya, voy a llevarme la olla... ¿No habéis acabado? ¿Qué vais a dejar para los gatos? (A los pobres)


ESCENA III

Dichos y El Coronel.

CORONEL
Llego a tiempo. Quintana. ¿Aquel es el lego Roque?

QUINTANA
El mismo.

CORONEL
Venga usted aquí. (E1 lego sin hacer caso se dirige al convento) ¿No me oye usted, fray demonios?

LEGO
¿Qué me quiere usted, señor Coronel?

CORONEL
Me han dicho que usted y otros compañeros del convento son los que provocan a las deserciones que todos los días experimenta el batallón.

LEGO
Mi reino no es de este mundo.

CORONEL
Ni de ninguna parte. Usted no tiene reinos a Dios gracias. Pero le advierto a usted, para que se lo diga a toda la comunidad, que mi mayor placer sería fusilar media docena de frailes.

LEGO
¡Ave María Purísima!...

CORONEL
¡Sin pecado concebida!... Yo fusilo al lucero del alba, y aquí obedece todo el mundo al rey, sea quien fuere, y al que no le obedezca, cuatro tiros. ¿Le parece a usted mal?

LEGO
Ca, no, señor; me parece muy bien.

CORONEL
Si todos hicieran lo que yo, de otro modo estaría el mundo.

LEGO
(Sí, estaría enterrado)

CORONEL
En una semana se me han escapado diez y seis soldados y cinco oficiales, y me da vergüenza no haber podido fusilar a la mitad por lo menos. También me han dicho que los señores mercenarios andan propalando noticias falsas y diciendo que el general Castaños ha derrotado al ejército francés en Bailén, y eso es mentira.

LEGO
Yo no sé nada. ¿Tiene algo más que mandarme vuestra señoría?

CORONEL
No tengo más que mandar. Dé usted un recadito al Padre Prior, y dígale que los españoles verdaderos son los que obedecen a su rey; y que don Carlos IV ha cedido la corona a Bonaparte, y éste a su hermano; de modo que el que obedece a don José obedece a don Carlos IV. ¿Está esto claro?

LEGO
Sí, señor.

CORONEL
Bueno, pues es la última vez que me digno dar cuatro razones sobre la materia. Prefiero dar cuatro tiros. Vaya usted con Dios.

LEGO
Quédese con él, hermano. (Vase)

CORONEL
Quintana, cuando venga el señor consejero, que me avisen,

QUINTANA
Está bien.

CENTINELA
¡Cabo de guardia! ¡El Coronel! (Vase el coronel)


ESCENA IV

Quintana, Don Pedro y Luz.

PEDRO
Vaya, para que no llores tanto te voy a convidar.

LUZ
No quiero tomar nada.

PEDRO
Nos sentaremos aquí antes de subir a casa.

(Tropieza con una silla)

LUZ
¡Ay!

PEDRO
Si ha sido de propósito. ¿Crees que no la veía?

LUZ
¡Pobre de mí! (Se sientan)

PEDRO
¡Quintana! (Llamando) Tráenos un refresquito, a menos que mi sobrina quiera otra cosa.

LUZ
No quiero nada.

PEDRO
Tú te lo pierdes, tonta. Pero no creas que esa actitud va a modificar mis pensamientos ni mis mandatos. Ya tienes a tu Gaspar en el alto cargo de Tambor de Granaderos, sus bienes confiscados, y tú camino del convento.

LUZ
¡Pobre de mí! (Llega Quintana con los refrescos)

PEDRO
¡Mi querido Coronel!...

LUZ
¡Si es Quintana!

PEDRO
Ya lo sé que este es Quintana; ¿crees que no veo? Es que decía, mi querido Coronel y
¿dónde andará?

QUINTANA
Ahora poco estuvo aquí, y dijo que vendría.

PEDRO
¿Conque hoy tenemos fiesta?

QUINTANA
Sí, señor; van a jurar la bandera todos los de la última leva.

PEDRO
Bien hecho; esos son buenos españoles, y no los que andan por ahí perturbando la patria. Procura dar a tu hijo... (Quintana se habrá ido)

LUZ
Pero si se ha ido, tío...

PEDRO
Ya lo sé: te decía a tí.

LUZ
¿A mí me hablaba usted de mi hijo?

PEDRO
Eso era un aparte. No me desesperes; veo como tú y como todo el mundo.


ESCENA V

Dichos y Gaspar, que sale del cuartel.

GASPAR
¡Luz!

LUZ
¿Qué haces ahí?

GASPAR
¡Adorarte!

LUZ
¡Que no te vean, por Dios!

PEDRO
Estoy muy contento. ¡El hijo del Conde de la Azuela convertido en tambor!... No sabrá tocar, (A tiempo que Gaspar le toca la mano a Luz )

LUZ
¡Sí sabe!

PEDRO
Ha resultado un hombre de ruido.

LUZ
No, pues usted no lo siente.

PEDRO
Hoy le verás desde el balcón por última vez. Saldrá vestido con la burda ropa de soldado, oliendo a rancho; jurará la bandera, besará la cruz... (Gaspar besará la mano a Luz) ¿Qué es eso, te burlas? He oído sonar un beso, y eso significa que tomas a broma una cosa para él muy seria, porque, después de jurar la bandera, quedará enganchado a las filas para muchos años.

LUZ
¡Qué modo de apretar! (Gaspar que le oprime la mano)

PEDRO
No hay más remedio; a eso conducen tus hazañas.

LUZ
¿Volvemos al asunto?

PEDRO
No: ya hemos quedado en que serás monja.

LUZ
Ha quedado usted solo.

PEDRO
Esa resistencia la vencerán personas que saben y pueden hacerlo.

GASPAR
(Pregúntale quién son) (A Luz)

LUZ
¿Qué personas son esas?

PEDRO
Ya lo sabrás cuando te los presenten. Mañana nos iremos a nuestra quinta de Alcalá y allí te enteras de todo. Voy a leer La Gaceta mientras viene ese Coronel.

(Música)

PEDRO
(Leyendo)
«Oficial: Su Majestad
el rey don José I
no ha tenido novedad.»
Es muy sano el extranjero.

GASPAR
Luz que alumbra mi existencia,
ven un poco al lado mío.

LUZ
Voy; pero háblame muy bajo
no sea que nos oiga el tío. (Levantándose)

GASPAR
Si me quieres tú a mí tanto
como yo te quiero a tí,
no te asustes de amenazas
que jamás podrán cumplir.

LUZ
Como yo te quiero tanto,
sabré firme resistir
y mi amor vivirá siempre
en mi pecho para tí.

GASPAR
Tú no profeses
nunca, bien mío.

LUZ
¡Ay, más bajito,
que te oye el tío! (Muy piano)

GASPAR
Tú no profeses
nunca, mi amor,
que aun cuando ahora
soy un tambor,
ya vendrá un día,
no ha de tardar.
en que podamos
ir al altar.
Y los que tanto
te hacen sufrir,
perdón de hinojos
te han de pedir.
Y mientras vivan
escucharán
en su conciencia
mi rataplán, (Luz se sienta en la silla)

PEDRO
(Leyendo)
«Ha almorzado María Luisa
anteayer con Napoleón;
y después han oído misa
con extrema devoción.»
Cuánto quieren nuestros reyes
al emperador se ve;
luego cumple bien las leyes
el que acata al rey José.

GASPAR
Luz que alumbra mi existencia
ven un poco al lado mío.

LUZ
Voy; pero hay que hablar muy bajo
no sea que nos oiga el tío. (Levantándose)
No seré monja
nunca, bien mío.

GASPAR
Habla más bajo
que lo oye el tío.

LUZ
(Muy piano)
No seré monja
nunca, mi amor,
que aun cuando seas
ahora tambor,
ya vendrá un día,
no ha de tardar,
en que podamos
ir al altar.
Y los que tanto
me hacen sufrir,
perdón de hinojos
me han de pedir.
Y mientras viven
escucharán
en su conciencia
tu rataplán.

(A dúo)

Gaspar
¡Tú no profeses
nunca, bien mío!
Mucho más bajo
que te oye el tío.
Esos que tanto
te hacen sufrir
perdón de hinojos
te han de pedir.

LUZ
¡No seré monja
nunca, bien mío!
Mucho más bajo
que te oye el tío.
Esos que tanto
te hacen sufrir
perdón de hinojos
me han de pedir.

LOS DOS
Y mientras vivan
escucharán
en su conciencia
mí / tú rataplán.

PEDRO
(Leyendo)
«Hoy ha nombrado
su majestad
un nuevo cónsul
en Castellmar.»

(A trío)

LUZ Y GASPAR
Y mientras vivan,
etc., etc.,

PEDRO
«Hoy ha nombrado,
etc., etc. ,

(Hablado)

PEDRO
Vaya, no hay nada de particular. Vamos, voy a dejarte en casa, porque yo tengo que ir al convento a despedirme ele los padres antes de ir a Alcalá. Toma, Quintana, (Se  acerca Gaspar y recibe el dinero que le da don Pedro) Si viene el Coronel le dices que suba a casa, que no le he podido esperar.

LUZ
Déme usted el brazo.

PEDRO
Te lo doy por galantería, pero no creas que lo necesito, porque veo divinamente.

LUZ
(A Gaspar) Ya lo ves; a Alcalá.

GASPAR
No importa.

PEDRO
No te pares, mujer.

LUZ.
No me paro. Por aquí. (A don Pedro que se va a meter por una ventana)

PEDRO
Ya lo sé; es que iba a ver una cosa, (Vanse por la derecha)


ESCENA VI

Gaspar.

GASPAR
En haciendo rataplán
yo no sé dónde a las hembra»
el sonido las dará
que las hace a todas
tiri, tiri, tiritar.

I

¡Rataplán!
Conocía yo a una maja
¡rataplán!
de la calle de San Juan
¡rataplán!
que traía loco al mundo
¡rataplán!
con su gracia y con su sal.
¡Rataplán!
Pero, arisca como un diablo,
rechazaba sin cesar
mis ofertas, mis palabras,
y mi firme terquedad.
¡Rataplán!
Hasta que un día furiosa
¡rataplán!
dijo:— Ven aquí, rapaz,
¡rataplán!
¿tú quién eres para hacerme
¡rataplán!
el amor de un modo tal?
— Yo soy el que toca el parche.
— Chico, tú no tocas ná
— ¿Que no toco? ¡Buena es esa!
toco una barbaridad.
¡Rataplán!
Y enseguida con salero
¡rataplán!
empecé yo a redoblar,
¡rataplán!
Y en el alma
la vibró mi rataplán.
Y hoy mi vista la disloca,
loca, loca, loca ya,
¡y en sus humos ablandada,
dada, dada, dada está!

II

¡Rataplán!
La mujer de un archivero
¡rataplán!
me gustaba por demás,
¡rataplán!
y en su pecho el amor mío
¡rataplán!
pretendía yo archivar.
¡Rataplán!
Era tímida y la daba
su marido miedo tal,
que era cosa muy difícil
el pintarla yo mi afán,
¡rataplán!
Pero al fin me dijo un día
¡rataplán!
— ¡Joven, no sea usté tenaz.
¡rataplán!
— ¿Y el esposo?—En el archivo,
¡rataplán!
y le va a usté a matar.
— Hago yo un ruido muy grande
y le asusto pronto.—¡Quiá!
No hay oreja que resista,
¡si es una barbaridad!
¡rataplán!
Y en seguida, con salero,
¡rataplán!
empecé yo a redoblar.
¡Rataplán!
Y en el alma
la vibró mi rataplán.
Y hoy de mí no se despega.
pega, pega, pega ya,
y el esposo en el archivo,
chivo, chivo, chivo está.


ESCENA VII

Gaspar y Quintana.

(Hablado)

QUINTANA
|Calle!... |Se han ido!...

GASPAR
¡Toma, yo pago!

QUINTANA
¡Eso es ser un tambor rumboso!

GASPAR
Ha llegado el momento de escaparme, porque yo no juro la bandera.

QUINTANA
¿Ahora?

GASPAR
Ahora mismo entro en la botillería, me prestas tu traje, y esta noche salgo camino de Andalucía.

QUINTANA
Y yo, ¿de qué me visto?

GASPAR
Con el uniforme.

QUINTANA
Para que me fusilen... ¡Pues bonito genio tiene el Coronel!


ESCENA VIII

Dichos y El Lego.

LEGO
¡Bendito y alabado sea Dios!

GASPAR
¡Hola!

LEGO
¡Vete al cuartel, vete al cuartel, que nos espían!

GASPAR
No vuelvo. Ahora mismo deserto.

LEGO
¡Calla! ¿Pero estás empecatado? ¡Serías cogido en el acto y pasado por las armas!

GASPAR
Oye, ¿sabes que don Pedro tiene citados a dos padres de la comunidad en Alcalá?

LEGO
Me tiene dado a mí el encargo para que yo se lo comunique al Padre Prior.

GASPAR
Y tú, ¿qué has hecho?

LEGO
Guardármelo. ¡Anda, al cuartel!

GASPAR
¡Jamás!

QUINTANA
Este nos compromete hoy a todos.

LEGO
¿Tú no sabes que el Coronel echa la culpa de las deserciones a la comunidad?

GASPAR
Mejor. Entra en la botillería y dame tú hábito.

LEGO
Eso es una locura.

QUINTANA
Si en mi casa no se hace eso, me pasan por las armas.

LEGO
Y a mí, ¿por dónde me pasan?

GASPAR
Sois unos cobardes.

LEGO
Porque temo por tu vida.

GASPAR
Temes por la tuya

LEGO
¡La mía, la mía!... Si no me tirase tanto la iglesia, en vez de profesar el año que viene seria militar y entonces... (Cogiendo a sus interlocutores de la mano y acercándoselos) ¿Ves a Napoleón?... Para almorzar... ¿Ves a José?...

GASPAR
Para beber.

QUINTANA
Señores, que nos pueden oír.

LEGO
¿Ves al Gran Duque de Berg?... para postre. Ese sería yo.

GASPAR
Pues dame el hábito.

LEGO
Eso no; está muy malo.

GASPAR
¿Y qué importa?

LEGO
No, no. Lo primero que me dijo el señor conde al emigrar: «procura que mi hijo no adquiera malos hábitos.»

GASPAR
Bueno, tú tendrás la culpa de lo que me suceda.

LEGO
Hay que tener paciencia y tocar el tambor unos días.

GASPAR
¡Que le toque el Nuncio!

LEGO
No sabe su eminencia esas cosas. Ten fe en la Providencia.

GASPAR
Sí, pero entretanto se la llevan a Alcalá.

LEGO
La Providencia no viaja.

GASPAR
Se llevan a Alcalá a mi Luz: ¿qué dirás a eso?

LEGO
Que nos quedaremos a obscuras.

GASPAR
Corriente. Voy a desertar con este mismo traje: ¿no me queréis amparar ni uno ni otro?... pues me voy así por la carretera para que me vean y me cojan. (Va hacia el foro)

LEGO
¡Gaspar!... ¡Es capaz de hacerlo!... ¡Gaspar!...


ESCENA IX

Dichos y El Coronel.

CORONEL
¿Qué es esto? (Gaspar se para y se cuadra. El Lego se pone a rezar) ¿Qué hacía usted fuera del cuartel?

GASPAR
Tomaba el aire.

CORONEL
Ya está formada la banda; en haciéndose la jura de bandera, treinta palos... ¡Adentro! (Vase Gaspar)

LEGO
¡Virgen Santísima!

CORONEL
¿Conque usted no escarmienta? (Al Lego)

LEGO
¡Bendito y alabado!

CORONEL
¿No me oye usted?

LEGO
Estaba rezando por encargo de éste, (Señalando a Quintana)

CORONEL
¿Qué hacía usted aquí?

LEGO
He salido a pedir limosna.

CORONEL
¡A pedir demonios!

LEGO
¡Ave María Purísima! (Santiguándose)

CORONEL
De esos treinta palos que va a recibir el tambor, aplíquese usted quince moralmente.

LEGO
¡Qué barbaridad!

CORONEL
¿Qué dice usted? Eso es llamarme bárbaro.

LEGO
Pero, moralmente, nada más.

CORONEL
Si ese recluta deserta, en todo un año, a usted le culpo. ¿Ha venido el señor consejero?

QUINTANA
Ya está en su casa.

CORONEL
¿Y por qué no me ha avisado usted?

QUINTANA
Se me había olvidado.

CORONEL
¡Hombre, de qué buena gana le fusilaba a usted también, y no se me logra!

LEGO
Si el señor Coronel quiere algo para el señor Consejero de Castilla, yo tengo que subir a
verle.

CORONEL
Sí, señor; y a usted le conviene mucho lo que le voy a dar. Dígale usted de mi parte, que ahí tiene el modelo de decreto que debe publicar el Consejo para impedir las deserciones. Léalo usted.

LEGO
«El Consejo de Castilla...»

CORONEL
Más abajo.

LEGO
«Dado en Madrid...»

CORONEL
Más arriba.

LEGO
¡Ah, sí!... «Serán pasados por las armas...»

CORONEL
Ahí.

LEGO
«Primero: Los soldados que falten a una lista. Segundo:» ¡Ay! «Los frailes que indujeren a los soldados a faltar a una lista. Tercero: Los paisanos que cometan el mismo delito. Cuarto: Los padres de los soldados y demás hijos que tengan. Quinto: Los hijos de los paisanos antes citados. Sexto: Todos los habitantes de las casas donde se esconda un desertor. Y séptimo: Todos cuantos interviniesen en su fuga.»

CORONEL
Creo que no se me ha pasado nada.

LEGO
Ni una rata.

CORONEL
Dígale usted que si tiene que dar algún toque a ese documento, me lo consulte.

LEGO
No creo que haya después de esto más toque que uno.

CORONEL
¿Cuál?

LEGO
El del juicio final.

CORONEL
Vaya, es la hora de la jura. No se olvide usted de ese bando. (Vase al cuartel)

LEGO
Adiós, hermano... de la humanidad.

QUINTANA
Yo voy a quitar de aquí el establecimiento.

LEGO
Harás bien; aquí lo único que prosperará es un cementerio, (Vase por el portal)


ESCENA X

En el cuartel suena el toque de llamada y tropa. El Coro empieza a aparecer por distintos lados de la escena. Después el Coronel, Oficial y Gaspar. En el balcón Don Pedro y Luz. Tambores, banda, etc. Al repetir las cornetas el toque de llamada y tropa canta el Coro lo siguiente.

(Música)

CORO
¿Qué sucede que las tropas
van a formar?
Algo ocurre que es preciso
averiguar.
No hay revista anunciada
ni formación.
¿Dónde irá tan temprano
el batallón?
Ya van, no cabe duda,
las tropas a salir.
Ya van los granaderos
sus cuerpos a lucir,
Irán a entrar de guardia
ó irán de formación;
veremos si van pocos
ó todo el batallón.

HOMBRES
Nosotros, donde vayan,
pensamos ir detrás.

MUJERES
¡Qué lástima de leva
para que fueseis más!

HOMBRES
¿Qué haríais sin nosotros?

MUJERES
¿Qué habíamos de hacer?

HOMBRES
¡Moriros de tristeza!

MUJERES
¡Tendría eso que ver!

TODOS
Ya van, no cabe duda,
las tropas a salir.
Ya van los granaderos
sus cuerpos a lucir.

(Empieza en el cuartel el paso doble y salen los gastadores seguidos de la banda de tambores, música y una compañía)

¡Qué airosos van los gastadores!
¡Qué paso llevan tan igual!
¡Qué buena banda de tambores!
¡Qué aspecto tienen tan marcial!

(Después de ejecutar algunos movimientos quedan formados frente al público, ocupando la cabeza del batallón el lado izquierdo del espectador. La música y la banda cesan de tocar y continúa solo la orquesta con el canto)

CORONEL
Los que van a jurar la bandera
que adelanten des pasos al frente,
y a formar a este lado en hilera
a las órdenes del subteniente.

(E1 Coronel saluda a un oficial que se acerca y éste se dirige al cuartel. Suenan dos golpes de tambor, las tropas presentan las armas y empiezan todos la Marcha Real)

CORO
Tenemos jura, jura,
que es una fiesta hermosa
y gran solemnidad.
¡Pobres soldados
que juran sin fe!... (Sale la bandera)
Con pocas ganas van,
con pocas ganas van.

(El abanderado se coloca en el centro, el Coronel a su derecha con la espada en ]a mano Los que van a jurar a la izquierda formados, y Gaspar el último de la fila)

CORONEL
¿Juráis todos morir por la patria,
defendiendo su nombre y su ley,
y al señor don José Bonaparte,
soberano y legítimo rey?

SOLDADOS
¡Sí, juramos!

CORONEL
Que Dios os lo premie
si lo hicierais, soldados, así;
y si no os lo demande y castigue
en el cielo lo mismo que aquí.

(E1 Coronel pone la espada formando cruz con la bandera y van besando los soldados mientras Luz canta desde el balcón)

LUZ
¡Pobre Gaspar mío,
qué horrible tormento
ese juramento
le debe causar!
Por mi amor tan sólo
sufre esa tortura,
¡qué grande amargura
que debe pasar!

(Al acabar Luz llega el momento de besar Gaspar)

GASPAR
(Parándose ante la cruz)
Yo ni beso, ni juro esa infamia,
de la patria ignominia y baldón.

CORONEL
¡Que no jura! Prendedle al instante,
pagará con su vida esta acción.

(Movimiento general)

GASPAR
¡Qué me importa la vida sin honra!
¡es mejor por la patria morir!

(Saca la espada)

CORONEL
¡Cómo es eso! Quitadle la espada.
Por lo visto, se va a resistir.

GASPAR
Acercaos, que no me defiendo.
¡Es que esta arma me causa rubor!
Me la dan para herir a la patria
en el nombre del vil invasor.

(Durante los anteriores versos se acercan a prenderle dos soldados, que retroceden cuando saca la espada y le sujetan después que la arroja al suelo)

CORO
Muy bien hecho... ¡que viva el muchacho
que a la patria prefiere ser fiel!

CORONEL
Al que aplauda esa acción le fusilo
a la puerta del mismo cuartel.

CORO
Lo mejor es chitón, por ahora,
que el que chille lo va a pasar mal.

CORONEL
Encerradle y que al punto le juzguen
el Consejo de guerra verbal.

LUZ
Pobre Gaspar mío,
infeliz Gaspar.

(Se llevan a Gaspar al cuartel)

tan sólo un milagro
le puede salvar!

CORO
¡Infeliz soldado
le van a matar;
tan sólo un milagro
le puede salvar!

(Mientras canta Luz la segunda vez los que han jurado la bandera vuelven a pasar por debajo de ésta, teniendo el Coronel una punta cogida)

CORONEL
¡Granaderos, firmes,
¡Sobre el hombro! ¡Ar!
¡Paso redoblado!
¡Flanco izquierdo! ¡Mar!

(Hacen el movimiento y van hacia el cuartel)

CORO
¡Qué airosos van los gastadores!
¡Qué paso llevan tan igual!
¡Qué buena banda de tambores!
¡Qué aspecto tienen tan marcial!

(Luz cae desmayada en el balcón)

MUTACION


CUADRO SEGUNDO


Fachada posterior del cuartel. Puerta en el centro y un centinela.
Es de noche


ESCENA PRIMERA

Dos Centinelas y Quintana con un refresco.

(Hablado)

VOZ
(Lejana) ¡Centinela, alerta! (Hacía la derecha)

VOZ
(Lejana) ¡Alerta está! (Hacia la izquierda)

CENTINELA
¡Alto! ¿Quién vive? (Entra Quintana)

QUINTANA
¡España!

CENTINELA
¿Qué gente?

QUINTANA
Un pobre hombre que trae un refresquito pedido por el reo que está en capilla.

CENTINELA
Espérese.

QUINTANA
Me espero.

CENTINELA
¡Cabo de guardia! Un refresco para el reo.


ESCENA II

Dichos, El Coronel y un Cabo.

CORONEL
¡Que avance ese paisano!

QUINTANA
Soy yo, mi Coronel.

CORONEL
¡Ah!... ¡Es Quintana! Otra de las ventajas de fusilar. Se protege al comercio.

QUINTANA
¡Qué barbaridad!... A mí me va bien de todos modos.

CORONEL
¿Qué es lo que trae usted ahí?

QUINTANA
Agua, bolaos y anisete de lo superior.

CORONEL
Coja usted todo eso. (Al Cabo)

QUINTANA
Gracias; que no se moleste el Cabo.

CORONEL
Que sí se moleste.

QUINTANA
Bueno que se moleste mucho: tenga usted.

CORONEL
En el cuartel, en estos casos, no puede entrar nadie. Sólo siento haber tenido que permitir que entren dos frailes de la Merced, para que pongan bien con Dios a ese granujilla.

QUINTANA
Bueno, adiós.

CORONEL
Espérese usted.

QUINTANA
¡Qué miedo tengo!

CORONEL
¡Pruebe usted todos esos líquidos!

QUINTANA
Gracias, mi Coronel; no tengo sed. (¡Qué fino!)

CORONEL
¡Pruébelo usted!

QUINTANA
Bueno; si usted se empeña... (Lo prueba)

CORONEL
Ahora, si dentro de dos horas no tiene usted novedad, se le podrá dar esto al procesado.

QUINTANA
¿Cómo novedad?

CORONEL
Se ha sabido que los enemigos trataban de mandar un veneno al tambor para librarle de la afrenta del fusilamiento.

QUINTANA
¡Pero si esto es de mi casa!

CORONEL
Justamente; y allí, sin que usted lo sepa, pueden haber echado un tósigo en lo que ya sabían que iba a pedir el reo.

QUINTANA
¡Dios mío! ¿Será posible?

CORONEL
Entre usted eso, y que nadie lo pruebe hasta que yo lo mande.

QUINTANA
Pero, mi Coronel, esas pruebas se hacen con un gato. (Muy asustado)

CORONEL
Esas pruebas se hacen con el primer responsable, que es el dueño del establecimiento donde no hay vigilancia. Que no se mueva de ahí en veinte pasos. (Vase)


ESCENA III

Quintana, Hermanos de la Paz y Caridad y Mujeres con farolillos.

QUINTANA
¡Dios mío! Si me parece que me duele algo ya. Pero qué bárbaro es este coronel. ¡Ay! ¡No, no me duele! pero me va a doler, de seguro. ¡Veinte pasos! Uno, dos, tres, cuatro. ¿Habrán echado algo mientras yo despachaba?.. Lo que es ardor sí siento. ¡Caramba!

(Salen dos hermanos de la Paz y Caridad seguidos de mujeres con farolillos)

HERMANO 1º
¡Para el reo que está en capilla!

HERMANO 2º
¡Hermano! ¿Tiene algo para el que va a morir? (A Quintana)

QUINTANA
El que va a morir puede que sea yo.

HERMANO 2º
¿Usted?

QUINTANA
Yo: porque a lo mejor no se sabe lo que se bebe... (Risas)

HERMANO 2º
Hermano, no es este el lugar de hallarse en tal estado. Ande a la cama.

QUINTANA
Ahora me toman por borracho.


ESCENA IV

Dichos, Gaspar y el Lego, ambos de frailes, por el cuartel. Un Oficial.

HERMANO 1º
¡Los padres de la ¡Merced!

LEGO
(Al oficial) Ahora que no entre nadie a hablar con el condenado en una hora. Necesita reflexionar sobre sus culpas.

OFICIAL
Así se hará.

LEGO
Señor Oficial, no olvidéis, por Dios, este encargo, que el alma es lo primero.

GASPAR
(¡Quintana! ¡Me va a conocer!)

LEGO
(Nadie te conocerá,! (Se acercan varios a besarles la mano)

HERMANO 1º
¿Está sereno?

LEGO
Muy sereno no está; pero puede estar tranquilo. Dejad al padre Benito, que está muy emocionado, (A los que besan la mano a Gaspar)

OFICIAL
¿Quiere el padre Benito que le acompañen dos números al convento?

LEGO
No, señor Oficial; al padre Benito no le gustan los números.

OFICIAL
No insisto.

QUINTANA
Si el padre Benito quisiera confesarme...

GASPAR
(Al Lego) (¡Vamos, hombre!)

LEGO
(Espera) ¿Confesar? Vaya al convento, hermano.

QUINTANA
Es que no puedo moverme de aquí, y creo que me voy a morir.

LEGO
¿Morir? ¿Por qué?

QUINTANA
Porque he bebido. (Risas)

LEGO
Nadie se muere de ese mal, si el vino es bueno. (Risas)

QUINTANA
Pero si no estoy borracho.

LEGO
Hagan paso, hermanos, (A Gaspar) (Bendice) Hagan paso, hermanos.

GASPAR
(¡Qué gente más pesada!) (Una le besa la mano) (¡Qué guapa chica!) (Le va a besar un hombre, y retira la mano y se la pone a otra mujer)

LEGO
Vamos, padre, no se deje besar tanto.

GASPAR
¡Esta si que es graciosa! (Le pone a una la mano)

MUJER 1ª
¡Gracias, padre! (Gaspar le tócala cara, y el Lego le tira del brazo)

LEGO
Vamos. (Vanse por la izquierda)

MUJER 1ª
¡Me ha tocado la cara el padre Benito!

MUJER 2ª
Chica, no lo digas. Eso se aguanta y se calla.

HERMANO 1º
Para el reo que está en capilla, (Sigue la procesión hacia la izquierda)

QUINTANA
Pues yo de morir, que sea bajo techado.

(Echa a correr y se mete en el cuartel. Los centinelas entran detrás para detenerle)

MUTACION


CUADRO TERCERO

Quinta cerca de Alcalá. A la derecha un pabellón pequeño. En el centro tapia con una puerta. A la izquierda el edificio principal de la quinta. Un banco rústico.


ESCENA PRIMERA

Bibiana, que sale al oír llamar en la puerta de la tapia; después el Lego y Gaspar, ambos de fraile.

BIBIANA
(Saliendo) ¿Quién llama?

LEGO
(Dentro) Abra, hermana.

BIBIANA
La voz del lego de la Merced. Sin duda está ahí el padre Benito. Voy, voy. (Abre)

LEGO
Anuncie, hermana Bibiana, que hemos llegado.

BIBIANA
¡Qué alegría va tener el señor consejero, que ya les echaba a ustedes de menos! ¿Vienen cansados vuestras reverencias?

LEGO
Así, así. La primera carrera fue grande, pero luego nos tranquilizamos, y se nos despertó un hambre terrible.

BIBIANA
Pues el señor consejero no está. ¡Cuánto lo va a sentir! Ha ido a tirar a las perdices; no tardará en volver. Entre tanto, ahí tienen preparadas sus habitaciones. ¿Ese es el padre Benito? (Por Gaspar que se ha alejado escudriñando los rincones)

LEGO
Sí, señora.

BIBIANA
¿Y como puede haber un padre tan joven?

LEGO
Porque hay jóvenes muy precoces.

BIBIANA
Dicen que tiene un pico de oro.

LEGO
¡Uf! ¡Es una cosa notable!

BIBIANA
Ahora parece mudo.

LEGO
Es que se reserva, pero luego, cuando se suelta, hay que taparse los oídos.

BIBIANA
Yo voy a decir que les hagan el almuerzo.

LEGO
Bien pensado.

BIBIANA
Padre Benito, deseo besarle la mano. (Acercándose a él)

GASPAR
Tenga, hermana.

BIBIANA
¡Le compadezco, padre! ¡Cuánto va a tener que trabajar con la niña!

GASPAR
¡Se trabajará! ¡Se trabajará!

BIBIANA
Por nada en el mundo quiere ser monja.

LEGO
Así le gustan al padre Benito las chicas precisamente. Vaya, disponga el almuerzo, hermana.

BIBIANA
Voy volando. (Medio mutis)

GASPAR
Ya lo oyes; se resiste. (Saltando de alegría)

BIBIANA
¡Se me olvidaba! (volviéndose y viendo sallar a Gaspar) ¿Qué es esto?

LEGO
(¡Quieto!) (A Gaspar) ¿Qué quiere, hermana?

BIBIANA
Se me olvidaba preguntar si comerán de carne.

LEGO
Sí; en viaje podemos comer de carne.

BIBIANA
(¡Qué rarezas tiene este padre Benito! ¡Juraría que estaba bailando!) (Vase por el pabellón de la derecha)


ESCENA II

El Lego y Gaspar.

LEGO
Te ha visto saltar.

GASPAR
No me importa. (Bajándose la capucha)

LEGO
¡Esso es! Si no hay juicio, yo me marcho. Tu te juegas la vida y yo las órdenes en esta aventura, porque de seguro que no me ordenan y además, me echan a la calle.

GASPAR
Sólo pienso en el infeliz padre López, que se quedó en mi puesto y me dio sus hábitos.

LEGO
Es un patriota; pero no tiene nada que temer. Toda su familia es afrancesada y no le harán nada. Siéntelo por mí que no voy a poder cantar misa.

GASPAR
No te importe; cuando nos reunamos al ejército de la patria mi padre te hará alférez .

LEGO
Gracias, no me tira el ejército; es decir, no me tira si no me coge tu coronel, porque entonces me tira de seguro.

GASPAR
Ella debe vivir allí. (Va hacia la izquierda)

LEGO
Pero, ¿dónde vas?

GASPAR
Quiero verla.

LEGO
Vaya, esto no es lo tratado. Aquí venimos solamente a que vea que estás vivo y a buscar el medio de quitarnos los hábitos para seguir a Zaragoza.

GASPAR
Eso es.

LEGO
De modo que esta noche salimos.

GASPAR
¿Esta noche? De ningún modo. Tenemos que estar aquí varios días.

LEGO
¿Días? ¡Nos cogen! ¡Nos cogen!

GASPAR
Han dicho que estas son nuestras habitaciones; vamos a verlas. Siquiera ahí me quitaré el hábito un momento. (Yendo a la derecha)

LEGO
Bueno; tú vete donde no te vean, que yo tengo que estudiar la topografía del terreno. ¿Hacia dónde caerá la bodega?

GASPAR
El ama te lo dirá.

LEGO
No necesito preguntar esas cosas El hermoso liquido de uva no se llama vino para mí.

GASPAR
¿Cómo se llama?

LEGO
Es otro tiempo del mismo verbo. Se llama ven, porque yo en cuanto le veo ya estoy acercándome.

GASPAR
No me cabe duda que deben estar aquí sus habitaciones. (Se acerca al edificio de la izquierda y trepa por la reja)

LEGO
Pero, hombre, ¿qué haces?


ESCENA III

Dichos y Bibiana, por la derecha. Gaspar al verla se descuelga de un salto.

BIBIANA
¡Jesús!... ¡Ya están echas las camas!

LEGO
Bueno, hermanita.

BIBIANA
Dígame, ¿el padre Benito padece algún mal?

LEGO
No, no sé.

BIBIANA
Siempre está saltando.

LEGO
No, no es que salta; es que se exalta por la fe. ¿No ha oído hablar la hermana de la exaltación de la fe? Pues eso es.

BIBIANA
¡Ah!... ¡Eso es otra cosa!

LEGO
Padre Benito, nuestras celdas nos esperan.

BIBIANA
Avisaré para el almuerzo.

LEGO
(Nos estás comprometiendo) (Vanse por la derecha pabellón)


ESCENA IV

Bibiana, después Don Pedro.

BIBIANA
Pues este padre es muy raro; él no habla apenas pero se mueve y se agita. (Llaman a la puerta del fondo) Voy, voy. Ese es el amo.

PEDRO
¡Ni una pieza! (Entrando)

BIBIANA
(¡Claro, si no se ve!)

PEDRO
Y eso que yo tengo una puntería, que donde pongo el ojo pongo una perdigonada. ¿Ha venido el correo?

BIBIANA
No, señor; pero ha llegado la visita que esperábamos.

PEDRO
¿El padre Benito?

BIBIANA
El padre Benito, y el lego que iba a casa a pedir limosna.

PEDRO
¡Ahora verás esa mozuela! Yo no conozco al padre Benito; pero sé que tiene una elocuencia capaz de convencer a las mismas piedras. Aquí sale el lego.


ESCENA V

Dichos y el Lego por el pabellón de la derecha.

LEGO
¡Mi señor consejero!

PEDRO
¿Qué tal ha ido en el viaje?

LEGO
Muy bien; nos han traído en un carrito algo incómodo, pero nada más. Expresiones del padre guardián.

PEDRO
Mil gracias. ¿Y el padre Benito?

LEGO
Duerme.

PEDRO
Entonces, no interrumpiremos su sueño.

LEGO
No, eso le molestaría mucho.

PEDRO
¡Qué gana tengo de ponerle delante de mi sobrina!

LEGO
¿Sí? Pues más gana tiene él.

PEDRO
¿Habrá llegado a su noticia que es muy rebelde?

LEGO
¡Echele usted a él chicas rebeldes!... ¡Las vuelve tarumba!

BIBIANA
¿Tarumba?

PEDRO
Quiere decir que le gustan difíciles de convencer, para alcanzar con el triunfo mayor gloria de Dios.

LEGO
Eso es, por la gloria de Dios venimos.

PEDRO
Me han dicho que ha hecho ya algún milagro ese siervo del señor.

LEGO
Ya lo creo que ha hecho.

BIBIANA
Cuente, hermano, cuente.

LEGO
(¿Qué contaré yo?)

(Música)

LEGO
Erase un labrador muy devoto
que un pedazo de tierra tenía
tan estéril que no producía
ni ocho granos de trigo candeal.
Cuanto el hombre sembraba, otro tanto
le pudría aquel suelo maldito,
hasta que un día el padre Benito
el remedio pidió de su mal.
Nuestro padre soltó dos latines
y el labriego se fue tan contento
y al volver al campo ¡oh portento!
¿cómo el suelo diréis que encontró?

PEDRO
¿Todo verde?

LEGO
¡Mejor todavía!

BIBIANA
¿Con espigas?

LEGO
¡Jesús, qué inocentes!
¡Con millones de roscas calientes
que el milagro del santo amasó!

PEDRO
¡Qué milagro, cielos! ¡oh!

BIBIANA
¡Qué milagro, cielos! ¡ah!

LEGO
¡Cómo miento, cielos, yo!

BIBIANA y PEDRO
¡No hay mayor prodigio ya!

LEGO
¡No hay mayor embuste ya!

Erase una muchacha bonita
que aspiraba a casarse y en vano,
pues ninguno le daba su mano
y se le iba pasando la edad.
Aburrida de ver que los hombres
despreciaban su bello palmito,
vino en súplica al padre Benito
y un esposo pidió por piedad.
Nuestro padre soltó dos latines
con el santo fervor que le abrasa,
y al volver compungida a su casa,
¿qué diréis que la chica encontró?

PEDRO
¿Pretendiente?

LEGO
¡Pues vaya un milagro!

BIBIANA
¿Cinco novios?

LEGO
Motivo de riñas.
Un marido, la suegra, seis niñas
y un chiquito que amante crió.

(Como antes)

PEDRO
¡Qué milagro! etc.

BIBIANA
¡Qué milagro! etc.

LEGO
¡Como miento! etc.

(Hablado)

PEDRO
¡Qué hombre!

BIBIANA
Yo tengo que confesarme con él.

LEGO
No, eso no. Le molestaría mucho.

PEDRO
Y diga usted: ¿aquel hijo del Conde de la Azuela, seria fusilado ayer?

LEGO
Le dieron cuatro tiritos y a casa.

PEDRO
¿Cómo a casa?

LEGO
Quiero decir al camposanto.

BIBIANA
¡Requiescant in pace!

LEGO
¡Amén!

PEDRO
Yo voy a anunciar a Luz la visita; tú a disponer una buena comida. Y en seguida pasaremos a visitar al buen padre en su celda.

(Vase por la izquierda)


ESCENA VI

Bibiana y El Lego.

BIBIANA
Hermanito, tengo que hablarle.

LEGO
¿Qué será esto?

BIBIANA
Yo soy soltera.

LEGO
¡Santo estado!

BIBIANA
Me he pasado la vida cuidando al señor consejero, que tiene un genio inaguantable.

LEGO
¡Méritos para el cielo!

BIBIANA
Ya que viene a conseguir que su sobrina tome estado, debían hacer lo mismo con el tío.

LEGO
¿También quiere el señor consejero ser monja?

BIBIANA
No es eso: Cuando se vive treinta años con una mujer soltera y honrada, como yo, se la debe una indemnización.

LEGO
¿De daños y perjuicios?

BIBIANA
De perjuicios nada más; yo he desechado muchos novios.

LEGO
¿Si? (Hay hombres para todo)

BIBIANA
¿No merezco que el señor consejero me de su mano al fin de la vida?

LEGO
No sabemos cómo querrá acabar sus días.

BIBIANA
Debe casarse conmigo por varias razones. Primera, porque no ve.

LEGO
Esa es la más fuerte... (Y casi la única)

BIBIANA
Si el padre Benito le quisiera decir algo...

LEGO
El padre Benito tiene bastante que hacer con la niña. Pero yo me encargo de eso.

BIBIANA
¿Usted? ¿De veras?

LEGO
Yo; y que tengo buena mano para casorios; pero es preciso que la hermana haga aquí lo que yo le diga y nada más.

BIBIANA
Lo que me mande.

LEGO
Pues hecho: en cuanto yo le diga al señor consejero; «Esa mujer no puede estar así más tiempo... ¡Treinta años desechando novios!... Con tanto desechar, está desecha, etcétera, etc.»

BIBIANA
Eso, eso...


ESCENA VII

Dichos, Gaspar, luego Don Pedro y Luz.

GASPAR
(Tropezando a) salir del pabellón de la derecha) ¡ Voto a Satanás!

LEGO
¡Qué atrocidad!

BIBIANA
¡Ave María Purísima!

GASPAR
¡Ah! ¡Está aquí la vieja!

BIBIANA
¿Pero jura el padre Benito?

LEGO
No, no señora… no jura, es que conjura...

BIBIANA
¡Ah! No se olvide de mi encargo, (Salen don Pedro y Luz)

GASPAR.
¡Ella! (Al verlo salir por la izquierda)

PEDRO
(Retírate, Bibiana! (Vase Bibiana)

LEGO
(¡Mucha prudencial, por Dios!)

GASPAR
(¡No tengas cuidado!)

PEDRO
(Se acerca con Luz que no levanta los ojos del suelo) ¡Reverendo padre! (Le besa la mano) Luz, besa la mano al padre Benito, (Luz se acerca a besar la mano a Gaspar)

GASPAR
(¡Soy yo!) (Bajo a Luz)

LUZ
¡Ah! (Da un grito y cae como desmayada en el banco)

(Música)

PEDRO
¿Qué le pasa, Jesucristo,
que se pone Luz así?

LEGO
Es el susto de haber visto
a tan santo padre aquí.

GASPAR
Por mi padre San Antonio
que la causa de ese ataque,
es que alberga algún demonio
y es preciso que lo saque.

PEDRO
¡Un demonio! ¡Cielo santo!
lo he debido imaginar,
cuando se ha negado tanto
mis consejos a escuchar.

LEGO
(¿Qué es lo que te se ha ocurrido?)
¡Ten prudencia, vive Dios,
porque aquí al menor descuido
nos ensartan a los dos!)

GASPAR
Póngase de hinojos.

(Se ponen de rodillas don Pedro y el Lego)

LEGO
¡Ay, nos compromete!

GASPAR
Y en un periquete
la expulso a Satán.

PEDRO
¿Periquete ha dicho?

GASPAR
Ponte tú delante, (Al Lego)

(Cambian de sitio de modo que el Lego tape a don Pedro)

Dentro de un instante
los diablos se van.
¡Dominus vobiscum!
Contesten a dúo. (A los dos)

LOS DOS
Espiritu tuo.

GASPAR
Per semper.

LOS DOS
Amén.

GASPAR
¡Siempre tan hermosa!
¡Mi Luz hechicera! (Acercándose a ella)

LEGO
(¡Se acerca, Dios quiera
sacarnos con bien!)

GASPAR
(Retrocede y canta lo siguiente, haciendo violentos movimientos con los brazos)
Luminia de celis.
Ego sum Gasparis,
e nun te asustaris
estando yo aquí.

LEGO
¡Cuánto disparate!
¡Descubre el engaño!

PEDRO
¡Latín más extraño
yo nunca le oí!

LUZ
¿Qué es esto? (Volviendo en sí)

GASPAR
¡Silencio!
Por Dios, disimula;
Satanis et nula
et fugite pues.
Recen veinte salves, (A los dos)
et cum viento frescum, (Idem)
vete Satanescum
do el infernun es.

LUZ
(Levantándose)
¡Gaspar de mi vida,
cuánto gozo al verte!
Creí ya perderte
por siempre jamás.

GASPAR
Yo vengo a decirte
que el peligro afronto;
que estoy libre, y pronto
mi esposa serás.

PEDRO
¿Ha salido el diablo?

LEGO
No, señor. Recemos.

PEDRO
A ver si podemos
hoy con Belcebú.

GASPAR
No temas a nada.

LUZ
¡A nada, bien mío!

GASPAR
Desoye a tu tío.

LUZ
Lo que quieras tú.

GASPAR
Que yo vendré pronto.

LUZ
Con ansia te espero.

GASPAR
¿Me quieres?

LUZ
Te quiero.

LOS DOS
Lo mismo que yo

LUZ
¿Lo juras?

GASPAR
Lo juro. (La besa)

LEGO
¡Zambombis! ¡Un beso!... (Levantándose)

PEDRO
Hermanos, ¿que es eso? (Idem)

LEGO
Que ya se marchó.

PEDRO
¡Qué ruido tan raro!

LEGO
¡Don Pedro te ha oído!

PEDRO
¿Por donde ha salido?

LEGO
No lo he visto bien.

GASPAR
Dominus vobiscum, etc.

(Hablado)

PEDRO
¡Cuánto le debo! (A Gaspar)

LEGO
Ante todo, esta noche salimos para Zaragoza, y es preciso que don Pedro nos prepare un carrito.

GASPAR
¡Pero!...

LEGO
(¡Cállate!) esta noche nos vamos.

PEDRO
Pero, ¿tan pronto?

LEGO
Sí: tenemos allí una misión.

PEDRO
Pero, ¿no me dejan a la niña convencida?

LEGO
Ya lo está.

PEDRO
¿Ya?

LEGO
Verá, hermano. Venga aquí, niña. ¿Se compromete a hacer cuanto le mande el padre Benito?

LUZ
Todo lo que él quiera.

PEDRO
De modo que si él dice que entres en un convento, ¿entrarás?

LUZ
En cuanto él me lo mande.

PEDRO
¡Sobrina de mi vida!... (Abraza al Lego)

LEGO
¡Querido tío!...

PEDRO
¡Ah! ¡Perdón! ¡Qué alegría!... ¡Con qué le pagaría yo al padre Benito!... ¡Tener el diablo en casa, y con cuatro palabras, fuera!

LEGO
¡Estarse quietos! (a Gaspar y luz, que se abrazan)

LUZ
Si no ve.

LEGO
Pero veo yo, ¡caramba!

PEDRO
Ven aquí, sobrina mía. Ahora que has recibido un favor tan grande del cielo, debes ir a dar gracias al Señor.

LUZ
¿Al padre Benito?

PEDRO
No, hija; al Señor, porque te ha dejado limpia del enemigo ¿No le parece que la niña debe ir a rezar?...

GASPAR
De ningún modo...

LEGO
(¡Hombre!)

GASPAR
De ningún modo me opongo a cosa tan justa, Pero debe volver. (E1 lego tira del hábito a Gaspar)

PEDRO
Vete, ya te llamaremos para almorzar. Besa la mano al padre Benito, (A Luz)

LEGO
(Interponiéndose entre Luz y Gaspar) No, ahora no debe besar ninguna mano, porque el diablo debe andar cerca, y en boca que besa entran moscas y demonios.

LUZ
Bueno, me retiro. (Entra en su habitación. Gaspar quiere seguirla y el lego le detiene, asiéndole del hábito)


ESCENA VIII

Dichos, menos Luz.

PEDRO
Mientras llega la hora de almorzar, tenía yo que consultar un caso de conciencia con el padre Benito.

LEGO
(Bueno; no hagas alguna barbaridad) (Vase por la derecha)

GASPAR
Veamos. (Se sienta)

PEDRO
Luz posee una fortuna que le dejó su padre, mi pobre hermano, y que yo administro.

GASPAR
¡Mal!

PEDRO
No, señor, bien. Si ella entra en el convento tendrá que renunciar a todo.

GASPAR
¡Ah, pícaro!

PEDRO
¿Quién?

GASPAR
¡Nadie!

PEDRO
(¡Qué seco es este padre!) Bueno, y ¿entonces qué hago yo con esta fortuna?

GASPAR
Comérsela.

PEDRO
Es lo que yo pensaba hacer.

GASPAR
¿De veras? ¡Grandísimo bribón!

PEDRO
¿Cómo bribón?

GASPAR
(¡Me contendré!) Eso de bribón, no se lo digo a usted; es el principio de un exorcismo que he compuesto. Se dirige al diablo.

PEDRO
¡Ah! Pues bien; yo, francamente, he gastado, sin deber, una parte de ese dinero.

GASPAR
Siga usted.

PEDRO
Siendo mío después todo el dinero, no he pecado al comerme una parte, porque se trata de lo mío.

GASPAR
Pillos he visto en mi vida, pero como tú ninguno. (Levantándose)

PEDRO
Ese si que es un bonito principio para que el diablo se ofenda.

GASPAR
Si te lo digo a ti, ¡viejo maldito! (¡Yo no puedo aguantarme!)

PEDRO
Padre Benito, misericordia, que no he acabado.

GASPAR
¡Qué padre, ni qué ocho cuartos! Quítate delante de mi vista.

PEDRO
Pero si eso es un pecado, me absolverá.

GASPAR
¿Yo? Restitúyelo primero.

PEDRO
¡Qué genio!

GASPAR
Restituye, que si no te vas a encontrar con el primer puntapié.

PEDRO
Esto no es un reverendo, esto es una fiera. (Vase por detrás de la quinta)

GASPAR
¡Ladronazo!


ESCENA IX

Gaspar, Bibiana y Luz.

GASPAR
¡He debido ahogarle!

BIBIANA
Vamos, señorita. (¡Ay, el padre Benito!) Vamos a la iglesia a dar gracias a Dios. ¿Quién lo había de decir? ¡Endemoniada!

GASPAR
¿Y a qué van ahora a la iglesia?

BIBIANA
¡El señor lo ha mandado!

GASPAR
¡El señor es un bribón! (Cogiendo a Luz y nevándosela a un lado)

BIBIANA
¡Ave María Purísima!

LUZ
No cometamos imprudencias.

GASPAR
Sí cometamos. Nos tenemos que marchar ahora mismo, porque no he podido contenerme y me he desvergonzado con tu tío.

LUZ
¿Te habrá conocido?

BIBIANA
Que van a cerrar la iglesia. (Acercándose a ellos)

GASPAR
Déjenos en paz.

BIBIANA
¡Ay, qué mal genio tiene!

GASPAR
Estaba por llevarte conmigo.

LUZ
Eso no.

GASPAR
Déjame que te abrace por última vez.

LUZ
¿Pero no reparas?

GASPAR
¡Me da lo mismo! (La abraza)

BIBIANA
¡En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo!


ESCENA X

Dichos y el Lego por el pabellón.

LEGO
¡Padre Benito!

GASPAR
Estoy bendiciendo a esta hija del Señor.

BIBIANA
(La ha abrazado) (Aparte al Lego)

LEGO
Es que cuando echa un diablo de un cuerpo le dan ganas de saltar.

BIBIANA
Y de abrazar.

GASPAR
Yo no sé para qué andamos con tanto disimulo con una vieja cómplice del otro.

BIBIANA
¿Por quién dice eso de vieja?

LUZ
Está dispuesto a perderse.

LEGO
Eso de vieja, debe ser por...

GASPAR
Eso de vieja es por usted; ¡arpía!

BIBIANA
¿Cómo arpía?

LEGO
¡Válgame Dios! No haga caso, hermana; eso es que el diablo que ha salido de Luz, se le ha metido a él en el cuerpo.

BIBIANA
Es que yo no me dejo llamar vieja ni del demonio.

LEGO
(¡Siento ya la cuerda en el pescuezo!)

GASPAR
¡Hasta la vista! (La abraza)

BIBIANA
Pero, ¿cómo tolera eso su merced?

LEGO
Mi merced ya no respira.

BIBIANA
¡Voy a llamar al amo!

LEGO
¡Eso no! (Sujetándola)

LUZ
¡Por Dios, Bibiana!

GASPAR
¡Vamos! (Al Lego)

LEGO
Ya es lo mismo irnos que quedarnos, (Llaman a la puerta)

LUZ
¿Quién será?

VOZ
¡Abrid, ó echo la puerta abajo! (Dentro)

LEGO
¡El Coronel!

LUZ
Esconderse en seguida.

LEGO
¡Nos ahorcaron!

GASPAR
Ven; por allí habrá alguna ventana ó algo por donde escapar. (Gaspar y el lego se van por la derecha)

LUZ
¡Ampáreles usted!

BIBIANA
¡Que les ampare la virgen, que me han llamado vieja! (Golpean la puerta) ¡Voy, voy! (Va a abrir)


ESCENA XI

Coronel, Bibiana, Luz, Soldados, Don Pedro y Mujeres del pueblo.

CORONEL
Cuidado con todas las ventanas de la casa. ¿Donde está el señor consejero?

BIBIANA
Voy a avisarle. Digo, aquí sale.

PEDRO
¿Qué es esto, señor Coronel?

CORONEL
¡Friolera! ¡Como usted sea cómplice, le fusilo también! Aquel bribonzuelo de tambor que hacía el amor a su sobrina, y que ya teníamos en capilla para pasarle por las armas...

PEDRO
¿No pasó?

CORONEL
Se fugó disfrazado de fraile con el lego del Convento de la Merced, dejando en su lugar al padre López.

PEDRO
¡Entonces están aquí! ¡Pero no puede ser! ¡Si yo veo muy bien!... ¡Cómo iba a confundir a un tambor, señor Coronel! (A un soldado)

CORONEL
¿Dónde están? ¿Usted no ve gota?

LUZ
Se han marchado.

BIBIANA
Mentira. Están allí, (Señalando al pabellón)

CORONEL
Vamos a cerciorarnos. Guíe usted, (A Bibiana)

BIBIANA
¿Yo?

CORONEL
Guíe usted o la fusilo también: como a usted si sigue encubriéndolos. (Por don Pedro)


ESCENA XII

Dichos, Gaspar y Lego; aparecen en el descansillo de la escalera del pabellón. Gaspar sin hábito.

GASPAR
No hace falta que nadie guíe. Aquí estoy.

LEGO
¡Creo en Dios padre todo poderoso! (Poniéndose de rodillas)

CORONEL
En nombre del rey te intimo para que te entregues.

GASPAR
Me entregaré muerto.

CORONEL
¿Sí? ¡Preparen! (A los soldados) ¡Viva el rey José II...

SOLDADOS
¡Viva!


ESCENA ULTIMA

Dichos, Un Oficial y Quintana, entrando por el foro precipitadamente.

OFICIAL
¡Mi Coronel!

CORONEL
¿Qué ocurre?

OFICIAL
Vengo reventando caballos. El monarca francés ha abandonado a Madrid, a consecuencia de la victoria de Bailén.

CORONEL
¡Ah! ¡Descansen! (A los soldados)

OFICIAL
El Consejo real ha proclamado a nuestro rey.

CORONEL
¡Me alegro! ¡Viva Carlos IV, que es el monarca de mi corazón!

TODOS
¡Viva!

QUINTANA
No, señor; si ha sido a Fernando VII.

CORONEL
¡Ah! ¡Viva Fernando VII, que siempre lo he llevado yo aquí! (Señalando al pecho)

QUINTANA
El Consejo real ha nombrado Corregidor de Madrid al Conde de la Azuela.

CORONEL
Venga usted aquí, hombre. ¡Que sea enhorabuena! Por lo que yo quiero a su padre de usted, no he mandado hacer fuego antes, (A Gaspar que baja del descansillo y se acerca a Luz)

LUZ
¡Tú estás libre!

GASPAR
¡Al mismo tiempo que la patria! (Se abrazan)

CORONEL
A este señor nos le llevamos para pasarle por las armas, por afrancesado, (Señalando a don Pedro)

GASPAR
Yo le suplico a usted que le suelte.

CORONEL
Se le debe condenar a muerte.

LEGO
No, señor; se le conmuta la pena por la inmediata. Cásese usted con esa. (Por Bibiana)

BIBIANA
¡Gracias, señor! (Acercándose a don Pedro)

PEDRO
¿Tendré que restituir lo que llevo gastado?

GASPAR
Ego te absolvo.

LEGO
¡Amén! (Música y telón)



FIN


Información obtenida en:
https://archive.org/details/eltambordegranad4232chap

No hay comentarios:

Publicar un comentario