viernes, 8 de abril de 2016

Malagueñas (Libreto)



MALAGUEÑAS



Zarzuela cómica en un acto y un cuadro, en prosa

Original de Gonzalo Cantó y Rafael Santa Ana.

Música de Gerónimo Giménez.

Estrenada en el Teatro de Apolo la noche del 10 de Febrero de 1914.


REPARTO (Estreno)

Rocío - Rafaela Leonís.

Coquina - Inés García.

Gitano - Carmen Crehuet.

Vendedor de pescado - Charito Leonís.

Consolación - Elisa Moreu.

La Desahogá - Paula Cortés.

La Apetitosa - Sra. Carceller.

Tío Frasquito - José Ontiveros.

El Jilguero - Manuel Fernández.

Don Narciso - Vicente García Valero.

El Viudo - Isidro Sotillo.

El Fino - Valeriano León.

Mister Johnes - Robustiano Ibarrola.

Pescador 1º - Sr. Llayna.

Pescador 2º - N. N.

Cantaor 1º - Sr. Corao.

Tocaor 1º - Sr. Serrano.

Coro general

Las indicaciones, del lado del actor. Los apartes, entre paréntesis.


ACTO UNICO

Ventorro de Baco en el camino de la Caleta, en Málaga. En el horizonte, a la derecha del foro, el célebre paseo del Limonar cuajadito de hoteles. A la izquierda, el ventorro, con mostrador y estantería, bajo un cobertizo, que se extiende hasta la mitad del foro, donde empieza un emparrado sobre una valla de madera que cierra el ventorro de lateral a lateral; en el centro de la valla una puerta verja de entrada al ventorro. Entre éste y el foro, figura cruzar la carretera del Palo. En el centro de la escena, mesas de pino y sillas de anea Al centro del lateral izquierdo, hueco grande, de entrada al interior del ventorro, y a cada lado del mismo lateral, una puerta; la primera corresponderá a la cocina y la segunda, a un cuarto de la venta. El lateral derecho estará cerrado por arboles Las dos estanterías cuajaditas de botellas y sobre el mostrador, también habrá algunas llenas de vino y otras vacías, amén de unas jarras de agua y vino y de un embudo. Son las tres de la tarde de un día de Mayo. Mucha luz en la escena. Antes de levantar el telón se oye cantar dentro.

Desde el camino del Palo
voy derecho al Limonar,
Si tropiezo ó me resbalo
caeré de cabeza al mar.

El sol de Andalucía
nunca se empaña
por eso es este el cielo
mejor de España.


ESCENA PRIMERA

El Tío Frasquito, aprovechándose de la soledad en que en aquellos, momentos se encuentra, está haciendo de las suyas con el vino, que bautiza por partida doble, amenizándose su tarea con unas coplas de sevillanas que son interrumpidas por la llegada de su media naranja, agria. Es un viejo machucho; alegre y jacarandoso; usa patillas bocachas, tirando más a blancas que a negras; estará en mangas de camisa, con faja colorada y pañuelo al cuello, del mismo color, cubriendo su cabeza las cañas solamente. Estará manipulando con él, agua y el vino, pegando etiquetas a algunas botellas, etc.

(Música)

En el nombre del Padre
¡ole!
yo te bautizo.
¡Que sí!
Pues el agua en el mundo,
¡Josú!
p'algo se hizo.
¡Chipén!
¡Quién lo diría,
¡que sí!
no eras nadie y ya eres
González Blas!
Como en España el agua
¡ole!
no hay quien la beba,
¡Que no!
El que pruebe mi vino
¡Jozú!
chasco se lleva
¡chipén!
Ruede la bola.
¡Qué sí!
Esto es vino con agua
no es agua sola.
La morcilla de lustre
¡ole!
me gusta poco,
¡qué ná!
pero el jamón con papas
¡Josu!
me vuerve loco
¡chipén!
Y a mi costilla
¡qué si!
le diera a todas horas
yo la morcilla.


ESCENA II

Dicho y Consolación por el foro. Es una vieja desdentada con cara tirando más a perro que a persona: traerá unas espuertas con comestibles y un cartucho de sal en la mano; siempre que hable hará gestos como si quisiera quitarse una mosca de la nariz. Llega sudorosa y jadeante; pero adornada con una flor en lo alto de sus canas.

(Hablado)

CONSOLACION
¡Me darías la morcilla! ¿eh? ¡A tu Consolación!

FRASQUITO
A mi condenación querrás decir, ¡con esa cara!

CONSOLACION
¿Qué tié mi cara? (Suelta las espuertas y vase hacia él amenazadora)

FRASQUITO
Arría velas, mujer.

CONSOLACION
¿Qué estás haciendo?

FRASQUITO
¡Tiés menos alcance que un caracol! Estoy bautizando el vino y dándole nombre; ¿pa qué nos iba a servir si no, el agua er pozo?

CONSOLACION
¡Pero condenao! ¡que esa agua es salitrosa y descompone el vientre!

FRASQUITO
Pero compone el vino; si no, aquí tiés éste, que era un vinagrillo é la hoja que a Dios tiraba espardas y... (Mostrándole una botella) míralo ahora. ¡Néctar de González!

CONSOLACION
¡Eres el demonio!

FRASQUITO
¿Qué traes en ese cartucho?

CONSOLACION
Sar molía; como los extranjeros son tan desigentes...

FRASQUITO
Por eso he dicho que traigan hielo y... ahí está ya.

CONSOLACION
¿Lo tiés tóo ya arreglao?

FRASQUITO
Coquina ha dio a comprometerá los más moñosos. Y me choca que no haiga vuelto entoavía porque corre más que un colmo nuevo.


ESCENA III

Dichos y Don Narciso, que «s un señor viejo elegantemente cursi, con pelo y bigote, de luto riguroso y más chato que un perro ratonero. Sale por la segunda puerta y hablará con cómica afectación y misterio.

NARCISO
¿No ha venido esa mujer?

FRASQUITO
Entoavía no, señorito, pero ya vendrá.

NARCISO
(Con petulancia) ¡Qué remedio le queda! La tengo privada, desde una tarde que se dio de bruces con mi personilla.

CONSOLACION
(Y le aplastó las narices)

NARCISO
Y se quedó como quien ve visiones.

FRASQUITO
Lo creo.

NARCISO
Como que mujer que me mira dos minutos seguidos, se pierde por vida.

FRASQUITO
(Aparte a, Consolación) Mira un ratito a este caballero. (A ver si la pierdo por vida)

NARCISO
¿Ha oído usted hablar de un tal don Juan Tenorio?

FRASQUITO
¡Digo! Tóos los días viene a este ventorro a tomarse dos chatos é montilla.

NARCISO
¡Guasón! Será don Luis Mejía; porque don Juan Tenorio, soy yo.

FASQUITO
¡Guasón! (Ambos sonríen)

NARCISO
Pues no olvide usted que es una mujer con toda la barba y que vendrá preguntando por don Incógnito y que ese don Incógnito, soy yo.

FRASQUITO
¿Pero no habíamos quedao en que era usté don Juan Tenorio?

NARCISO
¡Guasón! (Vase por segunda izquierda)


ESCENA IV

Dichos, menos Don Narciso; luego Mozo.

CONSOLACION
¿Quién es don Acónito?

FRASQUITO
Un tipo con la mar de salero. Desde que entró aquí y me pidió el mejor cuarto del ventorro y las dos mejores botellas de Manzanilla que tuviera, pa tomárselas con una buena moza que pasaría preguntando por él, de ahí no se ha movió, más que... pa dos ó tres salías sin importancia.

CONSOLACION
¿No te lo dije? el agua er pozo.

FRASQUITO
Pué que sí.

CONSOLACION
Y esa buena moza ¿pasó?

FRASQUITO
Toa la mañana de hoy sin que haiga' pareció.

CONSOLACION
¡Pos vaya un plantón! Adentro espero. (Entra en el ventorro)


ESCENA V

Frasquito y Coquina, que es el chiquillo del ventorro, niño muy alegre y vivaracho, aficionado al cante y al baile y que no sabe estarse quieto. Hablará en andaluz cerrado

COQUINA
¡Tío Frasquito! ¡olé! ¡Tío Frasquito!

FRASQUITO
¿Qué hay?

COQUINA
¡La má é cozas buena! ¡La Apetitosa viene!

(Bailándose y cantándose por sevillanas)

Viene la Apetitosa
mu componía.

FRASQUITO
¡Diablo é chiquillo! Habla con formaliá.

COQUINA
Bueno: viene la Apetitosa

FRASQUITO
Ya lo has dicho.

COQUINA
La Cencerros, la Desahogá.

FRASQUITO
¿Quién más viene?

COQUINA
La Apetitosa.

FRASQUITO
¡Y dale! Esa te ha abierto a ti el apetito.

(Coquina, sin hacerle caso, se marca un tiento, bailando y cantándose)

COQUINA
Cuando yo te pío carne
me das un hueso a roer.

FRASQUITO
El que te va a romper un hueso voy a ser yo. ¡Acaba! ¿y los otros?

COQUINA
También vendrán; ¡ah! a los gitanos no les he podio echar la vista encima.

FRASQUITO
¡Por vía é la mar! (Muy contrariado)

COQUINA
Y el viudo, no viene.

FRASQUITO
¡Por vía é la Pastora! (ídem)

COQUINA
Por eso dice que no viene, porque Pastora, su arrima, se le ha vuelto a escapar.


ESCENA VI

Dichos y Consolación que sale.

FRASQUITO
¡No me lo digas, Coquina! (Contrariado)

CONSOLACION
¿Qué pasa?

FRASQUITO
Que no viene el Viudo, porque se le ha vuelto a escapar...

CONSOLACION
¿Pastora?

FRASQUITO
¡La misma! ¡Ya ves qué desgracia!

(Coquina, sin prestar atención, estará marcándose unas sevillanas)

CONSOLACION
¿Por qué no le mandas un recao ar Primoroso?

FRASQUITO
Porque ese es más inútil que un puesto e agua en el invierno. ¡Por vía el Viudo, hombre! Ya se habrá vuelto a vestir de luto riguroso, como si lo viera; hasta la guitarra la habrá enfundao de negro.

CONSOLACION
Es mucha mujer Pastora; por argo le pusieron el mote de la Dadivosa.

FRASQUITO
¡Por vía del Viudo! (Desesperado) En fin, toquemos el último registro. ¡Coquina! ¿No lo dije? ¡Bailando está el arrastrao! ¡Coquina!

COQUINA
(Sin dejar de bailar) ¡Mande usté!

FRASQUITO
Que cuando acabes de bailar, hagas el favor, si no te molesta, de alargarte otra vez a en cá er Viudo. (Coquina sale disparado, y Frasquito, de un sallo, lo coge) Pero ven acá, rabo e salamanquesa; ¿aónde vas?

COQUINA
¡A en cá er Viudo!

FRASQUITO
¿Y qué le vas a decir?

COQUINA
(Marcándose la salida de Sevillanas, mirándose los pies) Lo que usté me ha dicho.

FRASQUITO
¡Pero si yo no te he dicho na, sentraña mía! ¡Si entoavía no he abierto mi boca! (Coquina continúa su baile) ¿Pero qué estás haciendo?

COQUINA
(Riéndose) ¡Je, je! No es na, sino que la Apetitosa me está enseñando a bailar sevillanas y estaba ensayando la salía.

CONSOLACION
¡Qué salías tiene este chiquillo!

FRASQUITO
Pues vas y le dices ar Viudo, que si viene aquí esta tarde, tendrá razón del paraero de Pastora, (Viendo que Coquina continúa marcándose) Pero ¿entoavía te estás marcando, arma mía?

COQUINA
¡Je, je! La salía e sevillanas.

FRASQUITO
¡Pero si la salía no es así!

COQUINA
¿Pues cómo es?

FRASQUITO
(Volviendo a Coquina de cara al foro y dándole un puntapié que le obliga a salir disparado) ¡Así!

COQUINA
¡Ay! (Vase por derecha. Consolación se ríe. Entran en la venta saliendo al terminar el pregón el Vendedor de pescado)


ESCENA VII

Dichos, Vendedor de Pescado foro izquierda, luego Pescadores 1º y 2º foro derecha.

(Música)

VENDEDOR
¿Quién compra pescadillas
y boquerones,
del que alegra la calle
con sus canciones?
¡Pescao fino!
¡Salmonetes, dentones
y langostinos!
¡Jureles, vitorianos,
barbos y lisa!
¡Andad, niñas, corriendo,
que llevo prisa!
¡Llevo pescao,
para aquél que lo quiera
fresco y salao!
¡Acudid pronto, salero,
que el pescaero se va,
y yo soy el pescaero
que más barato lo da!
¡Abrí los sojo,
que er dinero guardao
se cubre é mojo!
¡Ay qué fresca!
¡Ay qué fresca!
¡Ay qué fresca la pesca!
¡Que de fresca que la traigo
se quié gorver a la ruar!

(Hablado sin que cese la música)

¡Er tío er pescao!

CONSOLACION
(Trae dos cenachos colgados de los brazos y estos en jarra) ¡Güeñas tarde!

FRASQUITO
¿Qué traes?

VENDEDOR
Lo mejor de la mar.

CONSOLACION
¿Fresco?

VENDEDOR
¡Más que usté!

FRASQUITO
¡Manque fuera mojama estaría más fresco que esta; vamos a verlo! (Entranse en el ventorro, al mismo tiempo que aparecen los Pescadores de caña)

PESCADOR 1°
¿Dónde se habrá metió?

PESCADOR 2°
Yo lo oí pregonar, lo mismito que lo estoy oyendo a usté. ¡Cámara, con la mañana e pesca que llevamos! (Estornuda)

PESCADOR 1°
¡Jesús! En mi pajolera vida he pescao menos. ¡Miste que tóo er santo día e Dios con la caña en la mano pa pesca este tiburón!

(Mostrando un pescado diminuto)

PESCADOR 2°
Ese lo sacamos enganchao en los dos anzuelos al mismo tiempo.

PESCADOR 1º
Pues en vista de que lo habernos pescao al alimón, buscaremos una romana pa pesarlo y repartírnoslo.

PESCADOR 2º
¡Y mi Coralito que me dijo que no volviera sin un buen lenguao!

PESCADOR 1º
¡Y mi Encarnación que se pirra por los barbos!

(Cantado)

VENDEDOR
(Saliendo)
¿Quién me llama?
¿Quién quié er mejó pescao
limpio de escama?

(Hablado sin que cese la música)

PESCADOR 1º y 2º
¿Te queda pescao?

VENDEDOR
¡Un poquillo!

PESCADOR 1º
Es nuestro.

VENDEDOR
No pué ser.

PESCADOR 2°
¿Por qué?

VENDEDOR
Porque me lo tienen apalabrao en el ventorro de más arriba. Vengan ostés, y er que quée, de ostés será.

PESCADOR 1°
Pues pa allá vamos.

(Cantado)

VENDEDOR
¡Ay, qué fresca!
¡Ay, qué fresca!
¡Ay, qué fresca la pesca!
¡Que de fresca que la llevo
se quié gorver a la mar!

(Vase el Vendedor foro derecha)


ESCENA VIII

Pescadores 1º y 2º y Don Narciso; luego Frasquito.

(Hablado)

PESCADOR 1°
¿Pero no hay quién despache?

NARCISO
(Saliendo por la segunda puerta) ¿Ha venido esa?... (Ve a los Pescadores) ¡Ah! ¡Oh! ¡Hola, señores!

PESCADORES
¡Don Narciso!

NARCISO
Qué, ¿se ha pescao mucho?

PESCADOR 1°
¡Eso usté, calaverón!

PESCADOR 2°
¿Y esa hembra, de que nos habló usté la otra tarde?

NARCISO
¡Chist! (Con misterio) ¡Ahí la tengo!

PESCADOR 1°
(¡Qué tío de más suerte!)

FRASQUITO
(Saliendo) Qué, ¿no ha venío esa mujer entoavía?

NARCISO
(Azorado, tapándole la boca sin dejarle terminar) Deles usted de refrescar a estos amigos, que yo pago.

PESCADOR 2º
¡Gracias!

(Frasquito les sirve unas copas que los Pescadores beben)

PESCADOR 1º
Pero por nosotros que no espere esa hermosura.

FRASQUITO
(Muy extrañado) Pero... ¿ha venío?

NARCISO
(Vuelve a taparle la boca) ¡Dese usted prisa!

FRASQUITO
¡Al momento! (Les sirve unas copas)

PESCADOR 1º
¿Esa que tiene usté ahí, será...?

NARCISO
¡Oh! ¡Una mujer no vista!

PESCADOR 2º
Sí, ¿eh?

(Don Narciso lanza un silbido ponderativo)

PESCADOR 1°
¡Pues... buen provecho!

NARCISO
¡Salud, señores! (Vase segunda puerta, mientras los Pescadores vanse por el foro conversando)

FRASQUITO
¡Vayan ustedes con Dios! (¿Cuándo habrá venío esa mujer que yo no me he enterao? Voy a ver si la filo) (Vase por la segunda puerta, por donde entrará, después de llamar con los nudillos)


ESCENA IX

El Jilguero y la Desahogá, luego Tío Frasquito.

El Jilguero, cantaor de oficio, es un mozo crúo y juncal. La Desahogá, es hembra de buena pinta, pero con una voz, que por lo ronca, huele desde lejos a aguardiente. Ambos visten los trapitos de cristianar.

JILGUERO
(Llamando) ¿No hay nadie en esta casar (Salen foro izquierda)

DESAHOGA
¡Qué calor traigo, vengo sofoca!

JILGUERO
¡No será por haber venío en mi compaña!

DESAHOGA
¡No me sofoco yo por tan poca cosa! (Llamando) ¡Tío Frasquito!

FRASQUITO
(Desde dentro) ¿Quién llama?

JILGUERO
Una pareja y no de seguriá.

FRASQUITO
(Saliendo) (¡Valiente tío embustero!) (Por don Narciso) ¡jilguerillo de mi arma! (Lo abraza muy alegre)

JILGUERO
¿No hay un chato pa alegra a los amigos?

FRASQUITO
¡Cállate, condenao, que tengo ahí un señorito haciendo solitarios y con una nariz que paece un cascabel pisao!

DESAHOGA
¡Güeñas tardes!

FRASQUITO
¡Adiós, Desahogá! (A Jilguero) ¿En tan mala compañía has venío?

DESAHOGA
¡Otras habrá peores! Y más valiera que me diera usté una rajita e salchichón.

FRASQUITO
Entra en la cocina y que mi mujer te dé un bocao. (Vase la Desahogá)


ESCENA X

Dichos, menos la Desahogá.

JILGUERO
A propósito; ¿cómo está su mujer?

FRASQUITO
¡Cá día más horrorosa!

JILGUERO
¡Las cosas de usté!

FRASQUITO
¡Por mi desgracia! Y tú, ¿no quiés na? ¡Abre er pico!

JILGUERO
¡Va lo abriré esta tarde!

FRASQUITO
Pa dejarnos a tóos embobaos con tus trinos.

JILGUERO
¿Po si viera usté qué cosa siento yo por aquí en lo jondo, (Tocándose al pecho) mu a lo  jondo, cuando me llaman pa cantar en una juerga?

FRASQUITO
¡Claro está! T'acordarás de Rocío...

JILGUERO
¡De mi perchelerita! ¡De aquél manojo e claveles que olía a gloria y que era... asín como una tontería... ¡una tontería era! tenerla asín abraza... (Abraza a Frasquito) respirando lo que ella respiraba... (Dándole un empujón a Frasquito, desprendiéndose de sus brazos) ¡Mardita sea! que no era ni mucho menos lo que en este momento usté respira.

FRASQUITO
Ca uno huele a lo suyo y... ¡Miá que era bonita la chiquilla!

JILGUERO
¡Que si lo era!... Más que el mar con tóos sus corales y perlas; más que una noche estrella, ¡con aquellos ojos! ¡aquella boquita, estuche de besos! de donde salía aquél hilito de voz mú fino, mú fino... pero que na más que de recordarlo, siento que por dentro de tóo mi cuerpo, me repican campanillitas de plata.

FRASQUITO
¡Era una chávala de campanillas! ¿Y no has vuelto a saber de ella?

JILGUERO
¡Na! ¡Paece que se la ha tragao la mar!

FRASQUITO
¡Qué talle tenía! ¡era un capullito de Abril florío!

JILGUERO
Aun recuerdo una malagueña que me cantaba, poniéndome los ojillos asín y gorviéndome loco. Decía así:
«Quiere el pájaro en la jaula
ar que le da la comía,
pero si la encuentra abierta
sale volando y lo orvía.»

FRASQUITO
¡Bonita copla, por mi salú! Por entonces sacaron esta otra; a ver si te la recuerdas:
«Una niña s'ha perdió
de Málaga a la Caleta,
er que se la haya encontrao
que endiñe la papeleta.»

(Ríen los dos)

JILGUERO
Pues cantaba mi Rocío, otra de un lazarillo... que... verá usté... era... ¿cómo era, Joseliyo?... na, que no me acuerdo!

FRASQUITO
¡Claro! ¡Hace tanto tiempo!

JILGUERO
Doce años, día por día hace hoy; por ella, me fui de esta tierra; por ella, pasé lo que pasé; por ella... por ella, tío Frasquito, diera mi arma.

FRASQUITO
¡Joseliyo! ¿te vas a poner triste?

JILGUERO
¿Mi cuerpo triste? ¡Se quié usté callar! Mi cuerpo está siempre más alegre que unas castañuelas con moña; ¡no ve usté que en este oficio, el que no está alegre, no come! pero lo que está por adentro... eso... está como está... y... vamos a hablar de otra cosa si a usté le parece. Ya sabe usté que necesito que me acompañe er Viudo, porque tié cogió mi estilo y... no pueo sujetarme a otro tocaor.

FRASQUITO
¿Crees que lo había olvidao? ¡vendrá el Viudo!

(Muy alegre y con persuasión)

JILGUERO
¿A pesar del nuevo gorpe de hoy... de su conglomerá?

FRASQUITO
Ya está hecho a esos gorpes.

JILGUERO
Oiga usté: ¿y se sabe aonde está Pastora?

FRASQUITO
¡Qué ha de saberse! si desde que yo era un chavea, en toas las cajas é mixtos se ha hecho la misma pregunta: ¿Dónde está la Pastora? ¿dónde está la Pastora?... ¡y ni Dios lo sabía!

JILGUERO
Eso era un rompecabezas.

FRASQUITO
Pues eso es er Viudo, un rompecabezas, y figúrate como la tendrá, estando haciéndose esa pregunta desde que se arrimó a esa.

(Ríen los dos)


ESCENA XI
Dichos y Coquina, corriendo.

COQUINA
¡Tóo arreglao, tóo arreglao!

FRASQUITO
¡Cuenta!

COQUINA
¡Adiós, Jilguero!

FRASQUITO
(Dándole un cosqui) ¡Cuenta!

COQUINA
(A Jilguero, rascándose la cabeza) ¡Me tiés que enseña aquer tanguillo...

FRASQUITO
(Dándole otro coscorrón) ¡Cuenta!

COQUINA
(Llevándose las manos a la cabeza) ¡Dos!

FRASQUITO
¿Cómo dos?

COQUINA
¡Qué me ha dao usté dos coscorrones! ¡Viene er Viudo!

FRASQUITO
¿De veras, Coquina? (Loco de alegría)

COQUINA
Como usté lo oye.

FRASQUITO
Si no tuvieras la cara tan churretosa te daba un ósculo, como dice er Fino.

JILGUERO
¡Ese, no fartará!

FRASQUITO
Es el Cicerón de los ingleses; porque como es el único que chanela de extranjero...

COQUINA
(A Jilguero) ¿El tanguillo ese es asín? (Cantándose y bailando)
«No me metas la caerá
que me da la convursión...

JILGUERO
(A Frasquito) Sabe este niño una mijita.

FRASQUITO
¡Como que tié de maestra a la Apetitosa!

JILGUERO
¡Sí que es maestra!

FRASQUITO
Buena juerga se prepara, chiquillo, y eso que nos hacían farta como er comer, una parejita é gitanos; porque eso, le gasta la mar a los ingleses.


ESCENA XII

Dichos y Gitana; enseguida Consolación y Desahogá. (Que saldrá comiendo pan y salchichón)

(Música)

GITANA
(Dentro)
Soy la gitanilla
de airosos andares.
Quito los pesares
coa mi buen humor.
El sol, en la cara
me dio más de un beso,
y tengo por eso
subió er color.

(Hablado sin que cese la música)

JILGUERO
Ahí tié usté una.

COQUINA
(Disponiéndose a correr)
¿La llamo?

FRASQUITO
(Sujetándole)
No es preciso, viene aquí.

(Entra la Gitana, y al mismo tiempo salen por primera puerta, Consolación y Desahogá)

¡Pasa en seguía, morena!

JILGUERO
Que ni pin taita vienes.
GITANA
Voy a decirte las penas
y alegrías que tú tienes.

FRASQUITO
Dinos la buena ventura.

CONSOLACION
A mí.

COQUINA
Y a mí.

DESAHOGA
(Comiendo) A mí, no.

GITANA
Lo que es a ti, criatura,
¿qué podré decirte yo?

DESAHOGA
Lo que m'han dicho mil veces.

FRASQUITO
¿Eso qué importa?

DESAHOGA
Mejor.

GITANA
¡Cállate ya, que pareces
la sirena de un vapor!

(A Jilguero)

¿Empiezo por ti, serrano?

JILGUERO
Empieza por el que quieras.

GITANA
Pues por ti; dame la mano
y escucha, que va de veras.

(Cantando)

Yo pasé muchos desvelos
y me dieron que pensar,
las estrellas de los cielos
y las arenas del mar.
Y por eso leo
en tu corazón,
y a los hombres veo
tal corno ellos son.

Yo sé que una penita
te roe el alma,
y que está de continuo
dale que dale;
pero no te repudras
y ten más calma;
porque el sol en el mundo
pa todos sale.

Yo sé por tus ojillos,
que a todas horas
sientes dentro del alma
gran desconsuelo.
No sé si cuando cantas,
ríes ó lloras,
desde que una alondrilla
levantó el vuelo.

Pero no te amilanes,
niño serrano
que a la noche, ya sabes
que sigue el día.
Y sé por estas rayas
que hay en tu mano,
que pronto habrá en tu cuerpo
mucha alegría.

Ama y confía
y ten más calma.
Yo no me río
de tu dolor;
y la alegría
caerá en tu alma,
como el rocío
sobre la flor.

(Quédase Jilguero pensativo)

Sierra Nevada
de mi Granada,
sublime Alhambra
bella y gentil,
hermosa vega
qué a besar llega,
no sólo el Darro,
sino el Genil.

(Hablado)

FRASQUITO
Dejarse de sortilegios y vamos a lo que conviene, (A la Gitana) Si te quiés ganar unas moneas de plata, es precio que dentro de una hora te presentes aquí, con lo mejor del baú y con un gachó que se traiga argo y no se lleve na.

DESAHOGA
¡Eso va a ser mu difícil!

GITANA
¡Cállate ya, sochantre! (A Frasquito) Y descuide usté, pare santo, que aquí estaré con lo que necesita.

FRASQUITO
Pues luego es tarde.

GITANA
Po quearse con Dios.

JILGUERO
(Deteniéndola) ¡Oye! ¿qué alegría es esa que voy a tener?

GITANA
¡Anda ya, que eres más agonioso que er tren! Busca por tu garlochí, que él te lo dirá.

DESAHOGA
¡No le hagas caso a esa infundiosa!

GITANA
¡Cállate tú! Que con tanto tajelar, vas a reventar como el lagarto é Jaén. (La Desahogá le contesta con la boca llena, ea frases ininteligibles) ¡Y no hables con la boca llena, Gargamúa, que paeces la trompeta de un automóvil (Oyese ¡a bocina de un auto y Coquina sale a mitad de la carretera)

FRASQUITO
¡Es verdad que suena lo mismo!

COQUINA
(Entra corriendo) ¡Aquí están los ingleses!

FRASQUITO
¿Qué dices? ¡Si son poco más de las cuatro y no he citado la gente hasta las seis (Muy azorado. Van todos hacia el foro, menos la Gitana)

COQUINA
¡Pues, místelos; ella se está quitando de la cabeza una cosa así como una red.

FRASQUITO
(Llevándose las manos a la cabeza) ¡María Santísima! (Consolación y a Desahogá) Irse ustedes pa dentro (Vanse Consolación y Desahogá) Tú; (A la Gitana) vete y no me fartes. (A Coquina) Tú, a tú puesto y yo... al mío. (Frasquito y Jilguero se acicalan y sacuden con la mano)


ESCENA XIII

Coquina, Gitana, Frasquito, Jilguero, Rocío, Mister Johnes y el Fino.

Rocío se presentará elegantísimamente vestida y alhajada; enorme sombrero, impertinentes, etc. etc. Mister Johnes vestirá de americana, botines, sombrero de ala ancha, guantes claros y monóculo. El Fino, traje de la tierra aseñoritado. Se presentan en escena los tres precediéndoles Rocío, que se detiene al encontrarse con la Gitana, que sale.

GITANA
¡Los ángeles te acompañen, reina de lo bonito! ¡Benditos sean esos clisos que queman más que los rayitos er sol de esta tierra, y bendita sea esa boca de mieles que despíe más perfume que toas las florecillas silvestres del campo, que cuanto más las pisan, más olores esparraman! (Rocío que ha escuchado sonriente el saludo de la Gitana, saca una moneda de oro del bolsillo que, con el velo, llevará al brazo, y se la entrega) ¡Oro!

COQUINA
(De un salto ve la moneda ) ¡Oro!

FRASQUITO
(Haciéndole un guiño a Jilguero) ¿Te has fijao en la monea? ¡¡Oro!!

GITANA
(Guardándose la monea en el pecho) ¡Der metal de esta monea es tu corazón, princesa der tronío! ¡Serafines te acompañen por tierras que pises!

JILGUERO
(A Frasquito) ¿Se ha fijao usté en los brillantes que trae?

FRASQUITO
¡Toas las extranjeras son muy lapidarias!

GITANA
(Al inglés) ¡Adiós, tú! que paeces el palo de un cónsul, tan dergao y tan arto; y espérame aquí que voy a ver si encuentro por la carretera el cristalito del otro ojo, no sea que te lo pisen. (Vase la gitana. Rocío, el Fino y Coquina se ríen; este último no ha hecho más que dar vueltas alrededor de Rocío y relamerse después de olerla. Desde este momento, Rocío mirará al Jilguero)

JILGUERO
(A Frasquito, por el Mister) ¿Quién es ese?

FRASQUITO
¡Por la redondela del ojo pué que sea el inglés! Ahora veremos. (Al Fino en voz baja) ¿Quién es este?

FINO
(Aparte a Frasquito) ¡El inglés!

FRASQUITO
(Aparte a Jilguero y conteniendo la risa) ¡El íngilis mánguilis!

FINO
(Al que le habrá hablado Mister) ¡Tío Frasquito, que le diga usté al del automóvil que se vaya al garaje!

FRASQUITO
(Quédase rascándose la cabeza) (¡Cómo tratan en el extranjero a la servidumbre!) (Llama a Coquina  y le habla al oído)

COQUINA
¡Quiá! ¡Pa que me dé con un farol en la cabeza!

FRASQUITO
¡Obedece y calla! (Vase Coquina receloso)


ESCENA XIV

Dichos menos Gitana y Coquina, que volverá cuando lo marque el diálogo, Consolación y Desahogá.

FINO
(A Mister) Este es el ventorro de Baco. (Señala a Frasquito ) Le propieter del ventorro.

MISTER
¡Ah! ¿Usted es Baco?

FRASQUITO
No señor; pero soy de la familia.

FINO
(Presentando al Jilguero) ¡El Jilguero! chanter flamenque. (Señalando a la derecha del foro) ¡El Limonar! y ¡La mer!

FRASQUITO
¡Bien veníos sean los milores a esta humilde casa!

CONSOLACION
(Saliendo de la cocina con un lebrillo y hablando hacia el interior) Agarra otro lebrillo y vente.

(Sale Desahogá con otro lebrillo)

DESAHOGA
¡A ver si la vemos! (una delante de otra dan una vuelta alrededor de Rocío, haciéndose una a otra signos de aprobación con la cabeza y los ojos)

FRASQUITO
¿Qué se les ha perdió a ustés aquí?

CONSOLACION
¡Na! ¡Sino que vamos a enjuagar estos lebrillos!

(Rocío comprende el juego y se sonríe)

FRASQUITO
¡Pues el pilón está allí! (Señala a la derecha)

CONSOLACION
¡Ya lo sabemos! (Le dan una última ojeada y vuélvense a la cecina sin pasar por el pilón. Aparte a Desahogá) ¿No es fea, verdad?

DESAHOGA
No es fea, pero por. el barrio er Molinillo las hay más guapas. (Entranse en la cocina Consolación y Desahogá. Rocío echa los impertinentes a Jilguero)

JILGUERO
(Al Fino) ¿Por qué me mirará la inglesa con esos gemelos?

FINO
No son gemelos.

JILGUERO
¿Pues qué son?

FINO
(Sin mirarlos) ¡Impertinentes!

FRASQUITO
(A Jilguero en voz baja) ¡Hombre, yo creo que no hemos ofendió a nadie con esa pregunta! (Coquina regresa. A Coquina) ¿Qué hizo?

COQUINA
Dar media vuelta y dirse. (El inglés se acerca al mostrador seguido de Fino; al verlos Frasquito se les acerca y hablan)

JILGUERO
(Mirando a Rocío, que no le quita ojo) ¡Como bonita es una pintura!

FRASQUITO
Bueno; pues que pasen y lo curioseen tóo, (Se le acerca Coquina) que tóo pué verse, porque tóo está como los chorros del oro... menos la cara de este chaval, que no sé dónde diablos la mete... (Dándole un pescozón a Coquina) ¡Anda a lavarte y no me desacredites!

COQUINA
(A Jilguero) ¡Buena mujé!

JILGUERO
¿Qué entiendes tú de eso?

COQUINA
¡Vaya si entiendo! (Márchanse todos al interior del ventorro; pero al notar Frasquito que Rocío no los sigue va hacia ella)


ESCENA XV

Rocío y Frasquito.

FRASQUITO
¿No viene la madama?

ROCIO
(Hablando en correcto castellano, pero simulando grande dificultad en la pronunciación) Me quedo aquí admirando este hermoso panorama. ¡Es encantador!

FRASQUITO
¡Como que no hay quien no se alegre respirando... respirando... (Ahora me hacía falta el Fino) los aires salaos de la mar! (¡Ole!)

ROCIO
Mezclado con el aroma de los azahares.

FRASQUITO
Eso, de los azahares.

ROCIO
¿Cómo se llama ese mesié que canta?

FRASQUITO
¡Ese no es un mesié! Es un pájaro del Paraíso.

ROCIO
Pero, ¿cómo se llama?

FRASQUITO
¡El Jilguero!

ROCIO
Pregunto por su nombre patronímico.

FRASQUITO
¿Patronímico? (¡Por vía der Fino que no esté aquí! ¿Qué será eso de patronímico?) Pues... pues... el patronímico le he orvidao, pero a él le hemos dicho siempre Joseliyo Moreno, alias El Jilguero. (Rocío reprime un movimiento) ¡Y lo es, porque canta mejor que un ruiseñor; y eso que no es ya ni sombra de lo que era! Porque de más chico tuvo, ó no tuvo que ver con una mocita como una rosa, que le dejó clavas las espinas cuando se fue de su vera!

Rocío
(¡Ah!)


ESCENA XVI

Dichos y Jilguero.

JILGUERO
¡Tío Frasquito! ¡Ahí dentro lo llaman!

FRASQUITO
(A Rocío) Con su permiso. (Vase al ventorro)

ROCIO
(Llamando al Jilguero, que va a entrar en seguimiento de Frasquito) ¡Mesié!

JILGUERO
(Volviendo la cabeza) ¿Es a mí?

ROCIO
Me han dicho que va usté a cantar esta tarde.

JILGUERO
Ese es mi oficio, cantar; por eso me llaman el Jilguero.

ROCIO
(Mirándole insistentemente, con los impertinentes) ¿Y cómo siendo usté el Jilguero que canta parece estar tan triste?

JILGUERO
¡No, si yo no estoy triste!

ROCIO
¡Oh! ¡Para mí que su tristeza es esplín!

JILGUERO
¿Conque pa usté plín, eh?

ROCIO
Digo que será aburrimiento, y cuando yo estoy así, canto una canción andaluza que me enseñó una amiga española...

JILGUER
(Conteniendo la risa) ¿Y la canta usté en andaluz?

ROCIO
En andaluz creo cantarla.

JILGUERO
¿Y es mu larga?

ROCIO
¡Cuatro versos, se ne rién!

JILGUERO
¡Pues nos reiremos! ¿Quié usté cantármela?

ROCIO
(Canta con todo el estilo que pueda y a media voz)
«Yo sé que una malagueña
te volvió loco perdió,
y sé que si ella se empeña
recobrarás el sentío.»

JILGUERO
(Que le habrá escuchado, con el corazón en los ojos, dice en un arranque de entusiasmo, cogiéndolo de una mano) ¿Quién es, usté?

ROCIO
(Fingiendo enojo) ¡Que es que cet sá?

JILGUERO
Disimule usté, señora, no supe lo que hacía; pero ese cantar me ha traído a la memoria una copla y una fecha.

ROCIO
¿Qué copla?

JILGUERO
No la sé.

ROCIO
¿Y la fecha?

JILGUERO
¡La de hoy, el quince de Abril!

ROCIO
(¡¡E1 quince de Abril!! ¡Hoy!)

JILGUERO
¿Le recuerda algo esa fecha?

ROCIO
¿A mí? ¡Nada!... ¿Acaso una mujer...?

JILGUERO
Una mujé que me orvió.

(Música)

(Jilguero se separa preocupado y Rocío se le acerca con coquetería)

ROCIO
Ella aún pudiera
de usté acordarse,
y la esperanza
no hay que perder.

JILGUERO
De mí no quiera
pitorrearse...

(La mira fijamente)

(¡Más semejanza,
no puede haber!)

(Pausa, se miran un momento y Jilguero se queda pensativo)

ROCIO
No se quede pensativo
que yo deseo influir
por usté.

JILGUERO
¡Tiene usté mucho atractivo!

ROCIO
¿Y eso qué quiere decir?

JILGUERO
¡No lo sé!

(Vuelve a mirarla fijo)

ROCIO
¿Por qué a mirarme
tanto se para?

JILGUERO
(Con vehemencia)
Porque por dentro
la quiero ver.
Porque en su cara
no sé qué encuentro,
que los estribos
me hace perder.

ROCIO
¿Qué son los estribos?

JILGUERO
¡Perder la chaveta!

ROCIO
¡No entiendo tampoco!

JILGUERO
¡Perder la razón!

ROCIO
¡Diga qué motivos!

JILGUERO
¡No me comprometa!

ROCIO
¡Que estoy medio loco!

ROCIO
Diga cuáles son.

De saber trato
todas las cosas.

JILGUERO
¡Que es su retrato!

ROCIO
¿Como yo es?

JILGUERO
(La mira extasiado)
¡Ojos serranos!
¡Como los de ella!
¡Las mismas manos!
¡Los mismos pies!

ROCIO
¡Siendo tan bella
como asegura,
sufrirle toca
de un modo atroz!

JILGUERO
(Sin prestar atención a lo que Roció le dice y continuando en su arrebatamiento)
¡Esta es de aquella!
¡Que su pintura!
¡Su misma boca!
¡Su misma voz!

ROCIO
¡Hable con franqueza!

JILGUERO
¡Tenga compasión!

ROCIO
¡Para ahuyentar su tristeza
le cantaré una canción!

Yo se que una malagueña
te volvió loco perdió,
y sé que si ella se empeña
recobrarás el sentío.

JILGUERO
(Con arrebato, cogiéndola un brazo)
¡Tú eres Rocío!
¡Mi perchelera!
¡Tú el amor mío!
¡Mi cielo tú!

ROCIO
(Soltándose)
¡Yo no le engaño!

JILGUERO
¡Perdón, señora!

ROCIO
(Con coquetería y mimo)
¡Me hizo usted daño!

JILGUERO
(Con interés)
¿Mucho?

ROCIO
¡Bocú!

JILGUERO
Extranjerita trigueña,
yo quiero que tú me digas
qué pajarito te enseña
a cantar la malagueña
con tantísimas fatigas.

ROCIO
Hecha pedazos
su alma y la mía
por él perdiera
la libertad.
Porque en sus brazos
encontrarla
la verdadera
felicidad.

JILGUERO
Perdón mil veces
por mi arrebato,
mas el retrato
de esa mujer,
veo en toas partes
y cosa rara
hasta en su cara
la creo ver.

ROCIO
Lo compadezco,
cálmese ya.

JILGUERO
Yo no merezco
perdón ni ná,
no a mi persona
guarde rencor.

ROCIO
¿Quién no perdona
faltas de amor?


ESCENA XVII

Dichos y Mister, el Fino, Frasquito y Coquina.

(Hablado)

FRASQUITO
Pues se celebrará aquí afuera; y descuiden, que tóo estará listo pa cuando güervan. (Mister, habla aparte con Rocío)

FINO
Pues daremos nuestra promené y dentro de media hora caeremos aquí matemáticamente, (A la palabra promené, Jilguero y Frasquito, abren ojos tamaños y boca de a todo pedir) poique ahora voy a enseñarles les anvirons.

JILGUERO
¿Y qué es eso?

FINO
Los suburbios de por aquí.

FRASQUITO
¿Los qué?

FINO
(Con petulancia) ¡Los alrededores! (Continuamente Coquina, procura por todos los medios el poder guipar las piernas a Rocío, que tendrá recogido el traje)

MISTER
¿De modo que se decide a quedarse en este país?

ROCIO
¡Me enamora esta tierra!

COQUINA
(A Jilguero) ¡Asina son! (Abarcando los brazos)

JILGUERO
¿El qué?

FINO
(Tocándose sus pantorrillas) Las...

COQUINA
¡Las de la inglesa! (Se relame)

JILGUERO
¿Eh?       

FINO
Sí, les molléts.

FRASQUITO
¡No estás mal mollete tú!

MISTER
¿Y tendrá usted valor para dejarme partir solo?

ROCIO
Solo... no. (Con coquetería) le acompañará mi recuerdo. (Se le cae el pañuelo de mano)

MISTER
¡Es usted incomprensible!

ROCIO
Soy... mujer.

FINO
(A Rocío y Mister) ¿Alón? (Vanse por el foro Mister, Fino y Rocío; ésta última sin dejar de mirar con los impertinentes a Jilguero Este y Frasquito, van hacia el foro, para verlos marchar. Coquina, recoge del suelo el pañuelo de Rocío)


ESCENA XVIII

Frasquito, Jilguero y Coquina que sale y vuelve.

FRASQUITO
(Viendo que Coquina está oliendo el pañuelo de Rocío) ¿Te estás limpiando la cara?

COQUINA
No, señor; es el pañuelo de la inglesa que... ¡ole más güenamente! (Oliéndole)

JILGUERO
¡Trae acá! (Va a cogerlo)

FRASQUITO
(Interponiéndose) ¡Corre a llevárselo! (Vase Coquina)

JILGUERO
¡Tío Frasquito, canto esta tarde manque no venga er viudo!

FRASQUITO
¿De veras?

(Oyese a Rocío cantar dentro la soleá siguiente:)

«Quiere el pájaro en su jaula
al que le da la comía,
pero si la encuentra abierta
sale volando, y lo orvía.»

FRASQUITO
(¿Quién canta con tanto estilo?)

JILGUERO
¿No ha escuchao usté? (Con vehemencia)

FRASQUITO
¡Pos ni que estuviera sordo!

JILGUERO
¡Si digo, la letra de esa copla, la que me cantaba mi perchelera!

COQUINA
(Regresa cantando el último verso de la copla)
«Sale volando y lo orvía.»

FRASQUITO
¡Pos si era Coquina!

JILGUERO
¿Quién te ha enseñao esa copla?

COQUINA
¡Si yo no la he cantao! ¡era que repetía lo que ha cantao la inglesa!

JILGUERO
(Fuera de sí de entusiasmo) ¿Pero ha sío ella?

COQUINA
¡No, que iba a ser el inglés!

JILGUERO
(Con resolución) ¡Tío Frasquito; canto esta tarde!

FRASQUITO
¡Si ya me lo has dicho!

JILGUERO
Pos lo güervo a decí: ¡canto esta tarde!

COQUINA
(Después de olerse las manos) ¡Tío Frasquito, huélame usté!

FRASQUITO
¡Anda y que te huela tu padre!

COQUINA
Pos tóqueme los déos y huela; der pañuelo de la inglesa.

JILGUERO
¿A ver? (Le toca la mano y se huele la suya) ¡Sí! ¡A esto olía!

FRASQUITO
¿Quién?

JILGUERO
La inglesa.

FRASQUITO
¿Sí? (Toca la mano de Coquina y se huele) ¡Ya sé a lo que huele!

JILGUERO y COQUINA
¿A qué?

FRASQUITO
¡A prefumería! (Quédanse los tres oliéndose los dedos)


ESCENA XIX

Dichos y el Viudo.

Este personaje, todo afeitado, vestirá el traje flamenco; pero de luto riguroso y traerá una guitarra enfundada, también con paño negro, dejando al descubierto tan sólo una vistosa moña de cintas de colores.

VIUDO
(Desde la entrada del ventorro) ¿Se pué pasar?

(Este personaje ha de revelar en todo él suma tristeza cómica)

FRASQUITO
¡Viudo de mi arma, pase usté adelante!

VIUDO
(Tío Frasquito, ha vuelto a ponerme en ridículo por la treinta y cuatro vez! (Va a abrazarle, pero se detiene para dejar la guitarra sobre el mostrador antes de caer en sus brazos)

FRASQUITO
¡Bueno está! ¡paciencia! ¡Se conoce que ha nació usté pa eso!

VIUDO
¿Pa qué?

FRASQUITO
¡Pa Sufrir! (Con gran trabajo lo separa de sus brazos, pero el Viudo cae en los del Jilguero, exclamando:)

VIUDO
¡Compare de mi arma, el treinta y cuatro gorpe!

COQUINA
(¡Buena paliza!)

JILGUERO
¡Y que ahí pare!

VIUDO
¡Dios le escuche a usté! (A Frasquito) El niño me dijo que me daría usté razón de esa pérfida.

FRASQUITO
A su tiempo vendrá tóo; ahora hay que olvidar penas, porque vamos a tener aquí la primera zambra; ¿verdá, Jilguero?

JILGUERO
¡Ya le he dicho a usté que canto!

VIUDO
¡Pero si yo no voy a poder tocar! ¡si la pena me ajoga! ¡si me he tenío que vorvé a vestir
de luto! ¡Crean ustés que pa estos gorpes no hay lenitivo!

FRASQUITO
¡Quizás te carmen argo las moneas de los ingleses!

JILGUERO
¡Y que en cnanto vea usté a la inglesa, se le van a sarta hasta las cuerdas de la guitarra!

FRASQUITO
amos, se acabaron ya los lloriqueos: pasad pa dentro y temad lo que queráis.

VIUDO
¡Tomaré unas copas a ver si se me carma esta excitación! (Tropezando con el capacho de hielo que está junto al mostrador)

FRASQUITO
(Previniéndole) ¡Cuidao con el hielo!

VIUDO
¡Asín tendrá er corazón mi señora!

JILGUERO
¡O tóo lo contrario!

FRASQUITO
(Al Viudo) ¡Ah! me preguntó antes el inglés que con qué se hacen las cuerdas e guitarra.

VIUDO
(Cogiendo su guitarra) Con ná, se venden hechas.

JILGUERO
(Por la guitarra) ¡Compare, bonita moña!

VIUDO
Es un recuerdo; me la puso mi mujer.

JILGUERO
¡Por muchos años!

(Vanse los tres por el interior del ventorro)


ESCENA XX

Coro General, Cantaores, Tocaores, Bailaores, Frasquito, Jilguero, Desahogá, Consolación y Viudo.

(Música)

TODOS
Muy buenas tardes.

FRASQUITO
¡Salud, señores!

TODOS
Ya estamos todos
los cantaores.
Lo más granao
del cante jondo,
lo más salao
que el mar sin fondo.
Gente de rumbo,
gente de gracia,
como quien dice
la aristocracia.
La aristocracia
de Andalucía,
que alegra al mundo
con su alegría.

FRASQUITO
¿Sus traéis algo nuevo?

TODOS
Unas toreras,
que todo el que las oye
se vuelve tonto;
pero no hay quien las baile.

FRASQUITO
¿Eso es de veras?
Hay quien baile y quien cante.

TODOS
Que salgan pronto.

FRASQUITO
Venga aquí tóo er mundo;
tú, pimpolleo, (A la Desahogá)
báilate esas toreras
como tú cueles:
cántalas, Jilguerillo:
tocad sin mieo: (A los guitarristas)
mueve bien esas curvas
y los pinreles. (A la Desahogá)

ELLOS
Son las toreras.

ELLAS
¡Ay!

ELLOS
El baile en que se mueven.

ELLAS
¡Ay!

ELLOS
El baile en que se mueven
más las caerás.
Con este baile

ELLAS
¡Ay!

ELLOS
Más de una vez se ha visto

ELLAS
¡Ay!

ELLOS
Más de una vez se ha visto
pecar a un fraile.

JILGUERO
(Al compás de las guitarras que tocarán el Viudo y demás tocadores)

(Baila la Desahogá mientras Jilguero canta)

La mujer de Severo
tenía amores
con un gachó torero
de los peores.
¡Ay!
Pero el maleta
manejar no sabía
bien la muleta,
y hoy el marío
le ha cogido en las tablas
y le ha embestío;
y el inexperto,
¡ay!,
en las astas del toro
dice que ha muer...
¡Berebé!,
dice que ha muerto.

(Bailan cuatro ó seis parejas)

Dice doña Jacinta
que su marío,
aunque ya entrao en años,
es muy corrió,
¡ay!,
y por la pinta
no ha debido engañarse
doña Jacinta;
sólo que ahora,
por no aguantar las puyas
de su señora,
se dolió al hierro,
¡ay!,
y se ha quedao er probé
como un cence...
¡Berebé!,
como un cencerro.


ESCENA XXI

Dichos, Rocío y el Fino. Todos, al ver a Rocío, lanzan un ¡oh! de admiración.

(Hablado)

ROCIO
¡Quietos!

APETITOSA
(A Frasquito) ¡Y habla en cristiano!

FRASQUITO
¡Estas mujeres dominan toas las lenguas!

FINO
(A Rocío) Pues ya los verá usté cuando se metan en harina.

FRASQUITO
¿De moo que el míster...?

FINO
Se ha quedao en el yate porque le iban a hacer una intervieuve; pero vendrá deseguía.

ROCIO
Señores, hacedme un sitio y que siga la diversión.

(Todos la ofrecen sillas)

FINO
¡No tanta?, le basta con una!

JILGUERO
En un trono merecía usté estar sentá.

ROCIO
¡Qué bromista! (Se ríe)

FRASQUITO
(¡Y esos gitanos, sin venir!) (A. Rocío) ¿Le gusta a usté una cosa mu flamenca, mu flamenca?

ROCIO
¡Sí! ¡Sí!

FRASQUITO
¡Coquina!

COQUINA
¡Presente!

FRASQUITO
(Cogiéndole por la cabeza y examinándole de arriba a abajo) No está mu presentable que digamos; pero, en fin, cántale y báilale a la señora el tanguillo que tú sacaste.

COQUINA
¿Er de la aristocracia?

FRASQUITO
Er mismo, (A Rocío) Lo llama asín porque habla der futraque y der descote.

VARIOS
¡Venga de ahí! (Tocan palmas y guitarra)

(Música)

COQUINA
Es un tango sentío y con gracia
er tanguillo de la aristocracia
que viá cantar
y a bailar.
¡Venga ya!

CORO
Es un tango sentío y con gracia,
etc., etc.

COQUINA
Si un señorito quiere
bailar un kake,
no pué danzarlo nunca
sin un futraque;
porque al doblarse asín, (Inclinándose)
le cuelga por detrás
y sirve de telón
a to «el qué dirán».
Que er pantalón
un desgarrón,
se pué llevar
sin intención.

(Bailando)

¡Triquitraque!
Yo tengo un futraque
que lo gasto
con gracia y empaque;
y haciendo asín, (Se inclina)
¡me tapa tóo el trasportín!

CORO
¡Triquitraque!
Que él tiene un futraque,
etc., etc.

(Bailan, imitando los movimientos de Coquina)

COQUINA
Toas las señoritingas
que quién lucirse,
se espechugan hasta onde
no pué decirse.
Porque es la moda aquí
que se luzca de acá (Se toca el pecho)
todo lo más mejor,
cuando haiga que bailar.
Que la mujer
debe enseñar
tóo lo mejor
de aquí y de acá.

(Por pecho y espalda)

¡Cachalote!
Con tanto descote,
las señoras
merecen un mote.
Que haciendo asín, (Se inclinan)
lo enseñan tóo de punta al fin.

CORO
¡Cachalote!
Con tanto descote,
etc., etc.

(Bailan Coquina y Coro. Al terminar el número, todos aplauden y jalean a Coquina. La Apetitosa le dará un beso en cada carrillo)

(Hablado)

FRASQUITO
¡Apetitosa, que te he tañao!

JILGUERO
(A Rocío) ¿Esta usté contenta y satisfecha?

ROCIO
Mucho y estoy deseando que empiece la fiesta de veras.

JILGUERO
¡Diablo de chico! Cuidado que tiene escuela sin haber pisado una en su vía. (Al Viudo)
¿No es verdad?

VIUDO
¡Es claudiné!

FRASQUITO
¡Camará como tarda el inglés! (Llama) ¡Niño!

COQUINA
¡Mande usté!

FRASQUITO
Vé en un salto al yate a ver si le han acabao al inglés la intervieuve esa y dile que está ya aquí toa la gente como claveles reventones, deseando sortar aromas y alegrías.

COQUINA
¡Vuelvo! (Sale disparado)

FRASQUITO
¡Señores, mientras vuelve el niño con el milor, pasad adentro, que aquí hay de tóo. (Al
Viudo) ¿No le parece a usté?

VIUDO
¡Es claudiné!

(Vanse todos al interior, siendo los últimos Roció y Jilguero)


ESCENA XXII

Rocío, Jilguero y Don Narciso, que sale de su cuarto y, al ver a Rocío por la espalda cree que es la que él espera y se llega a ella.

NARCISO
¡Por fin! (La coge por la cintura, recibiendo de Rocío una sonora guantada) ¡Ay! (¡Plancha!)

JILGUERO
(Vuélvese y le da un fuerte empujón a Narciso, que le hace medio caer) ¿Es usté astrónomo?

NARCISO
¿Por qué lo pregunta usté?

JILGUERO
Porque me se figuró asín, como que quería ver las estrellas y le viá sortá una guantá que va osté a batir parmas con las orejas como güerva a acercarse a esta Concerción de Murillo.

NARCISO
No se ponga usté así, amigo; yo salí buscando un lucero y me encontré con ese sol... y a todos nos gusta acercarnos al sol que más calienta. (Llevándose la mano a la cara)

JILGUERO
Pues pa usté no hay sol, porque tiene usté mu mala sombra.

NARCISO
(Este me quiere nublar el día) Pero...

JILGUERO
¡Largo ya de aquí y a tomar el fresco!

NARCISO
¡Me gusta la frescura!

JILGUERO
(Cogiéndole por las solapas y dándole un fuerte empellón) ¡Y a mí! (Don Narciso, reculando, cae en el capacho de hielo)

NARCISO
¡Ay! ¡El hielo! (Levantándose y corriendo al ver que Jilguero quiere soltarse de Rocío que lo sujeta) ¡Estos desplantes me dejan frío! (Corre a encerrarse en su cuarto)


ESCENA XXIII

Rocío y Jilguero.

ROCIO
Se conoce que no es amigo de usté.

JILGUERO
¡Yo no tengo amigos!

ROCIO
¿No soy yo su amiga?

JILGUERO
(Después de mirarla) Usté es... mi enemiga, y mis palabras no la ofendan.

ROCIO
(Riéndose) ¿Por qué?

JILGUERO
No se ría usté; pero dende que pisó este ventorrillo, me está haciendo pasar las moras y está jugando conmigo como con una pelota; y eso... podrá divertirla mucho; pero a mí... me está refriendo la sangre.

ROCIO
(Riéndose) Pero si hasta le he cantado canciones que le han hecho recordar a esa mujer a quien usté tanto ha querido.

JILGUERO
Pero, ¿Usté la conoce? (Con suma ansiedad)

ROCIO
(Cogiéndose de la mano de Jilguero, le recita muy bajito al oído, y palabra por palabra, la siguiente copla:)
No me sueltes de la mano,
te lo pío por favor,
porque por mi lazarillo
muertecita estoy de amor.

JILGUERO
(Sin poder reprimir un grito de alegría) ¡Tú eres mi perchelera! (Rocío le mira y ríe) Digo... usté... usté... ¡Tú eres mi Rocío! ¿No es verdad que sí? ¡Ah! ¡Dime que lo eres!... que... que lo es usted... ¡Si no quiere volverme loco!

ROCIO
(Abrazándose a él) ¿Sí, tu Rocío, tu perchelera que no te ha olvidao!

JILGUERO
(Sin darse cuenta empieza a dar vueltas por la escena, llamando a todos) ¡Tío Frasquito! ¡Tío Frasquito! ¡Vengan todos!

ROCIO
(Tapándole la boca a Jilguero) ¡Chits!

JILGUERO
¡Si estoy loco, si el corazón me salta del pecho, si no pueo callar, si la alegría se me sale der cuerpo! (Cogiéndola por las manos) ¿Pero eres tú?

ROCIO
Para ti, sí; pero... calla.


ESCENA XXIV

Dichos y Todos que salen al escuchar las voces de Jilguero. Don Narciso queda asomado a la puerta del cuarto que ocupa. Coquina vuelve corriendo

FRASQUITO
¿Qué pasa?

ROCIO
(Aparte a Jilguero) ¡Silencio!

COQUINA
(Entrando) ¡Ya estoy aquí! ¡No pueo respirar!

FRASQUITO
Pues no respires y habla. (Todos rodean a Coquina, excepto Rocío que formará grupo aparte con Jilguero y Viudo que se sienta como templando la guitarra. Don Narciso sigue a la puerta del cuarto)

COQUINA
¡El inglés, en este momento, te las pira en su yate! (Estupefacción en todos)

FRASQUITO
¿Sólo?

COQUINA
(Con extrema picardía) ¡Sólo! (Hace señas a todos para que se le acerquen) ¡Con una mujer con toa la barba!

NARCISO
(Dando un salto que asombrará a todos, dice:) ¡La mía! (Vase corriendo entre la rechifla general)

JILGUERO
(Aparte a Rocío) ¡Rocío!

ROCIO
¿Qué señas tenía esa mujer?

COQUINA
¡Más bonita que la calle Marqués de Larios! ¡Más fina que un coral! Con una mata de pelo negro más rizao que la mar, y con un lunar como un bichito e luz junto al rabillo de este ojo.

(El Viudo suelta un bordonazo en la guitarra y todos le miran)

VIUDO
¡¡Mi mujer!! (Todos contienen la risa. A Frasquito) ¡Y me dijo usté que aquí sabría su paraero!

FRASQUITO
¿Y lo he engañao?

VIUDO
Pero, ¿qué haría usté al que le robara su mujer?

FRASQUITO
¡Le regalaba el ventorro! (Todos ríen)

CONSOLACION
¡Basta de risa y a ver quién va a pagar el gasto que se ha hecho!

FINO
Por lo pronto ya lo ha pagao el Viudo.

CANTAOR
¡Eso es! ¿Quién va a pagarnos?

TOCAOR
¡Eso! ¿Quién?

APETITOSA
¡Diga usté!

(Todos rodean y reclaman a Frasquito, gritándole)

FRASQUITO
(Llevándose las manos a la cabeza ) ¡Qué ruina tan grande! ¡Por vía del inglés!... (A Rocío) ¡A usté la deja en tierra y a mí me deja en tenguerengue!

ROCIO
(En andaluz ya, desde este momento) ¡No Se apure usté, tío Frasquito!

FRASQUITO
¿Eh?

ROCIO
¡Déjelo ir, y... mal cañón lo barra!

TODOS
¿Cómo?

ROCIO
¡Comiendo! ¡Y esto se hace así! ¡Venga un pañolón! (Se lo dan) ¡Vengan flores! ¡Y ahí va el chapiri! (Se coloca las flores en cabeza y pecho tirando el sombrero)

TODOS
¿Qué es esto?

FRASQUITO
¡Pero!...

ROCIO
(Terciándose el mantón) ¿Pero no me habéis conocío entoavía?

JILGUERO
¡Mírela usté, tío Frasquito! ¡Mírenla tóos ¡Es mi Rocío, mi perchelera!

FRASQUITO
¡Pero si aquella era morena y esta es rubia!

FINO
Misterios del agua oxigenada.

TODOS
¡Ah!

FRASQUITO
¿De móo que usté es...?

ROCIO
¡La misma! ¡La que se hartó de roda por el mundo y encontró lujo, brillantes y moneas; pero que se dejó aquí el cariño, volvió por él... y... (Se abraza a Jilguero) aquí lo ha encontrao!

FINO
¡Ole las mujeres de la tierra!

TODOS
¡Ole!

ROCIO
Conque, siga la fiesta, haya alegría, vengan vasos e vino, que aquí hay dinero pa tóo y... templad las guitarras, y ¡venga de ahí!

(Música)

(Tocan las guitarras, se baten las palmas, todos jalean en medio de la mayor animación y alegría)

COQUINA
Un aplauso os suplica Coquina,
no le niegues, por Dios la propina,
y haced así, (Pelmas)
pa los autores y pa mí.

(Telón)



FIN DE LA ZARZUELA


Información obtenida en:
https://archive.org/details/malagueaszarzuel00gimn

No hay comentarios:

Publicar un comentario