martes, 31 de mayo de 2016

La Espada de Bernardo (Libreto)



LA ESPADA DE BERNARDO


Zarzuela en tres actos y en verso.

Letra de Antonio García Gutiérrez.

Música de Francisco Asenjo Barbieri.

Representada con general aplauso en el Teatro del Circo el día  de Enero de 1853.


REPARTO (Estreno)

Doña Leonor - Luisa Santa-María.

Doña Violante - María Soriano.

D. Bernardo - Francisco Salas.

Lamprea (Rodrigón) - Vicente Caltañazor.

D. Juan Chamorro (Alguacil mayor) - Francisco Calvet.

D. Tello - Ricardo Allu.

D. Luis - Enrique López.

Felipe IV - Luis Rivera.

Caballero 1º - Felipe Díaz.

Vieja 1ª - Alejandro Creahg.

Vieja 2ª - Francisco Rodríguez.

Vieja 3ª - José María Areces.


ACTO PRIMERO

Calle: a la derecha una casa de buena apariencia con un poyo a la puerta, esta casa se destaca hasta ocupar una cuarta parte del teatro, con una ventana que da frente al público. La puerta, en el otro lado del ángulo. Bocacalles en tres ó cuatro direcciones.


ESCENA PRIMERA

Dos Juan, Lamprea , salen de la casa. Lamprea con un mosquete.

JUAN
Lamprea: cuenta si hueles
ronda ó galán.

LAMPREA
No hay cuidado.

JUAN
Voy en tu lealtad fiado:
no te duermas como sueles.

LAMPREA
Bien puede ucé descansar.

JUAN
Pues para haber de cumplir,
a nadie dejes salir;
a nadie dejes entrar.

LAMPREA
Si don Bernardo resuelve
ir a rondar...

JUAN
Nada, nada!
cierra, que a puerta cerrada,
el mismo diablo se vuelve.

LAMPREA
Bien, señor.

JUAN
Y ya que te hablo
de esto, di: tiemblo do gozo!
no piensas tú, que ese mozo
tiene...

LAMPREA
Qué?

JUAN
Mucho de diablo?

LAMPREA
En ese punto...

JUAN
Qué opinas?

LAMPREA
Que es un lindo bravonel.

JUAN
Gran soldado...

LAMPREA
De papel.

JUAN
Acuchillador.

LAMPREA
De esquinas.

JUAN
No es muy grande la paciencia
del que busca con porfía,
un disgusto cada día,
cada noche una pendencia.

LAMPREA
Farsa y mentira, señor.

JUAN
No, Lamprea, no convengo
contigo en eso; yo tengo
mas confianza en su valor.

LAMPREA
Su valor? todo es alarde!

JUAN
Pues mira, como eso sea
verdad, amigo Lamprea!...
No le quisiera cobarde;
mas si es tal su condición,
es otra falta es de necio;
que si al cobarde desprecio,
abomino al fanfarrón.
Mas no lo creo: su bravura
de Flandes aquí le trajo.

LAMPREA
Hum!...

JUAN
Y por eso le atajo,
no nos haga otra diablura.
De mi casa los varones
ejemplos de valor dieron:
nunca los Chamorros fueron
cobardes ni baladrones.
En fin, no dejes que salga.

LAMPREA
Por mi condición de viejo,
óigame uced un consejo
y valga por lo que valga.

JUAN
Un consejo? Ya lo aguardo.

LAMPREA
Yo pienso que ucé lo yerra
cuando rigoroso encierra
a mi señor don Bernardo.
Al fin es mozo, es galán,
de buen rostro, no mal talle,
y estas prendas, en la calle
se lucen, señor don Juan.
Esto pienso; no os asombre:
y ya pasa de cariño
querer guardar como a un niño,
al que tenéis por tan hombre.

JUAN
Tú, por lo visto no adviertes,
que está la corte cansada
de ver su calma turbada
con escándalos y muertes.
Su Majestad, con noticia
de tanta funesta lid,
quiere dejar en Madrid
recuerdos de su justicia,
y manda que con rigor
se persiga, y yo le alabo,
a tanto insolente bravo
que da a la corte pavor.
Por eso a Bernardo oprimo,
no haga en la corte un destrozo.
No he criado yo a ese mozo
diez años, para racimo.

LAMPREA
(Fuera lástima!)

JUAN
Ahí estriba!
bueno es que guardado esté,
si bravo, porque no dé:
si no, porque no reciba.
Pues entonces mi Leonor
se quedaba sin marido!

LAMPREA
Ni aun eso habéis entendido
a lo que pienso, señor.

JUAN
Pues di, Lamprea, has notado?...

LAMPREA
Yo hablara...

JUAN
Qué te detiene?

LAMPREA
Me parece que le tiene
hace ya tiempo, buscado.

JUAN
Eso sabe?

LAMPREA
Ya se arroba.

JUAN
Callábasme esas noticias!

LAMPREA
Es un saco de malicias
la que parece más boba.
Desde aquellas duras pruebas,
con que Dios tentarnos quiso,
perdimos el paraíso;
pero no el diablo y las Evas.

JUAN
Eso...

LAMPREA
Del árbol vedado
aun dura la tentación,
y si ella siente afición,
no la faltará bocado.

JUAN
Veremos; yo fio en ti.

LAMPREA
Yo siento crecer la yerba...
(cuando no me duermo)

JUAN
Observa
cuanto pase por aquí.
Yo voy a empezar mi ronda.

LAMPREA
(La rapazuela es astuta,
y ella comerá la fruta
por mucho que se la esconda)

(Don Juan ha hecho que se va durante este aparte)

Eh! si a alguien llegas a ver
que ronda...

LAMPREA
Bah! no le yerro!
mosquetazo y tente perro!
ya sé lo que debo hacer.

JUAN
Temerario!

LAMPREA
Y que no marra.

JUAN
No! no! Escucha y brujulea,
nada más; lo oyes, Lamprea?
no te subas a la parra.
Adiós. (Otra fiera!) (Váse)


ESCENA II

Lamprea, luego Don Bernardo.

LAMPREA
Sí:
como si pudiera ser
el guardar a una mujer:
que me lo pregunte a mí.
De eterno descanso goce
la que pudre, y no la vea
con estos ojos. —Lamprea!
qué hora es ya? Serán las doce.
Cómo contengo a ese loco
si en que ha de salir se aferra?
quién esa puerta le cierra
ni le convence tampoco?
Cómo no? ocurrencia sabia!
Para evitar todo encuentro,
quédese Bernardo adentro.

(Cierra la puerta echando la llave por fuera)

Ahora, grita, bufa y rabia.
Yo defiendo mis costillas.

(Bostezando)

Ja! ja! que aunque él no es muy bravo,
el que sirve... Ja! ja! al cabo...

(Se echa en el poyo)

Ya el sueño me hace cosquillas.

BERNARDO
Se fue ya?

LAMPREA
(Lo que tardó)

BERNARDO
No oyes, Lamprea?

LAMPREA
(Ya estoy!)

BERNARDO
Hijo, Lamprea!

LAMPREA
(Allá voy)

BERNARDO
Que tengo prisa.

LAMPREA
(Yo no)

BERNARDO
Rodrigón.

LAMPREA
(Anda!)

BERNARDO
Vejete!
Estantigua!

LAMPREA
(Qué regalos!)

BERNARDO
A que te deslomo a palos?

LAMPREA
A que ucé me compromete?

(Levantándose)

BERNARDO
Te pones conmigo tú?

LAMPREA
Yo obedezco, señor mío,
lo que manda vuestro tío.

BERNARDO
Abre, voto a Belcebú!

LAMPREA
Qué horror! (Santiguándose)

BERNARDO
El viejo me atranca
la puerta! Voto a mil diablos!

LAMPREA
Huí! (Tapándose los oídos)

BERNARDO
Estoy, que echo venablos!
déjame la puerta franca.

LAMPREA
Ya os he dicho que no puedo.

BERNARDO
Bribón!

LAMPREA
Al señor acuda.

BERNARDO
Hoy te estrangulo.

LAMPREA
(En la duda,
vale más tenerle miedo)

BERNARDO
Hoy te quedas sin orejas.

LAMPREA
Abro, pues. (Abre y sale Bernardo)

BERNARDO
Dios sea loado!
No sé cómo no he arrancado
puertas, ventanas y rejas.

LAMPREA
Abierto queda el camino;
mas de aquí no ha de pasar.

BERNARDO
Mi tío me ha de encerrar
como si fuera un doctrino?

(Se oye dentro música)

Ya está armada, voto a bríos,
la zambra.

LAMPREA
(Quién le detiene?)
Pero si nostramo viene,
qué cuenta daré de vos?

BERNARDO
Yo no tengo rey ni roque;
lo oyes, malsín?

LAMPREA
No me apure!

BERNARDO
Voto a Lucifer...

LAMPREA
No jure!

BERNARDO
Lo entiendes, bribón?

(Cogiéndole de una oreja)

LAMPREA
No toque!


DUO

LAMPREA
De una noche en otra aguardo
que os suceda una aventura.

BERNARDO
Va la espada de Bernardo
afirmada en mi cintura.

LAMPREA
(No darán al mundo guerra
tu tizona y mi mosquete)

BERNARDO
Hay acaso en esta tierra
quien mi nombre no respete?

LAMPREA
Si salir de casa os dejo
y os sucede algún percance,
quien podrá del noble viejo
resistir la indignación?

BERNARDO
O tu genio se humaniza,
ya no hoy medio en este trance,
ó a Monsieur de la Paliza
encomiendo la cuestión.

LAMPREA
Sois porfiado;
mas no consiento!
De mis casillas
me sacarán!

BERNARDO
Pues ya arrestado,
no me contento
con tres costillas
del guardián.
(A la vez)

LAMPREA
Ya lo veremos
si se desmanda.
Quien manda, manda
dice el refrán.
(Mas si se ciega
y ardiendo en iras
me saca a tiras
el cordobán!)

BERNARDO
(No le dejemos
que ya se ablanda)
Quien zurra manda;
miente el refrán.
Si mas se niega,
voto a mis iras,
le saco a tiras
el cordobán.

LAMPREA
Porque a nuevos desacatos
no se atreva, cedo así.
Pase ucé: yo lavo aquí
mis manos, como Pilatos.

BERNARDO
No lo dudo yo, rey mío,
y es preciso que así sea.

LAMPREA
Eh?

BERNARDO
Debe el señor Lamprea
tener algo de judío.

LAMPREA
Eso niego! así no vivas
como mientes.

BERNARDO
Hum! vejete.

LAMPREA
Se acabó! calo al mosquete
la cuerda.

BERNARDO
No, voto a cribas!

LAMPREA
Dios te coja confesado. (Apuntando)

BERNARDO
Detente. (Huye por la derecha)

LAMPREA
Ya me arresté.

(Dispara y no da fuego)

Con la rabia, me olvidé
de que no estaba cargado.

(Entra en la casa)


ESCENA III

Felipe IV. Don Tello.

TELLO
Hidalgo,

(Salen apresuradamente, embozados y con las espadas desnudas)

ya estáis en salvo:
vuestra presencia me estorba,
y así os ruego...

FELIPE IV
Y si os prendiesen ?

TELLO
Aun el suceso se ignora.

FELIPE IV
Quién sabe?...

TELLO
Ha sido la lid
aunque funesta, muy corta.
Si tenéis miedo, poned
en salvo vuestra persona.

FELIPE IV
Pero de tan noble acción,
quiero...

TELLO
Dejad eso ahora:
qué he hecho yo que vos no hicierais
a no manchar vuestra honra?
Hallo a dos hombres riñendo:
de uno la espada rota
salta en pedazos, y el otro
ya con ventaja le acosa.
Quiero terciar; me bravea
el valentón, y se enoja;
logro alcanzarle una punta,
cae muerto, y esta es la historia.

FELIPE IV
Pero aun no sabéis el nombre
de uno y otro.

TELLO
Ni me importa.
He cumplido mi deber,
y para mí basta y sobra.

FELIPE IV
Dadme vuestra mano, hidalgo.

TELLO
Dios os guie.

FELIPE IV
El os socorra.

(Dándole una sortija)

TELLO
Qué es?

FELIPE IV
Guardadla; acaso os sirva
alguna vez, esa joya.

(Váse apresuradamente)


ESCENA IV

Don Tello.

TELLO
Esperad!... volvió la esquina!
Qué aventura prodigiosa!
por qué medios nos arrastra
la fatalidad traidora...
Mas nadie nos ha seguido:
oh! nadie; todo reposa, (Mirando dentro)
y el lance ha quedado oculto
entre el silencio y la sombra.
Lleguemos a la ventana
de LEONOR — Leonor, mi gloria!
cuándo será que te vea?
cuándo será que te oiga?
Pero como siempre, está
cerrada la casa toda!
Pobre prisionera mía,
que a mis caricias te roban!

(Se vuelve a oír la música dentro)

Qué escucho! otra vez? malditos
importunos! no se logra
una ocasión a mi dicha.
Dejemos el campo ahora. (Váse)


ESCENA V

Don Bernardo, Don Luis y Caballeros.

BERNARDO
Alto aquí.

LUIS
Ya hemos llegado?

BERNARDO
Pobre templo es esa casa
de la luz en que se abrasa
este pecho enamorado.
Aquí habita la beldad
que en sus redes me sujeta,
y es la moza más completa
que tiene la cristiandad.
Cuál será su perfección!...
Mas basta que hayáis sabido
que esa mujer ha podido
domar este corazón.
De una mirada, pardiez!
me hirió en la mitad del pecho:
ha hecho, en fin, lo que no han hecho
cien valientes a la vez.

LUIS
Con que al cabo...

BERNARDO
Di en la trampa.
Quién si la ve no la quiere?

LUIS
Y ella; qué dice?

BERNARDO
Se muere
por los hombres de mi estampa.

LUIS
A ella, pues!

BERNARDO
Con mucho modo,
que es honrada esa persona,
y mi prima.

LUIS
Eso la abona
seor capitán, más que todo.

BERNARDO
Ahora bien; ande la gresca
porque nos oiga Leonor.
Don Luis! me tiene este amor
tan atroz, que enciendo yesca.

CORO
Quien busca y espera llamarse tu dueño,
llamando a tus puertas te dice su afán:
disipen tus ojos las sombras del sueño,
y escucha el suspiro del tierno galán.

BERNARDO
Niña, a tu reja,
velando llora
con blanda queja
quien más te adora;
quien solo implora
tu compasión:
tu lecho deja,
ven al balcón.

CORO
Oye benéfica
su canción,
y en cielo truéquese
tu balcón. (Pausa)

BERNARDO
Ni a reja, ni a puerta, ni a leve resquicio
asoma la ingrata que causa mi mal.

CORO
Desdén tan honesto, de honor es indicio.
(Rigor tan severo, de amor no es señal)

BERNARDO
Durmiendo es un tronco; no tiene otro vicio.
Cantad y cantemos. (Será todo igual)

CORO
Si velas y escuchas, tirana hermosura,
las quejas que manda Bernardo a su bien,
no ingrata rechaces su amante ternura,
y blanda a su ruego depón tu desdén.

BERNARDO
No mas enojos,
no mas rigores,
y los abrojos
cubre de flores.
De mis amores
premia la fe,
por esos ojos
que tanto amé.

CORO
Mal haya el ídolo
que no dé
premio a tan tímida
tierna, fe.

LUIS
No sale.

BERNARDO
Se hace de pencas;
mas veréis que no me excedo.
Eh! qué diablos! no la puedo
tratar como a las flamencas.
Armé una noche en Amberes
un cisma... Dios me perdone!
—Veréis a lo que se expone
un hombre por las mujeres.
Mas qué peligro hay que asuste
a quien de amor se aconseja?
Vivía en una calleja
cierta dama de gran fuste.
Era hermosa y de buen talle:
esto lo supe de fama,
pues nunca se vio a la dama
en templo, reja, ni calle.
No entraba allí ni aun el sol,
y esto avivó con cuidado
mi vanidad de soldado
y mi orgullo de español.
El compromiso era fiero;
mas también bella la palma,
y yo, Don Luis, tengo el alma
templada como el acero.
Ni el peligro me desvía,
ni lo imposible me aflige.
Resolvime en fin, y dije;
«esa moza va a ser mía.»
Hícela dar un billete,
y ella, así que lo leyó,
con este me contestó
encerrada en su retrete.
«Tengo un padre harto severo,
y guardanme como alanos,
cuatro primos, cinco hermanos,
dos pajes y un escudero.
Os he visto; una inquietud
el alma me punza, ardiente:
si sois, cual dicen , valiente,
sacadme de esclavitud.»
Vengan, dije, contra mí,
lanzas, picas y arcabuces!
Don Luis! apagué tres luces
A esotra noche, en que hacía
ni bien claro, ni bien turbio,
encamíneme al suburbio
donde la dama vivía.
Llego allá. Fue lance atroz!
La puerta cerrada encuentro;
llamo, y responde de adentro
bronca y terrible una voz.
Jurrum! dije... en holandés:
se abre el portón de repente,
y me encuentro frente a frente
con un jayán de seis pies.
«Quién sois,» dijo, y se hizo atrás
huyendo un tajo gallardo.
Yo le contesté; «Bernardo!»
No hubo que decirle más.
Grita; la casa despierta!
no me esperaba yo tanto;
mas ya arrestado, me planto
en la mitad de la puerta.
Zas! zis! zas! qué cuchilladas!
y como el campo era estrecho,
andábamos pecho a pecho
cruzándonos las espadas.
Así fue la mortandad!
a cada golpe que asesto...
— Pero en fin, no se hable de esto,
que parece vanidad.

LUIS
Pero, y la dama?

BERNARDO
En pedazos
al suelo su puerta eché,
y a la calle la saqué
desmayada entre mis brazos.
Por dos meses, de mi empresa
gocé el premio a mi sabor;
mas pronto faltó el amor
y me cansó la holandesa.
Ella, viendo mi desvío
a una y otra garatusa,
ya de su afrenta me acusa,
ya lamenta mi desvío.
Al fin, la volví la espalda;
y como sola se vio...
pobre niña! se arrojó
de cabeza en el Escalda.

(Enternecido, enjugándose una lágrima)

LUIS
(Qué os parece?) (A un caballero)

CABALLERO
Es todo un hombre.

LUIS
(Se me figura que miente)
Sois en extremo valiente.

BERNARDO
Hemos dejado un buen nombre.

LUIS
Nadie duda que eso sea
verdad.

BERNARDO
Y si alguien se atreve,
esgrima la espada y pruebe.

LUIS
No hay aquí quien no lo crea;
y en prueba de que es así,
un favor pediros quiero.
Suele andar un caballero
estas noches por aquí,
bravo, atrevido, galán,
de buen brazo y mejor fama;
gran reñidor, y se llama
por sobrenombre, Roldán.
Hombre fiero a todas luces,
de tan arrojado porte,
que tiene hecha ya la corte
un cementerio de cruces.

BERNARDO
(Qué Holofernes!)

LUIS
Este, pues,
dicen que ha dado en la flor
de perseguir con su amor
u mi dama doña Inés.
Queréis, mientras yo mis quejas
la digo; guardarme el puesto?

BERNARDO
Eso es solo?

LUIS
No es mas de esto:
que no se llegue a sus rejas.

BERNARDO
Bueno.

LUIS
Si en pasar porfía...

BERNARDO
Donde las toman las dan.
(Malo será que Roldán
no entienda de cortesía)

CABALLERO
No volverá a verla luz. (A don Luis)

LUIS
Oiga! el coleto se abroche.

BERNARDO
Id, don Luis; desde esta noche
hay en el barrio otra cruz.

(Vánse los Caballeros)


ESCENA VI

Don Bernardo.

BERNARDO
Y es la mía. En qué ocasión...
Bernardo, buena la has hecho!
Y si viene? Ya en el pecho
no me cabe el corazón.
Que no pueda reprimir
este espíritu gallardo?
Pues adelante, Bernardo!
no hay sino andarse a reñir.
No hay sino apretar, y hacer
al peligro una vez frente.
En qué estriba el ser valiente?
en nada; en quererlo ser.
Martin Peláez tuvo oculto
largo tiempo su denuedo.
Mas calle! ó rae engaña el miedo,
ó hacia allí se mueve un bulto.


ESCENA VII

Bernardo, Tello.

TELLO
Se han marchado.

BERNARDO
Aquí se acerca.

TELLO
Allí hay un hombre.

BERNARDO
Esto es hecho.

TELLO
Le ahuyentaré.

BERNARDO
Yo me arrojo.

(Bernardo se dirige con ímpetu hacia don Tello empuñando la espada, pero al oír el tono en que aquel le habla, cambia repentinamente de intención)

TELLO
Caballero! (Con altivez)

BERNARDO
Caballero!...

(Con timidez y quitándose el sombrero)

TELLO
Perdonadme: necesito
la calle sola un momento.

BERNARDO
(No me parece gallina:
este es Roldán: ya estoy muerto)

TELLO
No oís?

BERNARDO
Y decidme, hidalgo;
si por ventura no accedo,
tomaréislo a mal?

TELLO
Y mucho.
(Enojado y empuñando la espada)

BERNARDO
Pasito y calma! (Qué genio!;
Aquí mi honor se interesa,
no tanto en guardar el puesto,
como en estorbar el paso
de este lado.

TELLO
No es mas de eso?

BERNARDO
Nada más.

TELLO
Es cosa fácil,
si no tenéis otro empeño.
Que no pase de esta calle
es vuestro afán?

BERNARDO
Eso os ruego.

TELLO
Tanta es vuestra cortesía,
que negároslo no puedo.

BERNARDO
(No debe de ser Roldán!
Se ablanda! yo me endurezco!)
Aventuras?

TELLO
No acostumbro
a satisfacer, ni quiero.

BERNARDO
(Otra vez me Roldanea)
Perdonad si soy molesto.
Hay por aquí cierta dama
por quien se abrasa este pecho,
y si os pareciere , hidalgo,
no es malo que averigüemos
el caso , y que a ser la misma
se satisfagan mis celos.

TELLO
Pues hay más de que en la duda
de si es ó no, nos matemos?

(Empuña la espada)

BERNARDO
Jesús! Y qué disparate!
(Roldán es ni más ni menos)
No debe de ser la misma!
verdad es que abunda el género.

TELLO
Mirad que estoy ya cansado.

BERNARDO
Y no sin razón; ya os dejo.
(De cien leguas huele a bravo!
Será Leonor?)

TELLO
Caballero! (Irritado)

BERNARDO
Voy, voy al punto. (Si yo
supiera que tiene miedo!.. (Váse)


ESCENA VIII

Don Tello, luego Leonor.

TELLO
Amorosa prisionera, (Canta)
rompe el yugo que te oprime
con la cárcel en que gime
refrenada tu pasión.
Y si tú, cándida niña,
quebrantarlas ay! no puedes,
romperé yo las paredes
de tu lóbrega prisión.

LEONOR
Qué acento delicioso (Dentro)
llegó hasta mí, veloz?

TELLO
Tu amante es, ya dichoso,
que oyó tu dulce voz.

LEONOR
Oh! venga el tierno amante
consuelo de mi mal.

(Asomándose a la reja)

TELLO
Feliz, supremo instante!

LEONOR
Ventura sin igual!

TELLO
Quién pudo sin miedo
romper tus cerrojos?
Tú libra, y yo puedo
mirarme en tus ojos?

LEONOR
De amor fue locura,
que a tanto no alcanza
si no es la ternura...
si no es la esperanza.

TELLO
Con alma extasiada
te escucho y te veo,
que amante y osada
te busca el deseo.

LEONOR
Quien tanto atropella
por ver sus amores,
sabrá de su estrella
vencer los rigores.

TELLO
Lloras?

LEONOR
Lloro de alegría.
Oh! mi bien!

TELLO
Oh mi señora!

LOS DOS
Ven y calma la agonía
del amante que te adora.

(A la vez Los Dos y Coro)

LOS DOS
Oh poder mágico
del amor,
que al ser más tímido
das valor!
Si por ti lágrimas
premias solícito
nuestra fe.

CORO (Dentro)
Oye benéfica
su canción
y en cielo truéquese
tu balcón.
Mal haya el ídolo
derramé, que no dé
premio a tan tímida
tierna fe.

TELLO
Mi vida, Leonor!

LEONOR
Ay Tello!

TELLO
Es posible que te. ven
mis ojos; Leonor, mi bien?
que es ese tu rostro bello?
que enajenado me miró
en tu tersa y pura frente,
y el enamorado ambiente
que tú respiras, respiro?

LEONOR
Calla, calla!

TELLO
Mi alborozo
no puede encerrarse aquí.

LEONOR
Aprende, Tello, de mí,
que estoy ahogando raí gozo.
Oculta ese desvarío,
que aun no le murmure el viento,
y bástele a tu contento
saber que le iguala el mío.

TELLO
Bien, pero tanto callar
habrá de causar mi muerte.

LEONOR
Así lo quiere la suerte,
Tello, sufrir y esperar.

TELLO
Ay, Leonor; que a los enojos
de éste afán, no hallo consuelo,
en tanto me priva el cielo
de las luces de tus ojos.
Si un instante, aunque veloz,
cada noche aquí te viera...
si al menos, Leonor, sintiera
el encanto de tu voz!..
Mas paso día tras día,
y alimentando mi daño,
con ilusiones engaño
la pobre esperanza mía.
Buscando, en vano quizás,
el bien que pido a mi estrella,
amante sigo tu huella
sin alcanzarte jamás.
Nunca mi dicha bastarda
corresponde a mi deseo:
siempre con nubes te veo;
nunca te encuentro sin guarda.
Un día y otro aquí paso
de tu calle centinela,
y cuando más me desvela
el dolor en que me abraso,
vengo a trocar, sin memoria
de mis pasados desvelos,
todo un infierno de celos
por un instante de gloria.
Y esperan las ansias mías
una y otra vez en vano,
que asome tu blanca mano
por las verdes celosías.
Y si quiero a tu balcón
llamar con alguna seña,
cuando no asoma tu dueña
asoma tu rodrigón.
Si en la mitad de la noche
velo rondando tu puerta,
nada tu atención despierta:
si al prado sales en coche,
siempre por mi mal esquilo
ha de estrellarse mi queja,
en el vidrio, con la vieja,
y con Bernardo al estribo.
Oh ! ya es preciso , Leonor,
que tanto misterio acabe.

LEONOR
Temo gran mal, si lo sabe
por desgracia mi tutor.
A mi dueña, que aquí duerme,
he sobornado.

TELLO
Ah! mi bien!

LEONOR
Esperanza, Tello, y ven
todas las noches a verme.

TELLO
Mucho tarda a la verdad
en cumplirse esa esperanza.

LEONOR
Bien parece la bonanza
después de la tempestad.


ESCENA IX

Dichos y Bernardo: este viene como observando.

BERNARDO
Sospecho que este galán,
murciélago, ó alma en pena,
no viene aquí a cosa buena.
El es! Si será Roldán?
Hablan! aplico el oído.

TELLO
Qué puedo hacer de otro modo?

BERNARDO
(Desde aquí lo escucho todo
si soy lo más atrevido!)

LEONOR
Me lastima tu sospecha.

BERNARDO
(Ella es)

TELLO
Perdona si dudo.

LEONOR
Quién puede romper el nudo
que nuestras almas estrecha?

BERNARDO
(Oiga!)

LEONOR
Si en vano te animo;
qué haré yo, débil mujer?

TELLO
Temo que te harán ceder.

LEONOR
Tienes celos de mi primo!...

BERNARDO
Ninguna, Tello, es tan necia,
si tanto amor atesora,
que abandone el bien que adora
por buscar lo que desprecia.

LEONOR
(Si yo pudiera con él...)

TELLO
Mi amor es constante y puro.

LEONOR
Me lo juras?

BERNARDO
Te lo juro.

TELLO
(Hago un lucido papel)

LEONOR
Que nunca me olvidarás?

BERNARDO
Antes que olvidarte, muera.

TELLO
(No es hombre quien tal tolera!
Si viniesen los demás!)

(Saca la espada furioso y se detiene)

LEONOR
Y ese tu primo...

BERNARDO
Es un necio.

TELLO
(Ah víbora!)

LEONOR
No le quieres?

TELLO
Mal conoces las mujeres..

LEONOR
Le aborreces?

LEONOR
Le desprecio.


ESCENA X

Tello, Leonor, Bernardo que se adelanta pausadamente: luego, Caballeros.

BERNARDO
(Se acabó! no sufro más!
Si no me engañan mis ojos,
mi gente llega) (Mirando adentro)

LEONOR
Ya es tarde;
retírate.

BERNARDO
(Allí los oigo)

LEONOR
Alguien viene.

BERNARDO
Caballero!

LEONOR
Tello! ay de mí! (Cierra la ventana)

BERNARDO
Somos sordos?

TELLO
Qué es este?

BERNARDO
(Mucho se tardan...)

TELLO
Vive el cielo!

BERNARDO
Qué! os asombro?
(Aun no vienen)

TELLO
Otra vez
queréis despertar mi enojo?

BERNARDO
Esa dama tiene dueño,
hidalgo; y como supongo
que ignoráis...

TELLO
Mil veces miente
quien ofenda su decoro.

BERNARDO
Mentís a mí?

TELLO
Y si no basta,
tomad. (Le da una bofetada)

BERNARDO
Manos en mi rostro!

(Fingiendo la voz)

LUIS
A buen tiempo hemos llegado.

(Salen los caballeros)

BERNARDO
No lo hago yo de otro modo.
Así es como yo castigo
a insolentes.

CABALLERO
Bravo!

TELLO
Cómo!
Miserable!

BERNARDO
Agradeced
que no estamos aquí solos.
Es un cobarde quien lidia
con ventaja.

LUIS
Yo no estorbo,
señor capitán.

CABALLERO 1º
No quede
por eso; ni yo tampoco.

CABALLERO 2º
(Reñid) (A Bernardo)

LUIS
(Matadle! es Roldán! (Lo mismo)
aunque le oculta el embozo,
le he conocido)

BERNARDO
(Malditos!)
Ya habrá tiempo para todo.

LUIS
Ahora mismo: allí estaremos. (Vánse)


ESCENA XI

Don Bernardo. Don Tello.

BERNARDO
(Malo se ha puesto el negocio!
la industria me valga!)

TELLO
Ea!

BERNARDO
Ello ha de ser?

TELLO
Estoy pronto.

BERNARDO
Tenéis algo que dejar
encomendado?

TELLO
Sois loco?
Hable ya el acero!

BERNARDO
Está
desesperado este mozo!

TELLO
Adelante.

BERNARDO
No hay remedio?

(Se acuchillan y Bernardo va retirándose)

(Es un león!) Poco a poco!

TELLO
Así escarmiento a villanos.

BERNARDO
Confesión! (Cae)

TELLO
Cielos!

BERNARDO
Socorro!

(Con voz desfallecida)

TELLO
La justicia! (Mirando dentro)

VOCES LEJOS
Por aquí!

TELLO
Me siguen! Dónde me escondo?

(Váse apresuradamente, y un momento después se levanta Bernardo)

BERNARDO
Mamola el señor Roldán!
el ingenio es gran tesoro! (Váse)


ESCENA XII

Se abren las ventanas de las casas, y aparecen por ellas las Viejas, con candiles, faroles, etc. luego los Alguaciles.

UNAS
Eh! qué bulla, qué trápala es esa?

OTRAS
Vecinas, no cesa
la trisca jamás?

OTRAS
A estas horas ya van descubiertos,
un muerto, dos muertos,
tres muertos, y más.

(Salen los alguaciles y atraviesan corriendo el teatro)

ALGUACIL
Hay pendencia! agucemos la vista!
sigamos la pista
de todo agresor.

(Desaparecen)

VIEJAS
Eh? qué bulla, qué escándalo es este!
no hay nadie que preste
auxilio y favor?

OTRA
Chito! chito! cuidado vecina,
que tuercen la esquina;
que vienen allí.

(Se esconden)

ALGUACIL
En el barrio sin duda está oculto: (Salen)
pesquémosle el bulto,
que el lance fue aquí.
Ah de casa! ah de casa! ah de casa!

VIEJAS
Qué es eso? qué pasa? (Saliendo)

ALGUACIL
Favor a la ley!

(Las viejas se esconden asustadas)

VIEJAS
Que los santos del cielo me amparen!

ALGUACIL
Al punto declaren
en nombre del Rey.

(Vuelven a asomarse las viejas)

VIEJAS
Cuchilladas y voces ha habido,
y aun dicen que ha sido
sangrienta la lid.

ALGUACIL
Estas noches hay danza de espadas,
que está en cuchilladas,
hirviendo Madrid.

TODOS
Cada cual por sus barrios avance:
seguid el alcance,
la pista seguid!
Estas noches hay danza de espadas,
y está en cuchilladas
hirviendo Madrid.

(Vánse corriendo los alguaciles: las viejas cierran las ventanas)


FIN DEL ACTO PRIMERO


ACTO SEGUNDO

Sala en casa de don Juan, con dos puertas a cada lado y una gran chimenea en el fondo.


ESCENA PRIMERA

LEONOR
Violante.

VIOLANTE
Ya os he dicho...

LEONOR
No me riña.

VIOLANTE
Que os exponéis...

LEONOR
Qué te espanta?

VIOLANTE
La rapazuela! con cuánta
facilidad se encariña!
Mi muerte vais a causar
por vuestros locos antojos.

LEONOR
Tras él se me van los ojos!
no lo puedo remediar.

VIOLANTE
Pues! y si lo pago yo...

LEONOR
Tú! por qué?

VIOLANTE
Porque os protejo.
Pues digo, si llega el viejo
a comprenderlo...

LEONOR
Eso no!
Nadie ha de sufrir la pena
de culpa que ha sido mía.

VIOLANTE
Me espanta vuestra osadía!

LEONOR
Estoy tranquila y serena.

VIOLANTE
Qué! no teméis el furor
del viejo?

LEONOR
Que eso te espante!
Bien se conoce, Violante,
que nunca has tenido amor.

VIOLANTE
Ay!

LEONOR
Suspiras?

VIOLANTE
No fue nada.

LEONOR
No puedes tú ser mi juez,
si no has probado una vez
la gloria de ser amada.

VIOLANTE
Quién hay que de eso se alabe?
Pero...

LEONOR
Qué?

VIOLANTE
Tristes memorias!
Donde otras encuentran glorias,
yo encontré... lo que Dios sabe!

LEONOR
Pues te engañó tu galán?

VIOLANTE
Sí , mi Leonor!

LEONOR
Miren eso!
Luego amaste?

VIOLANTE
Lo confieso.
Ved el pago que nos dan!

LEONOR
Todos?

VIOLANTE
Aun no habéis probado
su altivez y su desvío.

LEONOR
Ni lo espero; es el bien mío
tan sumiso, tan honrado!

VIOLANTE
El la engañará...

LEONOR
También?

VIOLANTE
Como de esas picardías
nos hacen todos los días...
los que son hombres de bien.
Ellos no tienen por mengua
burlar a una pobre dama
que los mima, que los ama,
que los... pero tente lengua!
En fin, mirad bien por vos,
señora! Aun sois una niña.
—Y en qué ha parado la riña?

LEONOR
No lo recuerdes, por Dios.

VIOLANTE
Jesús y qué terremoto!
Hubo sangre?

LEONOR
No he sabido...

VIOLANTE
Pues por lo menos, ha sido
tremebundo el alboroto.

LEONOR
Nada averigüé de cierto;
mas si era el que me figuro
el rival , yo te aseguró
que no ha habido ningún muerto.

VIOLANTE
Quién?

LEONOR
Mi primo.

VIOLANTE
Con qué calma
decís eso!

LEONOR
Por qué no?

VIOLANTE
Pues si don Bernardo Os vio...

LEONOR
Y qué! me : alegro en el alma!

VIOLANTE
Lo sabrá don Juan.

LEONOR
Es justo.

VIOLANTE
Habrá quimera!

LEONOR
Lo espero.

VIOLANTE
Y qué diréis?

LEONOR
Que no quiero
casarme, si no a mi gusto.

VIOLANTE
Ya veréis como me trata,
señora.

LEONOR
No te dé pena.

VIOLANTE
Jesucristo! es una hiena!

LEONOR
Tú verás que no nos mata.

JUAN
Duermes; Lamprea? (Dentro)

VIOLANTE
Ahí está.
Se me ha helado el corazón.

LEONOR
Como no traiga sermón,
Violante!

VIOLANTE
Que si traerá!


ESCENA II

Dichas, Don Juan.

JUAN
(Ya lo dije yo!) Aun estáis
levantadas? Cómo es eso?

VIOLANTE
Hubo pendencia en la calle,
se alborotó el barrio entero,
y cómo es tan natural...

JUAN
La curiosidad!

VIOLANTE
El miedo!..

JUAN
No digáis más!

VIOLANTE
Yo os lo juro.

JUAN
Eh, callad, que ya os entiendo.

VIOLANTE
(Todo lo sabe) (A Leonor)

JUAN
Pues si es
verdad lo que yo sospecho,
ha de haber en esta casa
Capeletes y Mónteseos.

LEONOR
Qué decís?

JUAN
Hazte de nuevas.

LEONOR
Repito que no comprendo.

JUAN
Tú eres la causa de todo.

VIOLANTE
No le irritéis. (Aparte a Leonor)

LEONOR
Pues yo qué he hecho?

JUAN
Ah, mujeres!

LEONOR
Yo...

JUAN
Mujeres!...
perdición del universo!

VIOLANTE
(Temblando estoy) (Aparte)

LEONOR
(Yo también) (Id)

JJUAN
Habla! quién es? dilo presto!

LEONOR
Pero quién?

JUAN
El miserable
que al pobre Bernardo ha muerto.

VIOLANTE
Ah!

LEONOR
Bernardo...

JUAN
Sí; delante
de tus rejas! desde lejos,
testigos de su desdicha
medir la tierra le vieron.

LEONOR
Infeliz!

JUAN
Nada de llantos;
venganza es lo que deseo.
El nombre del matador...

VIOLANTE
No confeséis. (Aparte)

LEONOR
No confieso. (Id)

JUAN
Callas! no importa!

LEONOR
Lo ignoro...

JUAN
(Taimada!) Basta! silencio!
Señora doña Violante! (Con gravedad)

VIOLANTE
(Ahora entro yo)

JUAN
Con qué objeto
suele bajar a deshora
Leonor a vuestro aposento?

VIOLANTE
Qué calumnia! os han mentido!

JUAN
Vuestras rejas se han abierto
estas noches.

VIOLANTE
Virgen Santa!

LEONOR
Yo, que me he estado aquí dentro!...

VIOLANTE
Poquito la guardo yo,
señor don Juan, lo que es eso!...
Tercenas? usarcé
no ha conocido mi genio!
Digo! está la pobrecita
rezando aquí por sus muertos,
que edifica! Verdad es,
que así tiene ella el ejemplo!

JUAN
Bien! yo sabré la verdad,
y he de hacer un escarmiento.

VIOLANTE
Pero habéis visto al cuitado...

JUAN
No, no Violante, ni quiero;
vine por la puerta falsa
de esotra calle, temiendo
hallarme con su cadáver.

LEONOR
Quién sabe! acaso no es cierto.

JUAN
Sí, es verdad; pero sin duda
a su rival persiguiendo,
hasta el campillo cercano
le pudo llevar su aliento.
Allí cayó, y allí está,
frío! inanimado! muerto!

LEONOR
(Triste de mí!)

JUAN
Regocíjate!
has logrado tu deseo.

LEONOR
Yo, señor!

JUAN
Ya no será
Bernardo tu esposo y dueño.

LEONOR
Qué queréis decir?

JUAN
Mirabas
con disgusto este himeneo;
pero en cambio, yo te haré
encerrar en un convento.

LEONOR
Si ese es mi gusto, quién sabe!

VIOLANTE
(Señora...) (Ap. a Leonor)

JUAN
Podrá no serlo;
pero con gusto ó sin él,
monja serás; lo prometo.

LEONOR
Ya lo pensareis despacio.

JUAN
Qué dices!

LEONOR
Que no me siento
con vocación tan perfecta:
tengo al mundo mucho apego.

VIOLANTE
No le irritéis. (Aparte a Leonor)

JUAN
Yo te juro...

LEONOR
Bien está. (Levantándose)

JUAN
Ya lo veremos.
Mucho trabajo la mando
si piensa ganarme a terco.


TERCETO

JUAN
Colmando está mi luto
Leonor, tu inobediencia.
Tal es el triste fruto
que logra mi indulgencia!

LEONOR
Ni esposo ni clausura
tendré sin gusto mío.
No quiere mi ventura
quien fuerza mi albedrio.

VIOLANTE
Ucé también la enoja! (Ap. a don Juan)
Ceded por un momento! (Id. a Leonor)

JUAN
Su audacia me sonroja.

LEONOR
Me asusta su convento

VIOLANTE
Habladla con dulzura! (Ap. a don Juan)
Retarle es desvarío! (Id. a Leonor)

JUAN
Acepte la clausura,
ó deje el lado mío..

LEONOR
No quiere mi ventura
quien fuerza mi albedrío.

VIOLANTE
Acabe la contienda.

JUAN
Acabe; mas no entienda
que puede un solo instante
rendir mi voluntad.

VIOLANTE
Por Cristo, no la riña!

LEONOR
Y yo sabré aunque niña,
o morir por el que amante
robó mi libertad.

JUAN
Amante!

LEONOR
Sí, le adoro!
Su amor es mi tesoro.

JUAN
Confiesas!

VIOLANTE
(Qué torpeza!)
Os quiere exasperar. (A don Juan)

JUAN
Ingrata y fementida!
Te juro por mi vida,
al par que tu flaqueza
tu orgullo castigar.

A TRES

LEONOR
Ay, que es en vano
tan loco empeño!
Tiene otro dueño
mi afecto ya.
Dulce tirano
robó mi calma;
quién, ay! del alma
le arrancará?

JUAN
Si ya es en vano
desde hoy mi empeño,
nunca otro dueño
te gozará.
Mando en tu mano
sino en el alma.
Quién, di, la palma
se llevará?

VIOLANTE
Tiemblo y rae afano,
y es loco empeño
calmar su ceño
si airado está.
Fiero tirano
de vida y alma;
si al fin con palma
la enterrará?


ESCENA III

Dichos, Lamprea.

LAMPREA
(Si no me engaño, hay tormenta)
Señor don Juan?

JUAN
Has llegado
a buen tiempo.

LAMPREA
Dios sea loado!
Ajústeme ucé la cuenta.

JUAN
Oiga!

LAMPREA
Me quiero marchar.

JUAN
Espera.

LAMPREA
Ni por asomo.
La cuenta, al instante!

JUAN
Y cómo,
si te la voy a ajustar!
Idos de aquí. (A las mujeres)

VIOLANTE
Voy, señor.
Venid, si otra vez se exalta...

(A Leonor ap.)

JUAN
Recójanse.

LAMPREA
(Eso les falta)

LEONOR
(Ay, desdichada Leonor!)


ESCENA IV

Don Juan, Lamprea.

JUAN
Fariseo! (Con cólera)

LAMPREA
También él!
pues si yo en cólera monto!...

JUAN
Vete de mi casa! pronto!
si no, te arranco la piel.

LAMPREA
Ya no sufro mas el potro,
don Juan! esto me faltaba
Fariseo! No bastaba
el testimonió del otro?

JUAN
Te rebelas!

LAMPREA
Por el nombre
de mi padre... no soy mío!
Quien lo oyera!... A mí judío!
por menos queman a un hombre.

JUAN
Si dijera encubridor...

LAMPREA
Dios me valga!

JUAN
Y te prometo...

LAMPREA
Hasta aquí llegó el respeto!
me habéis tocado al honor!

JUAN
Honor tú!

LAMPREA
Soy montañés.

JUAN
Mientes!

LAMPREA
Este hombre me apura!

JUAN
Autor de mi desventura!
Te maldigo! Vete!

LAMPREA
Pues?
Yo no sé, Dios me es testigo...

JUAN
Bien te daba el corazón
su catástrofe, bribón!
mas no te irás sin castigo.

LAMPREA
No comprendo! Pues qué pasa?

JUAN
No lo sabe! En iras ardo!
Que han dado muerte a Bernardo
a las puertas de mi casa.

LAMPREA
Le han muerto! vayan a ver!...
Como yo nada he sentido...

JUAN
Sin duda estabas dormido.

LAMPREA
Bien pudiera suceder.

JUAN
Ni aun le duele mi aflicción!

LAMPREA
Ah, señor! pues eso piensa?

JUAN
No disimules.

LAMPREA
Qué ofensa!
me ha llegado al corazón!
Que no me duele su afán,
dice! Por vida del Rey!...
yo siempre he tenido ley
allí donde corno el pan.
Con que es cierto que murió
el bravo... (Con disimulada ironía)

JUAN
No le baldone!

LAMPREA
Baldonar! Dios le perdone
como le perdono yo!

JUAN
Vete! Hasta verte salir
de casa, no estoy tranquilo.
Víbora!

LAMPREA
Ji. (Sollozando)

JUAN
Cocodrilo!

LAMPREA
Ji! Ji! (Me voy a dormir) (Hace que se va)

JUAN
Vuelve.

LAMPREA
Vuelvo.

JUAN
Te confieso
que me horrorizas.

LAMPREA
Y qué?

JUAN
Mas por hoy no te echaré.
Oyes?

LAMPREA
Ya estaba yo en eso.

JUAN
Ingrato!

LAMPREA
No es culpa mía
si él atrevido...

JUAN
Le insultas!

LAMPREA
Yo, señor!

JUAN
Qué mal ocultas
tu saña, tu antipatía!

LAMPREA
Voime, señor; no hay manera
de sufrir... vaya un empeño!

JUAN
A dónde vas?

LAMPREA
Tengo sueño.

(Con mal humor)

JUAN
Este viejo es una fiera!


ESCENA V

Dichos, Don Luis.

LAMPREA
Quién?

LUIS
El alguacil mayor?...

JUAN
Don Luis; sabéis más noticias?
qué sucede? hablad.

LUIS
Albricias!
han cogido al agresor.

JUAN
Es cierto?

LUIS
Y le traen acá.
Le han encontrado la espada
hasta el puño ensangrentada;
con que en vano negará.

JUAN
Haced que en este aposento
se quede, que es más seguro.
Pobre Bernardo! te juro
que he de hacer un escarmiento!
No quiero del asesino
ver el rostro.

LUIS
Ya está aquí.

(Se oye rumor fuera)

JUAN
Huyamos! ven! (A Lamprea)

LAMPREA
Eso sí;
vamos.

JUAN
Sobrino! ay, sobrino!.

(Vánse por la izquierda don Juan y Lamprea, cerrando la puerta por fuera con llave. Un momento después, aparecen los alguaciles por la otra puerta del mismo lado, conduciendo preso a don Tello, que trae oculto el rostro con el embozo. Don Luis habla un instante con los alguaciles en voz baja, y estos, lo mismo que don Luis, se retiran, dejando el aposento a oscuras)


ESCENA V

Tello, solo.


ROMANCE

TELLO
Leonor! cómo suspira
mi corazón ardiente!
cuan ávido respira
el amoroso ambiente
que con afán purísimo
tu seno levantó!
Ven, niña, y aprisiona
mi cuello en dulces lazos!
mi afecto galardona,
ciñéndome tus brazos
con el estrecho vínculo
que nuestro amor formó.
Mas, ay! que es ya imposible,
y ante esa pura gloria
está el fantasma horrible
de la fatal historia,
que con tu sangre, ay mísero!
perdiéndote escribí.
No escuches ya mí queja,
ni llores por mí suerte
que de tu amor me aleja.
Mis brazos dan la muerte,
y luto, y sangre y lágrimas
alcanzarás de mí.

(Se abre la puerta primera de la izquierda, y salen por ella con precaución Leonor y Violante. Esta se queda a la puerta como observando adentro)


ESCENA VII

Leonor, Tello, Violante.

LEONOR
Pisa quedo.

VIOLANTE
Voy de modo,
que la tierra no me siente.

TELLO
Si no me engaña el oído...

LEONOR
Saca la luz. (Violante descubre una linterna)

TELLO
Alguien viene.

LEONOR
Tello?

TELLO
Leonor!

VIOLANTE
Hablad bajo.

TELLO
Tanta osadía!...

LEONOR
Qué quieres!
Primero que me despida
de tu amor eternamente,
puesto que ya es imposible
volver en mi vida a verte,
vengo a romper tus prisiones,
y a pedirte que me dejes,
no el alma, que ya no es mía!
un recuerdo solamente!

TELLO
Qué dices, Leonor?

LEONOR
Es fuerza.

TELLO
No; primero que perderte,
quiero perder esta vida
que solo tu amor sostiene.

LEONOR
Déjame, Tello.

TELLO
Eres tú
la que me pide?...

LEONOR
Sí, vete.

TELLO
Que no vuelva a ver tus ojos?

LEONOR
Que huyas de mí para siempre.

VIOLANTE
Abreviad.

LEONOR
El tiempo vuela!
esto ha de ser: no te quejes
de mí ni de la fortuna,
si por tu culpa me pierdes.

TELLO
Dices bien! la culpa es mía;
por qué con semblante alegre
no refrené de mis celos
las tentaciones crueles?
Si otro te llamaba suya,
Leonor, qué motivo es ese
para atajar en sus labios
la calumnia con la muerte?

LEONOR
No te culpo, no: es mi eterna
desventura, quien lo quiere;
pero déjame.

TELLO
Pues bien!
partiré si me prometes!...

LEONOR
Qué?

TELLO
Una esperanza.

LEONOR
Esperanza!
no la da quien no la tiene!

TELLO
Y qué me importa la vida
puesto que tú me aborreces?

LEONOR
Eso no!

TELLO
Pero qué digo?
eso mas quiero deberte!
Viviré, para morir
noble y generosamente
en Flandes o en Cataluña
luchando. con los rebeldes.
Allí buscaré con gloria,
Leonor, mas honrada muerte;
descansa, pues; yo te juro
que no volverás a verme.

LEONOR
Corre, sí! todo lo acepto,
con tal que de aquí te alejes;
mas no que con ciego arrojo
busques tu fin de esa suerte.
Publique hazañas el mundo
de ese corazón valiente,
que enalteciendo tu nombre,
tus memorias me recuerden.

VIOLANTE
Eh! basta ya!

LEONOR
Vive, Tello!

VIOLANTE
Dejadle, que no se muere.
Pues la ocasión es pintada...

LEONOR
Di, Tello, me lo prometes?

TELLO
Sí, que el tiempo borrará
estas memorias, y en breve;
quién sabe si arrepentida
habrás de llorarme ausente?

VIOLANTE
Acabamos?

LEONOR
Ay! me cuesta
tanto pesar... (Ap. a Violante)

VIOLANTE
Pues si os duele;
hay más que dejarle aquí
para que luego le cuelguen?

LEONOR
Sí, es verdad; ya. no pensemos
sino en salvarle: no pueden
tardar...

VIOLANTE
Y por dónde sale?...

LEONOR
Entre tanto que amanece,
pues la puerta está cerrada,
ocúltale en tu retrete.

VIOLANTE
Mire usarcé lo que dice.
En mí... Jesús! ni lo piense!
Nadie ha afrentado mis tocas.

LEONOR
Por qué?

VIOLANTE
Digo!

LEONOR
Pues qué temes?

VIOLANTE
Las cañas se vuelven lanzas!

TELLO
Si no hay otro inconveniente!...

LEONOR
Deja las burlas.

VIOLANTE
Yo haré
lo que mandáis, si él ofrece...

TELLO
Todo.

VIOLANTE
Vamos. Será bueno
que en mi aposento le encuentren!

LEONOR
Calla! (Se oye ruido en lo alto de la chimenea)

TELLO
Qué es eso?

BERNARDO
(Dentro) Lamprea!
Tienes cargado el mosquete?

LEONOR
La voz de Bernardo!

TELLO
Cómo?

VIOLANTE
El muerto! Jesús mil veces! (Huye)


ESCENA VIII

Leonor, Don Bernardo, Tello, escondido.

LEONOR
Bernardo...

BERNARDO
Tiembla! aun vivo!

LEONOR
Aparta, horrible sombra!

BERNARDO
El verme aquí te asombra!

LEONOR
Por quién debo llorar?

BERNARDO
Pues hay quien de mi brazo
el ímpetu resista?

LEONOR
Oh! vete de mi vista!

BERNARDO
Cayó sin respirar.
Al rumor de su derrota
todo el barrio se alborota
con airado frenesí,
y a la luz de cien candiles
una nube de alguaciles
miro alzarse contra mí.
De la calle mas vecina
vuelvo atónito la esquina;
hallo luz en un zaguán,
y siguiendo mi carrera,
subo, salto la escalera,
y me encuentro en un desván.
Salgo ciego y disparado
de un tejado a otro tejado,
de un balcón a otro balcón,
y aun la turba allí me acosa
persiguiéndome furiosa
con impávido tesón.
Oigo voces, y lamentos,
amenazas, juramentos,
renovados sin cesar!
ya es el grito de una vieja,
ya el zumbido de una teja
que me lanzan al pasar.
Ya me grita un matasiete
encarándome un mosquete;
«Para! date! duro en él!»
Mas yo intrépido me lanzo;
bufo, corro, sudo, avanzo,
por en medio del tropel.
Llego en fin a ese terrero
perseguido por el fiero
impertérrito escuadrón;
y por miedo de Lamprea,
de la oscura chimenea
me zambulló en el cañón.

LEONOR y TELLO
(Escabrosa es la pelea!
qué bizarro corazón!)

TELLO
Por la oscura chimenea
buscaré mi salvación.

(Váse por la chimenea)

LEONOR
Franca está la chimenea,
no se pierda la ocasión.

BERNARDO
No me asombran los peligros,
que la vida tengo en poco.
Soy el duende, soy el coco
de los crudos del lugar.
(La primita, voto a Crispo!
la primita, es brava pesca!)
Huy! qué cisma! huy! qué gresca,
si me enfado, se va a armar!


ESCENA IX

Bernardo, Leonor.

BERNARDO
Primita, mucho me engaño,
ó no es muy grande tu pena.

LEONOR
Quién? yo?...

BERNARDO
Corazón de hiena!
Eres mujer! no lo extraño.
Hombres, exponed la vida,
perded el sueño y la calma,
y para qué? pese a mi alma!

LEONOR
Eso es! desgarra mi herida.

BERNARDO
Pobre mozo! helado y yerto,
por una taimada está!...
Quieres que lo diga? Ya
me pesa de haberle muerto!

LEONOR
Vete!

BERNARDO
Y para que se vea;
aun te quiero y... por mi nombre!...
Qué locuras no hará el hombre
que como yo te desea?
Perdona si te ofendí!
Ven! y aunque sé que me engañas,
manda, Leonor! pide hazañas!,
verás lo que hago por ti.
Por conquistar tu cariño,
por ganar tu corazón,
seré riñendo, un león,
seré queriéndote, un niño.

LEONOR
Vete! aparta de mi lado.

BERNARDO
No he de ablandarte?

LEONOR
Jamás!

BERNARDO
Por qué, Leonor?

LEONOR
Porque estás
de humana sangre manchado.

BERNARDO
Y por eso es el desdén?

LEONOR
Yo soy de condición mansa.

BERNARDO
Si en eso estriba, descansa...
que yo soy manso también.

LEONOR
Todo me asusta.

BERNARDO
Alma mía!
ni otra cosa corresponde
a vuestro sexo. (Por dónde
la encontré la simpatía!)

LEONOR

BERNARDO
Yo le aborrezco, y fue broma...

LEONOR
Yo soy como una paloma.

BERNARDO
Yo, Leonor, como un cordero.


DUO

Desdeñado
me querello;
mas si pagas
mi afición,
no con soga,
de un cabello
me conduces
al pilón.
Yo soy manso,
yo soy tierno,
todo almíbar
y alajú,
y a las plantas
me prosterno
de las mozas
como tú.
Vida pacífica
por Belcebú!
Seré una tórtola
si quieres tú.

LEONOR
No explicarte
me conviene
por completo
mi pasión,
pues tu furia
no se aviene
con mi dulce
condición!
Tú eres bravo,
yo reniego
de los tigres:
como tú;
que no valen
mi sosiego
las riquezas
del Perú.
Yo mansa y tímida
le tiemblo al bú,
yo soy la tórtola...
(y el ganso tú)

LEONOR
No mataste a tu rival?

BERNARDO
Matar! Jesús, qué quimera!
Dejémosle que él se muera,
que yo no le quiero mal.

LEONOR
Horror tengo por instinto
a la sangre.

BERNARDO
Pues si miento,
no me salve; el mandamiento
que guardo mas, es el quinto.

LEONOR
Si eso es verdad... yo veré...
pero un recelo aquí labra!..

BERNARDO
Pues dudas de mi palabra?

LEONOR
No es artículo de fe.
Pero en fin, por todo paso
si es tal tu amor como creo.

BERNARDO
Inmenso!

LEONOR
Así lo deseo.

BERNARDO
Por él vivo! en él me abraso!

LEONOR
Grande? ardiente?

BERNARDO
Es un volcán!

LEONOR
Profundo?

BERNARDO
Como un abismo!

LEONOR
Y si yo siento ese mismo
amor, ese mismo afán?...

BERNARDO
Qué mal hay?

LEONOR
Que se atropella
mi opinión, y no es bien hecho
que así vivan bajo un techo
un galán y una doncella.

BERNARDO
Pues qué temes?

LEONOR
Hay antojos...

BERNARDO
Tú eres firme.

LEONOR
No lo juro.

BERNARDO
Mi respeto...

LEONOR
Más seguro
estarás entre cerrojos.

(Haciendo ademan de cerrar la puerta)

(Preciso es que me resuelva)

BERNARDO
Encerrarme...

LEONOR
No me fío.

BERNARDO
Oye...

LEONOR
No está en casa el tío;
él te abrirá cuando vuelva. (Cierra)


ESCENA X

Bernardo, luego Don Joan, Lamprea y Alguaciles.

BERNARDO
Leonor!., se afufó! y me deja
aquí! Voto al Preste Juan!
Cerró la puerta! me gusta!
Leonorcilla! vuelve acá!
La pobre , es claro ! me teme!.
Verdad es que soy capaz...
—Volveré por donde vine;
Desde el tejado al desván,
en dos saltos...

(Se mete por la chimenea, y cuando va subiendo salen don Juan, Lamprea y Alguaciles)

JUAN
No es el muerto
mi sobrino.

LAMPREA
Quién será?...

JUAN
Qué miro! Favor al Rey!

(Ve los pies de Bernardo, le agarra y grita)

LAMPREA
Calo la cuerda?

JUAN
Aquí está.
Haz fuego si no se rinde.

LAMPREA
Allá voy.

BERNARDO
Maldito!

LAMPREA
Atrás!
le abraso?

BERNARDO
Tente, Lamprea!
que soy yo, qué atrocidad! (Saliendo)

JUAN
Mi sobrino!

LAMPREA
Don Bernardo!

JUAN
Tú aquí?

BERNARDO
Tengámosla en paz.

JUAN
Desdichado!

LAMPREA
Miren eso!... (Con asombro)

JUAN
Tú has sido...

LAMPREA
El, ha sido...

BERNARDO
Bah!
no comprendo...

JUAN
El homicida!

LAMPREA
El matador de Roldán.

BERNARDO
Ya os han contado... qué diablos!

JUAN
Niega! (Ap. a Bernardo)

BERNARDO
Yo no sé negar.

LAMPREA
Os va la vida! (Id)

BERNARDO
No importa!
lo primero es la verdad!

JUAN
(Infeliz!)

BERNARDO
Sepan al caso
cuantos presentes están.

JUAN
Silencio! (Id)

BERNARDO
Lo dicho, dicho!
ninguno lo pagará.

JUAN
(Se pierde)

BERNARDO
Hay horas fatales.
Encárgueme de guardar
cierto puesto a cierto amigo:
la picara vanidad
y la negra honrilla... En fin,
dije... nadie pasará!
Llegó el valentón; mirome,
tosió, y haciéndose atrás
y terciándose el sombrero,
díjome airado «Quién va!»
Respondile con mesura;
contéstame en tono audaz;
le respondo, me desmiente,
levanto la mano y... paf!

(Dándose un bofetón en el mismo lado en que se le dio Tello)

JUAN
Qué valor!

LAMPREA
Huy!

BERNARDO
(Todavía
echándome fuego está)

JUAN
La estocada fue terrible!

LAMPREA
De buena mano!

JUAN
Mortal!

BERNARDO
Mi estocada favorita!
no me ha fallado jamás.

JUAN
Ello en fin, ya no hay remedio!
El muerto, muerto se está,
y tú has confesado el crimen!

LAMPREA
Por supuesto! ese es el mal! (A don Juan)

JUAN
El, bien quisto y caballero,
y tú un pobre capitán...
Sobrino! malo lo veo!
sobrino! te van a ahorcar.

BERNARDO
Bueno fuera!

JUAN
El rey lo manda.

BERNARDO
Perdone su majestad!
Tengo que hacer todavía;
aun me falta que matar
a ese viejo.

LAMPREA
(Condenado)

BERNARDO
En fin, todo se andará.

LAMPREA
Nerón!

JUAN
Bernardo! sobrino!
piensa en ti! mira que estás
a tres dedos de la muerte.

BERNARDO
Ya haremos por escapar.

JUAN
Imposible!

BERNARDO
De mayores
hazañas soy yo capaz.

JUAN
Está probado el delito;
el muerto en la calle está...

BERNARDO
Quien lo ha visto? (Receloso)

JUAN
Yo!

LAMPREA
Yo!

JUAN
Y todos.

BERNARDO
(Eh? lo dice tan formal...)

JUAN
Pobre mozo!

BERNARDO
(Pues no hay duda! (Asustado)
le he herido) Y era Roldán?

JUAN
El coco de los valientes!

LAMPREA
Cómo! El mismo Fierabrás...

BERNARDO
Es decir...

JUAN
Que estás perdido.

BERNARDO
(Quién me ha mandado charlar?)

JUAN
Ves si era bravo? (Ap. los dos)

LAMPREA
En efecto!
(Tiene una cara de agraz!...)

JUAN
Es todo un hombre.

LAMPREA
No digo
que no; pero... le ahorcarán.

JUAN
Por fuerza.

LAMBREA
(Me tranquilizo)
Pobre señor!

BERNARDO
Quita allá.


ESCENA XI

Dichos, Leonor y Violante.

LEONOR
Mírale allí.

VIOLANTE
Santo fuerte!
es el señor capitán,
vuestro primo!

LEONOR
Ya lo ves.

VIOLANTE
Está vivo.

LEONOR
Vivo está.

VIOLANTE
Albricias, señor!

BERNARDO
Albricais,
y estoy dado a Barrabás!

JUAN
Ya lo ves, Leonor: tu esposo;
mejor dicho, el que será
tu dueño, vive, y hoy viene
mi promesa a reclamar.
Y tú, Bernardo! esperándote
un vil calabozo está!
Honra la familia y muere
como un héroe sin temblar.

BERNARDO
Viejo carcoma  (Aparte)
no ves el miedo
que ya no puedo
disimular!
Tan bien y tanto
mi triunfo gozo,
que a un calabozo
voy a parar.

LEONOR
(Siga la broma,
vaya de enredo)
Quién su denuedo
no ha de admirar?
(Mas necio, cuanto
te cuesta el gozo,
si a un calabozo
vas a parar!)

LAMPREA
(Yo ni una coma
comprender puedo;
mas tengo un miedo
muy regular.
Pero entre tanto,
por el retozo,
ya tiene el mozo
para rascar.

JUAN y CORO
Qué poder doma
tanto denuedo?
terror y miedo
llega a causar.
No le da espanto
la muerte al mozo;
qué calabozo
le ha de asombrar?

JUAN
Marchemos, la flaqueza
es mengua en tal momento!

BERNARDO
(Malhaya mi fiereza!
maldigo mi furor!)

JUAN
(Del ánimo haz alarde
que vivo está en tu pecho)

BERNARDO
(No me era el ser cobarde
más cómodo y mejor?)

TODOS
La muerte es breve susto!
Que admire el mundo todo
de tu animo robusto
el temple y el valor.

BERNARDO
(Muramos, si ello es justo,
mas sepa el mundo todo
que voy contra mi gusto,
trinando... de pavor)


FIN DEL ACTO SEGUNDO


ACTO TERCERO

Interior de una cárcel: en el fondo la puerta que da paso a la calle; a la derecha otra que comunica con la parte principal del edificio, y en el lado opuesto la que da a la habitación de Bernardo. Al levantarse el telón se ve a este apoyado en la pared y en actitud melancólica. Varios presos juegan a los naipes, unos sentados en el suelo, y otros de pié, mirando por encima de aquellos.


ESCENA PRIMERA

Bernardo y Presos.

CORO.
—Pícara sota!
—Vuelvo a parar.
—Venga la mosca.
—Vaya el real.
—Pinta y trocada.
—De pinta va.
—Ojo a los guros.
—Vista al Abad.
—Vino el caballo.
—Primero el as.
—Trampa me llamo.
Hízole dar
un estupendo
salto mortal.
Mienten!
Remienten!

(Arremolinándose y en actitud de embestirse . Bernardo se interpone)

BERNARDO
Jueguen en paz!

CORO
Mueran!

BERNARDO
Silencio!
Ténganse allá.

CORO
Quién alza el grito!

BERNARDO
Ya lo verán.

CORO
Es don Bernardo!
No hay que, chistar.

BERNARDO
Si me enojan, señores,
voto a mi estampa!
doy en el quinto cielo
con toda el hampa
(Todo consiste
en el tira y afloja
si alguno embiste)

CORO
Nadie le chiste,
que si el mozo se enoja;
quién le resiste?

BERNARDO
Al que el gallo levante,
Cristo le valga!
y el que pique de bravo,
que empuñe y salga.
(Si andan al morro
y me buscan el bulto;
por dónde corro?)

CORO
No hay en el corro
quien se atreva a un insulto,
señor Chamorro!

(Vánse saludando respetuosamente)


ESCENA II

Bernardo solo.

BERNARDO
Aprendan todos de mí
lo que va de ayer a hoy,
que polvo y flaqueza soy
si grande y potente fui.
Desde la altura caí
de mi ambición altanera;
que al remontar a la esfera
del sol, mis alas tendidas,
cayéronse derretidas
en copos de frágil cera.
Si soy el que mi tiempo fui;
cómo tan otro me veo,
que me miro y no me creo,
puesto que dudo de mí?
Yo, que tan alto subí;
a qué aspiro, ni qué soy?
nada ya! cogido estoy,
cuitado, en mi propia red.
Valentones! Aprended
lo que va de ayer a hoy!
Yo que ayer fui maravilla
del mundo, y le tuve en poco;
yo, que hasta ayer era el coco
de los guapos de la villa;
cómo en tan negra mancilla,
cómo en tanta mengua doy?
Es que caminando voy
de nuevo a serio que fui!
Valientes! mirad en mí
lo que va de ayer a hoy.

(Se queda un momento pensativo don Juan y Lamprea salen por la puerta del fondo y le observan un instante. Lamprea se colocará durante la escena a una prudente distancia de Bernardo. Cuando este levanta los ojos y ve a los dos, don Juan se precipita en sus brazos con efusión)


ESCENA III

Bernardo, Don Juan, Lamprea.

JUAN
Bernardo! sobrino!... (Abrazándole)

BERNARDO
Tío!
(Alegre viene!) Hay noticias?

JUAN
Soberbias!

BERNARDO
Eh?

JUAN
Dame albricias!
—Lamprea! ven, hijo mío!
Abrázale.

LAMPREA
Que si quieres! (Huyendo)

BERNARDO
Pero en fin...

JUAN
Mi buen Bernardo!

BERNARDO
Me salvaré?

JUAN
No lo aguardo;
mas qué te importa si mueres?

BERNARDO
Cómo! me gusta la flor!

JUAN
Al que nace caballero;
a un pecho hidalgo, primero
que la vida, es el honor.

BERNARDO
Voto a bríos!

LAMPREA
(La ira le abrasa!)

JUAN
Qué bien tu nobleza pruebas!

BERNARDO
Tío!

JUAN
A qué te haces de nuevas,
si sabes ya lo que pasa?

BERNARDO
Nada sé, Dios me es testigo.

JUAN
Eres noble, eres leal,
honrado; pero haces mal
en disimular conmigo.

BERNARDO
No hay tal cosa! Es fuerte empeño!

JUAN
Aunque ocultármelo quieres,
lo sé todo.

BERNARDO
Todo?

JUAN
Que eres,
de tu propia vida dueño.

BERNARDO
Si? pues la ocasión es calva!

JUAN
Pero tú no la asirás...

LAMPREA
Eso digo.

JUAN
Y morirás.

LAMPREA
De seguro. (Eso me salva)

BERNARDO
(No lo entiendo)

LAMPREA
El caso es serio.

JUAN
Y el anillo? (Misteriosamente)

BERNARDO
Ya!

LAMPREA
Pues!

JUAN
Pues!

BERNARDO
Con que... el anillo!

JUAN
Eso es.

LAMPREA
Ya está aclarado el misterio.

BERNARDO
Voto al Draque! me da grima...

LAMPREA
(Malo!) (Separándose)

BERNARDO
Con verdad os hablo!
Ah señor! aquí anda el diablo!

LAMPREA
Jesús!

BERNARDO
Es decir, mi prima.
Ella ha fraguado este enreda

JUAN
Calla, Bernardo!

LAMPREA
Quimera!

JUAN
Si alguien te oyese, pudiera
presumir que tienes miedo.

BERNARDO
Precisamente.

JUAN
Eso no!

LAMPREA
Es imposible! os engaña.
Quien es capaz de una hazaña...

BERNARDO
Qué hazaña! no he sido yo!

JUAN
Hay pruebas.

LAMPREA
Aunque batalle...

(Con, aire de incredulidad)

BERNARDO
Los que a la riña acudieron,
no aseguran que prendieron
al homicida en la calle?

JUAN
Es verdad.

BERNARDO
Yo a la prisión
bajé por la chimenea...

JUAN
Qué dices de esto, Lamprea? (Con sorna)

LAMPREA
Que me gusta la invención!

BERNARDO
Y acaso, por allí, el preso
pudo escapar.

JUAN
Ah sobrino!
has buscado mal camino!
Estás convicto y confeso.

BERNARDO
Por hablar! ese es mi flaco!
Mas puesto en trance tan duro,
señor, me desdigo, y juro
que mentí cómo un bellaco.

JUAN
Se está burlando de mi! (Ap. a Lamprea)

LAMPREA
No puede ser otra cosa (Ap. a don Juan)

JUAN
Vamos! la farsa es chistosa.

BERNARDO
Digo otra vez que mentí.

JUAN
Si das en esa flaqueza, (Con severidad)
el negocio es muy sencillo
saca, presenta el anillo
y deslustra tu nobleza.
Pero fuera acción ruin
que ni aplaudo, ni aconsejo.

BERNARDO
(No digo? se empeña el viejo
en que yo entienda el latín)

JUAN
Antes bien si te desvelas
por el honor que en ti gano
imita al buen sevillano
Sancho Ortiz de las Roelas;
y si aquí no se concilia
tu heroísmo con la suerte,
dejará tu noble muerte
mil timbres a la familia.

LAMPREA
Ah señor! dejaos llevar
y veréis! a tres doblones
se pagan ya los balcones
solo por veros pasar.

JUAN
Te llaman el nuevo Cid.

LAMPREA
El invencible!

JUAN
El tremendo!

LAMPREA
Y por último, estáis siendo
el asombro de Madrid.

BERNARDO
Eso pasa? (Con vanidad)

JUAN
Si es locura
cómo ha creído tu fama!

BERNARDO
Sin embargo...

LAMPREA
Eso se llama
en todas partes, ventura.

BERNARDO
Así tengas la salud.

LAMPREA
A tener vuestro ardimiento,
quisiera... mas no me siento
con semejante virtud.

JUAN
En fin, Bernardo; la ley
ha pronunciado su fallo,
debes respeto a tu Rey.
Su Majestad no te olvida;
que estimando tu persona,
al partir a Barcelona
salvarte quiso la vida.

BERNARDO
Ah, buen Rey!

JUAN
Porque le alabes
de previsor y clemente!
da por libre al que presente...

(Con misterio)

la prenda que; ya tú sabes.

BERNARDO
La prenda.

JUAN
El anillo.

BERNARDO
Ah! bien!

JUAN
Y en premio a su bizarría,
le concede la, alcaidía
del castillo de Jaén.

BERNARDO
(Aquí hay duende)

LAMPREA
El es feliz!

JUAN
Venturoso.

LAMPREA
Y con razón.

JUAN
Es la misma situación
del bueno de Sancho Ortiz.
Vuelve a mi señal otro abrazo!

BERNARDO
(Ya veo luz en este abismo)

JUAN
Tu prima viene; aquí mismo
va a estrecharse, el dulce lazo.

BERNARDO
Señor! en estos momentos...

JUAN
Puesto; que mi gozo explayas
quiero que a la muerte vayas
con todos los sacramentos.

BERNARDO
(Ella es quien puede explicar este enredo)


ESCENA IV

Dichos, Leonor en traje de boda, y Violante.

JUAN
Leonor, veo
con placer, que a mi deseo
accedes.

LEONOR
Sin vacilar.

JUAN
Es cierto? (Aparte a Violante)

VIOLANTE
Pues qué ha pensado
su merced?

JUAN
Viene sumisa?

VIOLANTE
Es consecuencia precisa;
a no haberla yo educado!

JUAN
Mira si lo dije yo! (A Bernardo)
de tu heroísmo prendada,
vuela a tus brazos.

BERNARDO
(Taimada!)

LEONOR
Razón tenéis! cómo no?
Pero antes, a solas quiero,
si me otorga esta merced,
consultar con vuesarced... (A don Juan)

LAMPREA
(A Dios! matrimonio huero!)

JUAN
Y qué es ello?

BERNARDO
Algún capricho.

(De mal humor)

JUAN
Digo, y si no me acomoda...

LEONOR
En ese caso, no hay boda.

JUAN
Sobrina! (Colérico)

LEONOR
Lo dicho, dicho. (Con calma)

JUAN
Jesús, qué docilidad! (Mirando a Violante)

VIOLANTE
Carácter! (Aparte)

LEONOR
No, ya no cejo. (Id)

JUAN
Eh! qué es eso?

(A Violante viéndola hablar con Leonor en voz baja)

VIOLANTE
La aconsejo...

BERNARDO
Por su bien... (Con ironía)

VIOLANTE
Es la verdad. (Con intención)

JUAN
Ya entiendo yo vuestras mañas.

VIOLANTE
Dios sabe que sois injusto!

JUAN
Leonor, cúmplase tu gusto;
pero tiembla si me engañas!
Despejad.

BERNARDO
(Qué es lo que intenta?)

(Se queda rezagado mirando a los dos)

LEONOR
Qué aguardas aquí?

BERNARDO
Qué aguardo?
Ah ! Leonor!

LEONOR
Calla, Bernardo,
y déjalo por mi cuenta.


ESCENA V

Leonor, Don Juan.

JUAN
Puedes hablar: ya te escucho;
mas no cedo de mi empeño.

LEONOR
Señor, yo tengo otro dueño...

JUAN
Qué audacia!

LEONOR
A quien quiero mucho.

JUAN
Sin mi licencia no debes
amar.

LEONOR
Libre es mi albedrio.

JUAN
Te amansaré.

LEONOR
No os lo lio.

JUAN
Sobrina! a mucho te atreves.
Despreciar a tan gallardo
mancebo! insigne locura!

LEONOR
Decidme; y si por ventura
no es lo que pensáis, Bernardo?

JUAN
Calla! (Indignado)

LEONOR
Si os pruebo...

JUAN
No ofendas
a ese gigante, Leonor!
Es un héroe, y el valor
no es la mayor de sus prendas.
Ese homicidio cruento,
esa misteriosa hazaña,
salvó al monarca de España...

(Al oído con misterio)

LEONOR
Ah, señor! todo ello es cuento.

JUAN
Le aborreces!

LEONOR
No, jamás:
antes por su bien me animo.
Es inocente mi primo.

JUAN
Que horrible golpe me das! (Con abatimiento)

LEONOR
Todo nace de un error.

JUAN
Entonces como consiente...
pero no; no es inocente
tú le calumnias, Leonor!

LEONOR
Yo os lo juro.

JUAN
Si eso pasa,
adiós, soñados blasones.

LEONOR
Hartos cumplidos varones
ha contado nuestra casa.
No necesita ese alarde
vano, para gloria suya,
y bástale con que excluya
de su árbol limpio a un cobarde.

JUAN
Aun en mí la duda labra.

LEONOR
Decid: si una prueba os, doy;
quedo libre?

JUAN
No; yo soy
esclavo de mi palabra.

LEONOR
Y si él renuncia?

JUAN
Eso, bien;
mas no lo hará.

LEONOR
Yo respondo.

JUAN
Siendo así, punto redondo!
por mí... soy voto de amén.

LEONOR
Está dicho?

JUAN
Sí, por Dios;
pero una promesa exijo.

LEONOR
Y es?...

JUAN
 Qué hoy te cases, de fijo,
con alguno de los dos.

LEONOR
Pero...

JUAN
O tu boda apresuras,
ó te encierro.

LEONOR
Oh, despotismo!
(Eso quiero yo)

JUAN
Y hoy mismo
se han de hacer las escrituras.

LEONOR
Os diré...

JUAN
Jum! por mi nombre!...

LEONOR
Si es el que adoro...

JUAN
(Ya cede)

LEONOR
Concedido.

JUAN
(Lo que puede
el carácter en el hombre!)
Temí de tu terquedad...

LEONOR
Que el claustro eligiera.

JUAN
Pues!

LEONOR
Cómo es posible! no es
tanta mi indocilidad!

JUAN
Qué humilde! (Con ironía)

LEONOR
Yo soy así.

JUAN
Ea, pues! a arreglar la boda,
Dentro de dos credos, toda
la familia estará aquí.

LEONOR
Mandadme a mi rodrigón.

JUAN
Vendrá.

LEONOR
Y que. obedezca quiero
cuanto yo le diga.

JUAN
Pero...

LEONOR
Es precisa condición.

JUAN
Como ignoro de qué traza
te vales...

LEONOR
Así conviene. (Impaciente)

JUAN
Vendrá: no enojes. (Tiene
sus humos esta rapaza)


ESCENA VI

Leonor, sola.

LEONOR
Hoy se acaban mis desdichas
ó mis esperanzas! hoy
de tusuerte.se decide,
puro y contrariado amor!
Pero antes que dar la mano
sin mi voluntad, gran Dios!
lloraré mi desventura
en perpetua reclusión.


ESCENA VII

Leonor, Lamprea, sale restregándose los ojos.

LAMPREA
No me dejarán...

LEONOR
Lamprea?

LAMPREA
Aquí me manda el señor...

LEONOR
Oyeme, y cuenta que exijo
de ti...

LAMPREA
Ya sé: sumisión
ciega...

LEONOR
Completa.

LAMPREA
Es así;
ya el amo me lo advirtió.

LEONOR
Enhorabuena.

LAMPREA
Qué manda
ucé?

LEONOR
Junto al paredón
de esa calle, encontrarás
a un joven.

LAMPREA
(Libéranos)

LEONOR
Ya tú le conoces.

LAMPREA
(Malo)

LEONOR
Don Tello Azagra.

LAMPREA
(Peor)

LEONOR
Quiere entrar aquí, y espera
que tú le introduzcas.

LAMPREA
Yo!

LEONOR
Tú.

LAMPREA
Y ese hidalgo...

LEONOR
Es mi amante.

LAMPREA
Ya sé! (Qué disolución!)

LEONOR
Qué tienes?

LAMPREA
(A que me he puesto
lo mismo que un ababol?)
Diré a ucé...

LEONOR
Señor Lamprea! (Impaciente)

LAMPREA
Señora doña Leonor! (Con entereza)

LEONOR
Qué es eso? (Enojada)

LAMPREA
Nada, os decía... (Subyugado)

LEONOR
Calle y obedezca...

LAMPREA
Voy. (Hace que se va)
(Qué diablo!..) Digo, y si llega
a saber ese Nemrod...

LEONOR
Nada temas.

LAMPREA
Pero el tío
tiene parte en la función?

LEONOR
También.

LAMPREA
(Pobre viejo! Al fin...
es claro! al fin se ablandó!
(Cuando salen estas mozas
resueltas, el diablo son!)

(Hace que se va y vuelve)

LEONOR
Cómo! otra vez?

LAMPREA
Tengo aquí
mis escrúpulos; yo soy
hombre de bien...

LEONOR
Y qué quiere
decir?

LAMPREA
Perdóneme Dios!
no sospecho... sospechar?
ni imaginar, eso no!
que vuesa merced...

LEONOR
Lamprea!

LAMPREA
Mas tengo una comezón;
es decir, un no sé qué...
en fin, un miedo feroz!

LEONOR
Acabemos.

LAMPREA
No se enoje;
pero el mandado... (Yo voy
por último a dar qué hacer
a la santa inquisición) (Váse por el fondo)


ESCENA VIII

Leonor, Violante, y un momento después D. Bernardo.

LEONOR
Ah! ya era tiempo! Violante!

VIOLANTE
Bernardo viene, señora:
esta es la ocasión.

LEONOR
Hoy muero
si se obstina.

VIOLANTE
No nos oiga! (Sale Bernardo)

LEONOR
El es. (Ap. lasa dos)

VIOLANTE
Disimulo.

LEONOR
...Astucia.

BERNARDO
(Esta vieja me encocora)

LEONOR
Primo?

BERNARDO
Leonor?

LEONOR
Me buscabas?

BERNARDO
Qué ha de hacer la mariposa,
sino abrasarse en tus ojos?

VIOLANTE
(Ay! mal principio!)

LEONOR
Lisonjas?
No es tiempo de eso, Bernardo!

VIOLANTE
Tal digo.

BERNARDO
Pues quién lo estorba?

LEONOR
Tu desdicha y mi tristeza.

BERNARDO
No hay tristezas donde hay bodas.

LEONOR
Pues qué, pretendes?...

BERNARDO
Casarme.

VIOLANTE
Qué locura!

BERNARDO
No he hecho poca?
y esta ha de ser la postrera.

VIOLANTE
(Ah, trapacero!).

BERNARDO
(Ah, gazmoñas!)

LEONOR
Sabes quede va la vida?

BERNARDO
Sé que mi muerte es forzosa.

VIOLANTE
Y si alguno: pretendiera
salvar vuestra vida y honra?

BERNARDO
Cómo! Qué dices? es cierto?

(Fingiendo admiración)

VIOLANTE
No es la ocasión para bromas.

BERNARDO
Y hay quien puede...

VIOLANTE
Yo os lo fio.

BERNARDO
Sacarme de esta mazmorra?

VIOLANTE
De un talismán poderoso
se yo...

LEONOR
Que invención diabólica!

VIOLANTE
Que os salvará...

BERNARDO
Por alguna
redendija ó claraboya?
Esas tenemos, Violante?
pues no sabe que hay corozas?

VIOLANTE
Sin riesgo de la conciencia,
se entiende.

BERNARDO
Ya es otra cosa.

VIOLANTE
Mas nadie sirve de balde.

BERNARDO
Es claro; y si me acomoda...

LEONOR
El sacrificio es horrible,
Bernardo; pero aun a costa
de mi ventura...

BERNARDO
Qué pide?

LEONOR
Mi mano.

BERNARDO
Tu mano hermosa?
antes morir!

LEONOR
Que me place
tu resolución heroica!
Pero a precio de tu vida...

BERNARDO
Como te llame mi esposa
un solo día, un instante,
qué más vida? qué mas gloria?

VIOLANTE
Nos ha conocido el juego. (Ap. a Leonor)

LEONOR
Mas perderte en breves horas.
y quedar viuda...

BERNARDO
Eso es
lo que más la desazona! (Remedándola)

LEONOR
En fin, te empeñas?...

BERNARDO
Qué quieres?

LEONOR
Mira bien...

BERNARDO
Ruede la bola.

LEONOR
Y si me niego?

BERNARDO
Imposible.

LEONOR
Y si persisto?

BERNARDO
No importa.

LEONOR
Acabemos! (Con resolución)

BERNARDO
Acabemos. (Con calma)

LEONOR
Farsa a un lado.

BERNARDO
Afuera bromas.

LEONOR
Ya la máscara me pesa.

BERNARDO
Ya el cuento pica en historia.

LEONOR
Mi mano tiene otro dueño.

BERNARDO
Otro dueño? socarrona!
no ha de creerte aunque jures:
yo sé lo que tú me adoras! (Con ironía)

LEONOR
Insensato!

BERNARDO
Serás mía.

LEONOR
Yo tuya? primero monja!

VIOLANTE
Sabrá la verdad el tío.

BERNARDO
Pues como la sepa toda...

VIOLANTE
Sabrá que os hacéis el muerto
cuando en la cara os azotan;
que vuestro valor es chanza;
que vuestra espada no corta:
que sois, matador de farsa...

BERNARDO
Doña Violante! hola, hola!
Y cómo vuesarced sabe
todas esas quisicosas?
Pues bien! yo en cambio diré,
y váyase una por otra,
que me sois un tanto cuanto
resuelta y libidinosa.
Que viviente lanzadera,
afrentando vuestras tocas,
vais tejiendo voluntades
a espaldas de la parroquia;
que sois bruja, y archibruja,
y tarasca...

VIOLANTE
Hay tal deshonra?

BERNARDO
Injerto de vieja y sierpe,
y misto de trasgo y momia.


ESCENA IX

Dichos, D. Tello y Lamprea. D. Tello viene embozado.

LAMPREA
La ocasión es oportuna: (Desde la puerta)
aquí la he dejado sola...

BERNARDO
Quién va allá?

LAMPREA
Cristo me valga!

VIOLANTE
Es don Tello. (Ap. a Leonor)

LAMPREA
Aquí fue Troya.


QUINTETO

BERNARDO
A quién busca ese fantasma?

TELLO
A un cobarde baladrón.

BERNARDO
(Me conoce!)

LEONOR
Se resiste! (Ap. a don Tello)

LAMPREA y VIOLANTE
(Ha perdido la color)

BERNARDO
(Esto va de mala guisa,
que en el talle y en la voz,
se parece al mozalbete
al amante de Leonor)

TELLO
Don Bernardo?

BERNARDO
Caballero?

TELLO
Desde anoche entre los dos
hay un lance interrumpido;
hay pendiente una cuestión.

LEONOR y VIOLANTE
(Cómo suda! cómo tiembla!
no es por cierto de valor)

LAMPREA
(Cómo bufa! cómo tiembla!
y es sin duda de furor)

BERNARDO
Ayudad a mi memoria:
no recuerdo qué pasó.

TELLO
Ya en la cara os lo recuerda,
aun caliente un bofetón.

LAMPREA
En la cara de Bernardo
un insulto tan atroz!

BERNARDO
No es más que eso? Yo pensaba
que la cosa era mayor.

TELLO
Muerto os fingisteis.

BERNARDO
Digo que no?

TELLO
Vivo os encuentro.

BERNARDO
Tanto mejor.

VIOLANTE y LEONOR
(Qué miserable!)

LAMPREA
(Qué fanfarrón!...)

BERNARDO
Mas si os importa
que muera yo,
doime por muerto
para con vos.

LEONOR
No estima su fama
ni aprecia su honor,
quien busca en la dama
forzado el amor.

BERNARDO
Qué importa la fama;
qué importa el honor
al que arde en la llama
de celos y amor?

TELLO, VIOLANTE y LAMPREA
No estima su fama
ni aprecia su honor,
quien busca en la dama
forzado el amor.


ESCENA X

Dichos, D. Juan.

JUAN
Qué es esto?

BERNARDO
Nada, señor!
defiendo con noble pecho
mi posesión, mi derecho;
la mano de mi Leonor.

JUAN
No cede? (A Leonor)

VIOLANTE
Nuestro galán
en su pretensión porfía.

JUAN
Entonces, sobrina mía...

TELLO
Oídme primero, don Juan.

JUAN
Qué es?

TELLO
El hombre a quien la mano
de Leonor, voaced ofrece,
sabedlo en fin, no merece
galardón tan soberano.

JUAN
Oyes, sobrino?

BERNARDO
Pardiez!
(Esto se va componiendo)

TELLO
No me entendéis?

BERNARDO
No os entiendo.

JUAN
Acabemos de una vez;
dadme una prueba... (A Tello)

BERNARDO
(Yo sudo)

JUAN
Y voto a Cristo... baldío!...

TELLO
Mirad, don Juan.

JUAN
Un anillo!

TELLO
Y en medio de él...

JUAN
Un escudo!...

(Descubriéndose)

BERNARDO
(Anillo dijo?) (Acercándose)

TELLO
Qué pena,
decid, merece el cobarde,
que de valor hace alarde
robando la gloria ajena?

JUAN
La vergüenza es su castigo.

TELLO
Y el que allá junto al Escalda
volvió dos veces la espalda
delante del enemigo?

BERNARDO
(Es duende este hombre?)

JUAN
Eso más!

BERNARDO
Quien mi honor manchar intente...

TELLO
Don Tello Azagra no miente,
ni se desdice jamás. (Descubriéndose)

BERNARDO
Don Tello! válgame Dios! (Con afabilidad)
(Qué diablo le habrá traído!)

JUAN
Te conoce?

BERNARDO
Hemos servido
en la campaña los dos.

JUAN
Desmiéntele. (Ap. a Bernardo)

BERNARDO
Necedad!

JUAN
No niegas?...

BERNARDO
De ningún modo.

JUAN
Luego ello es cierto?

BERNARDO
Hay de todo...
(pero lo mas es verdad)

TELLO
Todo es cierto.

BERNARDO
No lo es!

TELLO
Don Bernardo! (Colérico)

BERNARDO
Os hago jueces.
Dice que corrí dos veces!

JUAN
No es así?

BERNARDO
No! fueron tres.

JUAN
Impudencia semejante!

BERNARDO
Más valiente, ó sin valor,
seré esposo de Leonor.

LEONOR
Antes la muerte, Violante!

TELLO
Jamás lo consentiré.

JUAN
Hidalgo, si mi promesa
no me vuelve, harto me pesa;
mas yo no mancho mi fe.

TELLO
Tenéis razón.

BERNARDO
Quién lo duda?

LEONOR
Tello! mi bien!

VIOLANTE
(Está loco?)

TELLO
(No temáis) (Ap. a Leonor y a don Juan)
Será por poco! (Alto)
mañana quedarás viuda.

BERNARDO
Viuda? (Con terror)

TELLO
Esta joya es la vida
de un hombre: elija la suerte...

(Se dirige a la puerta por donde entraron los presos, y hace ademán de arrojar la sortija)

BERNARDO
Don Tello! queréis mi muerte! (Con ansiedad)

JUAN
Alto! ninguno lo impida!
Así quedaremos horros...

BERNARDO
Piedad! piedad!

JUAN
Desdichado! (Con tono trágico)
apártate! has afrentado
la raza de los Chamorros!

BERNARDO
Renuncio.

VIOLANTE
Renuncia!

TELLO
Bien.
Es costoso el sacrificio;
mas la paga del servicio
es magnífica también. (Le da el anillo)

JUAN
Aquí de mi autoridad!
Terminante es el precepto. (A Leonor)
Ese es tu esposo. (Señalando a Tello)

LEONOR
Le acepto.

VIOLANTE
Qué os parece esa humildad?

TELLO
También otra prenda os guardo,
que en el tejado encontré
de vuestra casa.

(D. Tello saca la espada de Bernardo)

JUAN
Y qué fue?

BERNARDO
Ya!

TELLO
La espada de Bernardo.

JUAN
Dádmela acá.

TELLO
No, don Juan.

JUAN
Aun más deshonrarla puede.

TELLO
Esto entre nosotros quede.

(Se la da a Bernardo)

VIOLANTE
Ahí vuestros deudos están.


ESCENA XI

Dichos y los convidados.

JUAN
Venid.

(D. Juan toma de la mano a don Tello y a Leonor figurando que los presenta a sus deudos. Lamprea entre tanto se dirige a Bernardo con fiero continente)

LAMPREA
(Tiemblo de coraje
solo de pensar...) Mancebo!

BERNARDO
Señor rodrigón?

LAMPREA
Me atrevo
con él, y con su linaje.

(Se separa Lamprea de Bernardo y hasta el fin del acto se dirigen los dos miradas feroces)

CORO
Mil veces mil dichosa
la enamorada esposa
que pura sube al tálamo
y alegre va al altar,

LEONOR
Feliz, ansiado instante
que de mi pecho amante
con la ventura, el júbilo
viniste a despertar!
Si engáñasme halagüeño,
no pases como sueño,
que desparece súbito
para mayor pesar.

LAMPREA
Confiese el seor Bernardo
que el otro es mas gallardo.

BERNARDO
Si da en hacer el tábano,
le voy a descrismar.

LEONOR
Feliz, ansiado instante etc.

CORO
Mil veces mil dichosa., etc.



FIN DE LA ZARZUELA


Información obtenida en:
https://archive.org/stream/laespadadebernar2048barb#page/n1/mode/2up

No hay comentarios:

Publicar un comentario