jueves, 7 de marzo de 2013

Gerónimo Giménez



Gerónimo Giménez Bellido nació en Sevilla el día 10 de Mayo de 1852, y falleció en Madrid el día 19 de Febrero de 1923 (70 años). Compositor y director de orquesta. Fue uno de los compositores más destacados del ámbito de la creación zarzuelística, con obras que han quedado como clásicos del género chico.


BIOGRAFIA. Aunque se han dado diferentes fechas de su nacimiento, la auténtica es la que figura en el encabezamiento, constatada tanto por el acta de bautismo como por las actas correspondientes a los premios de armonía otorgados por el Conservatorio de París. Hijo del músico granadino José María Giménez y de Antonia Bellido, desde muy niño se trasladó con su familia a Cádiz, donde ingresó como seise y niño de coro de la catedral. Con siete años entró en la Academia Filarmónica de Santa Cecilia, donde recibió clases de Salvador Viniegra. En 1866 obtuvo el premio extraordinario de violín. Dos años más tarde, aún adolescente, debutó como director de orquesta al frente de la ópera Saffo de Paccini. En 1869 fue nombrado director de la compañía de ópera y de zarzuela del teatro Principal de la ciudad andaluza. A instancias del Conde de Morphy se trasladó a París, becado por el Ayuntamiento y la Diputación de Cádiz. Estudió en el Conservatorio de la capital francesa entre 1874 y 1877, donde pudo tener alguna relación con Sarasate y algunas de las personalidades galas con alguna vinculación con España, caso de Saint-Saëns, Chabrier y Lalo. La vida en Francia no le resultó fácil, y obligado por su precaria salud optó por volver a España en 1877. 
En 1878 fue primer violín de la Sociedad de Cuartetos de Cádiz, de la que meses más tarde sería su director.Ruperto Chapí se dirigió a Giménez a raíz del proyecto fallido de ópera española que se llevó a cabo en el teatro Apolo, aunque se desconocen las consecuencias ulteriores. Junto a Chapí compuso El esclavo o La venida del Mesías, 1887 y tras un largo periodo La Eterna Revista en 1908. Su primer estreno se produce en 1885, con la zarzuela El vermouth de Nicomedes. Dos meses más tarde se pondría en escena un nuevo título, Ardid de guerra, 1886, y que también pasó desapercibida. Más trascendencia tuvo A mata caballo, 1886. Después ¡Ya soy propietario!, 1887. En aquella época Giménez como máximo concentardor, sería responsable de uno de los mayores éxitos de la historia de la zarzuela, La Bruja de Chapí.
Con Escuela modelo, Giménez parece entrar en otra dimensión, 1888, después Pobres chicas, 1889, aunque la pieza fue acogida con dureza. El fracaso no fue óbice para que un mes más tarde volviera con Las niñas desenvueltas, 1889.
En los años 1896 y 1897 compuso dos de sus obras más apreciadas El baile de Luis Alonso y La boda de Luis Alonso, que aunque realizada un año después es una precuela de la primera. Otra de su famosas zarzuelas fue El barbero de Sevilla, 1901.
A partir de 1904 compuso gran variedad de zarzuelas en colaboración con Amadeo Vives, de las que destacan El húsar de la guardia y La gatita blanca.
Pasó el final de su vida con muchas privaciones. Amadeo Vives fue a visitarle y constató que "faltaba en su casa hasta lo más indispensable. Quien había dado a la música española tan bellísimas páginas, no disponía ni de una peseta".
Giménez, en su dilatada trayectoria mereció, entre otras distinciones, sendos nombramientos como Caballero de la Orden del Mérito naval y la de Carlos I. También fue nombrado académico de Bellas Artes de San Fernando el 23 de marzo de 1914, sucediendo a Tomás Fernández Grajal. No llegó a tomar posesión, por lo mismo que en los casos de Chapí y Falla. Como no llevó a cabo lectura del correspondiente discurso, se declaró la plaza vacante.

  
 Obras: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario