lunes, 6 de abril de 2015

Influencias Políticas (Libreto)



INFLUENCIAS POLITICAS



Zarzuela en un acto y en verso.

Arreglada a la escena española por D. Mariano Pina.

Música de Cristóbal Oudrid.

Representada por primera vez en Madrid, en el teatro de la Zarzuela, el 24 de Abril de 1863.


REPARTO (Estreno)

Amelia - Sra. Isturiz.

La Condesa - Sra. Bardan.

El Príncipe - Sr. Caltañazor.

El Conde - Sr. Cubero.

Lord Kinton - Sr. Arderíus.

Daniel - Sr. Landa.

Un Lacayo - N. N.

La escena es en París. —Reinado de Luis XV.


ACTO UNICO

Gabinete de la época lujosamente amueblado. Puertas laterales y en el foro. Piano, mesa con reloj y recado de escribir, candelabros, espejos, sillas, etc. Es de noche.


ESCENA PRIMERA

La Condesa: después El Conde.

Al levantarse el telón, aparece la Condesa mirándose a un espejo y haciendo lo que indica el diálogo. Después aparece el Conde por la puerta izquierda del actor.

CONDESA
Otro lunar en la barba,
y doy más gracia al semblante.
Cuántas muchachas de quince
quisieran tener mi talle,
y este porte distinguido,
y este mirar, y este aire
que trasciende a noble alcurnia
y trasmina a buen linaje!
Indudablemente estoy...

CONDE
Condesa, estáis admirable.

CONDESA
Sois vos, Conde? Qué os parezco?

CONDE
Oh!... me parecéis un ángel.

CONDESA
Sois el esposo más fino
y galán que puede darse.

CONDE
Porque soy el más dichoso.

CONDESA
Si lo decís, porque nadie
puede llevar más erguida
la cabeza, ni jactarse
de tener una mujer
de vida más intachable,
tenéis razón. Y no es
porque ocasiones me falten...
Ahí está la Pompadour,
la beldad de las beldades,
la favorita del rey,
mi parienta, que en tratándose
de bellezas perseguidas
y de virtudes constantes,
me cita a mí como tipo...

CONDE
Lo creo.

CONDESA
A estas cualidades
debo que no tenga celos
de mí y de su augusto amante.

CONDE
Y decid, la habéis hablado
de nuestros futuros planes?

CONDESA
De la embajada? Ayer mismo
me dijo con finas frases,
que os tiene muy en memoria
su majestad.

CONDE
Esta tarde
me ha saludado el monarca
de un modo lo más amable...

CONDESA
Tened por cosa segura,
que habrá cambios y vacantes
en breve, si la alianza
con la Inglaterra se hace.

CONDE
Y se hará, quién pone en duda
que esa nación noble y grande...

CONDESA
El príncipe de Ligní,
que es el ministro más hábil,
la defiende, y como es
el favorito...

CONDE
Adelante.

CONDESA
De la favorita...

CONDE
Y somos
del favorito uña y carne...
voy de seguro a Berlín,
ó a Madrid ó a Copenhague...
Entre tanto, es oportuno
dar esta noche ese baile.
Id, y que la Pompadour
á nuestra fiesta no falte.
De seguro vendrá el Príncipe
y otras notabilidades
políticas.

CONDESA
Y si Amelia
de su excentricismo sale,
y consiente en ser esposa
de Lord Kinton.

CONDE
Oh! ese enlace
con el primer secretario
de la embajada, el tu autem
del ministro inglés, sería
un apoyo formidable.

CONDESA
Pero Amelia es tan indócil,
que de seguro da al traste
con nuestro plan.

CONDE
Lo veremos!
Pues fuera chistoso el lance...
Después de darla un asilo,
huérfana de padre y madre!..

(Se oye tararear a Amelia)

CONDESA
Ah!... No escucháis? Aquí viene
haciendo gárgaras de aire.


ESCENA II

Dichos: Amelia por la puerta izquierda del actor.

AMELIA
Oh!... Estáis aquí? Lo celebro.
Conque al fin tenemos baile?

CONDE
Sí tal; pero más valía
que en vez de las nimiedades
de que te ocupas, pensaras
en cosas algo más graves.

AMELIA
Más graves?... Pues no adivino...

CONDE
Que pensaras en casarte.

AMELIA
Casarme? Yo no me opongo:
con tal que el novio me agrade...

(Música)

No hay niña de mi genio
ni de mi edad,
que se niegue a un contrato
matrimonial;
pero está el quid,
en que la niña guste
de su Amadís.
Que si no se quieren
con ardiente fe,
pronto su desdicha
lloran ella y él.
El marido trina,
gime su mitad,
y si de por medio
hay algún galán...
La, lará, la, la,
la, lara, la, la.
En dándome un amante
bello y gentil,
al momento gozosa
le doy el sí;
pero mi voz,
si el novio no me agrada,
dirá que no.
Que si no le quiero
con ardiente fe,
pronto mi desdicha
lloraré con él,
Y de mi marido,
íntegra mitad,
no quiero que digan
al ver un galán...
La, lara, la, la,
la, lara, la, la.

(Hablado)

CONDE
El novio que te propongo,
y cuyo nombre ya sabes...

AMELIA
Lord Kinton?

CONDE
Precisamente.

AMELIA
Tan magro!... Tan estandarte!...

CONDESA
Cuanto más magro es el hombre,
más viva tiene la sangre.

AMELIA
Pues Lord Kinton no me agrada.

CONDE
Pues es un soberbio enlace,
y, ó te casarás con él,
ó por Dios!. .

AMELIA
No hay que enfadarse.
Yo os prometo. .. dadme un plazo
para pensarlo, y si antes
no se presenta un partido
más...

CONDE
No quiero que me llames
cruel. Te concedo...

AMELIA
Un año?

CONDE
Diez minutos.

CONDESA
Y es bastante.

AMELIA
Diez minutos!...


ESCENA III

Dichos, Daniel, por el foro.

DANIEL
Señorita?

AMELIA
(Daniel!)

CONDE
Eh! qué?...

DANIEL
(Me intimidan
con sus miradas crueles)

AMELIA
Ah!... sois vos?

DANIEL
Estos papeles...

AMELIA
Pasad.

CONDESA
Quién es este quidan?

AMELIA
Este joven es... Daniel.

CONDE
Daniel... qué? El Conde de?...

AMELIA
No.

CONDESA
El Duque?..

DANIEL
Dios no me dio
tan codiciado oropel.

AMELIA
Daniel Bridett mi paisano,
que conozco desde niño,
y me profesa un cariño
más que de amigo, de hermano...

CONDESA
Bridett?

AMELIA
Que meses enteros
trabajando roche y día,
pasó en la secretaria
de negocios extranjeros...

CONDE
Ah! sí... ya muestra su pinta,..

AMELIA
Al pobre lo han separado...

CONDE
Bridett... un bajo empleado!

DANIEL
Señora!...

CONDESA
Un escupetinta!

CONDESA
Y qué viene aquí a buscar?

AMELIA
A mí.

CONDE
A ti?... qué negocio?...

AMELIA
Es que en sus ratos de ocio,
le doy música a copiar.

DANIEL
En efecto, traigo aquí
esta pieza terminada...

AMELIA
Gracias... (Mirando los papeles) Parece grabada.

DANIEL
Si queréis darme otra?...

AMELIA
Sí.
Esperad, traeré un minuette,
cuya impresión es tan mala...

CONDESA
Bien... que espere en la antesala.

AMELIA
Que espere en el gabinete.
Entrad.

DANIEL
(Aparte a Amelia) Ante vos me humillo
dando el cuello a la segur...
Señora Condesa... (A la Condesa)

CONDES
(Con desprecio) Abur.

CONDE
Un cualquiera. (A la Condesa)

CONDESA
Un empleadillo!

(Daniel se ha marchado por la puerta derecha)


ESCENA IV

La Condesa, El Conde, Amelia.

CONDE
No me hace pizca de gracia
que pise mi gabinete
un mercenario... un pobrete
que no es de la aristocracia.

AMELIA
Cuando mi padre murió,
sumiéndome en la amargura,
él lloró mi desventura,
él mis penas consoló.

CONDE
Yo no digo que altanera
le trates con acritud;
muéstrale tu gratitud...

CONDESA
Pero de cierta manera.
Si el ministro, tu tutor,
que ufano te ha puesto aquí,
sabe que faltas así,
se pondrá de mal humor.

AMELIA
El Príncipe? Descuidad:
es conmigo tan amable...

CONDE
Por eso es indisculpable
que abuses de su bondad.
Por lo mismo que cortés
siempre en todo hace tu gusto
como buen amigo...

AMELIA
Justo:
con todo desinterés.

CONDE
Fuera para mí amarguísimo
que perdieses tu influencia...


ESCENA V

Dichos, El Príncipe.

PRINCIPE
Si me concedéis licencia...

CONDE
Oh! señor excelentísimo!

PRINCIPE
Robo el tiempo a la molesta
cruz que sobre mí gravita,
para hacer esta visita.

AMELIA
(Pues hoy lleva tres con esta)

PRINCIPE
El poder es un suplicio
para el hombre de conciencia
que consagra su existencia
al general beneficio.

CONDESA
¿Cómo, sin volveros loco,
tanto y tanto asunto grave
despacháis? Nadie lo sabe.

PRINCIPE
Es verdad; ni yo tampoco.

CONDE
Cuando de vuestro talento
pende la paz europea...

PRINCIPE
Cierto... y a esa sola idea
consagro mi pensamiento.
Yo haré que la Europa entera
rinda a Francia vasallaje...
Os va muy bien ese traje,
Amelia, estáis hechicera.

AMELIA
Gracias.

CONDE
Y si la alianza
hacéis con el reino Unido ..

PRINCIPE
Oh!... entonces... (A Amelia) Ese prendido
os sienta...

CONDE
Y hay esperanza
de que se llegue a firmar?...

PRINCIPE
Yo al menos, soy defensor...
(A Amelia) Un poco más de color
y más bajo ese lunar.
La Inglaterra, así lo opino,
es la nación noble y rica...

CONDE
Que siempre se sacrifica
por el bien de su vecino.

PRINCIPE
Justo, y por eso en la crítica
situación que nos acosa...
Pero hablemos de otra cosa,
y dejemos la política.
Esta noche vais a dar
un gran baile?

CONDE
Sí, por Dios.

PRINCIPE
Magnífico!

CONDESA
Vendréis vos?

PRINCIPE
Y me propongo danzar.

AMELIA
Vos?... un ministro!

PRINCIPE
Así es.
Hoy el favor se congracia
el que tiene más audacia
y más ligeros los pies.
Por lo mismo, a cada instante
veréis en puestos muy altos,
al que con cambios y saltos
prueba que es el más danzante.

CONDE
Bravo!

CONDESA
Qué imaginación!

CONDE
Decís las cosas de un modo!...
Vamos a ver si está todo
dispuesto en el gran salón.
Con el mayor rendimiento
soy...

CONDESA
Humilde apasionada.

CONDE
(Aparte a Amelia) Recuérdale mi embajada.

AMELIA
(Idem al Conde) Aprovecharé el momento.

(El Conde y la Condesa se van por el foro)


ESCENA VI

Amelia, El Príncipe.

PRINCIPE
Gracias a los buenos Condes,
que solos nos han dejado.

AMELIA
Recibisteis mi billete?

PRINCIPE
Y a vos debo el mayor lauro
que en la vida de ministro
en mi frente he colocado.

AMELIA
No comprendo...

PRINCIPE
Me dijisteis
que un escribiente... un muchacho.

AMELIA
A quien apenas conozco.

PRINCIPE
Notó, al copiar, cierto saldo
a favor del tesorero
del ministerio de Estado...

AMELIA
Y que este, en vez de aplaudir
su exactitud y premiarlo,
lo depuso; eso es injusto.

PRINCIPE
Pues bien, yo con tales datos
llevé el negocio al Consejo;
grité, se probó el desfalco,
se ha depuesto al tesorero,
y aquí el nombramiento en blanco
está, para la persona
con quien pienso reemplazarlo.

AMELIA
Que será, sin duda alguna,
un hombre entendido, apto,
de conocidos servicios...

PRINCIPE
No; es un pariente, un menguado
que no me sirve de nada,
y se lo cedo al Erario.

AMELIA
Pues!... y el que con su pericia
el déficit ha notado,
se queda...

PRINCIPE
Ah!.. sí, Daniel...

AMELIA
Es de justicia premiarlo.

PRINCIPE
Bien, cuando haya una vacante.

AMELIA
Ya la hay, si vos...

PRINCIPE
Eh? no alcanzo...

AMELIA
Que no? Llenad con su nombre
esa credencial en blanco...

PRINCIPE
Pero, Amelia, y mi pariente?

AMELIA
No decís que es un menguado?

PRINCIPE
Pero es mi pariente.

AMELIA
Basta
que yo me interese en algo,
para que vos no...

PRINCIPE
Y Amelia
me dirige a mí ese cargo!
Amelia, de cuyos ojos
recibo yo los mandatos.

AMELIA
Dejad lisonjas ahora,
y escribid...

PRINCIPE
(Escribiendo en la credencial) Escribo y callo.
Daniel... qué?

AMELIA
No lo recuerdo...
Ah!.. Bridett.

PRINCIPE
Está nombrado.

AMELIA
En cuanto a vuestro pariente,
que espere...

PRINCIPE
Quiá... no: separo
al primero que no tenga
poderoso padrinazgo,
y coloco en su vacante...
Tomad. (dándole la credencial)

AMELIA
Mil gracias.
Y en cambio...
decidme, cuándo podremos
hablar los dos más despacio?

AMELIA
Cuando gustéis... pero ahora...

PRINCIPE
Cierto, me están aguardando
y el embajador de Austria
y...

AMELIA
Yo también quiero hablaros.

PRINCIPE
De mi amor?...

AELIA
No, del de otro.

PRINCIPE
Del otro? Pues quién ha osado
fijar sus ojos?...

AMELIA
El Conde
apadrina a un candidato...

PRINCIPE
Sin contar conmigo?

AMELIA
Pues!

PRINCIPE
Pero vos habréis rehusado?

AMELIA
Quién lo duda?

PRINCIPE
Vuestro enlace
soy yo quien debe tratarlo.

AMELIA
Eso digo yo.

PRINCIPE
Aun sois joven,
para... y cuando llegue el caso,
ya os escogeré un esposo...

AMELIA
A mi gusto?

PRINCIPE
Al gusto de ambos.
Uno de escasa fortuna,
que necesite mi amparo
para medrar.

AMELIA
Eso, eso..

PRINCIPE
Que reciba de mi mano...

AMELIA
Ascensos en su carrera...
Sois el tutor más simpático!...

PRINCIPE
(Gran Dios! qué talento tiene!)
Me llaman asuntos arduos.
Hasta después, bella tórtola. (Vase)

AMELIA
Id con Dios, sagaz milano.


ESCENA VII

Amelia, Daniel.

AMELIA
Daniel?

DANIEL
(Saliendo) Mi señora?

AMELIA
Venid hacia acá,
que una gran noticia
os tengo que dar.

DANIEL
Hablen esos labios
de limpio coral.

AMELIA
Id leyendo mientras
esa credencial.

DANIEL
Yo subir tan alto? (Leyendo)

AMELIA
Arrugáis la faz?

DANIEL
Es que esta subida
me da que pensar.

AMELIA
Omnímoda confianza
habéis de tener en mí.
¿No ha sido ese el pacto?

DANIEL
Sí;
pero temo una asechanza...

AMELIA
De este mundo en el vaivén,
aunque de distintos modos,
se agitan y mueven todos
por ver quién engaña a quién.
En tan continua alza y baja
el listo, según mi aprecio,
tratando con tanto necio
lleva una inmensa ventaja.
Por eso, en esta función
unos se llevan el santo,
y otros con sublime encanto
ven pasar la procesión.
Y pues, solución tan pronta
vuestros temores refuta,
dejadme a mí la batuta
si no me tenéis por tonta.


ESCENA VIII

Dichos, El Conde, La Condesa, Lord Kinton.

CONDE
Sorprendente y bella es
la vista del gran salón.

CONDESA
Qué brillo, qué ostentación!

AMELIA
(Ay! el maldecido inglés!)

CONDE
Lord Kinton, Amelia bella,
su amor te viene a ofrecer.

KINTON
Vos, señora, mí querer
mucho?

AMELIA
Yo?... (Ni pizca)

CONDESA
Ella,
por más que vivo amor siente
hacia vos...

AMELIA
No, yo deseo
que comprenda...

CONDE
Mas qué veo?
Aún por aquí el escribiente?

CONDESA
Qué osadía!..

CONDE
No he mandado?..

AMELIA
(Aparte a Daniel que va a contestar)
(Callad) Este caballero
es el nuevo tesorero
del ministerio de Estado.

CONDE
Tesorero!

AMELIA
(Tomando la credencial de manos de Daniel)
Este papel
mi afirmación corrobora.

CONDE
(Leyendo) (No hay duda!)
(Aparte a la Condesa) Pues desde ahora
conviene estar bien con él.
(A Daniel dándole la mano)
Cuánto aplaudo la noticia!..

CONDESA
Al fin sus merecimientos
logran...

CONDE
Pocos nombramientos
se harán con lanía justicia.

DANILO
Gracias.

CONDE
Desde que os vi,
os cobre, no sé por qué,
afición.

DANIEL
Ya lo observé.

CONDESA
Lo mismo me pasó a mí.

DANIEL
Gracias.

CONDE
La Condesa y yo
esperamos que honrareis
el baile...

AMELIA
Que no faltéis.

KINTON
(A Amelia) Vos quererme a mí , sí ó no?

CONDE
Ah! Perdonad, si un momento
pude olvidar distraído...
Es negocio convenido:
esta noche el casamiento.
Estáis vos conforme?

KINTON
Yes.

AMELIA
Pues yo digo, por mi nombre...

KINTON
Vos quererme a mí?

AMELIA
(Ay qué hombre!)

DANIEL
(Me va cargando el inglés)

CONDE
(Aparte a Kinton) Por más que esa caprichosa
persista en decir que no,
figuraos que soy yo
la que va a ser vuestra esposa.

KINTON
Vos esposa mí?

CONDE
Es decir,
lo afirmo, haciendo alusión...

KINTON
Es que vos ser ilusión
que a mí no me convenir.

CONDE
Entended mi afirmativa.

CONDESA
Mientras que aquí retirados
estemos, los convidados
no tendrán quien los reciba.

CONDE
(Mirando al reloj) Las diez y aún he de salir
a ver al monarca. Abur.

CONDESA
Y yo por la Pompadour,
que me prometió venir.

CONDE
Es verdad, y el tiempo pasa...
Amelia, ven al salón
y haz con tino y discreción
los honores de la casa.
Voy a ver qué hay de la guerra (A Lord Kinton)
ó la paz. (A Daniel) Tengo el honor...

AMELIA
(Aparte a Daniel) No os marchéis.

CONDE
Adiós, Milor.
Yo siempre por la Inglaterra. (Vanse)


ESCENA IX

Daniel, Lord Kinton.

KINTON
(Mí llamarme la atención
que ese Conde quiera ser
esposa mí) Caballero?

DANIEL
(Qué me querrá el buen inglés?)

KINTON
Mí tener hoy fuerte esplín.

DANIEL
Lo siento; pero no sé...

KINTON
Mí tener siempre humor turbio.
Solo por me distraer,
mí ha quemado veinte casas;
reírme un poco, mas después
humor turbio. A mi jokey
mandar mí sacarle un ojo
por broma.

DANIEL
(Vaya un placer!)

KINTON
Mí consultar al medica
sobre el humor turbio, eh?
y dice que el casamienta
lo gastará. Veri wel.

DANIEL
No lo dudo, señor mío;
mas, qué tengo yo que ver?...

KINTON
Pero mis Amelia estar
un poco coqueta.

DANIEL
Y bien?

KINTON
Un mucho tonta.

DANIEL
Milord!...

KINTON
Y un mucho loca.

DANIEL
Eso es
insultarla, y no tolero...

KINTON
Ah!.. Vos amoroso ser
de Amelia?

DANIEL
Soy un amigo
que la defiende, y sabed,
que no hay en la Gran Bretaña
ni en toda la redondez
de la tierra, ni más bella
ni más discreta mujer.

KINTON
Oh! vos ser por ella iluso.

DANIEL
Soy, digo, un amigo fiel,
y vos cobarde ó estúpido,
si sois de otro parecer.

KINTON
Vos llamarme a mí estúpido?

DANIEL
Y villano os llamaré,
si en mi presencia a esa joven
con vuestro labio ofendéis.

KINTON
Oh! vos batiros conmigo.

DANIEL
Con mucho gusto. Pardiez!
de todos modos, os tengo
sentado aquí desde que...

KINTON
Y cuándo será la duela?
Muy pronto?

DANIEL
Cuando gustéis.

KINTON
A la minuta.

DANIEL
Yo os sigo.

KINTON
Bien: con pistolo?

DANIEL
(Amelia aparece en la puerta del foro)
Escoged.

KINTON
Mí mataros de seguro.

DANIEL
Lo veremos, seor inglés.

AMELIA
(Cielos! qué escucho? un combate?)

KINTON
Señora, vos mí querer
un poco?

AMELIA
Dejadme en paz,
y decidme...

KINTON
Veri wel. (Vase)


ESCENA X

Amelia, Daniel.

DANIEL
Siento que hayáis escuchado.

AMELIA
Pero qué pasa, Daniel?

DANIEL
Que ese Milor, ofendido
por vuestro justo desdén,
ha osado calificaros
con sobrada avilantez.

AMELIA
Y vos?...

DANIEL
Yo quiero matarle.

AMELIA
Ya... pero y si os mata él?

DANIEL
Perdiendo por vos la vida,
cumplo un sagrado deber.

AMELIA
Imposible... Esa locura
es preciso que olvidéis.

DANIEL
Oh! nunca.

AMELIA
Cuándo es el duelo?

DANIEL
Mañana. (Le ocultaré
que es al instante)

AMELIA
Mañana?...
(En esta noche tal vez
podré evitar...)

DANIEL
Hasta luego.
Un asunto de interés
me llama.

AMELIA
Vendréis al baile?

DANIEL
De seguro volveré. (Vase)


ESCENA XI

Amelia.

AMELIA
Y de qué medio me valgo
para que el duelo cruel
no tenga efecto? No acierto...
Oh! si yo pudiera hacer
que le dieran pasaporte
á todo el que fuese inglés.
Ya... pero es imposible.
Cómo una débil mujer...
El Príncipe.. si pudiera
malquistarlo con... tal vez
en picando su amor propio,
mis intentos lograré.


ESCENA XII

Amelia, El Príncipe.

PRINCIPE
Os saludo, Amelia hermosa.

AMELIA
(Aparte, pero de modo que la oiga el Príncipe)
Esto es infame, traidor.

PRINCIPE
Cómo! Estáis de mal humor?

AMELIA
Sí, Príncipe, estoy furiosa.

PRINCIPE
Yo, que con cariño tierno
os amo, debo indagar
quién causa ese mal estar.

AMELIA
Quién ha de ser?... el Gobierno.

PRINCIPE
Poneisme en cuidado... Hablad.

AMELIA
Rellanado en la poltrona,
no os cuidáis del que os baldona...

PRINCIPE
Pero decidme...

AMELIA
Escuchad.

(Música)

Se habla mal del gabinete.

PRINCIPE
No lo dudo, algún pobrete
que destino no alcanzó.

AMELIA
No señor; más de un prohombre
despreciando vuestro nombre,
vuestros actos censuro.

PRINCIPE
El que anhela mi cartera
impaciente vitupera
mi talento singular.

AMELIA
Pues, aunque os quedéis estático,
son del cuerpo diplomático
los que os quieren derribar.
Dicen que del. pueblo
sois el opresor.

PRINCIPE
De esas nimiedades
no hago caso yo.

AMELIA
Dicen que sois débil.

PRINCIPE
Soy de su opinión.

AMELIA
Dicen que sois malo.

PRINCIPE
Dadles la razón.

AMELIA
Dicen que sois tonto.

PRINCIPE
Esa, ¡vive Dios!
ya es una indirecta
digna de atención.
Algún austriaco
será de fijo,
el que bellaco
tonto me dijo.

AMELIA
Los que os hicieron
tan cruda guerra,
pienso nacieron
en Inglaterra.

PRINCIPE
Será posible ?

AMELIA
No hay que dudar.

PRINCIPE
Este es el colmo
de la maldad!
Cuando yo por Inglaterra
interpongo mi favor,
y uso medias de Manchester
y camisas de algodón!
Oh! qué traición!
Olvidé, ¡voto a mi nombre!
que la Albión, por variar,
si a la entrada no la pega,
al salir la ha de pegar.
Qué iniquidad!

AMELIA
Y os quedáis tranquilo?

PRINCIPE
Y qué puedo hacer?

AMELIA
Pasaporte al punto
dad a todo inglés.

PRINCIPE
Es un Casus Belli
lo que pretendéis.

AMELIA
Tal desacato
en la persona
de un consejero
de la corona,
es un insulto
de mucho bullo,
que airarla Francia
debe vengar.
No hay que vacilar,
el consejo al punto
fuerza es convocar.

PRINCIPE
Llamarle tonto
en su poltrona
al que es ministro
de la corona,
es un insulto
de mucho bulto,
que airada Francia
debe vengar.
No hay que vacilar,
el consejo al punto
voy a convocar.

(Hablado)

Tonto yo! siempre a los buenos
nos suelen llamar así.

AMELIA
Y dicen más.

PRINCIPE
Aún más?

AMELIA
Sí:
lo de tonto es lo de menos.
Dicen, con fiero rencor,
que sois, con sedas ó mallas,
un genera! sin batallas;
ministro de tocador.

PRINCIPE
Vive Cristo! también esa
calumnia grosera y baja?
pero quién así me ultraja?

AMELIA
Los de la embajada inglesa

PRINCIPE
Lord Werfol, a quien tan grande
beneficios concedí,
y tal renombre le di
en las campanas de Flandes!
Mas ya sé por lo que trina...
(Aún le dura el mal humor,
porque en el año anterior
le quité la bailarina!...
Prefirió mis agasajos...)

AMELIA
Eh?... decís de la Inglaterra?...

PRINCIPE
Son recuerdos de la guerra,
de allá... de los Países-Bajos.
Así a un hijo de San Luis
se insulta... pues ¡vive Dios!

AMELIA
No se trata aquí de vos:
la ofensa es para el país.

PRINCIPE
Por eso en ira me abraso.

AMELIA
Y por eso yo quería
que mostraseis energía.

PRINCIPE
Amelia, pero es el caso,
que al hablar de la Inglaterra
con el rey, dije locuaz
que yo estaba por la paz.

AMELIA
Pues ahora estáis por la guerra.
Tan nuevo es en un ministro
el mudar de parecer?

PRINCIPE
No, pero es fuerza tener
un ingenioso registro,
que yo no hallaré quizás.

AMELIA
(Vacila!...) El caso es, señor,
que hay de la guerra en favor
otra razón además.

PRINCIPE
Otra razón? Hablad pues.

AMELIA
Por más que yo lo reproche,
quieren que esta misma noche
me case con un inglés.

PRINCIPE
Casaros! (Fuera un baldón
después de tanto afanar!)
Pues acabarais de hablar!
Ya es más grave la cuestión.
Aquí y en toda república
el extraño que atropella
a mujer viuda ó doncella,
ataca la cosa pública.
Y si a este inmoral manejo
no se oponen los tratados,
qué será de los estados?...
Voy a citar al Consejo.

AMELIA
Que al punto de estas murallas
salga la embajada inglesa.

PRINCIPE
Dejad tan fácil empresa
al general sin batallas.

AMELIA
Si conseguís nuestro objeto,
avisadme prontamente.

PRINCIPE
Si me obedecéis fielmente,
avisároslo prometo.

AMELIA
Decid.

PRINCIPE
Mientras animado
se encuentre el baile esta noche,
os mandaré yo mi coche...
y sabréis el resultado!

AMELIA
(Diantre!) Veremos...

PRINCIPE
(Irá)

AMELIA
Pero el tiempo no perdamos.

PRINCIPE
Ya me voy. Conque, quedamos...

AMELIA
Príncipe!

PRINCIPE
No faltará. (Vase)


ESCENA VII

Amelia. Después Daniel, con una mano vendada.

AMELIA
Daniel.

AMELIA
Daniel.

AMELIA
Daniel.

AMELIA
Daniel.

AMELIA
Felizmente, cuando vea
que no cumplo su capricho,
por la alianza de Austria
ya estará comprometido.

DANIEL
Amelia!..

AMELIA
Daniel!.. Qué veo?
esa venda?..

DANIEL
Es claro indicio
de que quien torpe os faltó,
ha sufrido ya el castigo.

AMELIA
El duelo?...

DANIEL
Se ha efectuado,
y ese Milord atrevido
por lo menos en un mes
no ha de sentir el alivio.

AMELIA
Pero vos?...

DANIEL
Un arañazo,
que de nombrarlo es indigno.

AMELIA
Con que ya vuestra existencia
no corre ningún peligro,
ni me casan esta noche?
Qué dichosa soy!.. (Dios mío!
y yo que hago que la guerra
se declare la reino Unido!...
Es fuerza decir al Príncipe
que haga la paz. Y qué arbitrio
tengo para que lo sepa,
sin contarle el desafío?..
Nada... que la guerra siga,
supuesto que me es lo mismo)

DANIEL
Pero, Amelia, qué tenéis ?

AMELIA
Perdonad, me he distraído...
pero soy tan venturosa,
que esta noche con delirio
voy a bailar, y a cantar
y... ya llegan a este sitio
los convidados. Hacerles
los honores es preciso.


ESCENA XIV

Dichos, Convidados de Ambos Sexos.

(Música)

CORO
Buscando vamos
por los salones
la luz radiante
de esos dos soles.
Niña donosa,
niña gentil,
fragante rosa
de este pensil.

AMELIA
Gracias, señores
por el favor.

CORO
Eco es el labio
del corazón.
Mientras que la orquesta
nos lipona a bailar,
lucid al piano
la voz celestial.

AMELIA
Por piedad, señores,
ved que lo hago mal.

CORO
Todos conocemos
vuestra habilidad.

AMELIA
Una cantinela
voy, pues a ensayar,
que por lo española
tiene novedad.

(Amelia coge un papel de música, y uno de los convidados se sienta al piano. Varios lacayos colocan sillas y se sientan las señoras)

Porque voy derramando
canela y sal,
me llaman en Sevilla
la resalá.
Pero mis ojitos
llorando siempre están,
y las penas que siento,
me van a matar.
Mala fortunilla tenga
el que falso y sin piedad
a llorar me condenó.
Ay! mal haya la hora
en que me miró.
Que tengo el alma
llenita de hiel,
y me muero por él.
Y otra morena,
sin ver mi dolor,
me roba su amor.
Vaya al diablo la penilla.
Ya no quiero suspirar.
Venga pronto la guitarra.
Venga broma y a bailar.

(Concluido el canto, las señoras se levantan y los lacayos retiran las sillas)


ESCENA XV

Dichos, La Condesa.

(Hablado)

CONDESA
Señores, tengo el disgusto
de anunciar, que mi parienta
la Pompadour no concurre
al baile.

AMELIA
¿Acaso está enferma?

CONDESA
No, según lo que presumo,
la razón es, que hay tormenta
en las regiones políticas.

AMELIA
(Ya está armada).

CONDESA
Satisfecha
a venir se preparaba,
cuando de repente entra
el Príncipe de Ligní,
pálido como la cera,
y furioso.

AMELIA
Contra quién?

CONDESA
Contra la nación inglesa,
que dice por su embajada,
con la mayor insolencia,
que el cetro de Clodoveo
está convertido en rueca,
y que una vil mujercilla
es quien la Francia gobierna.

AMELIA
(Yo no he dicho nada de eso)

CONDESA
Tal insulto a la Marquesa!

AMELIA
Intrigas de los austríacos
y chismes sin consecuencia.


ESCENA XVI

Dichos, El Conde.

CONDE
Cómo chismes? No señor:
son en realidad ofensas.
Vengo del cuarto del rey,
donde queda la Marquesa,
acusando a esos isleños
con las más veraces pruebas.
El embajador, Lord Werfol,
dice, con infame lengua,
que el rey es un rey de naipes,
con el que juega cualquiera.

AMELIA
(Que me aspen, si he dicho yo
de todo eso ni una letra)

CONDE
De sus resultas, la corte
se encuentra en efervescencia;
se ha reunido el Consejo,
los ujieres traen y llevan,
y entiendo que se ha mandado
redoblar las centinelas.

CONDESA
Bien hecho.

CONDE
Nunca he querido
a la taimada Inglaterra.
Una nación solapada
que con los amigos medra...

CONDESA
Posible es que esta cuestión
sea motivo de una guerra
general.

CONDE
Qué nos importa,
si es nuestra María Teresa?

CONDESA
Pero la Prusia....

CONDE
Es que España
toma parte en la contienda;
y en sublevando a Sajonia...

CONDESA
Y en cayendo sobre Grecia,
sale Holanda...

AMELIA
(En buen conflicto
he puesto a la Europa entera)

CONDE
Ahora de fijo habrá cambios.

CONDESA
La legación de Noruega
está vacante.

CONDE
(Me cuadra)

AMELIA
(Vacante?... Si consiguiera
que nombrasen a Daniel...)

CONDE
Pero que siga la fiesta.
Señores, id al salón...
Acompañadlos, Condesa.
Soy con vosotros al punto.

CONDESA
No tardéis.

CONDE
Quédate Amelia. (Vanse)


ESCENA XVII

El Conde, Amelia.

CONDE
(Es preciso no dormirse,
y prevenir con presteza...)

AMELIA
(De qué medio me valdría?...)

CONDE
(En poniéndole dos letras...
sí, sí...) Siéntate y escribe.

AMELIA
Os obedezco. (Oh! qué idea!)

CONDE
(Dictando) «Ilustre Príncipe:»

AMELIA
(Escribiendo) «Amigo mío:»

CONDE
«En los momentos actuales, necesitáis hombres
de principios fijos, que secunden vuestra
política en el exterior.»

AMELIA
(Figurando que escribe dos cartas) «El que Se ha batido
por vos, bien merece que se le premie.»

CONDE
(Idem) «Y como la legación de Noruega está vacante,
y se tratará de su provisión en el Consejo,
os indico... que me indiquéis.»

AMELIA
«Si Daniel es nombrado al momento para la
legación de Noruega, usaré de vuestro carruaje
durante el baile.»

CONDE
«Soy con el mayor respeto...»
Está ya?

AMELIA
Pronto concluyo.
(Si supiera que mi diestra
escribe por dos...) Firmad.

CONDE
(Firmando) Con la mayor complacencia,
porque con esta misiva
doy ya la cosa por hecha.

AMELIA
Y yo también.

CONDE
Ahora el sobre.

AMELIA
Dejadme a mí esa tarea.
(Pone las dos cartas dentro de un sobre)
(No se quejará: las dos
van en la propia cubierta)

CONDE
La llevará Valentín.

AMELIA
Un lacayo!... Es imprudencia
negocio de tanta monta
confiar...

CONDE
Pues quién la entrega?


ESCENA XVIII

Dichos, Daniel.

DANIEL
Van a bailar, y os suplico
que os dignéis ser mi pareja.

AMELIA
(Ah!...) Dispensad si no acepto,
Daniel, porque me interesa
que me prestéis un favor...

CONDE
Cómo!... él?... Tal exigencia...

AMELIA
(Aparte a Daniel) (No os neguéis) Y perdonad
si os trato con tal franqueza.

DANIEL
Bien, decid.

AMELIA
En esta carta
se tratan graves materias,
y es preciso que ahora mismo
la llevéis a su excelencia.

DANIEL
Al Príncipe?

AMELIA
Que estará
en el ministerio: ahí cerca.

CONDE
Un paso.

AMELIA
Como alto empleado,
franca allí tenéis la puerta,
dais el pliego... (Aparte a Daniel) y exigís
de mi parte la respuesta.

DANIEL
Conque... al Príncipe?... (Dios mío!
si iré a servir de estafeta?...)

CONDE
Si os molestáis...

DANIEL
No señor.

AMELIA
Os recuerdo la obediencia (Aparte a Daniel)

DANIEL
Voy al punto.

AMELIA
Aquí os espero.

DANIEL
(Me suben a la cabeza
unos vapores...)
No vais?
Perdonad, ya estoy de vuelta. (Vase)


ESCENA XIX

Amelia, El Conde.
CONDE
Tiene un carácter tan bello
ese joven, que enamora.

AMELIA
Verdad que sí?

CONDE
Es tan amable...
Pero hablemos de otra cosa
que te atañe, y que me tiene
intranquilo hace una hora.

AMELIA
De qué se trata?

CONDE
Se trata
de que tratada tu boda
para esta noche, se encuentra
todo listo en la parroquia
y el cura estará aguardando,
y el novio...

AMELIA
El inglés?... Me consta
que no se ha metido en eso.

CONDE
En verdad que ya no importa...
En fin, yo lavo mis manos,
y voy, por si la corona
me llama para jurar,
a ponerme sin demora
la gran banda.

AMELIA
Sí, daos prisa...
(Por si otro obtiene el diploma)

(Vase el Conde por la izquierda)


ESCENA XX

Amelia, después Daniel.

AMELIA
Con su banda y sus cuarteles
y su título y bambolla,
se arrastra y pide al ministro
un destino de limosna.
Si llega a tiempo Daniel,
y mi plan no se malogra...

DANIEL
Vengo sudando.

AMELIA
Le visteis?

DANIEL
Y le he hablado, sí señora.
Leyó la carta.

AMELIA
Y qué dijo?

DANIEL
No me dijo ni una jota.
Entró en el consejo; a poco
salió con risa burlona...
Por eso vengo sudando.

AMELIA
Pero acabad; ay! qué posma!
Y os dijo...

DANIEL
Decid a Amelia.
mas si vierais con qué sorna!
que está servida, y que espero
que a su vez tenga memoria.

AMELIA
Le cumpliré lo pactado.

DANIEL
Qué es?...

AMELIA
Una cosa muy obvia.
Acompañadme.

DANIEL
Quién?... yo?

AMELIA
Si os negáis marcharé sola.

DANIEL
Pero Amelia.

AMELIA
Dadme el brazo.
y marchemos sin demora.

DANIEL
Sumiso esclavo, obedezco
vuestras leyes imperiosas! (Vanse)


ESCENA XXI

El Conde: después La Condesa.

CONDE
(Que se ha puesto la banda)
Aunque del mundo a la luz
hay quien su valor rebaje,
da importancia a un personaje
el brillo de una gran cruz.
Y debe pabonearse,
y seguir en su demanda;
que quien alcanza una banda,
es que sabe bandearse.

CONDESA
Conde... Conde... por favor...
sabéis de Amelia?

CONDE
No sé...
hace poco la dejé....

CONDESA
Qué infamia! qué deshonor!
A mi sangre tal ultraje
esa trastuela!...

CONDE
Por Cristo!
qué sucede?

CONDESA
Que la han visto
partir en un carruaje.

CONDE
Decid con quién, y le enristro.

CONDESA
Al entrar un convidado,
ha visto que se ha escapado
en el coche del Ministro.

CONDE
Un rapto... infame traición!

CONDESA
Acción tan liviana y loca
corre ya de boca en boca
en las gentes del salón.
Vedlas venir hacia aquí
comentando el desacierto.

CONDE
Pero se sabe de cierto
que ha sido el Príncipe?

CONDESA
Sí.
Lo vio el que trajo la nueva,
otro también lo observó,
y ahora no hay uno que no
tenga do ello alguna prueba.


ESCENA XXII

Dichos, Convidados de ambos sexos: después el Príncipe.

CONDE
Semejante desacato
es una ofensa a mi honor,
y yo juro al seductor
que si le encuentro, le mato.
Y si le tuviera aquí,
ministro y todo cual es,
le veríais muerto a mis pies.

UN LACAYO
El Príncipe de Ligní.

PRINCIPE
Aprovecho este momento
que robo al deber tirano...

CONDE
(Observo un pliego en su mano:
si será mi nombramiento?)

PRINCIPE
Conde!...

CONDE
(Dándole la mano) Príncipe del alma!

CONDESA
(Aparte al Conde)
Cómo!... nos dejáis estáticos!...

CONDE
(Idem la condesa) Condesa, los diplomáticos
se matan con mucha calma.

PRINCIPE
(Al Conde) Fue en mi poder vuestra esquela
y os traigo buenas noticias.

CONDE
Las esperaba propicias.

PRINCIPE
(Donde andará esa chicuela?)
Nuestro rey ha decretado,
de vuestro bien anhelante,
que si no en esta vacante,
en otra seréis nombrado.

CONDE
(Desaire tan a las claras!...)

CONDESA
(Aparte al Conde) Pero, Conde, y nuestro honor?

CONDE
Pues ahora, ilustre señor,
nos vamos a ver las caras.

PRINCIPE
Conde!...

CONDE
Amelia con olvido
de su deber, esta noche
ha partido en vuestro coche.
y de ello razón os pido.

PRINCIPE
(Tan pronto!)

CONDE
Ese proceder
tan ilegal y cobarde...

PRINCIPE
(Yo la esperaba más tarde...)
Señores, tengo que hacer.

CONDE
Príncipe, yo no me adapto
a esa respuesta estudiada,
y sostengo con mi espada
que sois el autor del rapto.


ESCENA ULTIMA

Dichos, Amelia, Daniel.

AMELIA
Del rapto!... Qué estáis diciendo?
Acusar a monseñor,
que es mi noble protector,
de delito tan horrendo?

PRINCIPE
(No me ha encontrado y se ha vuelto...)

CONDESA
Entonces, a dónde has ido?
Qué negocio te ha impelido?..

AMELIA
Uno que ya está resuelto.
El Príncipe que me vio
sola, pobre y sin ventura,
con la abnegación más pura
de mi suerte se encargó.
Verdad?

PRINCIPE
(Dónde irá a parar?)
Es cierto, desde que os vi...

AMELIA
Y de cuanto hizo por mí,
al punto vais a juzgar.
Adivinó mi pasión
por este joven honrado,
y lo tomó de contado
bajo su alta protección.
No digo bien?

PRINCIPE
(Cómo miente!)

AMELIA
Y con celo extraordinario
lo hizo un alto funcionario,
cuando era solo escribiente.

PRINCIPE
(Eh!... qué dice?)

AMELIA
Y no contento
con tan singular favor,
le ha nombrado embajador,

(Tomando el pliego de manos del Príncipe)

y este será el nombramiento.

PRINCIPE
Justo... (Voto a Barrabás!)

AMELIA
Y ni una intriga ha mediado...
Aquí solo se ha mirado
al mérito y nada más.
En fin, como complemento
de su favor, esta noche
nos ha prestado su coche
para nuestro casamiento.

CONDE
Te has casado?

AMELIA
Hace un instante.
Esperaba mi presencia,
y era cargo de conciencia
dar un chasco al celebrante.

PRINCIPE
(Me he lucido!)

AMELIA
Y de amor ciega
os presento a mi consorte,
embajador en la corte
del monarca de Noruega.

CONDE
(Mi embajada!)

PRINCIPE
(La ladina
para que más la reproche,
se ha servido de mi coche,
y me ha dejado en berlina)
(Aparte a Amelia) Aun no he perdido el albur:
os seguiré.

AMELIA
No haréis tal,
porque os nombran General
del ejército del Sur.

PRINCIPE
Pues ya se salvó el país.
Dirigiendo yo la guerra,
muy en breve la Inglaterra...

CONDE
(Será dueña de Paris)

(Música)

AMELIA
La esperanza y la ventura
nuevo aliento al pecho dan,
y de amor y de ternura
dicha inmensa pruebo ya.
Dulce bien
es amar,
y gozar
del amor
el edén
celestial.



FIN DE LA ZARZUELA


Información obtenida en:
https://archive.org/details/influenciaspolit450oudr

No hay comentarios:

Publicar un comentario